Portada :: Mundo :: Relevo en el Vaticano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-03-2013

Debe importar a los no catlicos quin es nombrado papa?

Immanuel Wallerstein
La Jornada


Por supuesto. El Vaticano es un importante actor geopoltico. As como todo mundo puede sentir que le concierne quin arriba como lder de Estados Unidos, Alemania, Rusia, China o Brasil, as tambin nos concierne quin se vuelve papa. Se dice que Stalin pregunt alguna vez: Cuntas tropas tiene el papa? Pero la fuerza geopoltica es ms que la fuerza militar.

Es cierto que el papa est constreido por los intereses de largo plazo de la Iglesia catlica y por su trayectoria histrica. Pero tambin estn as de constreidos los lderes designados de cualquier Estado importante. Tambin es cierto que s hace diferencia quin es el lder particular. Dentro de estas limitaciones, el lder puede inclinar las polticas en una u otra direccin.

En el caso del Vaticano, desde 1945 se han electo cinco papas. Los electos se apegaron ms o menos a las expectativas excepto uno. Se supona que Juan XXIII, de edad avanzada, hara poco, siendo un papa interino en tanto se diriman las diferencias entre los puntos de vista de los cardenales. No obstante, en su relativamente corta carrera lanz un viraje importante de las polticas del Vaticano (tanto teolgicas como mundanas) en lo que se conoci como un aggiornamento (una actualizacin) de la Iglesia en el Concilio Vaticano segundo. Su impacto fue tan grande que uno podra decir que el objetivo primordial de sus sucesores ha sido deshacer lo que l hizo, o por lo menos limitar lo que consideraban era el dao causado por l.

Es verdad que los debates teolgicos al interior de la Iglesia (que son muchos y muy importantes) conciernen profundamente, casi que en exclusiva, a los fieles de la Iglesia. Pero los lderes de la Iglesia, a todos los niveles en el Vaticano, en el nivel de las estructuras nacionales de los obispos, y a nivel local en cada una de las dicesis y parroquias extraen conclusiones mundanas de la teologa y, por tanto, buscan afectar lo que ocurre en la arena poltica.

Es bastante la diferencia poltica entre obispos que abrazan la teologa de la liberacin o, en el otro extremo, aquellos que abrazan los puntos de vista del Opus Dei o, an ms a la derecha, los de la Sociedad de San Po X. Y aunque la Iglesia tiene variados nmeros de adherentes en diferentes zonas del mundo, hay muchas zonas en las que forman una parte significativa de las poblaciones nacionales: el continente americano, mucho de la Europa occidental y del sur, algunas partes de Europa oriental, varias partes de frica, algunas partes del este y el sureste asitico, y Australia. Es una lista larga. Los catlicos son hoy cerca de 16 por ciento de la poblacin mundial. El nico grupo mayor son los musulmanes, que son cerca de 22 por ciento.

En estos pases los lderes de la Iglesia con frecuencia respaldan implcitamente a algn candidato en las elecciones. Por lo regular asumen posturas fuertes en torno a varios tipos de legislaciones que afecten la moral social y su permisibilidad. Con frecuencia tienen posiciones sobre cuestiones de bienestar social. Y algunas veces toman posiciones en torno a cuestiones de guerra y paz. En el sistema-mundo como un todo, y ciertamente en muchos pases, el resto de nosotros algunas veces encuentra aliados entre las figuras de la Iglesia y algunas otras veces encuentra oponentes.

En verdad, los no catlicos no tienen decisin alguna acerca de quin es electo papa. Pero en realidad muy pocos catlicos pueden decir algo al respecto. El Vaticano es una de las ltimas monarquas absolutas. Y cuenta con un sistema electoral muy especial, en el cual aquellos miembros del colegio cardenalicio (todos escogidos por algn papa previo) que sean menores de 80 aos votan en secreto y repetidas veces hasta que una persona logra una mayora.

Una mayora de los miembros menores de 80 aos del actual colegio de cardenales fueron elegidos por el papa Benedicto XVI, y parece que su criterio principal fue que compartan en gran medida la mayor parte de aquellas posiciones teolgicas que l consideraba de importancia primordial. Pero dicho esto parece haber muchas diferencias en los puntos de vista y los nfasis entre ellos, y algunas de stas podran tener importantes consecuencias polticas. As que est lejos de saberse a ciencia cierta quin emerger como el siguiente papa y cules sern las consecuencias polticas de tal decisin.

Es extremadamente dudoso que volvamos a tener un Juan XXIII. Pero en ese entonces era extremadamente dudoso que logrramos el primer Juan XXIII. En un sistema electoral que guarda algunas similitudes estructurales con el del Vaticano, es decir, el sistema de China, todos estbamos inseguros, y hasta cierto punto lo seguimos estando, de cules sern las consecuencias de las decisiones recientes en torno a la siguiente ronda de lderes.

Una cosa que hay que resaltar es que aun los catlicos prominentes que han sido tratados de manera spera por la Iglesia, o los ms desilusionados por el estado de la Iglesia pienso en Frei Betto en Brasil, Ernesto Cardenal en Nicaragua, Hans Kng en Alemania o Garry Wills en Estados Unidos no rechazan su membresa en la Iglesia. Persisten en intentar transformarla o, segn su punto de vista, retornarla a su misin verdadera y original.

El resto de nosotros no puede ya rendirse en cuanto al Vaticano, como no podemos rendirnos respecto de China o Estados Unidos, ni de ningn sitio de actividad humana y potencial transformacin social.

Traduccin: Ramn Vera Herrera

Fuente: www.jornada.unam.mx/2013/03/09/index.php?section=opinion&article=024a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter