Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2013

Una dcada asesinando estudiantes y profesores e imponiendo rector
La toma de la Universidad de Crdoba por los paramilitares de las AUC

Verdad Abierta

VerdadAbierta.com reconstruye cmo fue que las Autodefensas de Castao y Mancuso dominaron esta entidad que fuera nervio intelectual y poltico de la vida cordobesa.


El burro llevaba corbata. Tiraban de l dos estudiantes quienes bajo el ms absoluto silencio lo pasearon desde la entrada de la Universidad de Crdoba hasta el frente del edificio administrativo. Su protesta era osada, sin duda; para ellos, inteligente. Se oponan a la posible reeleccin en la rectora de Eduardo Gonzlez Rada, de Mayoras Liberales, un grupo que lideraba en Crdoba el congresista Juan Manuel Lpez Cabrales. La Universidad de Crdoba estaba en un periodo crtico en 2000, a meses de escoger al nuevo rector.

Mientras el burro encorbatado se paseaba por la edificacin, en un saln se arremolinaron los trabajadores sindicalizados. Su universidad se la peleaban el poder poltico de siempre y el recin llegado poder paramilitar. Temerosos, los profesores decan que nadie poda evitar lo que todo mundo comentaba en las esquinas de Montera, que el poder de las armas de derecha se terminara de tomar la universidad. Haba erradicado del plantel todo aquello que le sonara a izquierda, y haba sometido al clientelismo enquistado all desde haca aos.

La mockusiana escena del burro expresaba la indignacin de los estudiantes con la corrupcin que campeaba en la institucin, pero tambin la rabia contenida por los asesinatos de los profesores Francisco Aguilar Madera en 1995 y Alberto Alzate Patio en 1996 y del representante de los profesores ante diversos estamentos de la institucin, Misael Daz Urzola en 1998. ste ltimo termin acribillado porque se atrevi a insistir en que se hiciera la convocatoria de las elecciones de los representantes estudiantiles. Muchos en la universidad haban tenido que huir para salvar sus vidas. Los que se quedaron callaban de miedo.

Las Auc haban asesinado a los profesores Aguilar, Alzate y Daz cuando estaban en plena ofensiva para tomarse la Universidad. En 1998, el entonces jefe la organizacin armada, Carlos Castao, anunci la creacin de los Comandos Campesinos Caribe, con el objetivo especfico de intervenir en las universidades de la Costa, y su lugarteniente, Salvatore Mancuso, comenz por la de Crdoba.

Los violentos ni siquiera permitieron la alegrica representacin del burro. Dos de los estudiantes que montaron la escena fueron secuestrados luego por las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) y posteriormente tuvieron que salir del pas, y hoy viven asilados en Canad.

Rector desiste
Eduardo Gonzlez Rada, matemtico de profesin, fue el ltimo rector puesto en la universidad por el patriarca liberal de Crdoba, el senador Lpez Cabrales. Al despuntar el nuevo siglo, prcticamente todo estaba dicho para que saliera reelegido por una consulta a la comunidad universitaria. Los candidatos que sacaran ms del 30 por ciento de la votacin tenan derecho a pasar a la siguiente instancia ante el Consejo Superior de la Universidad, y ste, escogera rector entre los finalistas.

En plena campaa de reeleccin, sin embargo, el rector Gonzlez Rada fue obligado a asistir a un encuentro con los paramilitares en el Alto Sin y al regresar a Montera, desisti de su aspiracin. Los rumores de que su gestin en la universidad haba sido muy corrupta haban llegado a odos de los mandamases de las Auc. El profesor Hugo Iguarn Cote denunci irregularidades en el gasto de la Universidad; miembros del sindicato y de la dirigencia estudiantil tambin dijeron que la ejecucin del presupuesto era inconsistente. Entonces Castao y Mancuso, que de fuerza contra-guerrillera pasaron a ejercer un supra-poder en casi todo lo que ocurra en Crdoba, tuvieron la disculpa perfecta para meterse a imponer su propia ley en la universidad.

Con la salida forzada de Gonzlez, aparecieron diez candidatos nuevos a la rectora. Entre ellos, estaba Vctor Hugo Hernndez Prez, otro liberal de origen lopista, quien desde 1998 haba entrado a trabajar en la universidad. Durante cuatro aos dirigi el Centro Regional de Educacin a Distancia (Cread). Con el respaldo de sectores de la universidad, pues ya se haba alejado de las filas lopistas, Hernndez se inscribi oficialmente como aspirante a la rectora en junio de 2000. El senador Lpez Cabrales haba preferido apoyar al profesor Havid Barrera.

Hernndez gan la consulta popular interna con casi el 53 por ciento de los votos, seguido de Havid Barrera, que super el 30 por ciento. El Consejo Superior de la institucin tena que definir entre estos dos aspirantes que pasaron el umbral. Por los siguientes dos meses hasta agosto de 2000, las Auc enviaron razones al Consejo de que no poda elegir a la ficha de Lpez Cabrales, y los consejeros divididos no decidan.

Los paramilitares ya tenan cmplices trabajando en la universidad, como Csar Bedoya, quien posteriormente fue asesinado.

El miedo cundi en los salones de la universidad. Llegaban rumores de amenazas, de supuestas decisiones tremendas tomadas arriba, en la finca Capilla, de Mancuso, o en Santa Fe Ralito (municipio de Tierralta). Algunos se dedicaron a rezar por el nombramiento de Hernndez Prez, armaron cadenas de oracin y montaron vigilia en las puertas de la universidad en Montera. Ese da incluso naci un nio, hijo de una estudiante, al que bautizaron como Vctor Hugo.

El 12 de septiembre de 2000, el Consejo Superior resolvi escoger a Hernndez. Se crey que las muertes pararan all, pues ste, se comenz a especular con fuerza, era el respaldado por los paramilitares. Pero no fue as.

Crimen en casa del elegido
Varios testigos aseguraron ante las autoridades que Vctor Hugo Hernndez y Hugo Iguarn haban hecho un pacto de caballeros antes de la eleccin y haban acordado que quien ganara nombrara al otro como su vicerrector administrativo.

La alegra de haber ganado no le dur mucho a Hernndez. La misma noche en que se proclam su triunfo, pasadas las diez, varios hombres de las autodefensas llegaron a buscarlo. Uno de ellos le dijo: El seor quiere hablarle. Ah supo Hernndez que era Mancuso quien lo mandaba a llamar. En se y en otros encuentros, el jefe armado le hizo saber que haba ganado la rectora porque l se lo haba permitido y que deba consultar con ellos todas las acciones y nombramientos que hiciera en la institucin, para as garantizar la transparencia en la universidad.

Sin contarle a nadie, escondiendo su miedo, Hernndez continu adelante con sus planes en la rectora. Para anunciar quines estaran en su equipo, el 10 de septiembre de 2000 cit en su casa de Villa del Ro de Montera a una reunin en la que incluy a Iguarn, pues pensaba cumplirle la promesa de nombrarlo vicerrector. Pero no alcanz a anunciarlo cuando dos tipos armados irrumpieron en la residencia y uno de ellos dispar contra Iguarn y lo mat.

La sospecha siempre qued sobre Hernndez. Saba l, que estaba en tratos con Mancuso, que iban a asesinar a Iguarn?

Walter Jos Meja Lpez, alias el Mello, preso en la crcel Ternera de Cartagena lo acus ante el fiscal Fabio Severiche; sin embargo luego, el 15 de octubre de 2008, no lo pudo reconocer en la fila de personas que le pusieron las autoridades. Es ms, se retract pblicamente argumentando que haba sido influenciado por el fiscal Severiche. Hoy, ms de cuatro aos despus de esa diligencia insiste en que su testimonio contra Hernndez haba sido falso.

Antonio Jos Flrez Gonzlez, profesor de la Universidad y miembro del Sindicato, en declaracin jurada el 30 de octubre de 2007 asever que el homicidio de Iguarn obedeci a que era un acadmico formado, con experiencia y crtico y que eso iba en contra de los intereses de Vctor Hugo Hernndez. El profesor Flrez atestigu pues haba estado en la casa del rector elegido, Hernndez, ese mismo da en fue asesinado Iguarn.

El autor material de un primer atentado contra Iguarn, el paramilitar desmovilizado Jorge Andrs Medina Torres, alias Brayan, afirm ante la justicia el 10 de septiembre de 2008 que Mancuso dio la orden de matar a Iguarn y de ello tena conocimiento Hernndez. Sostuvo adems que Hernndez en varias ocasiones se haba reunido con el jefe de las autodefensas para tratar temas de la Universidad de Crdoba, siendo Csar Bedoya, trabajador de la Universidad, quien sealaba a las personas que deberan ser asesinadas en el platel y que, de hecho, el da del crimen de Iguarn, Bedoya estaba en la casa de Hernndez. EL 17 de marzo de 2009, nuevamente a la Fiscala, Medina dijo con relacin a Hernndez, nunca hubo amenazas contra l que yo sepa. l era candidato de Mancuso.

Hernndez siempre ha sostenido que las inculpaciones son falsas.

De todos modos, con los fusiles de las Auc en la nuca, Hernndez asumi la rectora. Pronto entendi que por transparencia, estaba obligado con Mancuso a nombrarle a quin l dijera en cada cargo. Aguant un ao y medio, y el 30 de mayo de 2002 renunci irrevocablemente al cargo. En su carta aleg problemas personales, no habl con nadie y huy de Montera.

El 8 de junio de 2002 hizo llegar un informe de su gestin, y una carta al Ministerio de Educacin Nacional, al Director de Educacin de Educacin Superior, a la Directora del Icfes, a la oficina de Planeacin del Icfes, al Consejo Superior de la Universidad de Crdoba, a la Defensora del Pueblo, a la Dicesis de Montera y a los medios de comunicacin. All les explicaba que por razones ajenas a mi voluntad y la necesidad de garantizar mi seguridad y la de mi familia, me vi en la necesidad de renunciar al cargo de rector de la Universidad de Crdoba.

Ms tarde le escribi al recin posesionado presidente lvaro Uribe, muy cercano a los temas cordobeses pues por aos ha tenido all su finca El Ubrrimo. Le pidi ayuda para poder salir del pas como refugiado. La respuesta le lleg mediante oficio 8201 del 28 de octubre de 2002. En sta, la Secretaria Privada de la Presidencia acus recibo de la comunicacin y le inform que la remiti al Director General para los Derechos Humanos del Ministerio del Interior. Pero ese despacho, ni ninguno lo llam para ofrecerle la proteccin que solicitaba.

El 1 de diciembre de 2006, Hernndez solicit auxilio a la Defensora del Pueblo de Montera, Mara Milene Andrade (quien luego fue nombrada vicecnsul en Nueva York). Y ella lo asesor. El 10 de julio de 2007 en escrito dirigido a la Comisin Nacional de Reparacin solicit la indemnizacin del Estado por la intimidacin, amenazas y presin de las Autodefensas, argumentando que durante el tiempo que se desempe como rector experiment una especie de secuestro personal e institucional. Despus de golpear otras puertas, al final, a travs la Pastoral Social de la Iglesia, le ofrecieron asilo en Santiago de Chile, a dnde se fue vivir con su hijo menor, bajo la condicin de refugiado. All permaneci casi dos aos.

A su regreso, en febrero de 2008, descubri, de la peor manera, que era serio el cuento de que la Fiscala le segua un proceso por el crimen de Hugo Iguarn, como le haba contado por telfono un profesor amigo de Cartagena. Walter Meja, alias el Mello, preso en una crcel en Cartagena, aseguraba que l haba sido cmplice. Apenas se baj del avin en el aeropuerto El Dorado fue detenido. Dur preso casi un ao, batallando ante la justicia, alegando su inocencia. Cuando fue hallado culpable del crimen decidi huir del pas. Ahora est prfugo, pues est condenado en primera instancia a 35 aos de crcel por el asesinato de su colega Iguarn. Desde su escondite habl con VerdadAbierta.com. (link a entrevista).

Cuando Hernndez huy, lo reemplaz en la rectora de la universidad, Claudio Enrique Snchez. Como la de Hernndez, la de Snchez tampoco fue una eleccin libre. Hubo forcejeo en el Consejo Superior y en Montera se rumoraba que era otra imposicin de Mancuso. La justicia le abri investigacin a Snchez y a la secretaria general de la universidad, Luisa Marina Lora y fueron encarcelados en diciembre de 2008, por los presuntos delitos de concierto para delinquir agravado, amenazas y constreimiento. Fueron puestos en libertad poco tiempo despus.

VerdadAbierta.com le pidi al ex rector Snchez Parra su versin de la historia, y ste dijo que respondera ms adelante, pero luego no volvi a responder su telfono. Al contactar a Luisa Marina Lora, ella respondi que no le interesaba hablar sobre el tema de la universidad.

Fiscal en duda
El fiscal Fabio Severiche, que llev el caso contra el ex rector Hernndez, fue condenado en primera instancia en abril de 2010 como cmplice de concusin, por haber intentado extorsionar a un empresario de Cartagena a cambio de cerrarle un proceso por asesinato en su contra. Para cometer el delito, tuvo ayuda de un fiscal de Justicia y Paz, quien tambin fue condenado, y algunos desmovilizados del paramilitarismo que estaban presos en la crcel de Ternera y en otras, quienes estaban dispuestos a acomodar sus testimonios, a cambio de obtener mayores beneficios judiciales y de dinero. En mayo de 2012, la condena a 48 meses de crcel fue confirmada en segunda instancia por el Tribunal Superior de Cartagena.

El hecho de que las acusaciones contra Hernndez puedan provenir de testigos falsos hace an ms difcil para la justicia dilucidar su caso. Pero lo que s se puede afirmar, es que cuando fue elegido, el miedo viva en la Universidad de Crdoba, y realmente nadie era libre.

Haba sido una dcada, desde principios de los aos noventa, hasta la desmovilizacin de Mancuso en 2004, en que las autodefensas cometieron muchos delitos en la Universidad de Crdoba, asesinaron y, forzaron al exilio a profesores y estudiantes. Era imposible que su plan de sanear la universidad con violencia y crimen pudiera funcionar. Un centro de pensamiento e inteligencia no puede funcionar bien a punta de bala y de brutalidad.

Fuente: http://www.verdadabierta.com/component/content/article/75-das-gate/4462-la-toma-de-la-universidad-de-cordoba/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter