Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2013

Entrevista con el economista Pedro Pez, Superintendente de Control del Poder de Mercado del Ecuador
"Amrica latina tiene las condiciones polticas y econmicas para romper con la lgica totalitaria del capital

Fernando Arellano Ortiz
Adital


La gravedad de la crisis mundial evidencia que no hay ninguna posibilidad de continuar con el actual modelo econmico sustentado en la depredacin y rapacidad del capitalismo, sostiene si ambages el economista, catedrtico universitario, exministro de Estado y actual superintendente de Control del Poder de Mercado del Ecuador, Pedro Pez Prez.

Para este experto analista econmico, "qu futuro nos puede esperar si seguimos exportando materias primas y postres de bajo valor agregado a una economa mundial cuya locomotora estaba basada en el crdito, cuando hay un nivel de sobreendeudamiento tan gigantesco". Por ello, sostiene que el camino es cambiar el modelo econmico imperante, creando las condiciones institucionales y de mercado que permitan que otras lgicas productivas puedan ser viables.

"Hay que romper con la lgica totalitaria de la codicia y el consumismo y dar viabilidad y sustentabilidad a lgicas econmicas distintas a las del capital, respetando y auspiciando la naturaleza interna de la propiedad estatal portadora del inters nacional, por un lado, y la heterogeneidad de modalidades de la economa popular, por otro. Estos sern cambios medulares e imprescindibles, pero muy complejos", precisa.

No obstante el gran reto, considera que en Amrica Latina estn dadas las circunstancias para enfrentar la crisis capitalista mediante una nueva arquitectura financiera internacional, porque lo que se observa hoy en da es que "hay un desmadre generalizado de los mecanismos de la economa del mercado, as como un problema de coherencia de produccin y de consumo".

Pero es ms, agrega, "Amrica Latina no solo que tiene las condiciones polticas y econmicas sino que tiene hasta la liquidez para hacerlo".

Para abordar este y otros temas como el proceso de institucionalizacin del Banco del Sur, los resultados que ha tenido la implementacin del Sistema Unitario de Compensacin Regional (Sucre) entre los pases del ALBA, la superacin del neoliberalismo en Ecuador y la integracin latinoamericana, el Observatorio Sociopoltico Latinoamericano www.cronicon.net, dialog en Quito con Pedro Pez.

Este investigador social y analista econmico cuenta con una amplia hoja de vida tanto en el mbito acadmico como en el desempeo de cargos pblicos. Es Ph.D y M.Sc. en Economa por la Universidad de Texas, Mster en Desarrollo y Polticas Pblicas por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y economista de la Pontificia Universidad Catlica del Ecuador. Fue profesor visitante de la Universidad de Utah, y del Instituto de Altos Estudios de Amrica Latina -IHEAL- Universit Paris III, Sorbonne Nouvelle, Francia en la Ctedra Simn Bolvar, as como tambin de la Facultad de Economa de la Escuela Superior Politcnica del Litoral de Guayaquil. Es miembro de la Comisin Stiglitz de la ONU.

Durante la actual administracin del presidente Rafael Correa ha ocupado importantes posiciones como director de la Comisin Tcnica Presidencial del Ecuador para la Nueva Arquitectura Financiera, Viceministro de Economa y Ministro Coordinador de Poltica Econmica. En septiembre de 2012 fue elegido como el primer Superintendente de Control del Poder de Mercado.

EL SUMAK KAWSAY REPLANTEA EL SISTEMA CAPITALISTA

- Se puede afirmar que el concepto del Buen Vivir, el Sumak Kawsay, que est inscrito en la Constitucin del Ecuador, es un nuevo concepto de desarrollo?

- Creo que va ms all de eso. En realidad va ms all del modelo de desarrollo del rgimen de acumulacin, del modo de produccin, y atae al modo de vida. Es un nuevo concepto que desde la cada del muro de Berln y del fracas de los socialismos de carcter estatal da claves no solamente para entender esos procesos sino tambin para superar las actuales crisis: ecolgica, demogrfica, energtica. El regresar a ver cules han sido los parmetros, los criterios de vida con los que las comunidades primordiales han construido sus sociedades ayuda a construir herramientas para el futuro, y por eso es interesantsimo inclusive ver las dificultades de traduccin, porque Sumak Kawsay no es Buen Vivir propiamente dicho, Sumak Kawsay quiere decir vivir en plenitud, vivir en excelencia, con lo cual se rompe el tema del consumismo y del hedonismo que se lo plantea como nica posibilidad realista de coexistencia entre seres humanos, esa cuestin de la unidimensionalidad del mercado, de la unidimensionalidad entre el placer y el dolor, de la necesidad de que el consumidor sea satisfecho y que se vea como la nica posibilidad de realizacin de la gente.

El Buen Vivir abre justamente las puertas para replantearte el tema de la economa desde otras prioridades y creo que hay que enriquecer toda esa filosofa porque a nivel de la cosmovisin andina hay tres animales simblicos muy referentes en torno a este tema: el cndor, el puma y la serpiente. El cndor como el animal solar de lo explicito, del futuro, de las responsabilidades con el futuro. El puma, el animal del presente, de enfrentarse a asumir las responsabilidades con el presente, y la serpiente, el inframundo, nuestras responsabilidades con nuestros antiguos, con nuestros ancestros. Esto grafica muy bien la presencia de otra cosmovisin, una visin holstica en la definicin de la vida que en la cuestin quichua adems, plantea tres niveles de responsabilidad en cada una de esas dimensiones, es decir el no mentir, el no robar, el no ser perezoso, quiere decir el querer bien, el pensar bien, el actuar bien en cada uno de estos niveles. Creo que ah se plantea la esencia de toda otra forma de organizar la sociedad, otra forma de organizar la economa.

- Una nueva epistemologa?

- Que es tambin una nueva epistemologa que tiene que estar ligada a una nueva axiologa, lo cual est adems directamente vinculado a la orientacin y las prioridades no solo del desarrollo sino a la orientacin y prioridades del conocimiento cientfico, a la orientacin y el desarrollo de las tecnologas que se aplican, cules son las prioridades en trminos de la organizacin de la comunidad de la valoracin de las cosas.

ESTADO Y MERCADO HASTA AHORA HAN SERVIDO A LOS MISMOS AMOS, POR ESO HAY QUE TRANSFORMARLOS A AMBOS

- El concepto del Buen Vivir elevado en el Ecuador a principio constitucional est enfocado a derribar los moldes y los esquemas neoliberales, pero debera servir tambin para avanzar hacia una alternativa al capitalismo. Sin embargo la Constitucin ecuatoriana sigue teniendo como marco el dogma del mercado, o me equivoco?

- No, yo creo que el tener esta nueva definicin nos ayuda a sobrepasar ciertos dogmas o ciertas visiones muy estancadas del pasado, inclusive dentro de la izquierda en torno a las distintas etapas, a la secuencia de las cosas. En realidad la nueva Constitucin inspirada en el concepto de vivir en excelencia pone como tareas del aqu y el ahora tanto la superacin de las polticas neoliberales como el cambio de las polticas keynesianas a un nivel mucho mas profundo, no hablaramos solamente de lo que se conoce como el modo de regulacin sino del rgimen de acumulacin porque plantea una nueva forma de entender las cosas, una nueva convivencia lo cual implica una nueva correlacin entre capital y el no capital con la presencia de la economa popular y solidaria. El hecho de que existan inclusive dentro del mercado otras prioridades, o dentro del Estado otras lgicas es porque esa vieja dicotoma entre Estado y mercado es una dicotoma totalmente falsa. El Estado y el mercado hasta ahora han servido a los mismos amos y de lo que se trata es de transformarlos a ambos, entonces tenemos a ese nivel un reto importantsimo que ayuda a cambiar de perspectiva. El cambiar de punto de vista, el cambiar de horizonte abre otra visin de la lucha poltica, de la construccin social y avanza ya no solamente a nivel de la poltica econmica, del rgimen de la acumulacin del modelo de desarrollo, tambin plantea como tarea del aqu y del ahora no necesariamente pasando por una toma del gobierno o la estatizacin de los medios de produccin como era en el pasado, una superacin del modo de produccin en el sentido de tener la lgica de la ganancia como nico elemento organizador del conjunto de la sociedad. Es decir, el desmadre que est planteando la crisis global tiene como eje precisamente el absolutizar, que lo nico que es viable lo tenemos interiorizado en nuestra cabeza, que lo nico que es eficiente es lo que funciona como una ganancia de mercado, y cmo cada vez hay una concentracin y centralizacin de capital ms grande, y cmo cada vez esa concentracin y centralizacin estn volcadas hacia la prioridad especulativa. Resulta ser que con esa lgica quedan bloqueados, totalmente asfixiados, millones de proyectos productivos, porque no cumplen con las exigencias de tasas de ganancia altsimas, de cortsimos plazos, de altsima volatilidad y ductilidad de las inversiones que pueden pasarse de un lado para otro que es lo que exige el capital financiero. Entonces, hay otras lgicas productivas como se ha mostrado con las empresas recuperadas, son unidades productivas que no son viables desde la lgica del capital pero que son perfectamente viables desde la lgica de trabajo, y lo mismo sucede el rato que se incorpora el tema de las cooperativas, no tanto al nivel de lo productivo como al nivel del consumo, de la comercializacin, como a nivel de iniciativas financieras distintas, con una lgica diferente a esta dictadura financiera mundial que impone la oligarqua especulativa. Por eso esta nueva visin del Sumak Kawsay, del vivir en excelencia, plantea retos y caminos para superar el problema de la poltica econmica, para superar el problema de rgimen de acumulacin, los problemas de distribucin del ingreso, de las distintas lgicas productivas, para superar el modo de produccin, pero tambin va mas all, que es el concepto de modo de vida, porque aqu, el recuperar esa visin holstica de las culturas primordiales ayuda a replantearse. Tambin est un aspecto espiritual que va mas all del economicismo, que va mas all de la sociologa, digamos tanto de la sociologa critica marxista como de la sociologa posmoderna, que supera lo que es potable en medios acadmicos, incluso se puede ver como un tema cursi el tema de lo espiritual cuando el ser humano es un ser trascendente y la gravedad de la crisis que estamos viviendo ahora que no es una crisis financiera sino una crisis de civilizacin obliga a poner las expectativas a ese nivel de profundidad. Es decir, abre al mismo tiempo las puertas para una gran responsabilidad, un peso enorme, el darnos cuenta de la gravedad, los das que estamos viviendo, pero al mismo tiempo nos dice: estamos con las condiciones para cambiar aqu y ahora, y lo que haga cada uno de nosotros importa, por eso es tan importante estos tiempos histricos, esta historicidad tan intensa que estamos viviendo, porque como pocas veces se concentra, como que hay un proceso de condensacin en cortsimos plazos de la historia lo que obliga a que cada uno tenga que asumir su responsabilidad y cree otro tipo de relacin entre el individuo y la colectividad, porque ahora los temas de la creatividad, de la iniciativa, de la libertad son mas importante que nunca.

EL SUCRE, VEHCULO DE CONSTRUCCIN DE UN NUEVO TIPO DE SOCIEDAD

- Hablemos de polticas pblicas puntuales. El Ecuador con el gobierno del presidente Correa le est apostando a la integracin mediante el fortalecimiento de mecanismos como Unasur, ALBA, y dentro del ALBA se ha generado lo que se ha denominado la nueva arquitectura regional con polticas concretas como la implementacin del Sistema Unitario de Compensacin Regional (Sucre). Qu es el Sucre y cmo ha avanzado?

- Algo tan cotidiano como el tema de la moneda que uno lo vera casi tan natural como la lluvia o como las montaas resulta ser que no, en el momento en que se plantea una visin crtica como la que permite este horizonte del vivir en excelencia se abre el interrogante de decir bueno, qu es en esencia la moneda?, y romper el fetiche porque el problema de la moneda no es romper esa cosa, lo que estamos es encubriendo, tenemos metido en nuestra cabeza un papel, el dlar, el euro, o el peso colombiano, o el real brasileo nos est gobernando, cuando no es as. Detrs de esa cosa lo que hay son relaciones sociales, relaciones sociales fosilizadas, pero detrs de estas relaciones en ltima instancia tenemos relaciones humanas y lo que hace el Sucre es precisamente abrir las puertas desde una reconstruccin del concepto de la moneda y su operacionalidad, de un nuevo tipo de relaciones humanas, la capacidad de recuperar lo humano en esa relaciones sociales de produccin fosilizadas y a travs de algo que nos parecera totalmente inapropiado que es la moneda. Cuando nosotros estbamos empezando a discutir con los sectores populares el tema de la nueva arquitectura financiera nos decan, pero un banco, pero una moneda?, pero fjate lo que est pasando en Europa con el euro. Los bancos, los fondos, las monedas son creaciones humanas y tenemos que organizarnos recuperando lo humano y darle una intencionalidad poltica en trminos de esta nueva construccin de sociedad, haciendo que la moneda sirva a nuestros intereses. En consecuencia, el Sucre es un nuevo tipo de moneda que no se convierte o no replica el papel del dlar, del euro, de las monedas nacionales hasta ahora presentes como un vehculo de la explotacin, como un vehculo de la discriminacin social, de la exclusin, sino que es ms bien vehculo de la construccin de un nuevo tipo de sociedad, de un nuevo tipo de relaciones humanas, de la validacin del trabajo de la gente, inclusive de la valoracin del trabajo por ejemplo de las mujeres, de los ancianos en las comunidades que da a da, sobre todo ac en el sur, estn dando un subsidio gigantesco al gran capital transnacional a travs de ese trabajo no pagado, de ese trabajo invisibilizado, de ese trabajo entre comillas "que no vale". Al cambiar esa axiologa y esa epistemologa de las que venimos hablando y descubrir que ese trabajo de las madres, ese trabajo de las esposas, de los nios dentro del hogar, de la comunidad en las mingas, vale y vamos a crear un mecanismo que permita validarlo. Los productos se convierten en vehculos de esos trabajos y el momento que haya un intercambio hay una relacin que est receptando esa emisin hecha en primer lugar por quien originalmente hizo el esfuerzo, lo cual est creando un nuevo tipo de diplomacia y un nuevo tipo de dinmicas entre los pueblos. Est creando al mismo tiempo espacio para viabilizar otro tipo de formas productivas, que hasta ahora aparecen como totalmente ineficientes y que estn condenadas a la asfixia por el mercado o hacer archivadas. Al crear este nuevo espacio de transaccionalidad, este nuevo espacio de validacin del trabajo de la gente de la comunidad, estamos tambin no solamente cambiando las prioridades sino la forma en que se hacen las cosas e iniciativas que hasta hace poco parecan totalmente ilusorias o utpicas, de pronto se vuelven viables porque estamos poniendo la moneda al servicio de la gente, y no como hasta ahora es, la gente al servicio de la moneda.

- Y cules han sido los resultados de intercambio entre los pases?

- La importancia del Sucre no es la cantidad de transacciones que se han dado, a pesar de que en el ao 2011 creci en el ocho mil por ciento solamente entre los pases del ALBA, que no somos los socios comerciales ms pesados recprocamente

- Pero seala que la importancia del Sucre no se puede medir en la transaccin, sino?

- El hecho de que a pesar de que la cuestin no es el volumen de transacciones que ya cubre ms del 35% del comercio intra ALBA, es decir, un tema muy significativo, abre la posibilidad no solamente a cambiar las cosas a nivel micro de los operadores econmicos que estn involucrados sino que tambin abre unas nuevas perspectivas macro, por qu? Porque el tema de la restriccin externa, el hecho de que todas nuestras transacciones las hagamos en dlares significa una restriccin, un yugo enorme, a diferencia de lo que pasa con el euro en el que se disputa de una manera absurda la soberana, la capacidad de decidir supranacional entre los pases hermanos, sacrificando la soberana nacional. Nosotros estamos poniendo al alimn, trabajando conjuntamente esta construccin de nuevas capacidades. Pongamos por ejemplo a dos pases que no estn en el Sucre como Colombia y Per. Si Colombia le compra mil millones a Per y Per le compra dos mil millones a Colombia, entre los dos tienen que comprar de manera totalmente innecesaria, si es que hacen transacciones formales, tres mil millones de dlares sobre el mercado local de divisas. Si solamente se cambia la planilla completa y se la paga el saldo, el neto de los dos mil, menos los mil, ya solamente se tiene que comprar mil millones y eso significa un ahorro de dos mil millones. Con el Sucre lo que se hace es utilizar una tarjeta de crdito reciproca que permite que opere durante seis meses, con lo cual el ahorro es muchsimo ms grande y se alivia de manera masiva la presin sobre el mercado regional de divisas.

- No se utiliza el dlar

- No se utiliza el dlar, o sea, se elimina una demanda totalmente artificial, innecesaria sobre el mercado del tipo de cambio, lo cual vuelve mucho ms manejables los objetivos cambiarios del gobierno, da ms grados de libertad en las polticas comercial, cambiaria y externa de un pas, que a su vez ya no requiere manipular el tipo de inters para tener un objetivo cambiario, con ello se obtiene ms grados de libertad en la poltica financiera y en la poltica monetaria. Adems, el tipo de inters ya no es una variable de ajuste, es una variable para ajustar el tipo de cambio, se vuelve mucho menos voltil el tema de servicio de la deuda tanto para el gobierno como para las empresas y los hogares. Es decir, la sociedad en su conjunto est creando nuevos espacios de decisin liberando recursos que antes estaban dedicados al servicio de la deuda o que estaban planificados a futuro al servicio de la misma para invertirlo en nuevas capacidades productivas para el bienestar. Entonces es un elemento que permite cambiar una poltica. El tema del Sucre que es una moneda virtual al mismo tiempo permite cambiar las lgicas productivas. Igualmente, abre las puertas para cambiar el modelo de desarrollo porque si es que ya no hay presin por la restriccin externa, por esta obligacin innecesaria masiva, colosal permanente de tener que obtener dlares para poder insertase en el mercado mundial, o inclusive para poder relacionarse con los vecinos, resulta ser que ya se pueden destinar nuevos recursos para la cuestin interna, generar otro tipo de prioridades sin tener que preocuparse por la presin de vender en el mercado internacional, de la competitividad que obliga a bajar los costos laborales y los costos de la naturaleza, con lo cual se mata a la gallina de los huevos de oro, pues en forma sistemtica durante estos 500 aos se ha desfalcado a la fuerza, al talento humano y a la naturaleza. Bueno, de qu desarrollo estamos hablando, parecera entonces que es un tema retrico pero es absolutamente coherente ver cmo un tema tan tecnocrtico como es el de un sistema de compensacin de pagos como el Sucre puede abrir las puertas para una nueva transformacin de las polticas econmicas en lo inmediato, no solo las liberales sino tambin las keynesianas para transformar las polticas de desarrollo, las polticas sectoriales, agrcolas, industriales, las polticas de la pequea y mediana empresa, pero tambin las polticas regionales, porque ahora regiones enteras que no estaban vinculadas al intercambio regional o subregional pueden insertarse porque bajan los umbrales de participacin en este mercado. Eventualmente tambin se puede hablar ya no solamente de las exportaciones a travs de las grandes empresas o de los bancos como ahora, sino que podra haber, por ejemplo, una relacin de comunidad a comunidad, de comunidad indgena a comunidad indgena como en algn momento pretendimos hacer con Bolivia, entonces se cambia tambin el modo de produccin y se abren posibilidades para construir la sociedad en otros trminos, es decir, un nuevo modo de vida.

CAMBIAR LA LGICA CON LA QUE FUNCIONA UN BANCO MULTILATERAL, RETO DEL BANCO DEL SUR

- Ahora pasemos hablar de Unasur. Por qu est estancado el Banco del Sur? Es Brasil el que pone el palo en la rueda?

- Yo creo que hay muchos problemas, estamos todava prisioneros del pasado, y de nuevo, es una excelente ilustracin de cmo el concepto integral de vivir en excelencia es el que nos define la viabilidad del tema, sin plantearnos una cuestin dicotmica en blanco y negro, de quines son los culpables, o si es que este es ms de izquierda o ms de derecha. Ahora, uno de los elementos que desde hace algn tiempo est estancando el problema es la no comprensin del mandato final de los siete Presidentes de crear el Banco del Sur como instrumento financiero de Unasur. No se trata de que el Banco del Sur sea un Banco Mundial en chiquito, un BID en chiquito, o una CAF en chiquito, con eso no sacaramos mayor cosa. De lo que se trata es de cambiar la lgica con la que funciona un banco multilateral, en lugar de seguir con las dinmicas de estas entidades internacionales de crdito que les imponen las condiciones a los pases, ahora es el Consejo de Ministros de Unasur por ejemplo en Agricultura, el que decide, disea, negocia y se pelea, si es que es el caso, por un coproyecto continental. El concepto de soberana continental que est directamente apoyando, no menoscabando, el concepto de soberana nacional. Por ejemplo, en el caso de soberana alimentaria que est firmado como primera prioridad por los Presidentes, son los ministros los representantes del mandato popular los que deciden que es lo que tiene que hacerse y el Banco del Sur lo que hace con su msculo financiero es invitar a sentarse a todas las otras instituciones: Banco Mundial, bancos privados, bancos locales de desarrollo, subnacionales, nacionales, subregionales, pblicos, privados, fundaciones, la FAO, la Unicef, para que pueden meterse en este tema de soberana alimentaria y discutir qu parte quiere financiar cada uno. Y para eso el Banco del Sur encarga de organizar el sindicato de financiamiento, con monedas nacionales, con divisas, pero tambin con monedas regionales como el Sucre. Se da cuenta cmo cambia totalmente la cosa, la soberana son los ministros, quienes soberanamente definen el proyecto.

- Pero institucionalmente el Banco del Sur no se ha concretado

- Exacto. Por qu? Porque todava est prisionera la discusin, la negociacin en temas como en qu pas va a estar la sede, o cul es el proyecto que se hace, pero esa es la lgica del viejo poder, de la vieja arquitectura financiera. En el mandato de los Presidentes, en lo que ha sido la propuesta ecuatoriana, en lo que venamos discutiendo hasta hace un tiempo est claro que el Banco est al servicio de lo que deciden los representantes democrticamente electos de acuerdo al mandato popular, porque de lo contrario seguimos en el asunto de que es el BID el que decide cules son los proyectos energticos que convienen o no, que adems es lo que ha sucedido tradicionalmente. O cules son los proyectos en el tema de soberana alimentaria o seguridad alimentaria que le conviene al Banco Mundial porque est de acuerdo con toda la lgica de los tratados de libre comercio. Unasur, precisamente, est cambiando esa lgica, simple y llanamente porque el otro concepto de integracin comercial basado en la nocin de las ventajas comparativas y de la liberacin arancelaria es simplemente inviable, no es un problema de opinin.

- Es inviable? Por qu? En pases como Per y Colombia es una hereja decir que la cuestin de las ventajas comparativas es inviable

- La nocin de mercado comn tiene como base un arancel externo comn, es decir, una barrera hacia el exterior con la liberacin de tarifas y la baja de los aranceles al interior. Esa es la idea con la que se est moviendo en los ltimos aos la Comunidad Andina que no era el proyecto original y es el proyecto con el que naci el Mercosur. Y es el eje en torno del cual gira la ALADI que se ha convertido bsicamente en una notara de todos los tratados de libre comercio entre los pases miembros, Cul es el problema? Que ya cada uno de los pases miembros ha perforado ese arancel externo comn con compromisos extra regionales. De esta manera entonces es imposible la clusula de nacin mas favorecida. Por ejemplo, cuando Mxico firma el Nafta ya est violando el tema de la clusula de la nacin ms favorecida y tena que haber dado exactamente las mismas condiciones para el resto de sus socios viejos, pero obviamente por una situacin poltica claramente entendible a ninguno de los pases miembros se le ha ocurrido reclamar al Estado mexicano eso.

El momento en que todas estas locuras de los tratados de libre comercio con Estados Unidos, con Europa, continen perforando cada vez de manera ms incisiva las capacidades de integracin local, lgicamente esto es simplemente inviable. Pero no acaba ah la cosa, la asimetra estructural fruto del proceso de desarrollo, ese proceso de desarrollo predatorio y desigual plantea que estructuralmente Brasil tiene un supervit comercial bilateral con cada uno de los pases de Unasur, y eso que el real brasileo esta tremendamente apreciado. El momento en que haya entre comillas "una correccin de mercado", hay una devaluacin, una depreciacin del real brasileo, las condiciones de competitividad del resto de los pases van a empeorar por tanto esos dficits bilaterales van a explotar, si eso lo ponemos en el marco de una crisis mundial, una crisis mundial de sobreproduccin en la que adems la supuesta receta, el supuesto remedio en el norte de los mercados ms importantes es aplicar polticas de ajuste, se asfixian mercados. Estamos hablando de un proceso de slvese quien pueda. La lgica de cada uno de los pases atrapada por la restriccin externa de la vieja arquitectura financiera es tratar de compensar el dficit que se les va aumentar o la posicin desfavorable que se va aumentar en su balanza con el resto del mundo, con el pas vecino, es decir, replicar el orden del picoteo. O sea, a quin le friego yo? Entonces esto va a terminar reventando no solamente esa posibilidad que insisto es lgicamente inviable de un mercado comn en los trminos tradicionales de libre comercio sino que adems va terminar agotando, reventando la propia retrica de la integracin y todos los esfuerzos polticos y diplomticos de integracin latinoamericana.

AMRICA LATINA TIENE QUE APROVECHAR LO QUE TIENE

- Entonces por qu Ecuador siguen en la Comunidad Andina de Naciones (CAN)?

- De lo que se trata es de transformar desde adentro todas estas instituciones.

- Pero la CAN esta anquilosada con gobiernos como los de Colombia y Per que apuestan a tratados de libre comercio con Estados Unidos y Europa

- Si, pero yo creo que aqu los Presidentes han tenido mucha perspectiva al plantearse un proceso de integracin a varias velocidades que no es incompatible con tener al mismo tiempo ALBA, Unasur, CAN y CELAC, porque hay que trabajar con los ritmos que se puedan en cada uno de esos niveles para construir la Patria Grande. Ahora, la crisis internacional, la crisis global, esta crisis de civilizacin que estamos viviendo puede gatillar una explosin de este proceso, puede cerrar la ventana de oportunidades que hasta ahora est abierta, es decir precipitar algo parecido a lo que sucedi en los aos 80 con la crisis de la deuda: caen los precios de nuestras exportaciones principales que hasta esta hora son las que han mantenido cierta holgura en el manejo macroeconmico y en la propia relacin comercial interna, en la restriccin externa de la que hemos hablado pero tambin se puede presentar una cerrada de grifo de lo que tiene que ver con los flujos pblicos y privados de liquidez hacia nuestro continente y eso puede pasar cualquier rato, es un tema en el que todo el continente puede deslizarse rpidamente a una situacin de riesgo. Esta situacin tiene un efecto inmediato si es que Amrica Latina no aprovecha lo que tiene. Creo que como pocas veces en la historia Amrica Latina no solo que tiene las condiciones polticas y econmicas sino que tiene hasta la liquidez para hacerlo. Distintos sectores ms all de la calificacin de izquierda o derecha, incluso sectores empresariales, algunos de los cuales lucraban de la vieja arquitectura financiera, del viejo orden, cada vez tiene una percepcin mas perspicaz de la gravedad de la crisis mundial y del hecho de que no hay ningn futuro en seguir con el modelo anterior, es decir, qu futuro nos puede dar el seguir exportando materias primas y postres de bajo valor agregado a una economa mundial cuya locomotora estaba basada en el crdito, cuando hay un nivel de sobreendeudamiento tan gigantesco. Ahora, la clave es recuperar mercados para el proceso productivo y entonces ah viene el otro reto: podemos nosotros realmente entrar a competir en las condiciones de "libre mercado" entre comillas de las ventajas comparativas britnicas, con China por ejemplo, con la capacidad gigantesca que tiene este gigante asitico, o con la capacidad de integracin que tiene Eurasia con todo el tema del tratado de cooperacin de Shanghi? Con todo el tema de las distintas iniciativas que se han dado por parte de Rusia por un lado, por parte de China y la India por otro, o con los BRICS? Es posible que existan unos BRICS con un Brasil desarticulado del resto de Amrica Latina? Es posible que Brasil aspire a las ligas mayores sin Amrica Latina? Puede Brasil desplegar su potencial industrial disputando mercados a China o a Alemania para este caso? O a India? No. Amrica Latina es indispensable y no en un proceso de subimperialismo, no en un proceso de reproducir esas lgicas del pedazo de torta que yo me como es el pedazo que le he quitado al otro, eso es imposible. Estamos en una crisis mundial estructural de sobreproduccin y la nica opcin es cambiar lgicas, crear las condiciones institucionales y de mercado que permita que otras lgicas productivas puedan ser viables.

HAY QUE ARMAR UN MODELO DE VIDA

- Dentro de ese contexto, el reto de Amrica Latina es superar el extractivismo y luchar por el valor agregado?

- Si, por lo dems el superar el extractivismo no es un problema moralista como algunos plantean. Superar el extractivismo es luchar y superar las races estructurales histricas que lo originaron. El problema en Amrica Latina viene del momento del despojo colonial, de la conquista, en ese momento se mutilan a las sociedades que de alguna manera con distintas lgicas, prioridades y valores tenan una unidad orgnica entre produccin y consumo. El monopolio colonial obliga a producir estas cosas y a importar otras, entonces hace quinientos aos se empieza a troquelar otra forma de ser en la que la reproduccin de la sociedad dependa ineludiblemente de la vinculacin exitosa con el mercado mundial, el cual nos obligaba, nos arrinconaba precisamente en esa produccin primario-extractivista. Es decir, el tema de la dependencia comercial est ligado directamente con una dependencia tecnolgica. Adems, el problema de la dependencia comercial est implicando una dinmica de dependencia tecnolgica que tiene tambin un problema de colonialidad cultural que est ntimamente ligado con el alma de los latinoamericanos.

Precisamente lo que estamos armando ahora es un modelo de vida que tiene que ver con todas estas dimensiones. El tema por ejemplo de la construccin de mercados internos tiene que partir tambin de un proceso de una nueva reorganizacin social del espacio; de una nueva definicin de prioridades de la sociedad que no son las que vienen del automatismo y del fetiche del mercado mundial sino que tienen que partir de una definicin de la voluntad de la gente, en que cada individuo cuenta, lo cual est directamente vinculado con el tema de la democracia, una democracia cada vez ms radical y participativa, y una democracia ms consciente de decir si queremos la paz, s queremos otro tipo de desarrollo, si queremos a la Patria Grande y la obligacin de los economistas, de los tcnicos, de los intelectuales es buscar esos caminos rompiendo todo tipo de dogmas, todo tipo de callos mentales y mostrar que la nica va de la integracin no es el modelo europeo, eso es una mentira, mostrar que buena parte de lo que dicen los libros de texto sobre la moneda, sobre el crdito, es totalmente falso, que en ltima instancia detrs de la integracin, detrs de la moneda, del crdito, de los mercados, detrs de todos estos elementos tcnicos, est la gente y lo que hay que hacer es recuperar lo humano, y lo humano se caracteriza precisamente por esa actividad creativa consciente, por esa intencin de hacer las cosas. En ese sentido, el mercado y el Estado tienen que ser reestructurados en torno a esos nuevos objetivos

CRISIS CAPITALISTA REPRODUCE DE MANERA AMPLIADA LAS CONDICIONES DE DOMINACIN

- Ha sido sorprendente ver como los sobrevivientes de la crisis financiera bsicamente de Estados Unidos y Europa siguen manteniendo su poder. La crisis finalmente ha servido para la reproduccin de un sistema capitalista ms agresivo y del mantenimiento del modelo neoliberal?

- Claro, no solamente hay que estudiar la crisis del capitalismo sino tambin el capitalismo de crisis, es decir, cmo estos sectores del poder utilizan las situaciones de dificultades, de dolor del resto de la sociedad para imponer, para reproducir de manera ampliada sus condiciones de dominacin y eso es lo que han hecho, no solamente que la crisis no ha afectado en absoluto a JP Morgan Chase, a Goldman Sachs, a Deutsche Bank, al Hong Kong y Shanghai Banking Corporation, banco organizado para el trafico del opio y que recin se lo vuelve a ver con el tema de lavado de dinero del narcotrfico, sino que ha aumentado su capacidad de chantaje sobre el conjunto de la sociedad y ha sido la extrema derecha la que empieza a capitalizar estos procesos, en lugar de que esto se convierta en una oportunidad para que la gente diga bueno, esto ya no nos sirve, ya no vale. En algn momento pudo haberse convertido en un factor de despliegue de potencialidades, ahora se convierte en un elemento de asfixia, de degradacin social, de degradacin moral. Justamente de lo que se trata, y regresamos al principio de esta entrevista, es de rebuscar cules son las herramientas que nos permitan cambiar ese modelo de desarrollo y de nuevo aparece la explicacin totalmente congruente del papel de la moneda como un elemento central para reproducir esos viejos poderes, esos poderes oligrquicos que estn planteando la degradacin civilizatoria y probablemente generando un horizonte casi inmediato de ms guerra, de ms desestabilizacin, de ms fraude y de mas corrupcin. Frente a eso hay que crear otro tipo de moneda, planteamos nuestra moneda que viabilice este otro tipo de proyecto societal, el proyecto de la paz, el proyecto de la igualdad, el de la solidaridad frente a la banca que ahora se convierte en el agujero negro de una insolvencia estructural cada vez ms masiva en el que el proceso inicial que era simplemente la cuestin de las hipotecas subprime ha hecho metstasis en todos los otros sectores de la economa y en el resto del globo con burbujas especulativas, inclusive en las grandes ciudades de Amrica del Sur. Por ello, cambiemos esa lgica y planteemos una banca que realmente sirva a las necesidades de la gente como lo que se plantea el Banco del Sur. Para eso necesitamos hacer un cambio axiolgico y epistemolgico con nuevos indicadores financieros, con nuevas prcticas financieras, con nuestro nuevo manejo de la moneda frente a la cuestin de la asechanza del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional que estn ah, pendiente para regresar con sus mismas recetas que se han mostrado perniciosas, no solamente en el Sur sino que ahora en el propio centro del imperio. Plantmonos nuestra propia red de seguridad financiera, por ejemplo el Fondo del Sur que redefina el rol de la banca central y la forma de articulacin de nuestras economas, de nuestras macroeconomas, de los mercados de liquidez internacional, y eso lo podemos hacer porque ahora como nunca tenemos la plata, solo los bancos centrales, tienen ms de 780 mil millones de dlares en reservas monetarias internacionales. Gran paradoja, dnde est esa plata, la gran mayora precisamente ah donde es el foco de infeccin, el foco de corrupcin, y que eventualmente ni siquiera vamos a ver a regresar a ver esa plata porque est precisamente en los grandes bancos quebrados del norte, y adems recibiendo tasas de remuneracin bajsimas, ni siquiera cumpliendo con el principio bsico de la teora de portafolios de la compensacin entre riesgo y rentabilidad, estamos colocando todos esos recursos de liquidez inmediata con un sacrificio gigantesco.

- Ecuador trajo las reservas?

- S, Ecuador trajo las reservas y estamos dando un tipo de utilizacin mucho ms eficiente. No vamos a pagar las tasas de dividendo que da JP Morgan Chase sobre la base de la corrupcin y del subsidio permanente y colosal de sus gobiernos, pero si vamos a crear una tasa de rentabilidad que va hacer un mltiplo, diez, quince veces un mltiplo de lo que estn pagando los bonos del Tesoro de los Estados Unidos actualmente. Entonces, estamos creando una opcin absolutamente sensata, absolutamente viable, que no est siendo precipitada por ningn tipo de idealismo, o por ningn tipo de pensamientos antojadizos, estamos hablando de realidades concretas que permitirn en el aqu y en el ahora cambiar la lgica de las polticas, del modo de regulacin, del rgimen de acumulacin, del modo de desarrollo, de produccin y del modo de vida.

- La nueva Ley de control de mercado en Ecuador que crea la Superintendencia a su cargo, es un mecanismo para evitar la concentracin de la economa en este pas?

- Es un mecanismo dbil, lleno de lagunas, sin embargo, tenemos por primera vez con un atraso enorme con respecto al resto de pases del continente una normativa interna. En este tema creo que se abre la perspectiva de pagar una deuda con la sociedad porque los abusos monoplicos esta en el corazn de esta cultura oligrquica que ha sido en ltima instancia la raz de los problemas del atraso de nuestro pas. La cultura del acaparamiento, del no permitir que otros actores, operadores, y otras lgicas puedan participar en el proceso econmico lo que ha generado son estrategias rentistas por parte de los mismos de siempre sobre la base del subdesarrollo, del arrinconarnos en esa divisin internacional del trabajo primario-extractivista. Es un esfuerzo modesto que en realidad no tendra mayor significacin si no logramos, como estamos empeados en hacerlo, la participacin de la ciudadana. Esto no se trata como lo plantea la visin neoclsica tradicional del contraste entre el monopolio versus la utopa de la competencia perfecta, que no existe en ninguna parte del mundo, sino que es un proceso de construccin de ciudadana, de empoderamiento de la gente, de decir basta a los abusos en todas las transacciones, en todos los negocios, en tanto contratista, en tanto contratado, en tanto consumidor, en tanto proveedor, en tanto cliente, y eso es parte no solamente de un nuevo tipo de dinmica econmica que va a permitir la incorporacin de tecnologas, la articulacin de oportunidades, el despertar de otra sinergia, la inclusin de otros actores, de otras lgicas, sino que tambin forma parte de ese buen vivir, de ese vivir en excelencia, vivir en dignidad todos los das, no permitir los abusos, no permitir la inequidad. En definitiva, ese es otro mundo, que es posible aqu y ahora. Esa es la leccin de la crisis mundial.

Fuente: http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=ES&cod=73505



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter