Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2013

El economista y diputado de IU, Alberto Garzn, imparte una conferencia en la Facultad de Econmicas de Valencia
Necesitamos un proceso constituyente que devuelva la soberana al pueblo

Enric Llopis
Rebelin


Nos vendieron un cuento de hadas. Se trataba de estudiar, cursar un master o un doctorado, despus acceder al mercado laboral (primero en precario para, poco a poco, ir estabilizndose) y finalmente vivir en mejores condiciones que la generacin anterior. Hoy, este recorrido pautado no hay quien se lo crea, ha enfatizado el economista y diputado de Izquierda Unida, Alberto Garzn, en un acto organizado por el sindicato AContracorrent y EUPV-IU en la Facultad de Econmicas de la Universitat de Valncia.

En un contexto de crisis econmica, poltica, ecolgica, cultural y de valores, Alberto Garzn ha subrayado el mensaje que habra de canalizar el descontento ciudadano: Hace falta un proceso constituyente para que el pueblo recupere la soberana. Por el contrario, asistimos hoy a un proceso deconstituyente, afirma el portavoz de la Izquierda Plural en la Comisin de Economa del Congreso. El artculo 128 de la Constitucin espaola establece que mediante ley se podr acordar la intervencin de empresas cuando as lo exigiera el inters general. En el mismo sentido, el prembulo del texto constitucional luso proclama la decisin del pueblo portugus de abrir la senda hacia una sociedad socialista. Pero estas vas estn cortocircuitadas por la actual construccin tecnocrtica de la UE, asegura el economista.

Uno de los grandes ejemplos de ello fue la reciente visita del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, al parlamento espaol. Vino como un dios monetario, al que se rindieron PP, PSOE y CIU con sus actitudes serviles, cuando realmente es un personaje a quien nadie ha votado. Adems, Draghi est acostumbrado a ir por los pases como un experto que da lecciones cuando, en tanto vicepresidente para Europa de Godman Sachs, ayud a que Grecia realizara trampas en las cuentas pblicas. Pero esto no resulta extrao. Para esta tecnocracia que gobierna Europa, la economa ha de estar en manos de expertos supuestamente neutrales y sin ideologa, que siempre saben lo que es necesario. En el otro lado, subraya Alberto Garzn, se hallan los ciudadanos (para ellos) irracionales, que defienden planteamientos absurdos como la redistribucin de la renta.

Despus que la Unin Europea relegara al estado espaol, dentro de la divisin internacional del trabajo, a un pas de turismo y burbuja inmobiliaria, ahora se predica la sagrada competitividad, explica el autor del blog Pijus Economicus. Como esta no se puede alcanzar mediante devaluaciones monetarias (por el cors del euro), se ha procedido a rebajar sustancialmente los salarios mediante dos reformas laborales (del PSOE y del PP) que, como reconoce un informe de enero del Banco de Espaa, ha permitido moderar los costes del factor trabajo.

Se trata de medidas tcnicas y aspticas? En absoluto. Los cambios, recortes y reformas introducidos apuntan a un nuevo modelo de sociedad. El tajo en sanidad, educacin o dependencia pretenden que sea funcional a este nuevo paradigma. En otras palabras, les sobra el estado del bienestar. Hasta ahora, explica Garzn, el capitalismo requera fracaso escolar con el fin de liberar mano de obra para el sector de la construccin; y los que estudiaban, deban dedicarse mayoritariamente a la ingeniera o similares; como consecuencia de ello, hay una generacin que se ha perdido. A lo que realmente aspiran, y as lo dice Wert, es a adaptar la universidad a las necesidades del mercado.

Se espera la respuesta de la izquierda. El gobierno pretende que la gente se resigne; y por eso repele con multas de 500 euros o con golpes de porra a quienes salen a la calle. Pero la izquierda no puede perder la esperanza, afirma el economista y diputado de IU por Mlaga. Porque existen alternativas. Recuerda Alberto Garzn que hay muchos economistas crticos trabajando en ellas para voltear esta estafa. Y ha manifestado abiertamente cul es una de sus grandes fijaciones: el BCE. Una institucin pblica que financia a los bancos privados a un tipo de inters mnimo, mientras los estados se ven obligados a obtener el dinero al 7% en los mercados financieros.

Pero estas alternativas propuestas por los tcnicos no pueden implementarse si no existe fuerza poltica, explica el coautor del libro (junto a Juan Torres Lpez y Vicen Navarro) Hay alternativas. Nunca nos han regalado nada, advierte Alberto Garzn. Sin presin social la PAH no habra conseguido que la iniciativa legislativa popular se admitiera a trmite en el Congreso. Todas las conquistas histricas se han logrado mediante la lucha de clases; siempre ha hecho falta una base social que sustente los procesos revolucionarios, sentencia Garzn. En Amrica Latina se pueden extraer recientemente muchas de estas lecciones. Como en 2002, en Venezuela, cuando un golpe de estado implementado por la oligarqua, con la connivencia de los medios, fue parado por la gente en la calle. Porque el poder no reside en los gobiernos, sin en la banca y en los mercados, subraya el parlamentario.

Empodearse, acumular energa poltica, voltear la correlacin de fuerzas. Expresiones, todas ellas, que apuntan a la repolitizacin de la gente comn y a abandonar el individualismo consumista, muy demediado por la crisis. Por eso, en una conferencia celebrada en la Universidad, Alberto Garzn ha apelado a la necesidad de estudiar y formarse para entender qu est ocurriendo o, lo que es lo mismo, por qu nos estn estafando. Adems, se trata de organizarse polticamente, cada uno de acuerdo con sus principios.

Nos hallamos en una encrucijada histrica, en la que el capitalismo se enfrenta a mltiples contradicciones no resueltas. Y pone en marcha una huida hacia delante para intentar superarlas. El autor de La gran estafa y Esto tiene arreglo recuerda dos mximas: El capitalismo es incompatible con la democracia; y tiende adems a un empobrecimiento de las masas. Su ferocidad se hace hoy muy visible, en esta guerra competitiva de todos contra todos en la que vivimos, asegura. Porque se han incorporado a la competencia global Asia y Amrica Latina como potencias exportadoras. Esto hace ms difcil reconstruir un estado del bienestar que, tras la Segunda Guerra Mundial, se forj en Europa extrayendo recursos de los pases del tercer mundo.

Ante un pblico mayoritariamente universitario, y en un recinto abarrotado, el economista ha hecho algunas aclaraciones sobre su especialidad: La Economa no es una ciencia social; es imprecisa, inexacta y est sujeta a la incertidumbre; en definitiva, no puede equipararse a la Fsica. Y esto se constata en el rosario de vaticinios errados que salen de boca de los expertos. Algn estudio apunta que el FMI ha acertado nicamente en el 10% de sus predicciones. El Fondo Monetario prescribi sus clebres recetas para Grecia. En caso de seguirse, la economa helena experimentara una hipottica cada del 2,5% en 2011 (realmente la debacle alcanz el 6,9%) y un crecimiento del 1% en 2012 (cay en realidad otro 6%). Cuando se comprueba que sus medidas no sirven (como la reforma laboral), nos dicen que hay que profundizar ms en lo mismo, concluye Alberto Garzn.

Hay que desmitificar de una vez la economa, agrega. Subraya Alberto Garzn que toda poltica econmica es tambin ideologa. En otras palabras, cualquier reforma fiscal o laboral remite a un modelo de sociedad. Son, por tanto, ideolgicas. El problema es que te las venden como supuestamente independientes. Ms claro lo tenan los economistas clsicos (Carlos Marx, Adam Smith o David Ricardo) y, por eso, en el siglo XIX se hablaba de Economa Poltica como disciplina. Sin ambages.

Otro mito del paradigma econmico dominante es el crecimiento. Una quimera inapelable. PP y PSOE compiten por ver quin ha crecido ms; toda la economa pivota en torno a la nocin de crecimiento. Porque, segn Garzn, el capitalismo necesita crecer continuamente para sobrevivir. En ms de una ocasin ha utilizado la metfora de la bicicleta: Si no pedaleas (si no creces), te caes. Pero el problema es cmo. Alemania o China expansionan su economa mediante las ventas al exterior. Hasta el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, Espaa lo haca mediante las importaciones. Recuerda Garzn las palabras de un gerente empresarial germano: vendemos coches a los espaoles y les prestamos el dinero con el que nos los compran. En este punto arranca la diablica espiral. Con los beneficios de la banca alemana (tambin con dinero francs) se financi el festn inmobiliario en el estado espaol.

Prstamos a los bancos espaoles, que a su vez dieron crdito a promotores, constructores y particulares, y generaron una burbuja que pinch en 2008. Lleg entonces el aluvin de quiebras (familias y empresas). Pero con una salvedad. El nervio de la cuestin: el estado da dinero a los bancos para que salden sus deudas e impide, de hecho, su quiebra, explica Alberto Garzn. La explicacin, en el parlamento alemn. All se dijo muy claro: los 100.000 millones de euros del rescate al sistema financiero espaol, aprobado por Guindos y la Troika, tiene como nico fin que la banca hispnica salde sus deudas con la alemana. Economa o ideologa?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter