Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2013

Preservar o destruir la memoria histrica?

Luis Oswaldo Dovale Prado
Rebelin


El gobierno espaol, por otra parte, conociendo la imposibilidad de dominar un pueblo que raciocina, y que la ignorancia favorece al despotismo, por la tranquilidad con que sufre un esclavo ciego y privado de todo derecho; el espaol, repito, no contento con hacer la guerra de exterminio contra la fuerza armada, la hizo con ms furor contra los literatos, contra las imprentas, los archivos, en una palabra, contra todo lo que poda conservar y difundir las luces para borrar, si hubiera podido, de la memoria de los humanos no slo el nombre de la independencia sino el de la Patria, que fue condenado como un crimen de alta traicin. Don Cristbal Mendoza. Introduccin a la Historia de Colombia. (24 de julio de 1826)


La regin coriana se convirti desde principios del siglo XVI en un asentamiento estratgico desde donde los invasores espaoles y alemanes expedicionaron hacia el Sur, Este y Oeste del espacio centro norte costero occidental de nuestro pas (el Tocuyo, Barquisimeto, San Felipe, Valencia, Maracaibo y parte de los territorios que conforman los llanos centrales y el pie de monte andino). Fue a partir de la ocupacin de este lugar cuando se inicia en Venezuela la organizacin del aparato poltico, administrativo, religioso y militar del Estado colonial impuesto por los imperios europeos en Amrica y el Caribe, en el contexto de la profundizacin de sus propsitos anexionistas y de expoliacin en ultramar y se empieza a estructurar la sociedad clasista que arras con casi todo el modo de vida comunitario y solidario en el que vivan las poblaciones originarias y les impuso otra formacin econmico-social fundada en la propiedad privada de la tierra, de los instrumentos con los que produca y de los hombres que la trabajaban.

Por otra parte, Coro se fue consolidando progresivamente desde el siglo XVII como espacio o punto nodal intermedio, desde donde se desarroll en la Provincia de Venezuela la actividad comercial interna y externa, licita o furtiva, entre los pueblos costeros, del interior y contrabandistas caribeos y en la que aparece tempranamente condiciones objetivas que impulsan los movimientos sociales y polticos que enfrentan las injusticias originadas y anidadas en las sociedades americanas clasistas que impuso violentamente el rgimen colonial espaol. Tales fueron los alzamientos de poblaciones aborgenes caquetas, jirajaras y ayamanes; la insurreccin de Jos Leonardo Chirino (1795); el arribo de Miranda por el Puerto Real de La Vela en busca de la independencia (1806); las acciones de la guerra emancipadora (1810-1822); los conflictos antijudos de repercusin internacional (1831 y 1855); el inicio de la llamada gesta federal (1858); las rebeliones campesinas del siglo XIX contra el caudillismo militarista dirigido desde Caracas; la lucha para derrocar las dictaduras de Juan Vicente Gmez (1929) y Marcos Prez Jimnez (1957-1958); la vigencia del pacto anticomunista y proyanqui, llamado de Punto Fijo, que se acord entre los partidos de derecha AD, Copei y URD (1959-1999); la aparicin y acciones en las montaas de Falcn de fuerzas guerrilleras (1961-1968), dirigidas por el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), como respuesta a la poltica de entrega de nuestras riquezas y soberana nacional al imperialismo norteamericano, entre muchos otros acontecimientos.

En el contexto de esta relacin histrica sucintamente expuesta que constituye un acervo memorial de las luchas del pueblo falconiano, se fue construyendo la ciudad como espacio que hoy es la casa de todos, en donde se alberga la vida y la estructura en sus calles y edificaciones (lo material) as como las costumbres y tradiciones (lo espiritual). Son esas expresiones concretas a las que identificamos como patrimonio cultural y las cuales se formaron a partir de los vnculos que produjeron las relaciones econmico-sociales establecidas por quienes han habitado esta comarca en tiempos y situaciones diversas. Referenciar en el presente aspectos medulares de esa identidad cultural para comprender nuestro proceso formativo, es slo posible gracias a la capacidad que tuvieron los antepasados para crear y transmitir, a travs de documentos, tradiciones orales y objetos de elaboracin humana, los testimonios de los acontecimientos que constituyen ahora parte de la riqueza memorial de nuestras comunidades. Por esta razn, hay quienes aseguran, como verdad de perogrullo, sin rebozo ni lisonja, que nadie podr conceptualizar con cierta exactitud lo que es Coro y su regin, en su vida y sus quehaceres, nicamente observando y describiendo su disposicin arquitectural, pues, si hoy somos ms conscientes y preocupados por la heredad constructiva, es porque existe un conjunto de informaciones provenientes de las fuentes ya anotadas que nos acercan a ello.

Es evidente que desde hace mucho tiempo se ha estado cometiendo una premeditada accin criminal contra la memoria histrica de esta regin (memoricidio). Su documentacin de valor permanente se sigue deteriorando y perdiendo de forma cada vez ms acelerada en infraestructuras inadecuadas que sirven de sede a bibliotecas y archivos pblicos en la ciudad de Coro y en otros municipios del estado Falcn, sin que tal circunstancia despierte la preocupacin de quienes administran hoy nuestra entidad. Toda esta situacin es un verdadero contrasentido inaceptable a la luz de lo que establece el artculo 99 de la Carta Magna, el V objetivo (5.3) del Plan Nacional Simn Bolvar: 2013-2019 y otras leyes que obligan a salvaguardar el patrimonio cultural de los venezolanos y a formar un ciudadano con memoria en sus races, totalmente consustanciado con su realidad local, regional, nacional, latinoamericana y caribea.

Dejar que esta memoria se pierda, significa asumir la conducta del cipayo que, en forma abierta o solapada, comparte y favorece las polticas de dominio global dirigida por el imperialismo norteamericano y sus aliados en contra de los pueblos de Amrica Latina y el Caribe, es permitir que se impongan modelos de avasallamiento econmico y cultural a partir de los intereses del mercado y del capitalismo mundial, liquidar las soberanas nacionales y los esfuerzos de los pueblos explotados que luchan por consolidar plena independencia, eliminarles sus historias, tradiciones y modos socialista de vida que se proponen construir como alternativa frente al sistema del capital que nos conduce a la destruccin total del planeta. Lamentablemente, en Venezuela y, concretamente en Falcn, el establecimiento exitoso de ese perverso proyecto de dominio global, tiene aliados a granel en todas las gestiones del gobierno nacional, regional y local. Y pese a que son estas las instancias encargadas de disear criterios y programas para el cuido, organizacin y uso social de los acervos documentales pblicos (administrativos o histricos), son tambin ellas las que mantienen las psimas condiciones que deterioran esos materiales, causan su prdida y se oponen de muchas formas a que se establezcan mecanismos que contribuyan a superar este yerro que favorece a la contrarrevolucin. Por eso, all en donde los enemigos jurados de la herencia patrimonial escrita de los falconianos y ex profeso la destruyen o no le dan ninguna importancia, nosotros la defendemos, reivindicamos su valor eterno y decimos con Mario Benedetti, en su poema El Sur Tambin Existe:


Pero aqu abajo abajo

cerca de las races

es donde la memoria

ningn recuerdo omite

y hay quienes se desmueren

y hay quienes se desviven

y as entre todos logran

lo que era un imposible

que todo el mundo sepa

que el Sur tambin existe

Sera importante que los gobiernos de Falcn (gobernadora y alcaldes) demuestren con acciones concretas que en esta materia son verdaderos enemigos del imperialismo y del capitalismo y que, por tanto, son militantes consecuentes de la causa del socialismo cientfico, nica propuesta capaz de garantizar polticas de Estado que salvaguarden todo el acervo cultural e histrico de los venezolanos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter