Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-03-2013

Mxico en el sendero del precipicio fiscal de Estados Unidos y la tendencia subimperialista

Adrin Sotelo V.
Rebelin


Como era de esperar, el Congreso de Estados Unidos no aprob el aumento de impuesto solicitado por el presidente Obama para gravar las rentas ms altas de los sectores superiores de la burguesa y de las clases medias con el objetivo de intentar paliar el monumental dficit fiscal del Estado norteamericano que, en la actualidad, bordea alrededor de 1,2 billones de dlares que equivalen a 7,3% de su PIB y con una deuda pblica cercana a la escalofriante suma de 16 billones de dlares que supera ms de cien por ciento de su PIB.

Por obvias razones, entre las que figuran las profundas contradicciones entre los intereses de clase enmaraados en los dos principales partidos polticos de esa nacin (republicano y demcrata), se desvanecieron las esperanzas para que esto ocurriera y, por el contrario, nuevamente emerge con fuerza la posibilidad de que ocurra el llamado "precipicio fiscal", o sea, el paquete de recortes al gasto y aumentos de impuestos con el objetivo de reducir el dficit difundido por los medios como sequester (secuestro fiscal) y que, en el mediano plazo, podra conducir a la generalizacin de una recesin de la economa internacional.

Los recortes presupuestarios aprobados por el Congreso, y que tendr que ejecutar el presidente Obama a partir del primero de marzo del presente ao, van a repercutir en distintas reas del Estado con nfasis en los presupuestos del Pentgono y los programas sociales, incluyendo, por ejemplo, las aportaciones mdicas a los pensionistas y las ayudas a los desempleados, cuestin que, como se comienza a reconocer despus de varios meses de incertidumbre, sin duda va a provocar una recesin en el mediano plazo que pronto asumira rasgos universales al articularse con la crisis estructural y sistmica de la Unin Europea, en el contexto contractivo de pases como Japn, y de relativa desaceleracin de otros, como China, que haba liderado el impulso capitalista en las ltimas dos dcadas.

Slo para tener una idea somera de las caractersticas de los recortes presupuestales, enseguida resumimos sus efectos principales en varias reas de la economa y la sociedad de Estados Unidos.

Figuran, por ejemplo, recortes por 85 mil millones de dlares al presupuesto en los prximos diez aos (alrededor de 1,2 billones del presupuesto global o entre 8 y 9% del total), afectando reas como defensa, (55,mil millones de dlares menos); seguridad, (alrededor de 25 mil millones de dlares; salud (alrededor de 13 mil millones de dlares menos) con nfasis en programas esenciales, como el Medicare, que cubre los gastos mdicos de personas de la tercera edad; educacin (725 millones de dlares menos) con cargo en la reduccin o anulacin de las becas y de las ayudas federales para 23 millones de estudiantes en todo el pas y de otros 6 millones que reciben educacin especial; empleo, en esta materia oficialmente se estima que slo en 2013 se perdern 750 mil empleos pblicos, mientras que otras estimaciones elevan esta cifra a 2 millones de personas. Las ayudas o indemnizaciones para los desempleados se reduciran en 26 mil millones de dlares (informacin en: El pas, "As afectaran los recortes a las diferentes reas del presupuesto federal", http://internacional.elpais.com/internacional/2013/02/25/actualidad/1361816870_180856.html, 2 de marzo de 2013).

Lo importante a destacar para nosotros consiste en advertir que dado el grado de integracin de las naciones dentro de la dinmica del sistema capitalista (globalizacin) y, de manera particular, enfatizando el carcter dependiente y subordinado de la economa mexicana al ciclo productivo y econmico de Estados Unidos, el mencionado recorte presupuestal y el concomitante precipicio fiscal tendrn fuertes repercusiones en este ao, sobre todo, a travs de la dependencia de nuestro comercio exterior con Estados Unidos. En efecto, como se sabe, Mxico depende en ms de un 80% de las importaciones de Estados Unidos y en una proporcin similar de sus exportaciones, en particular, de los envos de petrleo, de las divisas provenientes de las remesas de nuestros connacionales que trabajan en ese pas; de los pocos incentivos de las maquiladoras y, por ltimo, de las actividades tursticas cada vez ms castigadas por la inseguridad, la violencia, la caresta y el narcotrfico.

Este es el contexto en que, despus de dos administraciones ultraneoliberales encabezadas por los gobiernos panistas (2000-2012) en Mxico, el nuevo gobierno dirigido ahora por el PRI, ha anunciado que es preciso realizar "reformas estructurales", "super" necesarias y "urgentes" para "contrarrestar" las dificultades de la economa internacional y las propias de la economa del pas que en lo inmediato, se advierten en dos fuertes desplomes: por un lado, los ingresos por concepto de ventas externas de petrleo que aportan alrededor del 28% del presupuesto federal se redujeron, solamente durante el mes de enero del presente ao, en 20 mil millones de pesos y, por el otro, la reduccin de los envos (remesas) de mexicanos que trabajan en el exterior, predominantemente en Estados Unidos, y que durante enero sumaron mil 471 millones de dlares que representa una cada de 2.32% comparados con los montos correspondientes al mismo mes del ao anterior (La jornada, http://www.jornada.unam.mx/2013/03/02/2 de marzo de 2013).

Ambos movimientos, enmarcados en el contexto de la desaceleracin de la economa, afectan directamente los presupuestos del pas y la economa de las clases populares, en este ltimo caso, reduciendo an ms el estrecho y precario mercado de consumo de masas que se dinamiza por los ingresos y los salarios de los trabajadores y de la mayora de la poblacin.

Sin embargo, a pesar de esta configuracin de una situacin de pre-recesin que ya se vislumbra para este 2013, no todo es negro para el capital y las clases dominantes del pas. En efecto, para muestra un botn. Sealan los medios de comunicacin, que nuevamente el seor Carlos Slim es nominado como el sujeto ms rico del planeta por cuarto ao consecutivo, al haber incrementado su fortuna en el ltimo ao en ms de 4 mil millones de dlares, segn la revista Forbes. De acuerdo con esta publicacin, la fortuna de marras aument de 69 mil millones de dlares el ao anterior (2011) a 73 mil millones en la actualidad.

Como vemos, el pas va muy bien y debe ser un "orgullo" internacional de los pobres y precarios mexicanos si tomamos como punto de valoracin el comportamiento de los mercados financieros y de los bancos donde en la actualidad se amasan las grandes fortunas, en todas partes, de los multimillonarios que constituyen el llamado capital ficticio que domina los sistemas polticos y productivos de la economa mundial.

Pero, adems, en el caso de Mxico frente a la recesin interna, la contraccin de los mercados de consumo, con nfasis en los destinados al consumo de las mayoras, de las precarias condiciones de vida y de trabajo y del abultado incremento del desempleo estructural, de la informalidad y la pobreza, el capital (nacional y extranjero) tiene otras alternativas entre las que destaca la expansin al exterior, es decir, los flujos de capital que fracciones de nuestra burguesa dependiente mexicana realiza en otras latitudes. Es as como, el banco de Mxico (Banxico) indica que en 2012 por primera vez en la historia las inversiones directas de empresas mexicanas en el extranjero fueron superiores al monto de la Inversin Extranjera Directa (IED), al crecer 111%. En su informe sobre la balanza de pagos del pas consigna que la economa mexicana capt 12 mil 659 millones de dlares en IED, en tanto que el valor de la inversin directa de mexicanos en el exterior ascendi a 25 mil 596 millones de dlares (La crnica 26 de febrero de 2013, "Mxico, exportador neto de capitales; supera a la IED", http://www.cronica.com.mx/notas/2013/733488.html).

Las empresas mexicanas de vocacin trasnacional invierten preferentemente en los sectores de manufacturas, alimentos y telecomunicaciones. En 2010, Grupo Bimbo, que es la mayor empresa panificadora del mundo, adquiri la firma estadunidense Sara Lee por casi mil mdd, con lo cual se volvi la primera firma del ramo en EU. El consorcio opera tambin en varios pases latinoamericanos, como Brasil, Chile y Colombia. La empresa Sigma que pertenece al conglomerado del Grupo Alfa desde 1980, dentro del ramo alimentario de productos congelados se expandi al mercado estadunidense con una planta de carnes fras en Oklahoma y otra de productos lcteos en Wisconsin. Apeak, tambin tentculo de Alfa, es la segunda empresa petroqumica de Amrica Latina y posee plantas en Argentina y Estados Unidos.

El monoplico grupo Cemex, que produce materiales de construccin, en los ltimos aos tambin se ha expandido a Estados Unidos a travs de trece plantas de cemento con 46 terminales de distribucin y ms de 450 plantas de concreto premezclado. Esta empresa mexicana opera en 50 pases en la actualidad.

De manera emblemtica y con todas las ironas que implica para la gran mayora de la poblacin, el gigante trasnacional de las telecomunicaciones, Telmex y su compaa filial, Amrica Mvil, ha experimentado una fuerte expansin en la ltima dcada, sobre todo a Estados Unidos y Amrica Latina, a travs de su marca registrada Claro, lo que ha contribuido en gran parte a ajustar la multimillonaria fortuna del magnate mexicano considerado el ms rico del planeta (informacin de La jornada en lnea: http://www.jornada.unam.mx/2012/09/11/economia/035n1eco, 11 septiembre 2012).

Baste esta informacin para mostrar que este comportamiento del capital (nacional y extranjero) que opera en el pas, corrobora la tesis respecto a que el capitalismo no puede reproducirse y subsistir nicamente sobre su espacio nacional sino que, ms bien, necesariamente tiene que buscar su expansin ms all de sus fronteras econmicas y de acumulacin de capital. Es el fenmeno que merecidamente Marini calific como subimperialismo para caracterizar comportamientos estructurales de pases ejemplarmente Brasil y Argentina y otros como Irn o Israel y, por supuesto, Mxico y que hoy constituyen parte del enjambre de pases considerados como "emergentes", es decir, "pases intermedios" que se desenvuelven dentro de los espacios y sistemas econmico-polticos de la periferia del capitalismo.

Esto es precisamente una de las caractersticas ms peculiares del capitalismo dependiente en su fase actual en aqullos pases que despus de su industrializacin verificada en su fase compleja y ms acabada durante el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial alcanzaron un nivel estructural hegemonizado por los monopolios y el capital financiero pero, sin embargo, sin romper su dependencia y subordinacin a las leyes, mecanismos, instituciones y ciclos econmicos de los pases hegemnicos del capitalismo avanzado (al respecto, vase de Ruy Mauro Marini, Subdesarrollo y revolucin, Editorial Siglo XXI, Mxico, 1974, 5 Ed).

Sin embargo, esta peculiar configuracin de la economa mundial y de la divisin internacional del trabajo, tiene sus bemoles, por no decir profundas contradicciones. En efecto, en la medida en que, a diferencia del pasado histrico cuando el capitalismo avanzado y colonialista se expanda a expensas de las reas subdesarrolladas y dependientes que constituan espacios y enclaves pre-capitalistas del sistema productivo, y en donde todava exista margen para la realizacin del capital y de la plusvala de las potencias hegemnicas y que, valga recordar, inspir en su momento las mejores tesis de Rosa Luxemburgo sobre la acumulacin y realizacin del capital hoy en da, en el marco de una economa capitalista integrada en su modo de produccin, dicha expansin slo puede verificarse dentro de sus propios confines, es decir, dentro de sus sectores constituidos tanto en la produccin como en la circulacin, el intercambio y el consumo.

El corolario de esta situacin estructural consiste en evidenciar que cada vez ms el sistema tiene dificultades para producir y generar el valor necesario y la plusvala que garanticen alta rentabilidad promedio para el capital global a partir de la obtencin de ganancias que sustenten el sistema (para este tema vase mi libro: Los rumbos del trabajo. Superexplotacin y precariedad social en el Siglo XXI, Editorial Miguel ngel Porra-FCPyS-UNAM, Mxico, 2012).

Por el contrario, se advierte una tendencia a un cuasi-estancamiento econmico y productivo que explica, en ltima instancia, la concentracin de dicho capital y la reproduccin de sus ganancias en el mbito especfico de la especulacin financiera a travs de mltiples instrumentos que ofrecen las bolsas de valores, los bancos y toda una gama de sectores como el inmobiliario, energtico y de servicios donde se invierten los excedentes del capital ficticio para incrementar su volumen y la obtencin de nuevas ganancias. Es un crculo vicioso que expresa la profunda crisis estructural y sistmica del capitalismo mundial que difcilmente se podr superar dentro sus contornos histrico-estructurales.

Es por ello que, al influjo de esa crisis, se desarrollan los nuevos procesos imperialistas de invasin y ataques militares sin contemplaciones y de manera completamente unilateral contra naciones del mundo dependiente y subdesarrollado por parte de potencias como Estados Unidos, Alemania, Francia y de la misma OTAN; la expansin subregional de pases como Brasil, Argentina y Mxico y el fenmeno en ciernes, pero que promete constituirse en uno de carcter estructural, que consiste en la extensin y constitucin del rgimen de superexplotacin del trabajo en los propios sistemas productivos de los pases del capitalismo avanzado.

La clase dominante, el gran capital y la lite poltica que gobiernan el pas, frente a la crisis mundial e interna, tienen todava mucha tela de donde cortar para contrarrestar la merma de sus privilegios y de sus tasas de ganancia. En efecto, adems de las reformas neoliberales implementadas por el gobierno actual (laboral y educativa) y las que figuran en su agenda para ser sometidas prximamente al Congreso (la energtica y la hacendaria), echa mano de la contencin y la reduccin salarial, del aumento de los impuestos a la poblacin, de recortes a los derechos y prestaciones sociales de los trabajadores, del aumento de la explotacin del trabajo para extraer mayores masas de plusvala por obrero ocupado, con fuerte aumento del desempleo y la pobreza. Adems, para reforzar sus privilegios, cuenta con todas las condiciones econmicas, financieras y polticas para seguir invirtiendo, a travs de sus empresas, en el exterior, de manera similar como ya lo hacen otras "sub-potencias regionales" para resolver sus dificultades de realizacin de mercancas y de capitales, como es el caso ejemplar de Brasil, cuya expansin es ya un fenmeno irreversible.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter