Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-02-2013

Un libro para narradores orales

Jess Lozada Guevara
Rebelin


Si construir, levantar, sembrar, hacer, fuera cosa de cuentos de hadas, si se redujera a un abracadabra, hace mucho que la Coleccin Oralia , de la Editorial Tablas Alarcos , hubiera llenado las libreras y bibliotecas cubanas con variados libros sobre oralidad y narracin oral . Definitivamente es una mentira, repetida y creda, que la bibliografa sobre estas materias es escasa.

Desde que la cultura grecolatina estudi la tecnologa retrica, pasando por la prdica cristiana y la juglara en el Medioevo, los manuales de buenas costumbres y conversacin de la burguesa renacentista, hasta la vuelta de la oratoria en funcin de la poltica y el parlamentarismo, o mediante las Ciencias Sociales y Humansticas en el Siglo XX , enfocadas en lo oral, nunca han dejado de escribirse y publicarse textos sobre los temas que ocupan a Oralia . En Cuba, desde 1952, se publica espacialmente sobre narracin oral, as como hay que tener en cuenta la obra de etnlogos, folcloristas e historiadores que rastrearon fuentes orales e intentaron interpretarlas.

A partir de 1963, y desde la Biblioteca Nacional Jos Mart ( BNJM ), Mara Teresa Freyre de Andrade, Eliseo Diego, Mara del Carmen Garcini y un equipo de colaboradores - entre quienes estaban Menchi Nez, Mayra Navarro y Alga Marina Elizagaray - se publicaron textos sobre teora y tcnica del arte de narrar , en funcin de La Hora del Cuento , espacio de inspiracin alemana que lleg a Cuba por la va de Estados Unidos. La Red Nacional de Bibliotecas Pblicas instauraba as un sistema pionero de lo que despus se conocera como Educacin por el Arte.

Aquella serie de folletos y un libro los tradujeron sus editores directamente del ingls y atesoraba una seleccin de captulos de textos de los ms importantes tericos y narradores orales de Estados Unidos. Como eran, en su mayora, ediciones auspiciadas por instituciones pedaggicas o bibliotecarias, se cre una primera y grave confusin: La Hora del Cuento es un espacio para nios, cuando lo fue para el cuento contado de viva voz, sin distinguir entre las fuentes orales, escritas, o las edades y espacios. Escarbando entre sus pginas podemos leer, entre otras muchas alusiones, que Ruth Sawyer comenta sobre la conversacin sostenida con un muchacho despus de La Hora , en un Club de Greenwich , y de noche. A finales del Siglo XIX y principios del XX no era costumbre que los nios estuvieran despiertos ms all de las primeras horas de oscuridad, y mucho menos que asistieran a actividades pblicas, por lo que inferimos que los asistentes a aquella contada debieron ser jvenes estudiantes de bachillerato o universitarios.

Otra de las afirmaciones que se derrumban ante lo publicado por el Departamento Filolgico de Narraciones Infantiles es la que sostiene que hasta bien entrado el Siglo XX, la corriente o escuela predominante era una calificada como escandinava, centrada en la niez y la promocin de la literatura infanto -juvenil. No hay tal corriente nrdica, ni los narradores de cuentos se movan nicamente alrededor de los infantes, las escuelas o los lugares espacialmente dedicados a ellos. Slo hay que poner ojos para ver.

Una de las afirmaciones ms revolucionarias que se podran esperar de un terico de los primeros cincuenta aos del pasado siglo es esta: La narracin oral es un arte popular . Eso dice la longeva Ruth Sawyer , que estuvo en Cuba en 1900, formando parte de un proyecto del Gobierno Interventor Norteamericano que pretenda desarrollar la educacin preescolar. La narradora oral y terica se adelanta a su poca, preparando el camino para la afirmacin de que la narracin oral o es vista en el contexto de la oralidad   y de la Cultura Popular , o desaparecer absorbida por la indefinicin y la vaciedad.

A la Coleccin Textos para Narradores de la BNJM , casi perdida y dispersa hasta hoy, no le ha llegado su momento de plenitud. An espera por lectores atentos y narradores orales de odo y vista fina.

Durante mucho tiempo fue casi imposible consultar la totalidad de los folletos. No se encontraban todos o estaban en muy mal estado. Por eso nos dimos a la tarea de digitalizar y editarlos en un tomo, para facilitar su regreso e influencia, sabiendo que, desde la autoridad de los clsicos, podra allanarse el camino de la docta ignorancia que, en materia de teora de la oralidad   y la narracin oral , nos acompaa.

Cuando se reunan los narradores orales, muchas veces, repetan la historia de aquella cancin de Joan Manuel Serrat , que habla de uno que dice que otro conoci a alguien que un da fue feliz; pero que nadie haba visto. Escuchbamos citas, afirmaciones, interpretaciones, pero no podamos ni contrastar, ni comprobar la fidelidad a la fuente. Hasta ahora.

El vuelo de la flecha , antologa de textos sobre teora y tcnica del arte de narrar, rellena el agujero y salva de la polilla y del tiempo a El cuento en la educacin , libro de Katherine Dunlap Cather reproducido ntegramente- , y a un conjunto de artculos o captulos escritos por Ruth Sawyer , J. Berg Esenwein , Marietta Stockard , Sara Cone Bryant , Marie L. Shedlock ; y a los dos primeros textos cubanos sobre narracin oral.

Tablas Alarcos , y su Coleccin Oralia , realizan un aporte invaluable a la renovacin y refuncionalizacin de la narracin oral, dotando a sus artistas y pblicos de un instrumento esencial de aprendizaje y consulta. Apenas sealamos breves perlas a encontrar entre sus pginas, sabiendo que ustedes sospechan, con tino, que solamente hemos mostrado un fragmento, a modo de incitacin e invitacin a la lectura. Sumen el prlogo de Mayra Navarro, maestra de generaciones de artistas orales cubanos y protagonista de aquellos esfuerzos editoriales.

Entre crisis y ausencias, El vuelo de la flecha , esper casi tres aos para aparecer. Ms ya est. Se siente. Se puede tocar. Ahora espera por sus lectores. Levntese, ya!


Presentacin en la Feria Internacional del Libro, 2013

20 de febrero / 4:00 p.m.

Sala Raquel Revuelta (Calle Lnea, esquina a B, El Vedado)


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter