Portada :: Venezuela :: La muerte de Hugo Chvez
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-03-2013

Recordando lo necesario
Hugo Chvez

Owen Jones
The Independent

Traducido para Rebelin por LB


Si desea saber algo sobre la situacin de los derechos humanos en Venezuela antes de la llegada de Hugo Chvez escriba "Caracazo" en Google y apritese los machos. En 1989 el entonces presidente Carlos Andrs Prez gan las elecciones con un rotundo programa de resistencia al dogma del libre mercado: el FMI era "una bomba de neutrones que mataba a la gente pero dejaba los edificios intactos", proclam.

Pero tras acceder al palacio presidencial dio un giro radical de 90 grados y desat un programa de privatizacin y de terapia de choque neoliberal. Cuando elimin los subsidios a la gasolina los precios del combustible se dispararon y los venezolanos pobres salieron a las calles. Los soldados segaron a tiros a los manifestantes. Murieron cerca de 3.000 personas, un balance mortal horripilante y equiparable al de la masacre de la Plaza Tiananmen (en un pas con una poblacin 43 veces menor).

Fue su fallido intento de golpe de Estado contra la rampante corrupcin del gobierno asesino de Carlos Andrs Prez lo que lanz a Chvez a la palestra en 1992. Aunque encarcelado, Chvez se convirti en un icono para los sufridos pobres de Venezuela. Para 1998, ao en el que obtuvo una aplastante victoria con la promesa de emplear la ingente riqueza petrolera del pas a favor de los pobres, Venezuela ya era un desastre. La renta per cpita haba cado a los niveles de la dcada de 1960. Uno de cada tres venezolanos subsistan con menos de 2 dlares al da. Los ingresos petroleros haban sido dilapidados.

En los das venideros le dirn repetidamente que Hugo Chvez era un dictador. Un curioso dictador, desde luego: desde 1998 se han celebrado en Venezuela 17 elecciones y referenda. Quiz piense usted que estuvieron manipulados. Cuando gan por un amplio margen en 2006, el ex presidente de EEUU Jimmy Carter fue uno de los que declararon que Chvez haba ganado "sin trampa ni cartn".

En las ltimas elecciones, celebradas en octubre del 2012, Carter declar: "Creo que de entre las 92 elecciones que hemos supervisado el proceso electoral de Venezuela es el mejor de todo el mundo". Yo estuve all, aunque quiz se imaginen que estuve como aquellos cndidos izquierdistas occidentales que visitaban las aldeas Potemkin en la Rusia estalinista.

Me plant en Venezuela con una comisin electoral genuinamente independiente integrada tanto por simpatizantes como por opositores de Chvez (la oposicin haba invitado previamente a estos ltimos a que hicieran sus propias sus elecciones internas). Nos reunimos con figuras destacadas de la oposicin que despotricaban contra Chvez pero que admitan vivir en una democracia. Cuando perdieron las elecciones aceptaron los resultados.

Justicia social

De hecho, el propio Chvez tuvo que aceptar la derrota unos aos antes: en 2007 perdi un referndum y no se quej de los resultados. Hasta que lleg al poder millones de venezolanos pobres ni siquiera estaban registrados como electores, pero las enrgicas campaas de registro han hecho que el cuerpo electoral casi se haya duplicado. Actualmente hay 6.000 colegios electorales ms que los que haba antes de Chvez.

Por otro lado, las credenciales democrticas de muchos de sus oponentes son ciertamente dudosas. En 2002 Chvez fue vctima de un golpe de estado de corte pinochetiano que fue derrotado gracias a un levantamiento popular. Gran parte de los medios de comunicacin privados incitaron y apoyaron abiertamente el golpe de Estado: es como si los generales britnicos desalojaran a Cameron del n 10 [de Downing Street, residencia del primer ministro britnico], apoyados y azuzados las 24 horas del da por las cadenas de noticias. Ahora bien, los medios de comunicacin de Venezuela estn dominados por las cadenas privadas, algunas de los cuales hacen que Fox News parezca un grupo de entraables izquierdistas. La televisin estatal [venezolana] puede ser acusada con justicia de parcialidad pro-gubernamental, y es quizs por eso que tiene una nfima cuota de audiencia del 5,4%. De los siete principales diarios nacionales, cinco apoyan a la oposicin y slo uno simpatiza con el gobierno.

Lo cierto es que Chvez gan democrticamente una eleccin tras otra a pesar de la hostilidad a menudo viciosa de los medios de comunicacin, y que las gan porque sus polticas transformaron las vidas de millones de venezolanos que haban sido ignorados hasta entonces. La pobreza ha cado de casi la mitad de la poblacin al 27,8%, mientras que la pobreza absoluta se ha reducido a la mitad. Seis millones de nios reciben diariamente comidas gratis; se ha instaurado la atencin sanitaria gratuita casi universal y el porcentaje del PIB dedicado a educacin se ha duplicado. Un programa de viviendas iniciado en el ao 2011 ha permitido construir ms de 350.000 viviendas que han sacado a cientos de miles de familias de las infraviviendas que ocupaban en los barrios. Algunos de sus petulantes crticos extranjeros sugieren que Chvez compr los votos de los pobres, como si ganar las elecciones ofreciendo justicia social fuera una especie de soborno.

Alianzas

Todo eso no significa que Chvez est fuera de toda crtica. Venezuela ya tena una criminalidad rampante cuando Chvez lleg al poder, pero la situacin ha empeorado desde entonces. En 2011 murieron a manos de la delincuencia violenta cerca de 20.000 venezolanos, una cifra intolerable. La culpa la tiene, adems de las drogas, la posesin generalizada de armas y el impacto desestabilizador de la vecina Colombia, una polica dbil (y a menudo corrupta). Aunque el gobierno ha comenzado a desplegar una fuerza de polica nacional, el crimen endmico constituye una autntica crisis. Cuando habl con venezolanos en Caracas, la a veces aterradora ausencia de ley y orden fue una cuestin que mencionaron por igual tanto los partidarios como los opositores de Chvez.

Y luego est el tema de algunas desagradables asociaciones extranjeras de Chvez. Aunque sus aliados ms cercanos fueron sus compaeros democrticamente electos de los gobiernos de centro-izquierda de Amrica Latina casi todos los cuales defendieron apasionadamente a Chvez de las crtica extranjeras , tambin apoy a las brutales dictaduras de Irn, Libia y Siria. Sin duda, eso ha manchado su reputacin. Huelga decir que nosotros en Occidente no estamos en condiciones de reprochar nada a Chvez por sus alianzas indeseables. Nosotros apoyamos y proporcionamos armamento a dictaduras como Arabia Saud. El ex primer ministro britnico Tony Blair cobra 13 millones de dlares al ao por trabajar para la dictadura de Kazajistn. Con todo, nuestra propia hipocresa no absuelve a Chvez.

La llamada Revolucin Bolivariana dependa excesivamente de la reputacin personal de Chvez y su muerte plantea inevitablemente interrogantes sobre su rumbo futuro. Pero sobre esta cuestin no tengan la menor duda: Chvez fue un campen de los pobres elegido democrticamente. Sus polticas rescataron a millones de personas de la ms abyecta pobreza y miseria. Chvez signific una ruptura con aos de regmenes corruptos y lastrados a veces por gravsimas violaciones de derechos humanos. Sus logros los consigui haciendo frente a un intento de golpe militar, a unos medios de comunicacin agresivamente hostiles y a crticas extranjeras exacerbadas. Demostr que es posible resistir el dogma neoliberal que impera sobre la mayor parte de la humanidad. Millones de venezolanos llorarn su prdida, y lo harn con razn.

Fuente: http://www.independent.co.uk/voices/comment/hugo-chavez-was-a-democrat-not-a-dictator-and-showed-a-progressive-alternative-to-neoliberalism-is-both-possible-and-popular-8522329.html




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter