Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-03-2013

Tiempo de odio
La prensa espaola y la muerte de Chvez

Rodrigo Soto
Rebelin


Los titulares de la prensa espaola esta maana del 6 de marzo despliegan a toda pgina la muerte de Hugo Chvez con un orgullo ideolgico que se resume en los encabezados de la pgina y los contenidos de articulistas espaoles que han hecho carrera la ltima dcada, siempre intoxicando a los lectores con su prejuiciosa mirada sobre los procesos sociales latinoamericanos. Desde anoche los tertulianos polticos del statu quo se reparten por los plats de televisin sonriendo y volviendo a repetir con insistencia que ha muerto el dictador, el populista de las payasadas, el demonio de los venezolanos y del mundo econmico libre. Aquella verborrea hilvanada con juicios valricos y lugares comunes que no aportan nada para el anlisis, son intercaladas con las imgenes de un Hugo Chvez cantando unas rancheras en Mxico, llamando seor azufre a Bush en el estrado de la ONU, tambin aparece el gringos go home! de una locucin del programa radial Al Presidente. Y bueno, estamos en Espaa, as que no puede faltar la imagen del por qu no te callas del monarca repetida hasta la saciedad como una pieza publicitaria ms de la llamada Marca Espaa.

Hoy la llamada prensa seria de difusin nacional (ABC, La Razn, El Pas, El Mundo) ha hecho un alto en la corrupcin poltica que involucra al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Por un da dejan de contar parados, de anunciar otro recorte social ms, de imprimir algn brote verde econmico que no puede estar ms que en la cabeza de un economista neoliberal. Hoy se deja a un lado la crisis global espaola (econmica, social, institucional, poltica, de sentido comn) para ser una sola voz contundente que con algaraba publique la crnica de una muerte anunciada de su enemigo latinoamericano. En las redacciones de estos peridicos desde hace ms de una dcada que comenzaron a redactar obituarios sobre la figura de Chvez confundiendo la realidad con la ficcin, y confirmando, una y otra vez, el dao que ha causado a una poblacin entera el haber nacido en una Unin Europea revestida como frontera econmica norte-sur y globalizada en los mrgenes del eurocentrismo para entender el mundo.

De ah que no sea extrao que esta maana lluviosa antes de coger la prensa, me encuentre a un hombre de no ms de cuarenta aos repitiendo a quien lo quiera escuchar que se ha muerto el dictador. Entro al ruedo y le pregunto si sabe que aquel dictador gan 12 elecciones en 14 aos avaladas por la comunidad internacional. Se me queda mirando con desprecio, no alcanzo a percibir si es ideolgico o racial, slo se que mi comentario no le ha gustado para nada. Para mi sorpresa, coge la revista grfica El jueves y se va caminando bajo la lluvia. Una seora ms decidida, con una piel de animal que le aprieta el cuello y con aires de burguesa de medio pelo granana dice derechamente que bueno que se haya muerto el rojo hijo de puta!, coge El Ideal de Granada y para no quedar desinformada tambin un ejemplar del ABC. Un chaval que se resguarda del aguacero y no tiene intencin de comprar nada, ojea los titulares con rostro serio y se va rpido a la bsqueda de un cajero para tirar la bolsa de dormir. Slo falta que aterrice el venezolano antichavista que conozco hace un tiempo y que dice venir de un planeta llamado Orin, as que prefiero enfilar por la calle y dejar que la lluvia golpee el rostro. En seis calles de vuelta a casa intento trazar un mapa mental espaol que sintetice el origen del odio hacia la figura de Chvez y el menosprecio a los movimientos sociales latinoamericanos.

Es un hecho que la alianza del pensamiento nico de la prensa espaola contra Chvez y el proceso poltico del pueblo venezolano, qued sellada en los das posteriores al fracasado golpe de estado civil y militar que dur 48 horas en abril de 2002. Por entonces el Gobierno espaol de Jos Mara Aznar no slo conspir para quebrar la institucionalidad democrtica venezolana sino que fue el primero del mundo en reconocer a la junta golpista que no durara mucho. Todos haban participado desde sus trincheras en el mayor ridculo internacional espaol y quedaban en evidencia. Ah est la hemeroteca para el que tenga sus dudas y tambin los cables sediciosos entre Madrid y su embajada en Caracas. La llamada prensa seria espaola y sobre todo el diario El Pas dio cobertura al andamiaje golpista y no pararan ms en su lucha meditica desenfrenada, a veces colrica, contra Chvez y sus partidarios. Siempre apoyados por la derecha catlica espaola que editan los pasquines de tirada nacional ABC y La Razn, junto a los eternos conspiradores autodenominados de derecha (neo) liberal y su peridico El Mundo.

Por aqu eman el virus de odio que desde hace una dcada recorre Espaa. Estos son los responsables de haber ensanchado el desconocimiento sobre lo que viene sucediendo en el campo social latinoamericano desde la mitad de la dcada de los noventa y que la mayora del pueblo espaol desconoce porque lo intoxican da a da con conceptos como dictadura, populismo, petrodlares, influencia castrista, libertad de expresin, oposicin reprimida, para luego desde ese campo semntico articular un discurso informativo sin mayores elementos que la de su base de datos ideolgica y nacionalista. Para estos medios (directivos, editores y periodistas que suscriben las notas) su visin de la llamada Iberoamrica slo existe tras un acuerdo comercial ventajoso para sus anunciantes; las grandes empresas de capital privado espaol que con Chvez vieron peligrar su negocio en donde hasta entonces todo estaba permitido.

Ahora, cuando el cadver de Chvez recorre las calles de Caracas bajo una multitud que lo despiden con un hasta siempre comandante, ellos se afanan en redactar sus crnicas que hablan con soltura de una transicin poltica que llevar a su oposicin a ser gobierno y que slo ah nacer una verdadera Venezuela. Algunos se han apresurado -una vez ms- a vaticinar la cada del sistema cubano por la falta de petrleo a precios rebajados que se dispensaba con Chvez. Se insiste en la majadera idea de que el cncer ahora se extender por el cuerpo social latinoamericano que despus de dcadas de neoliberalismo extremo volvi a ser sujeto social rebelde, organizado y transformador. Hay mucha nostalgia contenida en las redacciones espaolas que les gustara volver atitular a doble pgina como en los aos noventa: La reconquista econmica espaola en A.L.. Les encantara volver a creer que su majestad el Rey es un elemento indispensable en el desarrollo poltico latinoamericano y que cualquier cambio poltico en la regin debiera estar supeditado a la moral de la transicin poltica espaola, que por estos das, se desnuda ante sus ciudadanos.

Cuantas botellas de cava -no cataln- se descorcharn estos das en las redacciones de Madrid, imposible saberlo. Sospecho que Vargas Llosa lo celebrar con la familia neoliberal ah donde est por el mundo con un buena cosecha de tinto, a Yoan Snchez me la imagino en su apartamento de La Habana alternando un mojito mientras termina su crnica sobre la muerte de Chvez, en los prximos das quizs nos sorprenda con otra de sus detenciones express, es probable, que en un ataque para llamar la atencin de sus acreedores internacionales se autoinculpe de haber inoculado el cncer que mat al enemigo de sus amigos. Jos Mara Aznar se fumar un puro al lado de la chimenea del saln de su casa mientras mentalmente repasa los proyectos aparcados de la multinacional del oro Barrick Gold en Venezuela, de la cual es consejero. Tambin se dar tiempo para redactar un documento poltico haca sus amigos de derecha, empresarios, a la burguesa local, y a los hombres de bien con poder de decisin e influencia para que cierren filas con Capriles y crean de una vez por todas que ahora es cuando el neoliberalismo por fin triunfar en todo el continente.

Yo por mi parte me tomar una cerveza, descorchar la botella y el primer trago ser para la pachamama, para la madre tierra de la vida y la muerte que siempre en Latinoamrica nos ha regalado una buena cosecha de hombres y mujeres nuevos.

Blog del autor: tisuquiearth.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter