Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2013

Peticin al ministro Jorge Fernndez Daz
Emilio Helln tiene que dejar de ser asesor del ministerio de Interior

Rebelin/Corriente Roja


MOTIVOS

En la noche del 1 de febrero de 1980 fue secuestrada Yolanda Gonzlez Martn, joven estudiante y trabajadora de 19 aos, miembro del Partido Socialista de los Trabajadores y de la Coordinadora de estudiantes de Madrid. Sus secuestradores, vinculados a la organizacin de extrema derecha Fuerza Nueva, y que haban espiado a Yolanda en las semanas anteriores, la torturaron y asesinaron, dejando abandonado su cadver en una cuneta. Uno de los ejecutores del crimen fue Emilio Helln Moro, condenado por el asesinato. Helln Moro se fug dos veces, una durante el periodo de prisin preventiva y otra durante un permiso de salida recibido mientras cumpla condena, refugindose en esta ltima ocasin en Paraguay, donde colabor con la dictadura militar de Alfredo Stroessner hasta su detencin por la Interpol. Entre los implicados en el crimen que fueron condenados haba miembros activos o en excedencia de los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado.

El 24 de febrero de 2013, a travs de una noticia publicada en el diario El Pas ("La vida oculta del asesino de Yolanda", http://politica.elpais.com/politica/2013/02/22/actualidad/1361550092_846511.html ), se conoci que Emilio (actualmente, Luis Enrique) Helln Moro, trabaja desde hace varios aos "para los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado en casos judicializados y forma a sus agentes en tcnicas forenses de espionaje y rastreo informtico".

Toda persona tiene derecho a la insercin social una vez cumplida una condena, pero las administraciones pblicas no deben asignar determinadas tareas especialmente sensibles a quienes tengan antecedentes de una actitud criminal vinculada con las funciones asignadas. Hay, por tanto, una grave responsabilidad poltica en las contrataciones que desde hace varios aos vienen hacindose a Emilio / Luis Enrique Helln Moro y que han causado grave dao moral a familiares, amigos y compaeros de Yolanda.

Por ello, los familiares de Yolanda y sus amigos y compaeros, te pedimos que apoyes la siguiente carta al ministerio del Interior, extensible tambin al ministro de Defensa, entendiendo que lo que en ella se expresa no limita actuaciones que llevaremos a cabo por otras vas ni la formulacin de otras preguntas y peticiones que deben ser realizadas.

Esta iniciativa no tiene slo que ver con el pasado, sino que, muy por el contrario y como habra querido Yolanda, afecta al presente y al futuro, al tipo de sociedad en la que queremos vivir y que en comn queremos crear.

Familiares, amigos y compaeros de Yolanda

CARTA

Sr. Ministro del Interior del Gobierno de Espaa

Recientemente hemos conocido, gracias a una investigacin periodstica, que Emilio Helln Moro, actualmente "Luis Enrique" trabaja desde hace varios aos "para los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado en casos judicializados y forma a sus agentes en tcnicas forenses de espionaje y rastreo informtico".

Como usted y sus antecesores deban saber, Helln Moro fue condenado por el secuestro, tortura y asesinato de Yolanda Gonzlez Martn en febrero de 1980, joven estudiante y trabajadora que haba cumplido 19 aos pocos das antes de su muerte. Tambin deban saber que entre los otros implicados y condenados por este cruel asesinato haba miembros activos o en excedencia de los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado, as como que se expresaron fundadas sospechas de ms amplias conexiones.

En consecuencia, le solicitamos a usted, y de forma extensiva al ministro de Defensa...

Que de inmediato se ponga fin a toda colaboracin del citado Helln Moro con sus ministerios y con los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado.

Que d informacin pblica de las condiciones en que ha tenido lugar esa colaboracin y, muy en particular, que precise en qu fecha tuvo comienzo y en quienes recay la competencia de las sucesivas contrataciones que han tenido lugar.

Igualmente, pedimos una clara identificacin de la responsabilidad poltica en lo ocurrido, que no puede tratarse como error administrativo e incumbe a la cadena de mando de los cuerpos y fuerzas de Seguridad y de los propios ministerios, en ste y en anteriores mandatos. Esto debe dar lugar a los correspondientes ceses y dimisiones, as como al reconocimiento de responsabilidad por parte de quienes la tengan pero actualmente no ocupen funciones relevantes en las administraciones pblicas.

En espera de su respuesta

Pulsa aqu para firmar


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter