Portada :: Europa :: Grecia, laboratorio neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-03-2013

Los obreros toman las riendas en Grecia
VioMe, de la quiebra a la autogestin

Antonio Cuesta
Gara


En la convulsa situacin laboral griega, la decisin de los obreros de VioMe (Viomijanik Metaleftik, Industrial Minera) de hacerse con las riendas de la factora ha supuesto un revulsivo para muchos otros trabajadores que, de pronto, comienzan a vislumbrar la que podra ser su nica posibilidad para conservar el puesto de trabajo y su salario.

VioMe es una de las mil empresas que semanalmente cierran sus puertas en Grecia desde el inicio de la crisis. Solo que en su caso los problemas iniciados hace tres aos han finalizado con la ocupacin de la fbrica y el reinicio de la produccin por parte de sus empleados bajo un sistema asambleario y autogestionado. Situada en la segunda ciudad del pas, Tesalnica, y filial de Philkeram-Johnson (el mayor fabricante de azulejos y materiales cermicos de Grecia), la empresa se dedicaba a la fabricacin de materiales y productos qumicos destinados al sector de la construccin. En 2009 y 2010, VioMe obtuvo beneficios por valor de 2,7 millones de euros, llegando a vender sus productos a las empresas encargadas de construir el aeropuerto de Dubai, entre otras. Pero a finales de ese ao, coincidiendo con la irrupcin de la crisis de la deuda soberana en Grecia, la gestin del negocio comenz a hacer aguas y pocos meses despus, en mayo de 2011, la empresa se declar en suspensin de pagos.

A partir de ese momento los empleados trataron por todos los medios de mantener sus puestos de trabajo y de volver a percibir sus salarios. Su propuesta de comprar las acciones de la empresa, dejando claro que no se haran cargo de las deudas acumuladas por la administracin anterior, fue rechazada por los propietarios. En la misma lnea el ministerio de Trabajo deneg su demanda de ayuda financiera, pese a contar con programas destinados a desempleados que tratan de iniciar su propio negocio. Tampoco lleg a materializarse una ayuda de emergencia de 1.000 euros prometida por los responsables de Trabajo al no lograr el visto bueno de los de Hacienda. E igualmente fue desestimada por el Gobierno la solicitud de crear un marco legal que contemplara la creacin de cooperativas laborales bajo gestin asamblearia.

Llegados a este punto, la plantilla consider que la nica respuesta razonable a la tragedia del desempleo (que en Grecia ya se acerca al 30%) es que la fbrica pasase a manos de los trabajadores y se estableciera un sistema de produccin equitativo, sin jerarqua ni explotacin.

La propuesta fue recibida con indiferencia por el Estado y con cierta frialdad por parte de las burocracias sindicales. Solo el movimiento social acogi la noticia con gran entusiasmo, y mediante una iniciativa de solidaridad desarrollada dentro y fuera del pas se consigui reunir, durante los ltimos seis meses, el apoyo social y los fondos necesarios para poner de nuevo en funcionamiento la factora. A nivel internacional se sumaron a la campaa intelectuales de la talla de Naomi Klein, David Harvey, John Holloway, Silvia Federici o Ral Zibechi. Pero adems se recibi ayuda econmica de organizaciones populares y sindicales de Amrica Latina y Europa, as como un buen nmero de resoluciones de apoyo procedentes de colectivos de muchos pases.

Una empresa que comienza ahora

La pasada semana, GARA se desplaz hasta VioMe para conocer de primera mano la situacin de la fbrica y las expectativas de sus trabajadores, convertidos ahora en gestores de su propio destino. En una fra y hmeda maana visitamos unas instalaciones que comienzan a despertar del letargo de meses.

Ver vdeo: http://www.naiz.info/es/mediateca/video/viome-fabrica-bajo-control-obrero-en-tesalonica

Lo primero que nos llam la atencin fue la ilusin en el proyecto y la certeza de estar en el camino correcto. La crisis en el sector de la construccin, que ha sufrido una recesin del 80% desde el inicio de la crisis, no ha frenado el entusiasmo de los trabajadores a la hora de poner en pie la factora. Aunque el dinero procedente de donaciones y conciertos de apoyo supone el presupuesto de los dos prximos meses, su principal prioridad es comenzar a vender a los clientes las existencias almacenadas, para poder dar paso a la nueva produccin.

Dimitri Nikolaidis, electricista y responsable del mantenimiento de las mquinas, es uno de los 35 operarios comprometidos en el proyecto, toda vez que los componentes de los departamentos de administracin y productos qumicos rechazaran sumarse a la empresa colectiva. Nos hemos quedado trabajadores y tcnicos -explic Nikolaidis-; se fueron los qumicos y estamos buscando ayuda para esos puestos.

Sin embargo, el principal obstculo es la prolongada ausencia de ingresos. Su ltima nmina lleg en setiembre de 2011, desde entonces -segn seal- tenemos serios problemas de supervivencia. Muchos sindicatos nos ayudan con comida y por eso seguimos aqu, gracias a las donaciones de muchas personas seguimos aqu luchando con coraje.

Durante nuestra conversacin, Nikolaidis mostr su firmeza y convencimiento en el xito de la empresa, subrayando que, en su opinin, funcionar. Adems, no tenemos nada que perder, as que vamos a intentarlo con todas nuestras fuerzas. Cuando no tienes nada qu haces? Te sientas en casa a ver la televisin esperando a que Dios te de algo? A nosotros nos ha dado esta fbrica as que la usaremos, lucharemos hasta el final, tenemos que intentarlo.

Otro trabajador de la planta, Alekos Sideridis, nos detall la dura lucha sindical llevada a cabo durante los meses en que la anterior direccin de la fbrica comenz a reducir salarios y derechos laborales.

En 2010, cuando los problemas econmicos afectaron a la empresa, empezaron con los recortes y los trabajadores intentamos negociar con la direccin, al tiempo que iniciamos huelgas, paros de la fbrica, bloqueamos sus puertas....pero no hubo respuesta. En abril de 2011 nos rebajaron el salario y un mes despus dejaron de pagarnos. Seguimos acudiendo al puesto de trabajo para poder exigir nuestros sueldos pero sin producir ms. Finalmente, la justicia dictamin que no podamos ser despedidos mientras no recibiramos lo que se nos deba.

Durante todo ese tiempo surgieron varias ideas sobre lo que se poda hacer. Finalmente se opt por tomar la fbrica, como pago de lo adeudado, y reanudar la produccin para mantener el empleo. 35 de los 42 trabajadores apoyaron la medida, y a partir de ese momento comenzaron a realizar turnos de vigilancia, 24 horas al da, para evitar que desmantelaran las instalaciones llevndose los equipos o las existencias almacenadas.

Por el momento, no han tenido ningn contacto con los anteriores propietarios, en los ltimos dos aos nicamente hemos mantenido conversaciones con el Ministerio y parece que quieren hacer algo, pero no existe ninguna propuesta formal. Sin embargo, la perspectiva de trabajar sin patrn es una de las consecuencias ms positivas de esta nueva etapa. A la pregunta se si estn mejor sin jefes, le sigui un rotundo s, s, claro, sin ninguna discusin.

Como su compaero, Sideridis destac la extremadamente dura situacin personal en la que se hallan. Para nuestras familias no hay otro camino, tenemos que sobrevivir en estos tiempos tan difciles. Hace meses que no cobramos pero gracias a la solidaridad de Grecia y tambin de otras partes del mundo estamos todava vivos. Nuestra lucha es diaria, remarc. Coment al respecto que han recibido la visita de personas procedentes de algunas de las fbricas ocupadas en Argentina.

Sideridis reconoci que la primera idea que lleg a su cabeza cuando, meses atrs, dejaron de pagarle su salario fue violenta. Creo que todos los trabajadores tuvimos el mismo pensamiento, quiz por nuestra cultura, pero posteriormente y con la mente en fro, lleg a encontrar junto a sus compaeros un camino que ha sido la mejor solucin.

Desde hace algo ms de dos semanas todos los trabajadores se renen en asamblea a primera hora de la maana para discutir el orden del da, nos asignamos las tareas de acuerdo con la especialidad de cada uno y para que todo el mundo est en el lugar que se le necesite. Luego empezamos con el control del stock y posteriormente vendemos los productos en subasta.

No dud en animar a los trabajadores de otros pueblos y naciones a tomar el camino de la autogestin, pues sin trabajo, sin dinero, sin ayuda del Estado y con las fbricas cerradas, no hay otra solucin que pensar en hacer lo mismo que nosotros. Por encima de culturas y fronteras cuando no tienes nada que perder, esta es la solucin, sentenci.

Antes de finalizar la visita, otros trabajadores all presentes tambin nos insistieron en que la lucha no debe limitarse a VioMe, para que sea victoriosa debe generalizarse y extenderse a todas las fbricas y empresas que estn cerrando, porque solo a travs de una red de fbricas autogestionadas ser posible alumbrar un nuevo tipo de economa.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130304/390777/fr/VIOME-quiebra--autogestion



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter