Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Arabia Saud
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2013

El precio que pagan las mujeres por manifestarse en Arabia Saud

Abeer al Sayed
eldiario.es


Cuando nos presentamos en las oficinas de la Sociedad Nacional para los Derechos Humanos en Riad el sbado 9 de febrero por la tarde, nos comunicaron que no haba funcionarios disponibles para hablar con nosotras.

As que, junto con unas 10 mujeres ms y cinco nios, permanecimos fuera mostrando las pancartas que llevbamos. En ellas figuraban los nombres de nuestros maridos, de aquellos que llevan muchos aos detenidos sin cargos ni juicio, y que siguen entre rejas a pesar de haber cumplido su condena.

Cuando llegamos, haba un coche de polica en la zona, pero, en cuanto sacamos los carteles, aparecieron dos ms. Escuchamos a las fuerzas de seguridad que decan llevan pancartas. Antes de pudiramos darnos cuenta, estbamos rodeados por unos 15 coches de polica.

Un funcionario de la Sociedad Nacional para los Derechos Humanos sali para hablar con nosotras. Aproximadamente a la misma hora, llegaron autobuses a la zona, y aparecieron ms coches de polica.

Los agentes de seguridad se dirigieron primero a la persona ms vulnerable del grupo: una mujer con bastn.

Trataron de quitarnos las pancartas por la fuerza golpendonos. Como resultado de la agresin, una mujer se cay en un agujero cercano. A un nio de 12 aos, cuyo padre lleva detenido una dcada sin cargos ni juicio, lo golpearon y le quitaron de las manos el cartel que llevaba. Nos amenazaron con detenernos.

Comenzamos a ir de calle en calle para evitar que nos quitaran los carteles. Yo estaba grabndolo todo y escuch que un agente de polica grit sa est sacando fotos. Corr, pero me siguieron, as que ped a la gente que iba en los coches que me ayudara. Dos hombres enmascarados y vestidos de paisano de la Direccin General de Investigaciones me agarraron y me arrojaron hacia una guardia, que me meti en uno de los autobuses. Nos golpearon y nos insultaron.

En el autobs comenzaron a cerrar las ventanas y se alejaron a toda velocidad con unas 13 de nosotras dentro.

Nos llevaron al Departamento de Investigacin Criminal, donde llegamos aproximadamente a las 15h nos interrogaron tres veces: personal del Departamento de Investigacin Criminal, de la Unidad de Pruebas Criminales y de la Direccin de Investigacin y Fiscala, respectivamente. Todos formularon las mismas preguntas.

Nos tomaron las huellas dactilares y una muestra de ADN, y nos preguntaron quines ramos, quin era nuestro lder, cmo coordinbamos nuestras actividades y si tenamos cuenta de Twitter.

No sabes que las protestas estn prohibidas segn la sharia?, me pregunt uno de ellos. Le respond que eso no es as, que existen diversas opiniones al respecto. Les dije que hasta el interrogatorio era ilcito, puesto que no haba ningn abogado all presente conmigo. Me dijo que la eleccin que tena era seguir el interrogatorio sin abogado o ingresar en prisin. As que les dej continuar.

Durante todo este tiempo no nos dieron nada para comer, a pesar de que haba nios con nosotras. Les suplicamos comida y, finalmente, alrededor de la medianoche, nos dijeron que no podan darnos nada para comer porque todo estaba cerrado. Ms tarde, nos trajeron un poco de zumo y una bolsa de patatas fritas para que los repartiramos entre los nios.

Me dejaron marchar a eso de la 1.30h, junto con algunas mujeres, y dejaron a unas cuatro mujeres y tres nios bajo custodia. Mi hijastra, Bahia, y su hija de 23 aos, Fatima, estaban entre las que quedaron detenidas.

Durante los arrestos, Fatima se haba desmayado tras sufrir un ataque de asma, y no recobr el conocimiento hasta que le echaron agua en la cara. Despus de separarla de su madre, los agentes de polica la golpearon y, a continuacin, la metieron a rastras en el autobs. Se le rompi la abaya (tnica larga). Una guardia se sent sobre ella y le dobl el brazo.

Vi que otras eran sometidas a maltrato y yo no saba si llorar por lo que me estaba sucediendo a m o por lo que les estaba pasando a las dems, me dijo posteriormente Fatima.


Mapa de Arabia Saud. United States Central Intelligence Agency's World Factbook.

Mi hijastra es una de las tres mujeres que siguen detenidas en la prisin de Al Malaz; no hemos podido verlas ni hablar con ellas. Nos han dicho que las llevarn ante los tribunales, pero no sabemos por qu motivos ni cundo.
 

Otras manifestaciones

Amnista Internacional tambin ha recibido noticias de que la polica de la localidad de Buraida, al norte de Riad, detuvo el sbado 9 de febrero al menos a 15 mujeres y 10 menores de edad por protestar ante la Junta de Reclamaciones, tribunal administrativo con jurisdiccin para examinar denuncias contra el Estado y sus servicios pblicos.

Una mujer, cuyo marido lleva detenido varios aos sin cargos ni juicio, y del que se dice que est enfermo y orina sangre, cont a Amnista Internacional que las fuerzas de seguridad las golpearon y las llevaron a rastras a prisin. Fueron interrogadas en la crcel, pero ella se neg a dar ms datos que su nombre y edad sin la presencia de su abogado. Dijo que llevaron a otro grupo de mujeres a la misma prisin tras manifestarse. No obstante, todas han sido puestas en libertad sin cargos.

Amnista Internacional considera que todas aquellas personas detenidas por ejercer pacficamente sus derechos a la libertad de expresin y la reunin son presos de conciencia, y exige su liberacin inmediata y sin condiciones.

Fuente original: http://www.eldiario.es/amnistiaespana/Abeer-Sayed-Arabia-Saudi-Riad_6_102949712.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter