Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-02-2013

Egipto
La poltica socioeconmica de los Hermanos Musulmanes

Saker El Nour
Alencontre

Traducido para Rebelin por Guillermo F. Parodi y revisado por Caty R.


Encuentro del Cheik Hamad bin Jassim bin Jabor al-Thani con el presidente Morsi

En esta presentacin, har una breve introduccin sobre las polticas econmicas y sociales usadas por el rgimen de los Hermanos Musulmanes actualmente en el poder en Egipto. Lo har siguiendo su programa y sus discursos, as como sus iniciativas a lo largo del ao 2012. Esta visin va ms all de lo econmico, ya que se agrega una visin de la situacin actual y de su estrecha relacin con el destituido rgimen de Mubarak. La cuestin que se puede plantear es: cules son las principales caractersticas y las grandes lneas de las polticas econmicas y sociales adoptadas por el presidente Morsi? Cules son las semejanzas y las diferencias entre stas y las del expresidente Mubarak?

Voy a entrar directamente al meollo del tema y hablar de la naturaleza de la poltica econmica de Morsi y de los Hermanos Musulmanes que es de donde surgi. En primer lugar, mostrar su visin econmica tal como fue presentada en su programa presidencial y defendida en los discursos de los lderes econmicos de los Hermanos Musulmanes. Pondr de relieve a continuacin la poltica fiscal (las tasas, los impuestos) y del endeudamiento que la acompaa. Destacar tambin los grupos y los sectores privilegiados y los marginados por el programa presentado por el Gobierno al FMI (Fondo Monetario Internacional); y en esa lnea el conjunto de las decisiones econmicas que han sido anticipadas y/o aprobadas por el presidente Morsi y su gobierno durante los seis ltimos meses.

1. El programa econmico del presidente Morsi

El programa presentado por Morsi ensu candidatura a la presidencia estuvo basado en las grandes lneas del sistema neoliberal. Defenda la prosecucin de la poltica de privatizaciones en los sectores de: educacin,salud, transportes y energa (electricidad). Era el nico programa que estimulaba las inversiones extranjeras en las principales obras de infraestructura (alrededor de 200.000 millones de dlares en cuatro aos) y la liberalizacin centralizada de los intercambios comerciales.

Khairat El Shater

En una entrevista con Reuters International, Khairat El Shater (subjefe de los Hermanos Musulmanes, y cogerente del empresario Hassan Malek, a cargo del imperio econmico de los Hermanos Musulmanes) explic que para aplicar la justicia social, el Estado debe apoyar a los empresarios y alentar al sector privado. Sin embargo, sin hablar de los sectores productivos, abord el tema de la cooperacin pblica-privada en los sectores de electricidad y agua.

Estos proyectos de cooperacin entre los sectores pblico y privado apuntan, de acuerdo con la voluntad de los Hermanos Musulmanes, a la privatizacin de los servicios pblicos vitales, tales como el agua, la electricidad, el tratamiento de las aguas residuales o el agua potable. Es una profundizacin de las privatizaciones en el sentido de la redistribucin de las riquezas de la sociedad a favor de los hombres de negocios de los Hermanos Musulmanes, llamados el 1% de los Hermanos Musulmanes por Wael Gamal [conocido periodista, podemos encontrar una entrevista que le hicieron sobre la justicia social en Egipto en Jadaliyya del 10 de junio de 2011].

El discurso de El Shater y el programa presidencial son compatibles con la estrategia que privilegia las inversiones extranjeras para que entren en esos proyectos sensibles, con un fuerte apoyo de las instituciones financieras internacionales, especialmente el Banco Europeo para la Reconstruccin y el Desarrollo (BERD) as como el Fondo Monetario Internacional.

2. La deuda externa

El espritu de la revolucin llev a un grupo de ciudadanos a lanzar una campaa popular para terminar con las deudas que pesan sobre el pueblo egipcio, a travs de una auditoria popular de la misma, y as acabar con el diario castigo a la ciudadana que implica el pago del servicio de esa deuda. A pesar de las dificultades encontradas por este grupo para seguir adelante -en particular ante la terquedad del Estado que ignora sus pretensiones y considera que esta campaa ensucia la imagen del pas-, sigue su combate y llama a encontrar otras soluciones alternativas para cubrir el dficit presupuestario del pas.

Desde la cada del rgimen de Mubarak, se multiplicaron las visitas de varias delegaciones del Banco Europeo para la Reconstruccin, del FMI y del Banco Mundial. De hecho, pese a que esas delegaciones han flexibilizado sus exigencias despus de la firma del acuerdo preliminar de un prstamos del FMI a Egipto (por un monto de de 4.800 millones de dlares) algunas semanas despus de la eleccin del presidente Morsi las visitas no se han interrumpido. Parece actualmente que fue el FMI (en diciembre de 2012) el que posterg la firma final del acuerdo despus de que el gobierno de Morsi diera marcha atrs en su decisin de aprobar el impuesto sobre 50 productos, la mayora de primera necesidad.

A pesar de las campaas publicitarias y las protestas que se llevaron a cabo para oponerse a las condiciones vinculadas a este prstamo, y la presentacin de una lista de propuestas alternativas posibles y rpidas a este prstamo condicionado -propuestas que aportaran un beneficio mayor al del valor del prstamo para subsanar el dficit presupuestario el Gobierno est determinado a seguir adelante, siguiendo la va trazada por Sadat [presidente de la Repblica rabe de Egipto de octubre de 1970 al 6 de octubre de 1981, fecha de su asesinato] desde la segunda mitad de los aos setenta [en el marco de los primeros pasos del Infitah, apertura], luego por Mubarak [presidente desde octubre de 1981 al 11 de febrero de 2011].

El prstamo es la nica solucin para subsanar el dficit presupuestario permanente, expres el ministro de Finanzas Hicham Kandil, que afirma que ninguna otra alternativa podra ser eficaz para subsanarlo. Es por ello que el gobierno contina las negociaciones con el FMI ybusca un consenso social sobre esta cuestin. En efecto, el primer ministro anunci el domingo 30 de diciembre de 2012 un dilogo nacional sobre el prstamo que tuvo lugar a puertas cerradas al da siguiente en una sala cerrada en el Forum de Investigaciones Econmicas. Asistieron al evento algunos ministros y profesores. Por otra parte, el plazo muy corto entre el anuncio de este dilogo y la fecha de su desarrollo (un da) as como la eleccin de un espacio limitado (sala cerrada) impidi la presencia posible del sindicato u otros representantes de la sociedad. De hecho, el objetivo camuflado tras esta maniobra era el de registrar el dilogo en el calendario del gobierno y presentar un documento oficial con un acta del dilogo a la delegacin del FMI que llegaba a Egipto una semana despus [el lunes 7 de enero de 2013].

El Ministro de Planificacin y Cooperacin Internacional [Achraf Al-Arabi] propuso la primera semana de este mes de enero que el conjunto de los prstamos que Egipto obtendr del Banco Mundial, el FMI, el Banco Africano, el Banco Islmico y el Banco Europeo para la Reconstruccin sern de hasta un mximo de 15.000 millones de dlares, principalmente los prstamos a medio plazo (5 aos), con un tipo de inters razonable, pero no publicado; el del FMI se haen 1,5%.

Respecto al prstamo del Fondo Monetario Internacional (4.800 millones de dlares), los informes de las negociaciones entre el equipo egipcio y el FMI indican la obligacin de aplicar dos polticas claves. La primera hacer ms eficientes los gastos pblicos resistiendo a las presiones por aumentarlos, particularmente tender a la reduccin de los costos de subvencin (bienes de consumo, etc.). La segunda poltica se refiere al aumento de las rentas del Estado, en particular a travs de la implantacin de impuestos, ampliando el mbito del IVA (impuesto sobre el valor agregado) con el aumento del nmero de productos gravados (50 productos). El informe remarca ensu cuarta pgina la obligacin de aplicar plenamente y de manera permanente el IVA (Mahinur Badri, Centro Egipcio para los Derechos Econmicos y Sociales).

Por otra parte, el gobierno recibi en enero de 2013 una subvencin de 1.000 millones dlares de Catar, adems de un depsito (reserva de tesorera) de 2.000 millones de dlares [algunas fuentes indican una cifra de 4.000 millones], depositado en el Banco Central Egipcio para apoyar su reserva monetaria. Sin embargo, excepto el comunicado de prensa final sobre el encuentro entre Cheikh Hamad bin Jassin bin Jabor Al-Thani, Primer Ministro de Catar, y el presidente Morsi, el 8 de enero, no existe ninguna informacin detallada sobre este acuerdo.

3. Las polticas fiscales

Parece que los sueos de un cambio radical y de un futuro mejor despus de la revolucin que tuvo lugar en Egipto y la lucha emprendida para introducir estas modificaciones en la estructura del sistema fiscal de pas siguen siendo imperceptibles. En efecto, todas las medidas anunciadas por el presidente y su gobierno tienen como nico objetivo tranquilizar a los hombres de negocios en el sentido de que no se aplicarn nuevos impuestos, y simultneamente la imposicin del IVA sobre una gran cantidad de productos de primera necesidad, una poltica fiscal que favorece cada vez ms a los ricos y condena a las clases media y pobre.

Una semana antes del referndum para la adopcin de la nueva Constitucin (15 y 22 de diciembre), el gobierno public una lista oficial de 50 productos (bienes y servicios) de primera necesidad, que ocasionarn un aumento de los impuestos indirectos, como: aceite (5%), fertilizantes (5%), desinfectantes e insecticidas (5%), hierro (5%), cemento (10%), y los aumentos constantes en los servicios de distribucin de agua, electricidad y gas [1]. Sin embargo, a raz de las vivas reacciones ante estos aumentos, el presidente promulg un decreto que prorrogaba la aplicacin de estos impuestos a una fecha posterior al referndum sobre la Constitucin para no causar un descontento de los ciudadanos que hara fracasar el resultado por l deseado del referndum.

El ministro de Planificacin y Cooperacin Internacional declar que para hacer frente al dficit presupuestario del pas son necesarios sacrificios que deben ser pagados por los ciudadanos en la fase siguiente. As, mencion la aplicacin del conjunto de las medidas fiscales destinadas a garantizar al Estado una renta para cubrir su dficit, minimizando al mismo tiempo el impacto que este nuevo aumento de los precios de los productos (por ejemplo: aceite y azcar) tendr sobre el sector de dicha clase media que no dispone de una cartilla de racionamiento. Celebr la medida del aumento del precio del tabaco, con el pretexto de preocuparse por la salud de los pobres. El Ministro estim conveniente la imposicin del impuesto sobre el cemento y el acero que tendr, por supuesto, un impacto directo en los precios de los apartamentos y de los ms simples alojamientos de los barrios pobres. Sin embargo, este mismo Ministro mantiene que en estos tiempos no es conveniente la aplicacin del impuesto progresivo sobre las rentas de ms de 10 millones de libras. El impuesto actual del 25% no debe modificarse. Adems, omiti completamente mencionar impuestos sobre la plusvala obtenida por los inversores en el mercado burstil gracias a la compra y la venta de acciones.

El gobierno rechaza pues toda forma de redistribucin en relacin con los beneficios capitalistas, excluyendo el impuesto sobre la propiedad de la tierra, el impuesto progresivo y el impuesto sobre los beneficios (las plusvalas). Por lo tanto, para reducir sus cargas, el gobierno opt por la reduccin de los gastos pblicos en los sectores de salud, educacin y otros servicios pblicos, que ya se encuentran en un estado lamentable. En efecto se han ignorado deliberadamente en el programa y los discursos oficiales del nuevo presidente: la reduccin del nivel de los servicios de salud, educacin, la falta de agua potable y la insuficiencia escandalosa de la red de drenaje, el mal estado de las carreteras as como la falta de los transportes pblicos o tambin la falta de formacin y calificacin en los servicios destinados a disminuir la desigualdad social.

Al mantener un debate en Facebook acerca del ltimo discurso econmico de Morsi, en el cual declar que este ltimo era similar a el pronunciado por Gamal Moubarak [hijo de Hosni Mubarak, presente en el Foro Econmico Mundial en 2008] en la ltima conferencia del Partido Nacional Demcrata en 2010, pude encontrar un vdeo que mostraba claramente la semejanza entre estos dos discursos en lo relativo a la reduccin de los gastos pblicos y el apoyo a la inversin, entre otras cosas.

4. Cules son los grupos ms favorecidos por el Gobierno actual?

Al analizar las polticas realmente aplicadas, y no los discursos, se constata que desde su acceso al poder, Morsi dio prioridad al aumento de los salarios y jubilaciones de las fuerzas armadas, de la polica y de los profesores de las universidades. Lo que pone de manifiesto que para el gobierno estas profesiones son las ms importantes y a las que ms debe privilegiar. Eso sin olvidar a los hombres de negocios cuyos intereses se encarga de proteger el gobierno, aceptando antes de su eleccin no aplicarles impuestos sobre la renta ni sobre las ganancias ni sobre el capital. El gobierno se comprometi, en efecto, a no adoptar ninguna poltica fiscal o medidas que perjudicialespara sus intereses, aunque est en juego un consenso nacional.

Adems de la no aplicacin de impuestos que perjudicasen a sus intereses, el presupuesto para 2012-2013, propuesto por el gobierno, estipula que estos hombres de negocios percibirn subvenciones para la exportacin, estimadas en ms de3.000 millones de libras al ao por el Fondo de apoyo a la exportacin. Este rgimen se cre en 2002 y otorgaba subvenciones a la exportacin a 1.000 hombres de negocios prximos, en esa poca, al rgimen de Mubarak. Se prob que esta ayuda constitua un sobrebeneficio que se aada a los beneficios de los exportadores en sus actividades especficas y a los obtenidos por la devaluacin de la libra egipcia con respecto a las otras divisas.

Conviene tener en cuenta que los monopolios heredados del rgimen de Moubarak -que siguen controlandolas estructuras de la distribucin, la importacin y las industrias bsicas (como el hierro, el cemento, los abonos, la carne, el aceite, el azcar, la leche, etc)- no se cuestionaron con la llegada al poder de los Hermanos Musulmanes. Al contrario, se ha negociado con ellos con el fin de integrarlos en el nuevo sistema por medio del hombre de negocios Hassan Malek [que cre en marzo de 2012 el Ebda, la Asociacin Egipcia para el Desarrollo de los Negocios y que Morsi nombrintegrante del grupo de asesores del presidente para atraer capitales internacionales] y la asociacin con Abou Alayen, un influyente hombre de negocios miembro de la comisin de las polticas en el Partido Nacional Demcrata depuesto.

5. Los sectores excluidos y los grupos marginados

Los marginados son los obreros, los campesinos, los trabajadores del sector informal y los habitantes de los barrios de emergencia y de la periferia alejada de las grandes ciudades. A nivel poltico el objetivo es que acepten la transicin democrtica que no consiste, en realidad, ms que en una votacin cada cuatro aos.

Entre ellos, un sector de jvenes suea con la justicia social y no solo un margen de libertad. Forman parte de los 8 millones de desocupados, que representan el 25% de la poblacin activa. Estos sectores sociales estn ampliamente excludos de los servicios de salud yde la educacin, no tienen acceso al agua potable y carecen de servicio de saneamiento.

5.1 Los grupos marginados

El 1 de mayo de 2010, los sindicatos independientes organizaron una gran manifestacin en la plaza Tahrir para reclamar un salario mnimo de 1.200 libras, conforme con el fallo judicial obtenido por el abogado de los derechos humanos Khaled Ali. Desde esa fecha, la consecuencin de un salario mnimo se ha convertido en la principal pretensin del pueblo. Enfrentando esa pretensin, el proyecto de ley del presupuesto 2012-2013 no prevea la aplicacin de un salario mnimo y mximo ni indicaba un aumento de las jubilaciones. La cuestin del aumento de sueldos se refiri simplemente al aumento anual, incluyendo las primas vinculadas a los tratamientos de base para los aos anteriores.

El movimiento sindical independiente que naci antes de la revolucin y continu desarrollndose con un crecimiento regular, va a ser formalizado por el Estado a travs de la Constitucin y la ley. La prohibicin del pluralismo sindical se aprob en un artculo de la Constitucin unos das antes de la aprobacin de la misma, lo que permite al poder ejecutivo una intervencin directa en el movimiento sindical y limita su poder as como sus relaciones con el movimiento de los asalariados.

En un discurso presidencial, Morsi prometi cancelar las deudas con el Banco de Desarrollo de 44.000 pequeos agricultores. En vez de eso solo cancel las deudas de los agricultores insolventes. Es posible que las instrucciones dadas al Banco de Desarrollo no hayan sido claras, ya que los agricultores beneficiados fueron menos de un cuarto del total. Esta vez se reprodujo la situacin de 2009, cuando Mubarak anunci en la fiesta del campesino la anulacin total de las deudas de ese colectivo, medida no aplicada por el banco. En cambio embargaron tierras y encarcelaron a algunos campesinos.

El gobierno de Morsi adopt una ley que limita la actividad de los comerciantes ambulantes no habilitados, sin garantizarles otros mercados alternativos. El gobierno ignor este punto y endureci las sanciones contra estos vendedores ambulantes. Tericamente aparece como una medida lgica y favorable para la circulacin de vehculos y peatones, igualmente para no bloquear las estaciones de metro y de mnibus. Sin embargo la aplicacin de estas medidas en el contexto de una situacin econmica desesperante, implicarn que el sector informal, que representa el 40% de la actividad econmica, resultar paralizado. Las consecuencias sern directas sobre la clase pobre ciudadana que crece continuamente, en particular en las grandes ciudades. Para eludir esta ley y preservar su actividad, estos vendedores ambulantes se organizaron en una especie de cooperativa. Pero la decisin del Estado y sus expertos fue irreversible y no negociable. El gobierno simplermente rechaz su demanda.

5.2. Los sectores olvidados

El sector de lasalud.

En 2010, se detectaronnueve millones de casos de hepatitis (A, B, C), ms deseis millones de personas diabticas, ms de un milln enfermos de insuficiencia renal ycuatro millones con problemas cardacos. Los pacientes afectados de cncer, de todas las edades, representan ms detres millones de casos. Lo que significa que cerca de un tercio de la poblacin total sufre enfermedades crnicas y graves. Adems de sus sufrimientos, estos enfermos estn afectados por la negligencia y los deteriorados servicios de los hospitales pblicos.

Mientras el nmero de enfermos va creciendo (se registraron casi 49,5 millones de enfermos que utilizan los servicios de los hospitales pblicos en 2006), los mdicos se declararon en huelga para reclamar la mejora del sector de salud y su presupuesto. Al final de 2012, una huelga en la que reivindicaban un aumento del presupuesto de la salud dur cerca de cuatro meses. Los Hermanos Musulmanes pararon la huelga, los miembros del sindicato, despus de ocupar la sala del sindicato actuaron con ocasin de una reunin del comit de los mdicos que deban votar por la prolongacin o no de la huelga. En esa ocasin los Hermanos Musulmanes movilizados votaron por la suspensin de la huelga. Esta huelga, que tena como objetivo una reivindicacin legtima el aumento del presupuesto del sector salud y la mejora de la calidad de los servicios mdicos-, fue completamente ignorada por el gobierno. Los partidarios de Morsi actuando en el sindicato hicieron todo lo posible para pararla.

Hay que saber que Egipto es el pas que dedica la menor parte de su presupuesto al sector salud de todo Oriente Medio. Adems, la nueva ley presupuestaria otorg a ese sector menos del 1,6% del PIB. Es un aumento insignificante con relacin al valor que tena en el presupuesto en la poca de Mubarak (la parte del presupuesto para la salud se fijaba enun mximo de 1,5% del PIB y a veces ascenda al 1,8%). Este porcentaje es significativamente inferior al promedio mundial, que vara entre 5,7% y 5,8% (vase. Ahmed Anajar, Centro de Estudios Socialistas).

Vivienda.

El derecho a la vivienda no existe para la poblacin. En efecto, las estadsticas indican que en 2006 alrededor de 2,5 millones de alojamientos estaban disponibles pero inutilizadas. Esas unidades estn a la espera de que los propietarios las vendan, stos tienen el privilegio de que no existan impuestos a la tierra y la ausencia de un sistema de arrendamientos que otorgue derechos a los locatarios. Los propietarios inmobiliarios tienen una posicin monopolista mientras 500.000 familias egipcias sobreviven en los cementerios.

Por ltimo, despus del accidente que caus la muerte de 51 nios en un mnibus el 17 de noviembre de 2012 en la provincia de Assiut, debido al olvido de bajar la barrera de un paso a nivel, la nica medida tomada fue la dimisin de del ministro de Transportes, Rachad Al-Metini, una medida similar (dimisin del ministro afectado) a la tomada en la poca de Mubarak (2001) por un accidente idntico. Los gobiernos cambian, pero las polticas se mantienen. En efecto, se han producido muchos accidentes de tren y los balances fueron siempre graves, sin que provoquen la intervencin del gobierno para resolver el problema y dar seguridad los pasos a nivel para proteger a la poblacin, en particular a los nios.

6. Proyecto de ley de Sukuk (instrumentos) islmicos

El Partido Libertad y Justicia present al Consejo de la Choura (con mayora islamista) un proyecto de ley sobre los instrumentos islmicos. Los instrumentos Sukuk son el equivalente hasta cierto punto de obligaciones. Tal certificado de inversin debe ajustarse a las recomendaciones de la ley islmica que prohbe directamente el prstamo a intereses. Un Sukuk debe corresponder a un proyecto determinado o en la posesin de bienes, prestaciones, servicios o de cualquier otro proyecto. El inversor financia un activo tangible que debe proporcionar una renta estable durante un perodo dado. Debe hacerse segn la reglamentacin en vigor como est indicada en el prospecto informativo [que se refiere a la cuota parte del activo generador de flujos financieros], en funcin de las circunstancias y segn las disposiciones de la Sharia islmica.

Este proyecto tiene por objeto proporcionar liquidez al vender bienes del Estado al sector privado. El Gobierno va a determinar los inmuebles [activos de utilizacin duradera para una entidad econmica y que crean un recurso, una renta para esta entidad] de las empresas estatales y sobre esta base los cheques [Sukuk, cuya raz persa significa cheque] que se pueden obtener como contrapartida. Eso lleva al Gobierno a poner el Canal de Suez, el sector pblico y los servicios pblicos a manera de hipotecas como garantas de estos cheques. Segn las disposiciones del artculo 8 de la ley, se fijan las condiciones de apertura del alquiler de estos inmuebles emitidas como contrapartida de estos instrumentos soberanos [cheques emitidos a partir de estos bienes de Estado y sus rentas] y su vencimiento a 60 aos.

El objetivo de estos instrumentos islmicos consiste en financiar el dficit presupuestario, no se utilizarn nunca en los proyectos de construccin que puedan generar beneficios o prdidas y que podrn dar lugar a un rendimiento.

Segn el economista Ahmed Nagar, este tipo de financiacin es un modo de fraude del Gobierno de Hecham Kandil utilizando la religin de esta forma para recoger fondos con el fin de cubrir el dficit econmico y la incapacidad del gobierno.

Conviene sealar que el rgimen de Mubarak aleg la idea de utilizar estos instrumentos cheque en dos ocasiones, pero los Hermanos Musulmanes aadieron la palabra islmica para atraer el dinero de pases del Golfo, como estos instrumentos se exoneran de los derechos e impuestos de acuerdo con la ley. Aadido a eso, la palabra islmica satisface los deseos de los Hermanos Musulmanes. Y este proyecto de la instauracin de estos instrumentos nos lo muestra con toda objetividad. [No obstante, la forma especfica propuesta del Sukuk fue cuestionada muy recientemente por la instancia islmica Al-Azhar [2] y deber ciertamente modificarse].

7. La economa del ejrcito: un Estado dentro del Estado

El ejrcito egipcio tiene una Agencia de servicios cvicos que ejecuta proyectos de construccin (por adjudicacin directa) y posee fbricas. Zeinab Abu El-Magd seala que el ejrcito controla una gran parte de la economa del pas, entre el 25% y el 40%.

El Primer Ministro Morsi con el nuevo de Ministro de Defensa Tte. General Abdel-Fattah el Sissi

El ejrcito es muy activo en numerosos mbitos, como la compra-venta de terrenos y apartamentos, en el mantenimiento y la gestin de las cafeteras, de las estaciones de gas, hasta en la ganadera, entre otras cosas, en la agricultura y la industria de las pastas y telas enceradas para las mesas. Hay que tener en cuenta que todos los negocios en favor del ejrcito estn exonerados de impuestos, de tasas aduaneras y de cualquier otro impuesto.

Esta economa es la herencia de julio de 1952 [toma del poder, en la noche del 22 al 23 de julio, del movimiento de los Oficiales Libres] y no se disolvi en la poca de Sadat y Mubarak, es decir, durante el perodo de las medidas nolibrales. Al contrario, se mantuvo y se transform en una fuente de corrupcin continua de los jefes de las fuerzas armadas. Son los generales y los jefes del ejrcito quienes se aprovechan por medio de los dividendos y la obtencin de puestos de direccin a la cabeza de distintos organismos despus de su retiro.

Esta economa no se ha modificado. El gobierno no ha emitido ninguna seal de conciliar, al contrario, el estatus privilegiado que beneficia a las fuerzas armadas en la Constitucin: el ministro de Defensa es el comandante y debe ser elegido entre oficiales; el presupuesto militar est bajo el control de los militares y permanece en la primera posicin; existe la posibilidad de juzgar a un civil mediante tribunales militares ". Lo que exista, de hecho, al principio del perodo de Morsi no era nada ms que un acuerdo para permitirl a los Hermanos Musulmanes gobernar solos y proteger el estatus del ejrcito sin que tuviera alguna incidencia sobre sus intereses econmicos y qu los militares pudiesen siempre gozar de todas sus ventajas adquiridas conforme a la ley de julio de 1952.

Debo mencionar ac que el poder absoluto del ejrcito no fue muy visible durante los regmenes de Mubarak o de Sadat. Siempre actuaron a la sombra, pero la situacin cambi despus de la salida de Mubarak, lo que fue muy perjudicial. Eso los llev a llegar a un acuerdo con los Hermanos Musulmanes para restablecer la situacin anterior haciendo algunas concesiones y apoyando a los Hermanos Musulmanes.

Conclusin

El gobierno volvi a las polticas econmicas y sociales anteriores y el pueblo se volvi contra el gobierno multiplicando las protestas.

En general, las caractersticas de la visin econmica del nuevo Estado pueden resumirse en seis puntos:

1. Como primer punto, la ideologa econmica del Estado es siempre el neoliberalismo econmico y la continuidad de la economa de mercado.

2. La expansin de modelos de inversiones extranjeras, sobre todo el aumento de las inversiones del sector privado mundial (esencialmente proveniente del Golfo).

3. La reanudacin de la privatizacin de los activos del Estado, la limitacin del papel del Estado en la economa.

4. La reduccin de los gastos pblicos, el aumento de los impuestos directos e indirectos as como la reduccin del sostn a los servicios sociales.

5. El mantenimiento de las posiciones econmicas del ejrcito en el marco de un acuerdo que le hizo ceder una parte efectiva de su poder poltico.

6. Y por fin dar un color islmico a la economa neoliberal para protegerla y darle un estatus popular.

Se imponeuna pregunta: Ser que la cobertura islmica puede proteger al sistema neoliberal que ya no estaba protegido al nivel deseado por la sola represin del Estado autoritario de Mubarak?

Me parece que la respuesta es no, por las razones siguientes:

Antes de la cada de Mubarak, los observadores notaron un aumento en el movimiento de protesta en las calles de Egipto.

De acuerdo con el Centro de Estudios Socialistas, hubo 202 manifestaciones en 2005, mientras que en 2006 fueron 266, y la cantidad de manifestaciones y protestas fueron 756 en 2007, 708 en 2008 y 588 en septiembre de 2009.

A lo largo de los cinco aos que precedieron la cada de Mubarak, en la sociedad egipcia se asisti a la propagacin de de la cultura de la protesta, tanto sentido vertical (funcional) como horizontal (geogrfico). En efecto, estas protestas no se limitan a las de los trabajadores,se extendieron a otras categoras sociales: los empleados, los profesionales, los campesinos y los artesanos. Desde finales de 2009 se propagaron a las regiones pobres y marginadas, que se sitan en las zonas de pobreza condenadas a la demolicin y a las expulsiones.

La revolucin de 25 de enero no tena por objeto reunir a estos pequeos grupos que se propagaron horizontalmente, ya que estos movimientos de protesta no se formaron de una manera que les permitiese llevar a cabo una gran manifestacin. Pero estos movimientos eran un movimiento en el que no dominaba lo social sino que se centraba en reclamos sobre los derechos civiles, lo que alentaba a la organizacin a movilizarse a gran escala. Y encuadramos la cada del poder de Mubarak, sin que implique el desmantelamiento del sistema de decisin, de poder.

El perodo que sigui a la salida de Mubarak fue seguido por la recuperacin de fuerzas por parte de los movimientos de protesta y del crecimiento de la capacidad organizativa (huelga de profesores, mdicosy transportistas). Una decena de sindicatos independientes se han clausurado. Durante el ao 2011 se comprueba un cierto estancamiento de las protestas y un proceso de organizacin ms lento. De todas maneras, 2012 fue un ao de grandes protestas y movilizaciones, se contaron 3.817 manifestaciones sociales.

De acuerdo con el Centro Egipcio por los Derechos Econmicos y Sociales, as como las protestas del Movimiento, en 2012 se registraron: 851 movimientos y veladas (sit-in), 561 cierres de rutas, 558 casos de manifestaciones, 514 huelgas, 500 casos de protesta, 163 casos de reunin, 135 casos de huelga de hambre, 64 casos de toma de asalto de la oficina de responsable, 140 marchas, 30 agentes encerrados dentro de una biblioteca, 26 oficinas del gobierno cerradas, 13 casos de huelga de profesores, y 13 tentativas de suicidio

Sealamos otras numerosas formas de protesta, como desnudarse, dejar de pagar las facturas de electricidad, cortar el agua de toda la ciudad, renunciar al trabajo o suspender un tratamiento mdico.

El poder slo ve todos estos movimientos como productos de los medios de comunicacin y de la oposicin popular. No admiti la verdadera profundidad de las dificultades sociales en las que vive la amplia mayora de la poblacin egipcia, dificultades debidas a los largos aos de abandono por parte del Estado, de las opciones neoliberales y a la acumulacin de los efectos sociales negativos sobre extensas capas populares.

El Estado no llegaba a comprender que las estructuras de los Hermanos Musulmanes no se someteran a sus deberes sociales, ya que ellas estaban tambin afectadas. En efecto, sus fondos se dedicaron cada vez ms a la campaa electoral. As, antes de las elecciones estos gastos se hicieron en detrimento de ellas en favor del pueblo a travs de las ayudas proporcionadas a las unidades mdicas y a las instituciones sociales controladas por esta formacin (el FM).

El nuevo sistema encontr las polticas del antiguo rgimen en parte a favor de los ricos y de las polticas neoliberales. Los sectores populares retomaron las antiguas luchas, pero ahora teniendo mayor experiencia. Se trata de una victoria simblica de la revolucin.

Fuentes : Varios artculos de Wael Gamal (Elshorouk Newspaper), varios artculos de Omaima Kamal (Elshorouk Newspaper), datos del Centro de Estudios Socialistas, datos del Centro Egipcio por los Derechos Econmicos y Sociales.

Notas:

[1] El IVA representa el 37% de los ingresos fiscales del Estado. De acuerdo con el decreto presentado el 6 de diciembre en la Gaceta Oficial, las familias debern enfrentarse a un aumento de las estampillas administrativas especialmente las que se necesiten para la obtencin de diferentes permisos otorgados por la administracin pblica. Adems se prevn impuestos sobre el uso de: energa elctrica, gas natural y gas butano. Una nueva tasa de 3 piastras por KWh deber imponerse a los hogares y a los comercios. El sector industrial tendr un alza de 0,6 piastras por KWh. El gas de la ciudad tendr un aumento de 3,6 piastras por m3 para los primeros 20 m3 del mes, luego 25 piastras por m3 suplementario. (Redaccin A lEncontre)

[2] Este proyecto de ley fue elaborado totalmente por el Partido Libertad y Justicia, con el finsacar al pas de la crisis econmica a la que se enfrenta desde 2011. El texto autoriza y controla la emisin de sukuk (obligaciones islmicas) por el Gobierno. El objetivo es atraer nueva liquidez, en particular, procedente del Golfo. Eso debera permitir inyectar grandes sumas a la economa y remediar el dficit presupuestario. Los sukuk son certificados financieros compatibles con la Sharia, que renen las acciones y las obligaciones intercambiadas en Bolsa y que se presentan a un tipo de inters variable basado en los beneficios y prdidas. El proyecto de ley autoriza al Gobierno a emitir sukuk en libras egipcias o en monedas extranjeras por medio de acciones. Pero las divisiones polticas internas parecen retrasar la promulgacin de tal proyecto. Por ejemplo, la Academia de las investigaciones islmicas, dependiente de Al-Azhar, teme que los activos del Estado pasen despus a manos extranjeras. Lo que podra amenazar la soberana del pas (Al Ahram, 16 de enero de 2013, nota de Redaccin A lEncontre.)

Saker El Nour es miembro de la Asociacin de Estudiantes Egipcios en Francia. Este texto editado por los responsables del sitio A lEncontrefue la base de su intervencin en ocasin de la reunin de informacin organizada en la Bolsa de Trabajo de Pars, el 15 de enero de 2013, por la Unin Sindical Solidaires, Attac y Cedetim.

Fuente: http://alencontre.org/moyenorient/egypte/egypte-la-politique-socio-economique-des-freres-musulmans.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter