Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2013

El Salvador
El sabor amargo del azcar

Jos Acosta
Diario Co Latino


Originaria del sudeste asitico, la caa de azcar lleg a las islas del Caribe en el segundo viaje de Cristbal Coln, en 1494; su cultivo rpidamente se expandi por todo el continente. En la actualidad el azcar es uno de los principales productos de exportacin de pases tropicales como El Salvador. La siembra de caa y la produccin de azcar representa el 2.28% del Producto Interno Bruto (PIB) del pas y casi el 20% del Producto Interno Bruto Agrcola.

Mario Salaverra, presidente de la Asociacin Azucarera Salvadorea y ex Ministro de Agricultura, manifiesta que la caa de azcar no slo ha resistido los impactos del cambio climtico, sino que tambin ha mostrado un incremento del 10% en la ltima cosecha (2011 2012), alcanzando 15 millones de quintales. Con lo cual El Salvador se ha convertido en el pas con mayor produccin industrial azucarera de Centroamrica y en el noveno exportador de azcar cruda del mundo.

Uno de los factores principales que estimula este incremento en la produccin de azcar es el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos (CAFTA, por sus siglas en ingls), que asigna una cuota de exportacin con un programa de crecimiento anual, por ejemplo para la cosecha 2011 2012 esta cuota fue de 645, 217.38 quintales de azcar y para la cosecha del presente ao ser de 673,913.03 quintales.

Pero la bonanza econmica que obtiene el sector azucarero contrasta con la tragedia que viven las comunidades, ubicadas en las regiones, donde se expande a pasos de gigante. Una de las zonas fuertemente afectadas por el monocultivo de caa es el Bajo Lempa, su poblacin ha denunciado la destruccin de la biodiversidad, agotamiento de fuentes de agua, desgaste de los suelos agrcolas y daos a la agricultura campesina y a la salud de las personas, por los agrotxicos utilizados y mtodos de aplicacin como el riego areo.

Un estudio reciente que incluy la regin del Bajo Lempa, realizado por la Confederacin de Federaciones de la Reforma Agraria Salvadorea (CONFRAS), determin que en los cultivos de caa se utilizan por lo menos 8 diferentes plaguicidas, entre ellos el glifosato, cuyo componente activo est considerado por la Agencia de Proteccin Ambiental (EPA) como extremadamente txico.

Esta es una de las razones por la cual en el Bajo Lempa se reporta alta incidencia de enfermedades renales, problemtica que se puso en mayor evidencia por los resultados que arroj un estudio realizado en 2009, por mdicos del Instituto de Nefrologa de La Habana, Cuba.

La investigacin revel que 11 de cada 100 habitantes de la zona padecen de enfermedades renales y que en la comunidad Ciudad Romero, 30 personas han fallecido por este mal en tan slo tres aos. La mayor incidencia de la patologa es en hombres, al 25.7% de los estudiados se les encontr problemas en sus riones, y en mujeres fue el 11.8%.

El nefrlogo Carlos Orantes, quien estuvo a cargo de la investigacin, explic que el problema se asocia a diversos factores, entre ellos la exposicin a agroqumicos.

Pero el verdadero problema para las comunidades es la quema de los caales, que se realiza con el objetivo de aumentar el rendimiento de los trabajadores que la cortan y disminuir una cantidad importante de materia innecesaria que ira al central azucarero, consecuentemente reduce los costos de produccin.

Sin embargo, Ricardo Navarro de CESTA Amigos de la Tierra, asegura que esta prctica tiene altos costos ambientales como el deterioro del suelo, la destruccin de biodiversidad, la alteracin del microclima, la contaminacin del aire y la generacin de gases de efecto invernadero.

Por su parte la Asociacin Azucarera de El Salvador expresa que el cultivo de caa de azcar se caracteriza por su impacto ambiental positivo, Sembrar una hectrea de caa de azcar equivale a sembrar dos hectreas de bosque nativo, se lee en su portal de internet.

As, mientras pocos disfrutan el dulce beneficio econmico del azcar, muchos sufren los amargos impactos de su produccin, sin que las instituciones del Estado salvadoreo acten de forma relevante para evitar esta problemtica.

Jos Acosta es parte de la organizacin VOCES EN LA FRONTERA, con sede en los Estados Unidos, coordinando el trabajo de campo en El Salvador (Amrica Central), particularmente en las regiones de Bajo Lempa y Segundo Montes, en Morazn. Es trabajador Social, ha laborado en la organizacin CESTA Amigos de la Tierra, tambin ha sido profesor en la Universidad Luterana Salvadorea.

Fuente: http://www.diariocolatino.com/es/20130205/opiniones/112404/El-sabor-amargo-del-az%C3%BAcar.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter