Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-02-2013

De Porto Alegre (2001) a Tnez (2013): Entrevista a Chico Whitaker, cofundador y activista del Foro Social Mundial
La sociedad civil planetaria recorre su propio camino que no es simple ni lineal

Sergio Ferrari
Rebelin

El Otro mundo posible de Chico Whitaker


En este proceso en marcha de apenas doce aos de vida, hay ya tantos logros alcanzados como desafos pendientes. As lo expresa Francisco Chico Whitaker, activo cofundador-activista-pensador del Foro Social Mundial (FSM) desde su primera edicin en 2001 en Porto Alegre y miembro desde entonces del Consejo Internacional, la instancia facilitadora. A sus casi 83 aos, el Premio Nobel alternativo de la paz 2006 acta, reflexiona, conceptualiza y mira hacia el futuro de este espacio altermundialista. Prxima parada en el camino: la edicin 2013 de Tnez (26-30 de marzo), tema de esta entrevista a escasas semanas de su realizacin.

P: El prximo foro se realizar por primera vez en el Magreb, regin de intensos cambios polticos y sociales en los ltimos aos. Cmo se decidi el lugar?

Chico Whitaker : Fue el resultado de diversas proposiciones anunciadas por organizaciones y movimientos sociales. El Consejo Internacional, que no es ni un rgano de Gobierno ni un Consejo de Administracin sino una instancia facilitadora, fue construyendo la decisin del lugar de manera consensual. Resulta obvio que un Foro en Tnez en este momento pareci muy propicio en razn del significado positivo de la primavera rabe para todas las luchas mundiales. No podemos olvidar que ha sido ese movimiento social el que inspir a miles y miles de jvenes que han ocupado y en algunos casos lo siguen haciendo- centenares de plazas en todo el mundo exigiendo cambios. Ni tampoco se puede olvidar el rol protagnico de la movilizacin de las sociedades civiles tunecina y egipcia para derrotar las dictaduras en esos pases.

El FSM en una regin explosiva

Pregunta: El asesinato del dirigente opositor Chukri Belad el 6 de febrero pasado ha relanzado una intensa movilizacin social en Tnez. Su lectura de esta situacin de cara al FSM 2013?

Chico Whitaker: Los sucesos de la primera parte de febrero nos han conmovido enormemente. El crimen brutal ha despertado una reaccin ciudadana muy intensa. El gran desafo de Tnez hoy es no salir de ningn modo de la democracia. Los integrantes del Comit de Organizacin del FSM se han inmediatamente movilizado para condenar ese crimen. Un comunicado firmado por ms de un centenar de los miembros del Consejo Internacional del FSM seala que este hecho no podr frenar el proceso iniciado por los demcratas tunecinos con quienes somos solidarios. Estamos convencidos que las fuerzas democrticas sabrn mantener la conviccin profunda de elegir la resolucin pacfica de los conflictos como va para avanzar en el proceso democrtico. Estamos ms que nunca convencidos, tambin, de la necesidad de la movilizacin internacional para asegurar el logro del FSM 2013 y que sea un momento fuerte de apoyo al proceso democrtico en Tnez.

P: En qu medida las fuerzas activas del Magreb en general y de Tnez en particular -me refiero a movimientos sociales, sindicatos etc- estn involucrados realmente en la preparacin, en la concepcin de este FSM?

Chico Whitaker: Durante la dictadura de Ben Al la sociedad civil tunecina cont con un ncleo de organizaciones activas. De stas, se puede decir que todas estn directamente involucradas en la preparacin del FSM y constituyen su comit organizador. Entre ellas la gran central sindical, los movimientos por derechos humanos, los de las mujeres etc. Es importante recordar que el acto de lanzamiento del proceso del FSM ha sido promovido por el Sindicato de los Trabajadores Tunecinos en la ciudad minera en que la revolucin empez , de hecho, en 2008. Despus de la cada de la dictadura han surgido nuevas organizaciones que se han involucrando en el proceso. Y muchas de ellas participan de las diferentes comisiones que se han creado para realizar el Foro. De igual forma la sociedad civil organizada de los otros pases del Magreb est igualmente presente.

P: Las
mujeres, que han jugado un rol fundamental en la primavera rabe, pero que son un sector *perdedor* en la post-primavera, podran recuperar un cierto hegemonismo en el marco del FSM?

Chico Whitaker: Las organizaciones que luchaban por los derechos de las mujeres ya eran fuertes durante la dictadura y fueron fundamentales en su cada. No creo que se tornen ahora hegemnicas, pero sern igualmente importantes. Incluso en el Foro habr un espacio "mujeres" que estoy convencido ocupar un lugar clave y ser vibrante.

P: EL FSM 2013 es entendido como una oportunidad de acercar an ms las experiencias locales con los participantes llegados de los rincones ms diversos

Chico Whitaker: Sin duda. Ir gente de todo el mundo. Una ocasin para hablar directamente con los actores de la revolucin tal como ellos llaman a su movimiento-; para comprender mejor qu pas en la regin; de conocer mejor cmo los actores sociales participaron y siguen hacindolo; para constatar el coraje, la tenacidad y la esperanza de los que promovieron la primavera rabe y la siguen impulsando, aun al costo de su propio sacrificio.

P: Un Foro nuevamente universal si se analizan los once ejes temticos propuestos- pero con una acento local, nacional, regional

Chico Whitaker: En efecto. Si se ven las ms de 2700 organizaciones registradas para participar y el nmero de actividades auto-gestionadas propuestas que se acercan a las 1.500, no hay duda que Tnez ofrecer un marco de debate mundial con problemticas y temticas de las ms diversas que se puede imaginar. Pero, si comprendemos la impronta del proceso histrico de cambio que vive la regin del Magreb /Makrech, entenderemos que uno de los principales desafos de esta edicin ser el de reforzar la lucha tunecina y regional a favor de un pas y de una regin ms igualitaria. Y que esta sinergia entre lo global y lo regional sirva como un paso ms en el camino de todos los que aspiran a otro mundo posible. Especialmente en la bsqueda de formas de abordar con nuevas proposiciones y articulaciones los enormes desafos que confronta hoy la Humanidad.

P: Se prev una participacin numerosa?

Chico Whitaker: Se habla modestamente de 50.000 participantes. Pero esto nunca es posible prever con exactitud. La metodologa participativa sigue siendo la misma que en otros foros: los participantes han sido invitados a inscribir actividades auto-organizadas, sobre los temas que ellos mismos deciden trabajar. Incluso las Asambleas de Convergencia al final son auto-organizadas y pueden ser muchas. El resto depende de la capacidad de la gente de intercambiar y articularse.

Avances positivos, retos pendientes


P: Mirando los escasos doce aos de existencia de este proceso denominado Foro Social Mundial y teniendo en cuenta algunas crticas escptico-altermundialistas existentes, cul es su balance en cunto a objetivos y resultados del FSM?

Chico Whitaker: En 2001, y a manera de sntesis, barajbamos cuatro objetivos para el FSM. Hacer escuchar en el mundo un grito de esperanza. En segundo lugar, reflexionar-promover una nueva forma de hacer la poltica y de entender la cultura poltica. Adems, reconocer, evaluar, integrar un nuevo actor poltico emergente, la sociedad civil autnoma de partidos y gobierno. Y en cuarto lugar entender que en este momento histrico de la humanidad no es suficiente resistir y protestar, sino avanzar en la construccin de alternativas concretas al sistema. Para hacer el balance deberamos evaluar dnde estamos hoy en cuanto a esos retos

P: Podra rpidamente evaluar cada uno de los cuatro

Chico Whitaker: Como alternativa al Foro Econmico de Davos, que difunda el pensamiento hegemnico, surgi el Otro Mundo es Posible, como contestacin y respuesta. En cierta manera se logr ese objetivo, y hemos asegurado que se alce una voz de esperanza. Los Foros sociales en sus diferentes niveles mundiales, nacionales, regionales, temticos- promovieron la posibilidad de la alternativa, confrontaron la visin hegemnica. Hay que reconocer, sin embargo que el mensaje de esperanza no lleg todava a cada pas y a todas las regiones. La idea de una nueva cultura poltica, anticipada ya en los noventa por los zapatistas de Mxico, basada en la diversidad, la horizontalidad y la unidad de todos los actores sociales, tambin forj pasos importantes en esta ltima dcada. Se reforz en este tiempo la comprensin que esa nueva cultura es imprescindible para cambiar el mundo. Pero tampoco en este caso, todo es fcil y lineal. Esta visin alternativa al verticalismo y lo piramidal debe seguir avanzando en un camino que ser largo.

El rol emergente de la sociedad civil se ha ido tambin consolidando. Muchas de las movilizaciones paralelas a las grandes conferencias de la ONU y de otros organismos internacionales dan prueba de ello. Las experiencias de los movimientos ocupas en Estados Unidos y de los indignados en diversas regiones del mundo, expresan esa fuerza de la autonoma hacia gobiernos y partidos en la construccin de un poder poltico diferente.

Para terminar, en esta mirada retrospectiva, el tema de las alternativas. Se avanz en la identificacin de las expresiones del sistema capitalista. Algunas alternativas fueron propuestas en los espacios creados en el proceso del foro. Nuevas cuestiones y temticas se incorporaron con mayor nfasis al debate, en particular las relativas al medio ambiente, que ya es una preocupacin casi generalizada en el mundo.

Pero, hay que reconocer, que la aplicacin de esas alternativas es mucho ms difcil que su identificacin. Por qu? Porque para hacer posible los cambios estructurales, es necesario la accin de Gobiernos y Estados, incluso en lo relativo al cambio de las leyes. Y la relacin de fuerzas a nivel global sigue siendo, todava, desfavorable para la sociedad civil, todava muy fragmentada. Sumando a esto, el papel de la maquinaria de los medios de informacin y comunicacin dominantes, monoplicos, frenan o retardan el proceso de tomas de conciencia generalizada. En sntesis, en estos doce aos ha habido avances significativos, pero se mantienen abiertos retos no menos importantes para construir ese otro mundo posible.

La confianza en la juventud


P: A pesar de idas y vueltas, de avances y retrocesos, a sus 83 aos, mantiene la confianza, casi utpica, de ese otro mundo posible?

Chico Whitaker:   Sin duda no es fcil, particularmente en lo que se refiere a esa nueva forma de concebir y hacer la poltica, es decir los cambios culturales en la actividad poltica. Pero en ese sentido debo reconocer que estoy aprendiendo mucho con los movimientos de indignados y *ocupas e intento que sus experiencias ayuden al proceso del Foro. Aun ms: esos jvenes aumentan mi confianza en la posibilidad de cambiar el mundo. Y con el andar del tiempo y el transcurrir de la vida uno va descubriendo realidades que nunca imaginaba. Que obligan a lanzarse a compromisos completamente nuevos. Un ejemplo es lo que ha ocurrido conmigo y mi compaera despus del desastre atmico de Fukushima. Al intentar comprender ms y mejor lo que la aventura nuclear implica, no terminamos de sorprendernos de los riesgos que sta significa. Realidades que desconocamos, muy influenciados por la desinformacin reinante que nos transformaba en ciegos. Todo esto para decir que mientras tengamos las fuerzas no dejaremos de lanzarnos a nuevos retos de compromiso, para ayudar a despertarnos y despertar a otrosCon este espritu vamos a participar a Tnez en una actividad auto-organizada sobre ese tema tan esencial.

Sergio Ferrari en colaboracin con E-CHANGER, ONG suiza de cooperacin solidaria,
sostenida por la FEDEVACO y la Federacin Ginebrina de Cooperacin

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter