Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-03-2013

Entrevista a Yayo Herrero, co-coordinadora de Ecologistas en Accin y directora de FUHEM
"Al gran tumor del sistema le ha salido un bultito de salud"

Javier Pagola
Noticias de Navarra

"Este es un tiempo de asociarse, de tejer redes y no de estar solos. Hay que construir otra economa"


Javier Pagola entrevista a Yayo Herrero (Madrid), es co-coordinadora de Ecologistas en Accin y directora de FUHEM, fundacin para la investigacin y divulgacin de temas ecosociales y educativos. Sus lneas de investigacin son el cambio global, impactos y vas de salida, y los vnculos y sinergias entre feminismo y ecologismo.

Estamos ante una crisis civilizatoria. Cmo se ha llegado a ella?

Aceptando, sin crtica, algunas ideas de la modernidad, que podemos considerar que naci en 1637, el ao en que Descartes public su Discurso del Mtodo. Desde entonces se pens que es posible construir una ciencia objetiva, hasta que, a comienzos del siglo XX, la fsica descubri que es imposible la neutralidad de la ciencia y se tom nota de que la propia observacin cientfica modifica la visin de la realidad que se observa. Pero ese poder de la ciencia, esa fe en ella, sigue estando presente en nuestra mentalidad actual. La modernidad trajo tambin la defensa de lo cuantitativo y propuso como incontestable el nmero: todo lo que se puede pensar, contar o medir. Sin embargo, hay muchos elementos cualitativos que son esenciales para vivir. Somos herederos del mecanicismo de Newton. La teora de la relatividad y otros principios de la fsica han superado esa idea de que la naturaleza o el cuerpo humano funcionan como un reloj o una mquina ajustada.

Qu aadi la revolucin industrial al pensamiento moderno?

Un uso masivo de las energas fsiles del carbn, el petrleo y del gas, y de recursos naturales no renovables, o renovables agotados hasta la extenuacin, que nos ha abocado a una gran crisis ecolgica.

Cules son los rasgos culturales ms marcados del capitalismo?

El primero, que es posible reducir el concepto de valor al concepto de precio. Slo tiene valor econmico lo que puede expresarse en trminos monetarios. Pero hay valores que no tienen precio: cunto valen la polinizacin o la capa de ozono? cunto valen las relaciones humanas y el cuidado de unas personas por otras? El segundo rasgo del capitalismo es que producir no es satisfacer necesidades humanas sino incrementar agregados monetarios. Sin embargo, hay en esos agregados muchos elementos de destruccin y existen, por el contrario, muchos bienes que no suman en el PIB. La salud, por ejemplo, no suma en el PIB, lo que suma es la enfermedad, porque el negocio farmacutico no consiste en que la gente est sana, sino en que consuma medicamentos. El capitalismo nos ha trado el mito de un crecimiento sin lmites, un desmedido optimismo sobre las posibilidades de la tecnologa y una nocin del trabajo que lo reduce slo a aquel que se realiza mediante empleo remunerado sin tener en cuenta el trabajo domstico y el trabajo de cuidar a las personas.

Y el individualismo?

Es tambin otro rasgo de la cultura neoliberal. El homo oeconomicus slo desea satisfacer su propio beneficio y egosmo, y fa la suerte de todos al mercado. Pero al mercado slo concurren quienes tienen solvencia para demandar. As se pierden los hilos de solidaridad. Pero los seres humanos somos radicalmente interdependientes y slo sobrevivimos gracias al cuidado que nos prestan otras personas a lo largo de toda nuestra vida. Somos humanos, y no animales, porque vivimos en sociedad. El fascismo surge cuando la gente tiene miedo y se siente desamparada.

Es posible dar vuelta al sistema?

Hay abundantes estudios y propuestas referentes, entre otros mbitos al urbanismo, la energa y la economa social y feminista que muestran que es posible. Una economa distinta, al servicio de las personas y grupos humanos, ha de hacerse tres preguntas principales: Qu necesidades (y no qu demandas) hay que satisfacer? qu hace falta producir? y cules son los trabajos socialmente necesarios? Claves fundamentales son hacernos cargo responsablemente de nuestros actos y recuperar la cooperacin. Este es un tiempo de asociarse y de tejer redes, no de estar solos. Se trata de construir otra economa que ha de ser compartida, suficiente, solar, cclica, lenta y diversa. Uno de sus ejes es la igualdad que se hace cargo de los ms dbiles y se atreve a cuestionar el tab de la propiedad privada acumuladora y abusiva. Los filsofos Carlos Fernndez Lima y Santiago Alba han escrito de manera clara sobre todo eso. El ltimo ha dejado escrito, esperanzadamente, que "al gran tumor del sistema le ha salido un bultito de salud".

Hay lmites para el urbanismo? Es posible vivir humanamente en las grandes ciudades?

El modelo urbano de macrociudad es insostenible dado el declive de la energa fsil barata. Ahora mismo un 50% de la poblacin mundial est viviendo en macrociudades. En una ciudad como Madrid no se produce nada que sirva para estar vivo: ni alimentacin, ni agua, ni energa, nada. A Madrid llega y vuelve todos los das a trabajar mucha gente de capitales prximas, que utiliza el Ave o un transporte motorizado que consume muchsima energa. Conozco gente en Madrid que no puede aceptar ciertos trabajos dados los salarios que les ofrecen y el alto coste del transporte. Adems, existe el desafo del abastecimiento y saneamiento de agua, o del tratamiento de residuos en un volumen imposible de sostener. Pero el campo no ofrece recursos suficientes para que mucha gente vuelva al modo de vida rural. Hace falta un modelo de ordenacin que cree cercana y diversifique las funciones de una ciudad en barrios en cierta medida autosuficientes. Es deseable que las ciudades medianas no sigan creciendo. En grandes ciudades como Detroit ya se han rehabilitado zonas que antes fueron polgonos industriales, como espacios de produccin agrcola en huertos urbanos.

En qu trminos est planteado hoy el tema del decrecimiento?

El decrecimiento no es una teora econmica. Es un eslogan, una palabra bomba que intenta aglutinar propuestas de calado econmico y cultural como provocacin frente al ttem del sistema actual que es el crecimiento. Segn ese sistema tienen que crecer los agregados monetarios, pero nadie dice que tengan que crecer el bienestar o el tiempo para la vida y el ocio. El decrecimiento recuerda que es imposible seguir creciendo econmicamente en un planeta que tiene lmites fsicos, donde de hecho desde 2006 cada ao se extrae un 6% menos de petrleo convencional, y seala que el actual crecimiento de indicadores econmicos va acoplado de manera directa al crecimiento de la extraccin de materiales, del consumo de energa y de la generacin de residuos. Es una evidencia que a una mayor renta le acompaa un mayor consumo. El decrecimiento plantea que la disminucin de recursos y consumos suceda sin condenar a un tremendo sufrimiento a un parte mayoritaria de la poblacin del planeta. Hay que basar la economa en los recursos y ritmos de reposicin que brinda la naturaleza. El decrecimiento plantea tambin un cambio cultural: romper con la idea de que ms es siempre mejor, porque la felicidad de las personas no depende de su mayor renta y consumo. Es precisa otra gestin de territorios y de tiempos humanos. La distribucin de la riqueza es un eje central: se habla de rentas mnimas y rentas mximas, se cuestiona el ilimitado derecho de propiedad y se hace hincapi no en la oferta, sino en la gestin de la demanda, y en que, con una tarjeta de dbito, cada persona sepa cunto puede consumir desde una perspectiva de justicia.

LAS CLAVES

El ecofeminismo es un movimiento social que trata de buscar el dilogo y las sinergias que existen entre los movimientos ecologista y feminista. Parte del anlisis de que las causas que explican la subordinacin de las mujeres a los hombres en el sistema patriarcal son coincidentes con las que explican la pretendida superioridad de la especie humana sobre la naturaleza. Las posibles salidas y la transicin a otro modelo no son exclusivamente tecnolgicas o econmicas. Es preciso explorar y configurar un nuevo "contrato social" que nos permita vivir en condiciones de justicia y equidad en el marco de un planeta fsicamente limitado. El ecofeminismo propone sustituir los mercados y sus beneficios como epicentro social, y construir una sociedad y una economa que siten el bienestar, la reproduccin social digna y la sostenibilidad en el centro. El ecofeminismo persigue la toma de conciencia del carcter ecodependiente e interdependiente de la vida humana y el reajuste de los valores que hoy orientan nuestras sociedades.

Yayo Herrero es coautora de Cambiar las gafas de ver el mundo: Una cultura de la sostenibilidad y Decrecimientos: Sobre lo que hay que cambiar en la vida cotidiana (La Catarata, 2010). Su participacin en el Foro Gogoa nos dej la siguiente grabacin y texto de la sesin.

Fuente: http://www.noticiasdenavarra.com/2013/02/24/sociedad/navarra/al-gran-tumor-del-sistema-le-ha-salido-un-bultito-de-salud


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter