Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2013

Conversaciones con Mariela Castro Espn (1/4)
"En cuanto a la homofobia, Fidel Castro siempre ha asumido sus responsabilidades como lder del proceso revolucionario

Salim Lamrani
Opera Mundi


Mariela Castro Espn ha logrado emanciparse de su herencia familiar. Sobrina de Fidel Castro, lder histrico de la Revolucin Cubana, e hija de Ral Castro, actual Presidente de Cuba, Mariela se ha ganado un reconocimiento internacional no gracias a su apellido sino gracias a su accin a favor del derecho a la diversidad sexual.

Directora del Centro de Educacin Sexual (CENESEX), licenciada en Psicologa y Pedagoga, titular de un mster en sexualidad, Mariela Castro ha hecho suya la causa de los homosexuales, bisexuales, lesbianas y transexuales y ha permitido que esta comunidad salga de la marginalidad en la cual la haba acantonado la sociedad.

La accin del CENESEX ha sido coronada de xito. Desde 2007, se celebra en Cuba todos los 17 de mayo el da contra la homofobia. El Estado se encarga gratuitamente de las operaciones de cambio de sexo. La homofobia ha disminuido de modo sensible aunque persista todava en algunos sectores. Finalmente, importantes instituciones como el Partido Comunista de Cuba o el Ministerio de Cultura son ahora aliados de primer orden en la lucha por los derechos de todos.

Mariela Castro se parece a su madre, Vilma Espn. Ha heredado a la vez su belleza natural y su carcter. En efecto, como ilustran estas conversaciones, desprecia soberanamente el lenguaje estereotipado y no vacila de ningn modo en sealar las injusticias que se cometieron en Cuba en el pasado, ni en denunciar los obstculos institucionales todava presentes en la sociedad. Su franqueza no suscita la unanimidad en el poder cubano, particularmente en el sector ms conservador. Pero, como se complace en recordar, cada vez que el Presidente Ral Castro recibe una queja con respecto a ella, su respuesta sigue siendo invariable: Si tienes algo que decir sobre mi hija, ve a verla directamente. De momento, los crticos no han dado el paso.

En este dilogo no se ha eludido ningn tema, sea la situacin de los homosexuales tras el triunfo de la Revolucin, las tristemente clebres Unidades Militares de Ayuda a la Produccin, el famoso Quinquenio Gris, la Fundacin del CENESEX, la lucha contra la homofobia, la prostitucin, el fenmeno transexual o el matrimonio para todos. Mariela Castro no eludi ninguna pregunta y no impuso ninguna condicin previa al dilogo.

Salim Lamrani: Mariela Castro, cul era la situacin de las minoras sexuales en 1959, tras el triunfo de la Revolucin, en Cuba?

Mariela Castro Espn: Al inicio de los aos 1960, la sociedad cubana era el reflejo de su herencia cultural, principalmente espaola. Cuba tena una cultura homoertica, patriarcal y entonces, por definicin, homfoba, como todas las sociedades patriarcales. En aquella poca, el mundo entero era patriarcal y homfobo, sin distincin alguna, tanto los pases desarrollados como las naciones del Tercer Mundo.

No obstante, resulta curioso que el proceso emancipador de la Revolucin Cubana que reivindicaba en su programa poltico la lucha contra las desigualdades, las diferentes formas de discriminacin contra las mujeres, el racismo, y que intentaba eliminar las injusticias, las brechas entre la ciudad y el campo, no se haya interesado por la suerte de los homosexuales y no los haya considerado vctimas de discriminaciones de todo tipo.

SL: Por cules razones?

MCE: La homofobia era la norma incluso tras el triunfo de la Revolucin. Era el caso en todas las culturas occidentales basadas en la religin catlica dominante. Estaba establecido en los cdigos culturales de la relacin hombre/mujer.

La Revolucin permiti al pueblo cubano conseguir la soberana nacional y puso en tela de juicio numerosos paradigmas como la virginidad de la mujer como condicin previa al matrimonio, la ausencia de divorcio, el estatus de jefe de familia del hombre, la natural fidelidad de la mujer frente a la infidelidad del hombre, la descalificacin de la familia monoparental y de la mujer soltera, pero no se interes por el problema de la diversidad sexual.

SL: Entonces ser homfobo era algo natural?

MCE: La homofobia era la norma. Lo que se consideraba anormal era el respeto a quienes haban elegido una orientacin sexual diferente. Pero, repito, no era algo especfico de Cuba. Era lo mismo en el resto del mundo. La homofobia institucionalizada de los primeros aos de la Revolucin reflejaba esta realidad y estaba en consonancia con la cultura de la poca. Burlarse de los homosexuales era algo natural, as como despreciarlos o denigrarlos. Era normal discriminarlos en el mercado laboral, en su vida profesional, y se era el aspecto ms grave.

Las Unidades Militares de Ayuda a la Produccin (UMAP)

SL: En los aos 1960, entre 1965 y 1968, el Estado cubano elabor las Unidades Militares de Ayuda a la Produccin, las UMAP, en las cuales los homosexuales fueron integrados por la fuerza. Podra hablar sobre este oscuro episodio de la Revolucin Cubana?

MCE: Primero conviene precisar que las UMAP afectaban a todo el mundo, a todos los hombres en edad de hacer el servicio militar, no slo a las homosexuales. Era un servicio militar obligatorio para todos los jvenes mayores de edad. De ningn modo estaba reservado a los homosexuales. Algunos incluso hablaron de campos de concentracin para homosexuales. No creo que haya que exagerar. Conviene ser fiel a la verdad histrica. Lo repito, las UMAP afectaron a todo el mundo menos a quienes podan justificar un empleo estable. Los estudiantes tenan que poner entre parntesis su carrera universitaria para hacer el servicio militar en las UMAP.

Conviene recordar el contexto de la poca. Nuestro pas se encontraba constantemente bajo agresin de Estados Unidos. Hubo Baha de Cochinos en abril de 1961, la Crisis de los Misiles en 1962, y los grupos de la CIA que componan exilados cubanos que multiplicaban los atentados terroristas. Las bombas explotaban todos los das en Cuba. Quemaban caaverales. Saboteaban los ferrocarriles. Atacaban teatros con bazuca. No hay que olvidar esa realidad. Vivamos en estado de sitio. Haba grupos paramilitares alzados en las montaas del Escambray y asesinaban a los campesinos favorables a la Revolucin, torturaban y ejecutaban a jvenes maestros que haban integrado la campaa de alfabetizacin. En total, 3.478 cubanos perdieron la vida a causa del terrorismo en aquella poca. Se trataba de un periodo muy difcil, nos hallbamos permanentemente agredidos y la lucha de clases estaba en su paroxismo. Los terratenientes haban reaccionado con mucha violencia a la reforma agraria y no estaban dispuestos a perder su posicin de poder en la sociedad. Entonces haba en Cuba una movilizacin general en torno a la defensa de la nacin y de aquel contexto nacieron las UMAP, a guisa de servicio militar.

SL: Por qu razones entonces se han asociado las UMAP al reino de lo arbitrario y de la discriminacin?

MCE: Hay una razn para ello. Dado que todo el mundo deba participar en la defensa del pas, los grupos marginales, como los hippies por ejemplo, tuvieron que integrar las UMAP, pero tambin los hijos de la burguesa que se haban acostumbrado a una vida de ocio y no trabajaban, pues tenan recursos. As, incluso los grupos que no se sentan comprometidos con el proceso de transformacin social iniciado en 1959, los que no se haban implicado y preferan un papel observador, tenan que integrar las UMAP y trabajar en las fbricas o en la agricultura. Esas personas no tenan una buena imagen en la sociedad cubana, que los rechazaba por su falta de implicacin en la construccin de la nueva nacin revolucionaria, y los consideraba parsitos.

Recuerdo en mi juventud haber odo algunas reflexiones desagradables hacia m, por mi relacin familiar con Fidel Castro mi to y Ral Castro, mi padre. Algunos decan: Es una bitonga, es decir, un hija de pap, una persona que gozaba de una posicin privilegiada, que no tena el mismo tren de vida que el resto de la juventud, por sus vnculos familiares. Me entraba una rabia terrible cada vez que ocurra eso y me esforzaba para hacer todo lo que los dems hacan y rechazaba todo tipo de privilegio o de favoritismo. Nunca he soport ese calificativo de bitonga, que era muy despectivo.

El ejrcito cre entonces las UMAP para apoyar los procesos de produccin. Pero la realidad fue otra. El Ministerio de Interior tena la tarea de encargarse de los grupos de marginales y parsitos, identificarlos e integrarlos a las UMAP por la fuerza, pues el servicio era obligatorio.

SL: Ese mtodo era muy arbitrario.

MCE: Conviene recordar que el modo de proceder era arbitrario y discriminatorio. Hubo voces en la sociedad cubana que se opusieron a esas medidas, entre ellas la de la Federacin de Mujeres Cubanas, as como la de muchas personalidades. Las denuncias que hicieron algunas madres desataron ese movimiento contra las UMAP.

SL: Y los homosexuales? Fueron vctimas de muchos abusos en las UMAP.

MCE: En esa sociedad homfoba, en ese contexto de hegemona masculina y viril, las autoridades consideraron que los homosexuales sin profesin tenan que integrar las UMAP para ser verdaderos hombres. En algunas UMAP, esas personas fueron tratadas como todos los dems y no fueron vctimas de discriminacin. En otras UMAP, donde reinaba lo arbitrario, los homosexuales fueron separados injustamente de los dems jvenes. Haba entonces el grupo de los homosexuales y de los travestis, el grupo de los religiosos y de los creyentes, el grupo de los hippies, etc. Se les reserv un tratamiento especial con burlas cotidianas, humillaciones pblicas, etc. En una palabra, las discriminaciones que existan en la sociedad cubana se hicieron ms vivas, ms acerbas en las UMAP.

No cabe la menor duda de que el proceso de creacin y de funcionamiento de las UMAP fue arbitrario. Por ello se cerraron definitivamente esas unidades tres aos despus. Pero, lo repito un vez ms, la situacin de los homosexuales en el resto del mundo era similar, a veces peor. Ello, evidentemente, no justifica para nada las discriminaciones de las cuales fueron vctimas los homosexuales en Cuba.

SL: Cul era la situacin de las minoras sexuales en el resto del mundo?

MCE: Hay un estudio sumamente interesante de un investigador estadounidense que se llama David Cartersobre los movimientos LGBT en Amrica Latina y en el resto del mundo. Por ejemplo, en nuestro continente, las dictaduras militares perseguan despiadadamente a los homosexuales.

Otra vez, vuelvo a repetirlo, esa realidad no debe impedirnos analizar con ojo crtico lo que ocurri en Cuba.

SL: Cul fue la responsabilidad de Fidel Castro en la creacin de las UMAP?

MCE: Fidel Castro es como el Quijote. Siempre ha asumido sus responsabilidades como lder del proceso revolucionario. Por su cargo, considera que debe tomar la responsabilidad de todo lo que ha ocurrido en Cuba, tanto los aspectos positivos como los lados negativos. Es una posicin muy honesta de su parte, aunque me parece que no es justo, pues no debe asumir solo la responsabilidad de todos esos desmanes.

Por otra parte, ni es justo ni se acerca a la verdad histrica. Era una poca en que emerga una sociedad nueva con la creacin de nuevas instituciones, en medio de agresiones, de traiciones, de amenazas contra su vida. Fidel Castro fue vctima de ms de 600 intentos de asesinato. No poda ocuparse de todo, y por lo tanto delegaba muchas tareas.

SL: Concretamente, cul es el vnculo entre Fidel Castro y las UMAP?

MCE: Fidel Castro no desempeo un papel en la creacin de las UMAP. En realidad, el nico vnculo de Fidel Castro con las UMAP fue cuando decidi cerrarlas, tras las numerosas protestas que emanaban de la sociedad civil, y tras la investigacin que llev a cabo la direccin poltica de las Fuerzas Armadas. sa concluy que se cometieron muchos abusos. A partir de esa fecha se decidi no incluir a los homosexuales en el servicio militar para evitar toda discriminacin en un cuerpo marcado por la homofobia no slo en Cuba sino tambin en el resto del mundo. Aqu tambin se podr replicar que se trataba de una nueva discriminacin hacia ellos, pero su incorporacin a las fuerzas armadas fue tan nefasta por los prejuicios que existan, que se tom esa decisin.

SL: Cul era el punto de vista de su padre, Ral Castro?

MCE: He hablado muchas veces de este tema con mi padre y me explic que era sumamente difcil eliminar los prejuicios sin una poltica de educacin. Por otra parte, el universo militar sigue siendo hoy muy machista en Cuba. Lamentablemente es notorio que en nuestras sociedades rechazamos todo lo que resulta diferente. Imagnese entonces el contexto de los aos 1960.

Al respecto, el CENESEX lanz un programa de investigacin sobre las UMAP y estamos recogiendo los testimonios de las personas que sufrieron esa poltica.

Siguen:

-Existe un consenso en la sociedad cubana para considerar la homofobia y la transfobia como formas de discriminacin incoherentes con el proyecto emancipador de la Revolucin. (2/4)

-Un pas como Cuba, una nacin socialista, debe defender la igualdad de todos. (3/4)

-La lucha por la igualdad y contra todas las injusticias es un deber universal que debe implicar a todos los ciudadanos. (4/4)

*Doctor en Estudios Ibricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de la Reunin y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su ltimo libro se titula Etat de sige. Les sanctions conomiques des Etats-Unis contre Cuba, Pars, Ediciones Estrella, 2011, con un prlogo de Wayne S. Smith y un prefacio de Paul Estrade. Contacto: [email protected] ; [email protected] Pgina Facebook: https://www.facebook.com/SalimLamraniOfficiel

Fuente:

http://operamundi.uol.com.br/conteudo/entrevistas/26925/sobre+homofobia+fidel+sempre+assumiu+responsabilidades+diz+mariela+castro.shtml



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter