Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2013

Deuda, recortes sociales y ONGs

Jess M. Castillo
Revista Noton


Las fuertes luchas sociales de los aos sesenta e inicios de los setenta, an consiguiendo avances importantes, no consiguieron los objetivos planteados como horizonte de lucha. Al descenso natural en el nivel de movilizaciones tras un periodo socialmente muy convulso se sumaron, durante los aos setenta e inicios de los ochenta, derrotas importantes en los planos sindical y poltico frente a gobiernos como los de Thatcher en Reino Unido y Reagan en Estados Unidos. En el Estado espaol, venci una Transicin poltica en la que no se hizo justicia y no se avanz social y polticamente como esperaban millones de personas. El neoliberalismo, que tan bien conocemos ahora, comenz a instalarse como una fase ms en la desesperada huida hacia delante de los capitalistas en su intento por dejar atrs la crisis de los setenta.

En este contexto, comenzaron a surgir diferentes movimientos sociales que enfocaban la lucha a nivel sectorial, configurndose grupos ecologistas, feministas, LGTB, de jvenes, contra el racismo, etc. Con el paso del tiempo, algunos de estos movimientos sociales que nacieron con un espritu eminentemente reivindicativo y antisistema fueron derivando hacia posiciones reformistas y labores asistenciales, dando lugar a toda una plyade de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), muchas de las cuales se financiaban principalmente mediante subvenciones pblicas.

Ahora, en plena crisis econmica utilizada como excusa para recortar lo pblico en favor de los intereses de unos pocos, las subvenciones a ONGs se estn viendo recortadas drsticamente, desde las que reciben grupos de lucha contra el VIH hasta las de desarrollo. Al mismo tiempo se prioriza el pago de una deuda soberana ilegtima, en gran parte producto de la transferencia de la deuda de la banca a la deuda pblica.

Muchas ONGs miran ahora hacia las bases de la sociedad y a los movimientos sociales, impulsados y agrupados en gran parte en el 15M, para sobrevivir. Frente al recorte en subvenciones, estas ONGs realizan, por ejemplo, actividades para autofinanciarse a la vez que conciencian sobre una problemtica social determinada.

El pago de la deuda ilegtima es un problema para muchas ONGs (el dinero de su financiacin est yendo en gran parte a pagar la deuda) y para la mayora de la sociedad que vemos como nos privatizan los servicios pblicos y nos recortan nuestras condiciones laborales. Frente a este problema comn es hora de que la sociedad civil organizada, desde ONGs y otros movimientos sociales, a asociaciones de vecinos y vecinas y a la izquierda revolucionaria nos unamos con el objetivo comn de hacer frente a la dinmica neoliberal y contra el pago de su deuda. Es hora de que manteniendo la diversidad, que es riqueza, unifiquemos esfuerzos en luchas claves como la que se articula contra el pago de una deuda ilegtima y que viene unida a un nuevo proyecto constituyente. Necesitamos un movimiento masivo que se articule desde las bases de la sociedad y se inspire y apoye en experiencias recientes latinoamericanas en Ecuador, Venezuela o Bolivia, en las luchas europeas contra la austeridad y en las revoluciones rabes que siguen su camino.

Jess M. Castillo es activista de En lucha, profesor de Ecologa y delegado sindical del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as (SAT) en la Universidad de Sevilla.

Fuente: http://www.notonidas.com/2013/01/deuda-recortes-sociales-y-ongs.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter