Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2013

Diez aos del cierre de Egunkaria
"Para Egunkaria no ha habido reparacin, sino todo lo contrario"

Maider Iantzi
Gara

Una maana como esta de hace diez aos Egunkaria fue cerrado por la Guardia Civil en una operacin que convulsion a Euskal Herria


Entrevista a Iaki Uria, exconsejero delegado de Egunkaria y director de Hamaika TB.

Nacido en Zarautz en 1960, este periodista y escritor sufri fuertes torturas por parte de guardias civiles y fue encarcelado cuando cerraron Egunkaria un da como hoy de hace diez aos, diario del que era consejero delegado. Cuando qued libre, vea dos salidas: esperar a los juicios o implicarse en nuevos proyectos. Impuls Hamaika Telebista y es su actual director.

Aunque piensa que las marcas de las heridas son para siempre, espera que una vez que pase el juicio que an tienen pendiente las ocho personas del sumario econmico pueda respirar y diga que lo ha superado. Tiene total confianza en que no les impondrn los 18 aos que piden, pero mientras tanto hay que vivir, y a todas las personas no nos afectan las cosas de la misma manera. Iaki Uria dedica su tiempo, preocupacin y responsabilidad a nuevos proyectos y nos recibe en su despacho de Hamaika Telebista, en el edificio PIA del parque de Zuatzu, en Donostia, entre tarea y tarea, rodeado de periodistas que, con la ayuda de su ordenador, tratan de sacar adelante este medio euskaltzale que busca garantizar una televisin euskaldun en cada comarca. En resumen, la misma lnea de trabajo que le llev a aquella terrible madrugada del 20 de febrero.

Mirando desde la atalaya de diez aos, qu queran lograr cerrando Egunkaria y qu han conseguido en realidad?

Muchas cosas. Por una parte, Egunkaria, como peridico en euskara, representativo de la cultura vasca, se encontraba en el momento ms fuerte desde su creacin, y tenan como objetivo dar un golpe a la prensa euskaldun. En paralelo, queran provocar miedo en la actividad cultural vasca, en el mundo euskaldun, en la construccin del pueblo vasco. Era el segundo mandato de Jos Mara Aznar, estaban alborotados con el Plan Ibarretxe, la opcin de suspensin de la autonoma tambin estaba en el ambiente poltico, y trataron de dar un aviso diciendo que podan hacer estas cosas. Qu han conseguido? Han provocado enormes daos personales y materiales. En ese momento, creo que suscitaron mucho miedo a muchas personas, aunque despus de diez aos se nos olvide esto. Si no hubieran ocurrido el 11-M, el cambio de mandato y la llegada de Zapatero, quin sabe cmo estaramos! Tambin lograron que los euskaldunes y la ciudadana de Euskal Herria en general diesen una respuesta muy potente. No contaban con ello y tocaron uno de nuestros nervios. Hubo una respuesta importante tanto a nivel de protesta como en positivo, al publicar un nuevo diario. Lo consiguieron los extrabajadores de Egunkaria, los lectores y la ciudadana. Al menos en el momento se logr una ampliacin o una mejora, mayor apoyo.

La operacin se realiz dentro de una ofensiva general, con la tesis de que todo es ETA.

Esa tesis estaba construida de antemano, con el cierre de Egin tambin ocurri, anteriormente golpearon a AEK, por lo tanto lograron de nuevo suscitar mucho miedo en euskalgintza, en las ikastolas... Se apur mucha gente. De otra manera, pero hoy otra vez, con la Ley Wert, con las cosas que quieren hacer en la educacin, los deseos del PP apuntan a la centralizacin y la espaolizacin. Y aqu quieren cortar los impulsos al euskara y a Euskal Herria. Unas veces utilizan a los guardias civiles y otras, nuevas leyes y proyectos de leyes.

Sin embargo, en Euskal Herria nadie pensaba que iran contra Egunkaria...

Ya, pero luego hacen las barbaridades ms grandes. Si repasamos la historia de Espaa, con Marruecos, con Cuba, con catalanes y vascos... Las barbaridades son grandes en muchos momentos. En 1998 cerraron Egin. En algunos informes policiales que aparecieron en nuestro sumario haba tesis muy inculpatorias por el mero hecho de ser en euskara; sostenan que los que impulsaban el euskara fuera de las instituciones seguan la estrategia de ETA. Utilizaron tesis tan simples y simplistas como esta. Con AEK y las ikastolas hicieron algo parecido. Eso es lo grave. No esperbamos que ocurriera, pero todo eso estaba en el contexto.

Obviamente la operacin dej sentimientos muy agrios, pero tambin hubo imgenes positivas y esperanzadoras como la enorme manifestacin de Donostia. Cmo vivi todo ello a nivel personal?

Cuando ocurri la manifestacin, nosotros estbamos en el calabozo y seguramente sera uno de los das en que ms nos torturaron. Por lo tanto, la vimos y percibimos el calor y la reaccin de la ciudadana de Euskal Herria ms tarde. Eso te da una medida para saber que lo que estabas haciendo era importante realmente. Esa reaccin fue muy positiva y fren tal vez otras operaciones. Luego, las torturas que vivimos fueron muy duras, torturas que han vivido muchos vascos, por cierto, tanto las torturas como la prisin y tener que pasar esos juicios en la Audiencia Nacional, que todava estn sin terminar... Todo eso es muy agrio y a nivel personal deja marcas, interrupciones y de todo.

Ha habido reparacin?

Por parte del Gobierno no ha habido reparacin. Como empresa pusimos una demanda al Estado por haber cerrado Egunkaria y no ha venido la reparacin; lo contrario. En la primera operacin nos arrestaron a diez personas y de ellas cinco denunciamos torturas. Hubo quien no puso denuncia pero fue torturado. Pello Zubiria fue trasladado al hospital y la Guardia Civil dijo que trat de suicidarse, y Joan Mari Torrealdai, aos ms tarde, declar que a pesar de no poner denuncia, le torturaron. En mi caso, las torturas fueron muy duras. En la historia se ha hecho conocida la denuncia de Martxelo, seguramente porque ha seguido adelante. Un juez de Donostia dio credibilidad a mi testimonio, pareca que iba adelante, pero la sala de Donostia decidi que haba que tratarlo en Madrid. Se envi a Madrid y all termin. La denuncia de Martxelo ha tenido un recorrido formal, por decirlo de alguna manera. Lo que dice Estrasburgo es que Espaa no ha investigado si se han producido esas torturas o no. Por otra parte, el Estado nos puso una denuncia a los que habamos declarado torturas diciendo que habamos seguido el manual de ETA. No hemos sabido ms de ella.

Cree que la reaccin de instituciones y partidos fue suficiente? En la manifestacin, se escuchaba con fuerza un grito: Ibarretxe, non zaude?

La sensacin que tengo es que el Gobierno Vasco, en aquel momento, actu con prudencia. Me acuerdo de que Miren Azkarate [portavoz del Gobierno] deca que la justicia deba hacer su camino. Y, claro, nos preguntbamos: Qu justicia? La Audiencia Nacional no es justicia, sino una herramienta para luchar contra los vascos. Desde ese punto de vista, esperas otro apoyo. Junto a ello, lo ms doloroso para m fue la actuacin de los otros medios de comunicacin de aqu: El Diario Vasco, El Correo, incluso mirara los titulares del Grupo Noticias. En los medios se diferenciaron los catalanes, fueron ms prudentes, pero aqu, en la mayora de los casos, todas las informaciones que venan de Interior y de las agencias iban a misa. Interior y Audiencia Nacional sacaron una nota conjunta.

En el contexto poltico actual sera imposible que volviera a ocurrir? Se ha conseguido de alguna manera el blindaje que se peda entonces?

En mi opinin, no hay blindaje. Cuando sal de la crcel en agosto de 2004, planteaba que las ciudadanas y ciudadanos vascos necesitbamos condiciones polticas para que no sucedieran esas cosas. Y las condiciones no han cambiado: el Estatuto, el Amejoramiento y la ley espaola a ese nivel no han cambiado, si no es a peor. Por lo tanto, continuamos sin proteccin, tanto los medios como la ciudadana. Vivimos en un Estado que nos trata como a enemigos y frente a ello necesitamos otra proteccin. Cada uno llamar a esa proteccin como quiera: yo le llamo tener un Estado propio. La sentencia que se produjo fue muy dura para muchas instancias, pero creo que simplemente en ese momento necesitaban y queran una cosa as, tenan posibilidades y lo hicieron sin pagar indemnizaciones.

Mientras tanto, lo que a nosotros nos cost construir tantos aos, esfuerzo y dinero -en el tempus histrico era la segunda vez, despus de la publicacin en un breve tiempo en la guerra, que los vascos hacamos un diario en euskara-, qu rpido lo derribaron! El momento actual no es el mismo, pero est por ver cmo se desarrollan los procesos de aqu y de Catalunya y qu reacciones tiene el Gobierno de Madrid.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130220/388766/es/Para-%C2%91Egunkaria%C2%92-no-ha-habido-reparacion-todo-contrario/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter