Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-02-2013

Kerry adopta la "solucin rusa"

Hassan Haydar
Al-Hayat


El mensaje que la oposicin siria recibir hoy en Roma es que los estadounidenses y los europeos no lucharn por acabar con Bashar al-Asad y que adoptan la solucin rusa que tiene como base los Acuerdos de Ginebra, a cambio de que Rusia se comprometa a no luchar para mantener al rgimen de Damasco, sino que, al contrario, ayude a su marcha de forma progresiva.

Los representantes de la Coalicin Nacional escucharn que ellos y todos los opositores han de aceptar negociar de cara a la etapa de transicin durante la cual Asad se mantendr como presidente con poderes formales y que el mantenimiento de las ayudas econmicas y militares no letales, adems del apoyo poltico, dependern de si aceptan dicha oferta.

En la prctica ese es el punto al que llegaron los ministros de Exteriores de EEUU y Rusia, Kerry y Lavrov, durante su encuentro en Berln anteayer, al cual precedieron algunas seales claras desde Washington de que haba puesto el expediente en manos de Mosc, a condicin de que Rusia aceptara que lo llevaran entre ambos, exactamente como sucedi en Yemen. En ese caso, el expediente fue entregado al Consejo de Cooperacin del Golfo, cuya exitosa iniciativa, que termin con un acuerdo histrico sin derramamiento de sangre, apoyaron Washington y Mosc.

La oposicin siria intent escaparse del encuentro en Roma para evitar ser humillada y provocar una mayor divisin en sus filas, pero ha tenido que ceder ante la realidad internacional y aceptar participar. Kerry ha insistido en entregarles el mensaje l mismo.

Si los opositores vieron en la renuncia del ministro de Exteriores sirio Walid al-Muallim en Mosc, que anunci que su gobierno estaba de acuerdo en dialogar con la oposicin armada, una mera maniobra que rpidamente ces Damasco cuando puso como condicin que se depusieran las armas, los estadounidenses, que al parecer han recibido garantas rusas sobre la seriedad de la propuesta de Muallim y las promesas de que se adoptarn ciertas medidas por parte del rgimen, quieren que la oposicin d pasos positivos equivalentes cuando el sbado se rena en Estambul para elegir al presidente del gobierno de transicin que pretende formar. Washington ha insistido en que se elija a una personalidad moderada que acepte el dilogo y pueda imponerlo, y que si ello no es posible, que se olviden de la idea de un gobierno de transicin completamente y que se espere a que comiencen las negociaciones con Damasco y se materialice la idea de un gobierno conjunto.

Pero este escenario de color de rosa al que han llegado estadounidenses y rusos necesita muchos factores para tener xito, ya que la confianza es nula entre ambos oposicin y rgimen- y construirla necesita mucho tiempo y esfuerzo. Tal vez sea eso a lo que se aferra Mosc, pues puede que la presidencia de Bashar termine antes que las negociaciones lo hagan, y con ello se ganara la fama de haber renunciado a su aliado.

No obstante, la realidad sobre el terreno no permite que se repita la experiencia yemen en Siria, pues la guerra ha dejado tras de s una destruccin y unas prdidas humanas y econmicas inmensas, adems de provocar unas cicatrices profundas en el tejido social sirio que no ser fcil hacer desaparecer. Ambas partes siguen aferradas en la prctica a sus posturas y creen que pueden, con un poco de ayuda, provocar la derrota del otro e imponer sus condiciones.

Tambin hay una variedad de partes exteriores que influyen en la cuestin, pues lo que acepte Mosc puede no convenir a Irn, implicado con armas, dinero y hombres y que quiere meter la solucin poltica en su cesta de negociaciones con Occidente. Por otra parte, lo que apoyen los rabes que estn del lado de la oposicin puede no recibir la aprobacin de otras partes que intentan mantenerse en un punto medio, como Egipto y Turqua.

El resumen positivo es que todos se han convencido de que le rgimen de Asad no puede seguir y que el proceso de extraccin sigue siendo el ms conveniente para dibujar el mapa de influencias del nuevo rgimen.

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter