Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2013

Ninakuro

Sebastin Endara
Rebelin


La historia de las editoriales cartoneras, batalla permanentemente contra el olvido, puesto que su historia pretende subvertir el orden de lo real dominado por un ordenamiento simblico que ante todo elimina y desconoce aquello que lo cuestiona y lo incomoda, aquello que pretende superarlo. Hoy ms que nunca la rebelin habita el territorio mvil de la fantasa, en el que la poesa no es siempre la poesa del poder. Parafraseando un estupendo verso de Gabriela Espinoza dira que si el xtasis de la sumisin nos alumbra radiantes, es tiempo de indagar sobre los ocultos vestigios de nuestra identidad destruida, de nuestra colectividad.

El colectivo NINAKURO, (Gusano de fuego, Cuenca 2013) surge en el corazn decadente de una modernidad contradictoria, y lo hace carcomiendo e incendiando con su nueva simbologa, la identidad y el soporte de una escritura que poco a poco se ha ido alejando de la vida para proponernos de la manera ms inteligente, recuperar la visin de aquello que siempre quisimos ser, nictlopes hombres del espacio que escriben poemas que se desangran en la piel del universo a decir de Jorge Torres. Pienso que la poesa de NINAKURO no quiere ser una poesa industrial que puede ser comprada, consumida y tirada como si nada, pues la verdad de su sentido est inscrita en su envoltura, su apariencia, su forma es el fondo mismo de una proclama que destruye lo hasta aqu propuesto y reclama de la manera ms legtima, a punta de sueos y de creatividad, un espacio liberado de las invisibles taras del poder.

NINAKURO plantea un arte transparente, sin esencias rebuscadas; usando el cartn niegan el acartonamiento de aquella literatura muerta por una exquisitez que con su hedor nos excluye a todos y hace incluso, que las ramas de olivo se sequen alrededor de las altas cumbres como nos sugiere esa fina y salvaje irona de Isabel Aguilar. La ruptura de los moldes en este colectivo es un placer pues no los rompen para que nada exista, sino para mostrar cmo es posible otra forma de comunicarnos que nos revele tal como somos, con nuestros miedos, nuestras carencias y nuestra profundidad que no es razn o norma sino afirmacin de la vida, enseanza aprendida en los preciables versos de Juan Salvador Venecela cuando nos dice que no hay gramtica que valga si estamos tristes. Nuestra mayor esperanza que en este proyecto renazca esa poesa que en palabras del poeta Mario Ramos nos haga ver lo infinito: si fuimos hermanos, fuimos frontera, fuimos cario ciego, fuimos papel manchado, fuimos candado roto, fuimos cintura de seda, fuimos puente. Fuimos gorrin y alero. Fuimos candil incendiado, hoy somos perpetuos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter