Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2013

Brasil es en el cuarto pas ms peligroso para los periodistas

Jos Manuel Rambla
Otramrica


Las amenazas y asesinatos de periodistas han encendido la luz de alarma en Brasil. Segn los datos del Comit para la Proteccin de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en ingls), el gran coloso emergente de Amrica Latina tambin es el cuatro pas ms peligroso del mundo para ejercer el periodismo, solo superado en este ranking por Siria, Somalia y Paquistn. Cuatro periodistas fueron asesinados en el pas en 2012. Desde 1992, ya son 24.

Para analizar este deterioro de la situacin se reuna esta semana en Brasilia el Grupo de Trabajo sobre los Derechos Humanos de los Profesionales del Periodismo, organismo creado el ao pasado ligado al Consejo de Defensa de los Derechos de las Personas Humanas (CDPH). El objetivo de sus trece miembros es elaborar un diagnstico de la situacin y proponer las medidas necesarias de actuacin. Para ello tienen seis meses de trabajo por delante y el anlisis de unos 50 expedientes, en su mayora relativos amenazas a periodistas que investigaban presuntos casos de corrupcin.

Entre los casos analizados por el grupo estn los de Mario Randolfo Marcos Lopes y Dcio S, dos de los periodistas asesinados en 2012. Ambos comparten el mismo perfil de vulnerabilidad que caracteriza a la mayora de las vctimas registradas: desempeo del trabajo en localidades relativamente pequeas y ejercicio del periodismo a travs de blogs independientes, sin la cobertura de los grandes medios.

Randolfo trabajaba en el pequeo municipio de Vassouras, en el estado de Rio de Janeiro. All haba fundado la web Vassouras na net desde donde denunciaba numerosas actuaciones de funcionarios corruptos. Una de sus ms destacadas investigaciones fue la existencia de una supuesta red de sicarios vinculada a un ex responsable policial. El periodista sufri el primer ataque en julio de 2011, cuando un pistolero entr en la redaccin donde trabajaba y le dispar un tiro en la cabeza. Sin embargo, tras permanecer tres das en coma Randolfo sobrevivi a un atentando por el que ninguna persona lleg a ser detenida.

Una vez recuperado de sus heridas decidi trasladarse a la localidad de Barra do Pira, a unos 25 kilmetro de Vassouras. Desde all continu con su lnea de denuncias pblicas, hasta que la noche del 8 de febrero de 2012 l y su compaera Mara Aparecida Guimares fueron secuestrados por unos sicarios. A la maana siguiente sus cuerpos aparecan en una autopista tras haber sido ejecutados. Hasta la fecha las pesquisas policiales no han dado frutos. Algo nada extrao, por otro lado, si se tiene en cuenta que el 70% de este tipo de crmenes ocurridos desde 1992 permanece sin resolver. De hecho, segn el CJP, Brasil ocupa el puesto nmero 11 mundial en impunidad para esos sucesos.

Los autores materiales e intelectuales del asesinato de Dcio S, por el contrario, s fueron detenidos. En este caso, el hecho de que S trabajase tambin en un peridico de gran tirada en el estado de Maranho sirvi para dar mayor transcendencia meditica a su muerte. Sin embargo, no fue su trabajo en el diario O Estado do Maranho, propiedad de la todopoderosa familia del presidente del Senado, Jos Sarney, el que provoc la reaccin de sus asesinos. Sus investigaciones ms comprometidas eran difundidas en el Blog de Dcio, blog independiente que fund en 2006. Seran sus exclusivas sobre el asesinato de un empresario local a manos de una red de prestamistas con lazos en el gobierno local y la polica, lo que le pondra en el punto de mira.

S cay asesinado a tiros en la terraza del bar Estrela do Mar de So Luis en la noche del pasado 23 de abril. En junio eran detenidos como responsables del crimen Jos Alencar y su hijo Glaucio, lderes del grupo de prestamistas investigado por el periodista, as como otras cinco personas, entre ellas un capitn de polica que supuestamente habra facilitado el arma al ejecutor.

Otros periodistas han tenido ms suerte durante el pasado ao. Como Mauri Kning y Andr Caramante, que estos das tambin han prestado testimonio ante los trece miembros que componen el Grupo de. Ellos han conseguido eludir las amenazas mediante el recurso del exilio o la ocultacin. As, Kning ejerca la profesin en el diario Gazeta do Povo, en el estado de Par. Desde esas pginas comenz a publicar una serie de reportajes sobre diferentes casos de corrupcin que afectaban a la Polica Civil. Al poco tiempo comenz a recibir annimos y amenazas de muerte. Ante estas presiones el periodista ha decidido ocultarse junto con su familia en un lugar seguro.

Por su parte, Andr Caramante escribe en el influyente Folha de So Paulo. All elabor un reportaje en el que sealaba que el ex comandante del controvertido cuerpo de lite de la Polica Militar paulista, Paulo Telhada, recin elegido concejal, utilizada su cuenta en Facebook para incitar a la violencia. Poco despus Caramente comenz a recibir amenazas telefnicas. Ante esta situacin, el diario opt por trasladar al periodista a trabajar fuera.

Pero las amenazas no son el nico problema que tienen que afrontar los periodistas brasileos. De hecho, segn Reporteros Sin Fronteras, el pas ha perdido 41 posiciones en el ranking de libertad de expresin, pasando a ocupar el puesto 108 en una lista de 179 paises. A la violencia, se le suma una sutil censura judicial provocada por las querellas interpuestas contra periodistas por supuestos ataques a la privacidad, que en la prctica suponen cortapisas al ejercicio profesional. Segn las estimaciones realizadas por CPJ, durante el pasado ao los tribunales brasileos dictaron 191 rdenes obligando a eliminar contenidos publicados, generando as, a a juicio de muchos periodistas, una autntica inseguridad legal.

Mientras el Grupo de Trabajo sobre los Derechos Humanos de los Profesionales del Periodismo elabora sus conclusiones, no son pocas las voces que reclaman medidas ms urgentes. Una de ellas es la definitiva aprobacin del proyecto de ley PL 1078/2011 por el que los crmenes contra los periodistas que no se esclarecieran en 90 das pasaran a ser competencia de la justicia federal. Sin embargo, la tramitacin de la propuesta sigue sin avanzar en la Cmara de Diputados. En este sentido, tanto los representantes de la Federacin Nacional de Periodistas como de la Federacin Interestadual de Trabajadores de Radiodifusin y Televisin han insistido en la necesidad de impulsar actuaciones concretar que permitan revertir la situacin.

Por lo pronto, desde el Gobierno insisten en su voluntad de afrontar el problema. As lo subrayaba estos das la Secretaria de Derechos Humanos de la Presidencia de la Repblica, Maria de Rosario, quien ha destacado el seguimiento especial que el grupo de trabajo constituido tiene previsto realizar de los casos denunciados. La ministra admiti que en muchos de estos hechos estn implicados elementos del Estado y defendi la necesidad de apartar de sus funciones y depurar a los funcionarios que se vean involucrados. Adems, De Rosario seal que se darn instrucciones a los responsables policiales para que estos crmenes sean prioritarios en las investigaciones.

En cualquier caso, mientras se concretan las medidas, no pocos periodistas independientes, perdidos por pequeas localidades brasileas, trabajan bajo la presin de las amenazas.

Fuente: http://otramerica.com/temas/brasil-es-cuarto-pais-mas-peligroso-periodistas/2848



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter