Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2013

Serbios en Kosovo, de agresores a agredidos y, actualmente, a rehenes de Belgrado

Pablo Gonzlez
Gara

Cumplido el quinto aniversario de la independencia de Kosovo, la minora serbia de la repblica sigue siendo el origen de los mayores problemas de la regin. Belgrado utiliza a esos ciudadanos segn su inters poltico: son la razn principal para seguir reivindicando el territorio, y presionar as al gobierno kosovar.


Coincidiendo con el quinto aniversario de la celebracin en Kosovo de su proclamacin unilateral de independencia, Belgrado ha vuelto a dejar claro, que considera ilegal este proceso que para ellos est lejos de solucionarse. La herramienta, la nica real sobre el terreno, que utiliza Serbia para promover y defender su posicin de intransigencia hacia Pristina es la minora serbia de la joven nacin.

Actualmente en Kosovo viven aproximadamente unos 65.000 serbios. En su mayora residen en la zona septentrional del pas, en una regin que representa un saliente de territorio kosovar y que tiene al norte, este y oeste frontera con Serbia. A pesar de ser parte de Kosovo, esta zona est de facto fuera de su ley, ya que ni el gobierno ni las fuerzas de seguridad de Pristina detentan el ms mnimo control.

Por su parte, Belgrado tampoco puede nominalmente ejercer su poder, ya que la frontera la controlan soldados de la OTAN, pero no duda en dictar recomendaciones para los serbios. La principal es la no integracin de ninguna clase en la vida del Kosovo independiente, impidiendo as que se llegue a un acuerdo final entre serbios y albano-kosovares sobre el estatus final, el reconocimiento de la independencia.

Tambin existen algunos enclaves serbios en el este y el sur del pas, cerca de la frontera de Kosovo con Serbia y Macedonia respectivamente, pero en esos casos la poblacin serbia vive literalmente rodeada. Esto hace que su predisposicin para escuchar a Pristina sea algo mayor. Los serbios de Kosovo, a pesar de ser el segundo grupo tnico del pas despus de los albanokosovares, son aun as menos del 4% de la poblacin total de algo menos de dos millones de habitantes.

Estos serbios que continan viviendo en Kosovo son la ltima justificacin que esgrime Belgrado para seguir pretendiendo ese territorio. As, mientras en Pristina se celebraba el quinto aniversario, los diplomticos serbios volvan a repetir que su pas considera Kosovo ilegal, y que no tienen intencin alguna de intercambiar el reconocimiento de la nacin por su entrada en la Unin Europea.

Justificaciones histricas

Dejando de lado la existencia de la minora serbia, las razones que aporta Belgrado para su pretensin sobre el territorio kosovar son ante todo histricas. En 1389, a las afueras de Pristina los serbios se enfrentaron en una batalla al Ejercito otomano. Perdieron, pero ese enfrentamiento supuso un hito histrico para su nacionalismo. En 1989, en el 600 aniversario de la batalla, el entonces presidente de la repblica socialista de Serbia, Slobodan Milosevic, pronunci un discurso que se considera el inicio del nacionalismo agresivo serbio que llev a las guerras de que asolaron los Balcanes en los aos noventa del siglo pasado.

En Europa existen claros ejemplos de que razones histricas de esa ndole no siempre son motivo suficiente para no poder pasar pgina. As, Alemania ha aceptado la prdida de importantes territorios histricamente teutones, como Prusia Oriental, en poder de Rusia y Polonia actualmente. Sin embargo, la postura serbia se asemeja ms a la postura rusa tras la prdida de importantes colonias en las repblicas ex soviticas, especialmente los pases Blticos y Ucrania. Los rusos o rusfonos son presionados desde su patria histrica para que ofrezcan resistencia activa a las nuevas autoridades, creando as constantes problemas.

Pristina se mueve entre su animadversin total hacia Belgrado y la necesidad, dictada desde Bruselas, de normalizar las relaciones con su antiguo agresor. Este hecho convierte a la minora serbia en uno de los mayores problemas para consolidar la independencia kosovar. Las negociaciones siempre acaban chocando con la cuestin del estatus de la minora serbia. Cualquier proposicin de Pristina es considerada por esta omo un intento de compra, un llamamiento a la traicin.

Los serbios de a pie buscan ante todo estabilidad y seguridad pero estn en una situacin de virtual secuestro. El miedo a perder su ltimo respaldo les hace seguir las instrucciones de Belgrado con la esperanza de que eso les devuelva tarde o temprano a la normalidad, en la que tengan forma de ganarse la vida y no teman por su integridad fsica. Y Pristina sigue sin poder convencerles de que puede ofrecerles esa vida segura.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130220/388748/es/Serbios-Kosovo-agresores-agredidos-y-actualmente-rehenes-Belgrado



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter