Portada :: frica :: Revueltas en el norte de frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-02-2013

Entrevista al escritor comunista tunecino Gilbert Naccache. II parte
Hacia la democracia?

Alexandre Bisquerra y Lilia Weslaty
nawaat.org

Traducido del francs para Rebelin por Caty R.


Legitimidad, esta palabra ha sido repetida decenas de veces por los diputados de la Asamblea Nacional Constituyente desde el asesinato del lder izquierdista Chokri Belaid, el 6 de Febrero de 2013. Defender la Revolucin tunecina dejando al margen, polticamente, a los antiguos responsables del disuelto partido RCD, es la misin de la Troika. La entrevista que hicimos hace unos meses a Gilbert Accache tambin vers sobre el partido Ennahda. Para Naccache ste no es un movimiento poltico, sino un movimiento de proselitismo religioso que se ha encontrado dirigiendo la poltica sin saber cmo. Cules son las bases sociales e ideolgicas de este movimiento? Cul es el enfoque del poder poltico? Y finalmente, aunque est al lado de la Revolucin, es realmente un movimiento revolucionario?

Entonces se puede decir que en Tnez no existen nuevas clases emergentes que apoyaran al movimiento islamista Ennahda? Este movimiento puede convencer al aparato del antiguo partido nico (RCD) de su aptitud para asumir las funciones que antes ejerca el citado RCD? En resumen, retomando los trminos de su anlisis de la guerra civil argelina de los aos 90 Podra triunfar Ennahda donde fracas el FIS argelino?

En lo que se refiere al apoyo de clase de Ennahda volver despus, pero creo que no podemos decir que en la actualidad exista una nueva clase emergente que apoye al movimiento islamista. Volviendo al paralelismo de la situacin tunecina actual con la de la Argelia de los 90, debo remontarme a la gnesis del conflicto como lo expuse en mi libro Vers la dmocratie? De lidologie du dveloppement lidologie des droits de lHomme .

Todo empez en 1988. Despus de las revueltas, el ejrcito crey que podra suceder al Frente de Liberacin Nacional, FLN (1), ya que pensaba que ste era un simple aparato ejecutivo. As que el ejrcito sac al FLN del poder. En aquel momento el Frente Islmico de Salvacin, FIS (2), era un partido estancado, pero a partir de entonces grandes sectores del FLN se fueron al FIS. Hay que sealar que desde el punto de vista ideolgico nunca hubo entre el FLN y el FIS, en Argelia, las diferencias que existan entre el Partido Socialista Desturia o el RCD y los islamistas en Tnez.

El discurso que despleg el PSD sobre los valores y la civilidad (en el sentido gramsciano del trmino) que pretenda construir, no era ajeno a la sociedad tunecina tal como era. Era un discurso que se corresponda con la evolucin de aquella sociedad desde los aos treinta o incluso mucho tiempo antes, puesto que Tnez lo conoci en la poca del Protectorado (3) una especie de parntesis colonial que bloque su desarrollo hacia la modernidad de la poca, el capitalismo, etc.

En efecto, en los aos 60 Tnez llevaba a cabo una serie de reformas y su desarrollo le abra paulatinamente al mundo moderno de la poca. El Protectorado desvi temporalmente al pas de ese camino, pero despus de la independencia se recuper aquel movimiento de modernizacin y las clases burguesas que se estaban creando antes de 1881, casi las mismas, jugaron el mismo papel, volvieron al principio. Dado que el proyecto inicial de civilidad de Bourguiba coincida con el proyecto de la sociedad tunecina en el momento de la independencia, el proyecto al que tenda la sociedad de la poca, Bourguiba solo tuvo que abrir las puertas.

En cambio el proyecto de civilidad, la ideologa a la que se refieren los islamistas, es una ideologa completamente superada, que no tiene nada que ver con la realidad y que lo que refleja en realidad es la moral o la fe. Esa es la razn por la que no acabo de entender el miedo real que inspira Ennahda, ya que no es un movimiento poltico sino un movimiento de proselitismo religioso que se encuentra haciendo poltica sin saber.

Por otra parte, Salah Karker escribi una tribuna en Nawaat en 2005 (en rabe) en la que se posicionaba contra la politizacin del movimiento sin embargo despus fue expulsado de Ennahda.

Naturalmente! Y el rechazo de la politizacin del movimiento en nombre de una islamizacin previa de la sociedad, ms all de la toma del poder, tambin es la posicin de Abdelfattah Mourou, a quien tambin expulsaron de Ennahda en las elecciones. La islamizacin previa a la toma del poder es un asunto entre los islamistas y la sociedad. Y creo que no puede llegar.

La situacin actual de Tnez no tiene nada que ver con la situacin argelina de los aos 90. En Argelia el FIS ya era el partido nico cuando declar la guerra al Estado. El FIS fue el resultado de una escisin dentro del partido nico original, el FLN, y los hechos de la guerra civil argelina se pueden leer como la batalla entre los dos clanes en el centro de un mismo sistema de partido nico. Por otra parte eso solo se pudo frenar cuando los clanes negociaron entre s. El da que reconocieron la naturaleza del conflicto pudieron resolverlo. Antes era un conflicto entre el ejrcito y el FIS. Cuando comprendieron que necesitaban un partido nico en el centro del sistema (y no solo al ejrcito) y que este ltimo deba arreglarse con el adversario, pudieron acabar con el conflicto.

En Tnez en la actualidad el peligro no se limita a los islamistas: todos los partidos polticos actuales son en proyecto partidos nicos. Ninguno es capaz de reconocer el pluralismo y la prueba es que todos hablan de un proyecto de sociedad. Cuando se es pluralista no se tiene un proyecto de sociedad, se tienen propuestas de normas de vida, de funcionamiento democrtico. En cuanto a su funcionamiento interno, es ms o menos antidemocrtico y en cualquier caso nunca democrtico. Todo eso refleja una situacin: para que haya un proyecto de sociedad es necesario que haya una clase que pueda dirigir la sociedad. Pero en la actualidad no hay una clase social apta para dirigir la sociedad en Tnez.

Entonces Ennahda no tiene siquiera el apoyo de una cierta clase media?

Ennahda no representa nada en este sentido. Quin apoya a Ennahda? Quin le vota? La juventud del xodo, los barrios de las grandes ciudades, una parte de los comerciantes que apoyan al movimiento en su aspecto religioso (dawa) y finalmente una parte de la pequea burguesa culta con educacin superior. No hay empresarios autnomos. No hay personas de cualquier capacidad econmica. Solo hay personas que esperan algo del Estado.

Ningn movimiento poltico, ni Ennahda ni los dems, dicen que ahora el papel del Estado es un papel de regulacin, de legislacin, de control, de encuadramiento y sobre todo un papel de intervencin poltica. Por ejemplo lo primero que hizo Ennahda, y que por otra parte habra hecho cualquier otro movimiento poltico tunecino en su lugar, fue ir a buscar capitales al exterior. Ennahda no intent dialogar con las empresas tunecinas, reunirse con ellas para estudiar la manera de relanzar la economa, salvar los obstculos que oponen a su dinmica, etc.

Sin embargo, hubo reuniones entre Ennahda y los empresarios, en particular antes del 23 de octubre de 2011.

No, hubo reuniones de los empresarios entre ellos. Por supuesto Ennahda quiso conseguir apoyo financiero de los empresarios, pero no tena un discurso dirigido a abrir un debate pblico sobre los eventuales apoyos que el Estado podra aportarles con el fin de permitirles reactivar la economa.

Para Ennahda, como para cualquier otro partido poltico tunecino, el desarrollo econmico pasa por las inversiones extrajeras. En primer lugar porque no ven una clase econmica nacional capaz de desempear un papel dinmico, y sobre todo porque con los inversores extranjeros se mantiene el control del Estado sobre la economa. Los empresarios nacionales diran al Estado: Alto ah. No intervenga, o nicamente en un marco legislativo y reglamentario, pero no con respecto a nuestra forma de trabajar ni sobre el contenido de nuestro trabajo.

Sin embargo los partidos quieren controlar todo y las inversiones extranjeras tienen que pasar por el Estado, con lo que este sigue siendo todopoderoso. Solo puede hacerlo el Estado porque nadie puede decir: Yo no fui. Quiz se podra considerar que hay una clase obrera que podra desempear ese papel, pero no existe una clase obrera organizada y capaz de reivindicar cualquier cosa ms all de sus habituales reivindicaciones de salarios, seguridad laboral o seguridad social. Hay una burocracia sindical que lo nico que desea es tener un lugar importante en el pas para influir sobre unos y otros y justificar su presencia.

As pues las nicas posibilidades que ofrecen las expresiones polticas presentes en el pas son del tipo vuelta al RCD o por lo menos vuelta al Estado unipartidista. Por suerte esa vuelta es imposible gracias a la Revolucin. La presencia de la Revolucin plantea grandes problemas a todas esas personas y por eso vivimos con miedo a un golpe de Estado militar. Por supuesto ese golpe de Estado aparentemente ira dirigido contra Ennahda pero en realidad estara dirigido contra la Revolucin. Por eso asistimos a las inflexiones del discurso de Bji Caid Essebi, unas veces tan duro con Ennahda y otras tan conciliador, porque en realidad el enemigo de Bji no es Ennahda, este movimiento no es nada para l. Sabe que es capaz de expulsarlo cuando quiera, es un partido que representa menos del 20% de la poblacin. El enemigo de Bji es la Revolucin y su objetivo detenerla, el objetivo de Nidaa Touns llegando a eliminar a Ennahda es completar un frente comn de todos contra la Revolucin.

Pero incluso dentro de Ennahda hay voces que se levantan contra el gobierno. La juventud de Ennahda se opone a los dirigentes de su propio partido a travs del movimiento Ekbess. Es posible que Ennahda cambie de programa?

Pero si no tiene programa! Piense en la noche de los cuchillos largos de 1933 cuando Hitler reuni a las distintas SA (primer grupo paramilitar nazi que desarroll ttulos de tipo militar para conferir graduaciones a sus miembros) para liquidarlas (la disolucin de ese grupo ultraviolento que practicaba el terror callejero era especialmente exigido por el ejrcito y los medios conservadores). Ekbess o cualquier otro movimiento radical ser eliminado. Los salafistas ya estn en el punto de mira y Nidaa Touns espera a que Ennahda acabe con los salafistas para endurecer su posicin contra l.

La contradiccin esencial en Tnez no es entre los islamistas y los supuestos laicos, sino entre la Revolucin y la contrarrevolucin bajo todas sus formas. Al contrario de lo que se piensa, la oposicin entre Nidaa Touns y Ennahda es muy secundaria, porque enfrenta a un movimiento que dispone de la legitimidad y no de la fuerza con otro que tiene la fuerza y no la legitimidad. Este enfrentamiento desembocar en un juego sutil hasta que uno de los contendientes consiga reunir ambos elementos del poder, la legitimidad y la fuerza.

Cada uno de los dos movimientos lo intenta a su manera: perversa y profesional en el caso de Nidaa Touns; delirante, infantil e inexperta en el caso de Ennahda. Pero esos movimientos, como la mayora de las formaciones polticas actuales, incluidas las de la oposicin como el antiguo PDP, bsicamente estn de acuerdo en parar la Revolucin. Solo pueden existir en un pas en calma en el que de vez en cuando reparten golosinas para que la gente no muera totalmente de desesperacin.

Ennahda es el contraejemplo de cualquier partido que quiera acceder al poder y permanecer. En realidad la historia ha precipitado a los dirigentes de Ennahda a situaciones que no son capaces de afrontar. Los de Nidaa Touns, como por ejemplo Bji Caid Essebsi, estn preparados para enfrentarse a las contradicciones, a las maniobras polticas. No caen en las trampas como los de Ennahda: el escndalo de la Primavera de las Artes en el Palacio Sar Abdellia, el asunto de la joven violada, etc.

Insisto, Ennahda no es un movimiento poltico! Ha tenido la suerte de ser un aliado, en el marco del Frente 18 de Octubre, de las formaciones que saben hacer poltica. Pero el Frente se rompi despus del 14 de enero de 2011, no por culpa de Ennahda sino del PDP, ya que su dirigente, Ahmed Njib Chebbi, pensaba que centrando su campaa poltica contra Ennahda despus de la Revolucin recuperara el apoyo de los antiguos miembros del RCD. Esa estrategia no dio frutos electorales y adems caus daos. Si tras la salida del gobierno del primer ministro de Ben Al Mohamed Ghannouchi, obligado a dimitir por la Kasba1 y la Kasba2, se hubiera establecido un gobierno formado por todos los partidos, Ennahda habra sido prisionera de esa alianza. Las declaraciones de Ennahda no habran podido ser las mismas. Pero probablemente eso no habra cambiado nada importante del curso de las cosas. Insisto, todos esos movimientos polticos estn fundamentalmente de acuerdo en parar la Revolucin.

Notas:

(1) El FLN (Frente de Liberacin Nacional) es un partido poltico argelino presidido por el presidente de la Repblica, Abdelaziz Bouteflika, que se cre en Argelia en noviembre de 1954 para conseguir independizarse de Francia. El FLN y su brazo armado, el Ejrcito de Liberacin Nacional (ELN), comenzaron entonces una lucha contra los franceses. Despus el movimiento se organiz y en 1958 el FLN form un gobierno provisional, el GPRA. Fue con ste con el que Francia negoci en 1962 los Acuerdos de Evian.

(2) El FIS, Frente Islmico de Salvacin, al-Jabhah al-Islamiyah lil Inqadh, era una formacin poltica argelina militante para la creacin de un Estado islmico. Fue disuelto en marzo de 1992 por el Tribunal Administrativo de Argel.

(3) El protectorado francs de Tnez, es decir, Al-Himayah Al-Fransiyyah fi Tunis, fue instituido por el Tratado du Bardo del 12 de mayo de 1881 que transformaba las estructuras polticas, econmicas y sociales del pas y finalmente se aboli el 20 de marzo de 1956 tras las negociaciones como resultado del movimiento nacional tunecino.

Alexandre Bisquerra es una joven francesa diplomada en Ciencias Polticas que vive entre Francia y Tnez. Le interesan la historia y los destinos cruzados de las ideas polticas en Europa y el mundo rabe y est convencida de que la historia nunca acaba de sorprendernos.

Lilia Weslaty es una joven periodista tunecina que trabaja para la web independiente Nawaat. Antes de la cada de Ben Al fue una dinmica ciberactivista que publicaba cortometrajes annimos en la red.

I parte: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=163332

Fuente: http://nawaat.org/portail/2013/02/15/vers-la-democratie-entretien-avec-gilbert-n-chapitre-5-ennahdha-est-elle-un-mouvement-revolutionnaire/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter