Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2013

Por qu no antes?

Mikel Arizaleta
Rebelin


Nos recuerda Eduardo Galeano en su libro Espejosque a lo largo de treinta aos de guerra, Vietnam propin tremendas palizas a dos potencias imperiales: derrot a Francia y derrot a los Estados Unidos.

Grandeza y horror de la independencia nacional: Vietnam sufri ms bombas que todas las que cayeron en la segunda guerra mundial; sobre sus junglas y sus campos se derramaron ochenta millones de litros de exterminadores qumicos; dos millones de vietnamitas murieron; y fueron incontables los mutilados, las aldeas aniquiladas, los bosques arrasados, las tierras esterilizadas y los envenenamientos heredados por las generaciones siguientes.

Los invasores actuaron con la impunidad que la historia otorga y el poder garantiza.

Tarda revelacin: En el ao 2006, tras casi cuarenta aos de secreto, se supo que exista un informe de nueve mil pginas de minuciosas investigaciones en el Pentgono. El informe comprobaba que haban cometido crmenes de guerra contra la poblacin civil todas las divisiones militares de los Estados Unidos en Vietnam.

Fue a inicios de los setenta, estudiaba en la Universidad de Munich. Uno de los profesores, con el que llevaba a cabo un trabajo, me indic que sera bueno que escuchara a un profesor de la Universidad de Ratisbona para profundizar en el origen de los valores, en el por qu una cosa es buena o mala segn las diversas culturas. El profesor aludido se llamaba Joseph Ratzinger.

Desde entonces ha llovido mucho. Hoy estamos en el 2013, l es papa y ha renunciado a su puesto. Se va el 28, el 28 de febrero. Y ha levantado revuelo por lo inusitado del hecho. Qu hay detrs, por qu?

Desde no hace mucho, desde el 18 de marzo del 2012 el Presidente de la Repblica Federal de Alemania se llama Joachim Gauk, el anterior, Christian Wulff tuvo que demitir a prisa y corriendo a los 52 aos, tras dos de mandato, siendo la primera autoridad del pas y el ciudadano ms noble de la nacin; tuvo que dimitir por dejarse invitar y favorecer por unos amigos millonarios, no por nada ilegal, no por meter dinero de otros en su bolsillo; tuvo que marcharse por no estar a la altura de la dignidad de su cargo, que exige distanciamiento de ciertas formas, lujos y amigos y cercana para con el ciudadano comn, valoracin de su vida laboriosa, un trato ejemplar.

Tambin el pasado ao otro ministro del gobierno alemn, el Ministro de Defensa, Karl Theodor zu Guttenberg, y este ao la Ministra de Educacin y Cultura, la seora Annette Schavan, tuvieron que dimitir por copiar en sus tesis doctorales pensamientos y conclusiones de otros vendiendo a la opinin pblica y firmndolas como suyas. Dos ministros valorados por su canciller Merkel, de proyeccin en el pas, pero que a la hora de adquirir un ttulo cotizado por la sociedad alemana fueron innobles no reconociendo en su trabajo mritos y trabajos de otros.

Y hoy observando a Benedicto XVI, papa hoy y ayer profesor e investigador de valores, me pregunto qu tiene de extrao que otro alemn tenga que dimitir siendo l el responsable absoluto y ltimo del estado Vaticano y de su Iglesia catlica, cuando son tantas, tan reiteradas y en tantos lugares las personas vctimas de la pederastia causada por sus sbditos y su Estado Vaticano es declaradamente un paraso fiscal, lugar de lavado de dinero sucio y de usura y de maltrato y saqueo de otras gentes?

S, repito, qu tiene de extrao? Quiz la pregunta es ms bien por qu nos extraamos de su renuncia? Acaso por su tardanza? Valoramos en la dignidad. Se calcula que en Irak murieron pasados los dos millones de personas, entre ellos medio milln de nios, por una guerra iniciada por Bush, Blair, Aznar y el Primer ministro de Portugal en acuerdo tomado en las Azores. Cuatro mandamases de cuatro pases que mendazmente y a sabiendas, entonces ellos y hoy el mundo entero, llevaron la guerra a un pas ajeno. Y hoy esos mandatarios siguen impartiendo lecciones por aulas, calles y aceras de pueblos y ciudades; ninguno de ellos se vio obligado a dimitir ni fue juzgado y condenado mientras en ese pas invadido, Irak, sigue hoy todava corriendo un reguero de sangre espesa, de dolor y muerte, fruto de la inhumanidad de nuestro gobierno y de nuestra desidia.

Si estamos tan envueltos en corrupcin, si la tortura en cuarteles, comisaras y juzgados sigue tras dcadas tan asentada entre nosotros el problema es que ya el problema no es slo de mandatarios, polticos, jueces, militares, empresarios y jerarcas eclesiales sino tambin nuestro: consentimos y estamos embadurnados de indignidad y bajeza.

El problema no es tanto que Ratzinger se vaya sino ms bien por qu no se le obligamos a marcharse antes. O, dicho de otro modo, por qu mandatarios e instituciones tan corruptas siguen teniendo autoridad, peso, votos, sueldo y mando entre nosotros?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter