Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2013

Poltica de alianzas o hermanamiento

Ral Zibechi
La Jornada


Itacumb, en 1962, fue el primer campamento de los cortadores de caa de azcar (caeros) en Bella Unin, departamento de Artigas, norte de Uruguay. El campamento fue, por un lado, un espacio de convivencia, debate y elaboracin colectiva de respuestas de un grupo de caeros ante el acoso policial y patronal que sufran. En ese sentido los campamentos contribuyeron a soldar potentes lazos de solidaridad entre oprimidos, condicin elemental para afrontar los duros combates que les esperaban.

En segundo lugar, a los campamentos llegaron personas de todo el pas para apoyarlos en una lucha tan desigual contra las grandes empresas que implementaban formas de trabajo cercanas a la esclavitud. Acudieron estudiantes, obreros, cooperativistas, profesionales, sacerdotes franceses y comunidades catlicas, que convivan en el campamento y en casas de familias de la localidad. Trabajaron junto a los caeros levantando la policlnica, tarea que demand tres aos de trabajo colectivo, y realizaban tareas culturales, recreativas y cursos de formacin.

Los campamentos de los caeros, agrupados en el sindicato de nombre UTAA (Unin de Trabajadores Azucareros de Artigas), deben mucho a la inspiracin de su lder, Ral Sendic Antonaccio, aunque la forma-campamento ya era y seguir siendo un modo de accin de los oprimidos en muchos lugares del mundo. La experiencia vivida por centenares de jvenes, y no tanto, en los campamentos caeros fue decisiva en la conformacin de un vasto movimiento de liberacin nacional que detonara aos despus. Fueron escuelas de autoformacin popular, antes de que naciera la educacin popular y muchsimo antes de que sta fuera codificada como mtodo de trabajo por las ONG afines a las polticas de combate de la pobreza en lnea con el Banco Mundial.

Lo sucedido hace medio siglo entre caeros y jvenes citadinos no fue algo excepcional aunque, debe reconocerse, no sucede todos los das. Algo similar est sucediendo en Chile entre los sectores ms activos y autnomos del pueblo mapuche y los estudiantes organizados en torno a la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES). Decenas y luego cientos de estudiantes liceales comenzaron a poblar las marchas mapuches y crearon en el seno de la asamblea una comisin especial para trabajar en forma directa con los mapuches, como explican algunos de sus integrantes.

Los estudiantes mapuches estn tambin organizados y ambos colectivos apoyan a las comunidades militarizadas en el sur chileno. Los vnculos entre los dos movimientos ms importantes del pas se profundizan de forma capilar, participando en acciones y en algunos casos acudiendo en pequeos grupos a las comunidades para, simplemente, estar, acompaar, aprender, apoyar. No creo apropiado denominar a este tipo de vnculos solidaridad, ya que se trata de una relacin sujeto-objeto en el que una parte decide, cuando y como le parece, apoyar, del modo que considere adecuado, a otros y otras a mayor o menor distancia. Pero sin moverse del lugar material y simblico que ocupa.

Lo que sucede en el Chile actual y sucedi hace medio siglo en Uruguay, y tantas y tantas veces en tantos abajos, es otra cosa. Prefiero llamarle hermanamiento. Es un vnculo entre iguales, entre dos sujetos que construyen una nueva realidad, material y simblica, movindose ambos del lugar que ocupaban. Eso supone autoaprendizaje colectivo sin alguien que ensee y otro que aprende, sino algo mucho ms fuerte: la construccin de algo nuevo entre todos y todas los que participan en la experiencia de vida, algo que no pertenecer a unos y otras porque es un resultado colectivo.

Esto no pasa por llevar cosas a quienes se supone que las necesitan porque tienen alguna carencia. La fuerza motriz de este hermanamiento no es ayudar, algo que nunca se sabe bien qu es, sino crear. No es ni dar ni recibir. Histricamente, ha sido el camino de los de abajo para construir movimientos rebeldes, no para ganar elecciones, sino para crear un mundo nuevo, algo que pasa inevitablemente por la destruccin del sistema capitalista y militarista actual.

En Chile, los estudiantes secundarios han transitado un camino empinado en dos aos de masivas movilizaciones. Comenzaron con demandas a favor de una educacin gratuita y de calidad para poner en pie, ante las elecciones municipales de octubre, la campaa Yo no presto el voto, llamando a la abstencin. El 60 por ciento se ausent de las urnas, mostrando el alto grado de desprestigio del sistema poltico. La combatividad y radicalidad de los estudiantes, la valenta demostrada al enfrentar a los Carabineros en la calle y al conjunto del sistema de partidos, su creatividad y persistencia en el tiempo, los han convertido en un actor central en el escenario chileno.

El movimiento mapuche, como seala Gabriel Salazar en su reciente Movimientos sociales en Chile, hace un tipo de poltica que no se rige por la Constitucin (...) ni se constituye como partido poltico; ni acopla su ritmo al calendario de elecciones, ni pretende devenir en poder parlamentario. Tampoco disputa la conquista de un cargo (fetiche de poder) en el Estado. La poltica para los mapuches es el cuidado de un pueblo sobre s mismo. De la vida sobre s mismaY todo eso es, sin duda, una tarea de toda la comunidad, no de uno que otro individuo. Por eso es poltica, y a la vez, soberana. En suma, viven luchando y luchan viviendo.

Llamar poltica de alianzas al vnculo entre dos sujetos parece no slo insuficiente, sino pretende nombrar con palabras del arriba las relaciones entre los abajos. La poltica de los primeros se rige por la correlacin de fuerzas, concepto que no puede disimular su hechura con base en clculos mezquinos de intereses inmediatos. Hablemos entonces de hermanarnos, de hacernos carne y sangre, y barro. Para hermanarnos, nos juntamos, nos mezclamos, nos enredamos, nos mestizamos; dejamos de ser para seguir siendo en, y con, otros.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/02/08/index.php?section=opinion&article=024a2pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter