Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2013

Los medios espaoles y la deseada muerte de Chvez

Vicen Navarro
Rebelin


La agresividad de los medios contra Chvez fue una constante durante su mandato, llegando a casos extremos, como en el caso de El Pas, incompatibles con un rotativo que se presenta como narrador objetivo y equilibrado de la realidad internacional. En su cobertura de la realidad venezolana se aprecia con toda claridad que su vocacin no ha sido la informativa sino la propagandstica, alcanzando niveles panfletarios.

Un ejemplo de ello fue la falsa fotografa del Presidente Chvez entubado, digna de la prensa amarilla, ultrasensacionalista, encaminada a transmitir la noticia, por lo visto muy deseada por aquel rotativo, de que el Presidente Chvez se estaba muriendo. De esto hace ya varios meses. La expresin tan burda y vulgar de tal deseo deshonraba a este rotativo y le haca perder su credibilidad, que ya es, en su cobertura de la realidad venezolana, muy limitada. Dicha fotografa, adems de transmitir la imagen de que el Presidente Chvez se est muriendo, refleja una imagen que hubiera debido generar varias reflexiones.

La primera es que lo ms grave de aquella fotografa no era que fuera falsa. El Sr. Chvez haba sido operado y, por lo tanto, haba estado en situaciones semejantes a la que aparece en la fotografa. Aunque la fotografa publicada es falsa, podra haber sido real. Entonces, la pregunta es por qu la publicaron? Adems del mensaje que se intent transmitir (mostrando que tal figura poltica estaba agonizando), se quera subrayar que ello estaba ocurriendo en aquel momento. La fotografa podra haber sido real, pero el mensaje habra sido falso, pues se intenta subrayar lo inmediato de su muerte (deseada). Y sta es la gran falsedad. Manipular imgenes para llegar a una determinada conclusin.

El Pas ha estado constantemente manipulando la informacin sobre Venezuela, falseando la realidad diariamente. En un acto de militancia, digna de mejor causa, dicho diario ha estado dando noticias que no corresponden a aquella realidad. Dos columnistas clave han sido Moiss Nam y Mario Vargas Llosa. El primero tiene un historial poco conocido en Espaa. Fue ministro de un gobierno venezolano que durante su mandato asesin a ms de 3.000 personas que protestaron por las polticas de austeridad y recorte impuestas por tal gobierno, polticas diseadas en parte por este personaje que se presenta como defensor de los derechos humanos en Venezuela. Como parte de su militancia, el Sr. Moiss Nam ha estado desinformando, presentando datos (nunca haciendo referencia a fuentes crebles), sealando, por ejemplo, que el dficit pblico es un 20% del PIB (cuando en realidad es un 7%), o que la deuda pblica es elevadsima (cuando en realidad es un 38% menor que la existente en la UE como promedio), o que la industria petrolfera ha colapsado (cuando est produciendo al nivel acordado por el grupo de pases productores de petrleo, OPEC), y as un largo nmero de falsedades (ver mi artculo La demonizacin de Chvez ). Algo igual ocurre con los reportajes del Sr. Mario Vargas Llosa, otro gran defensor de los derechos humanos, que nunca ha dicho nada crtico (al revs, ha sido laudatorio) del gobierno Uribe de Colombia, uno de los gobiernos responsables de ms asesinatos polticos en aquel pas.

Tal comportamiento de El Pas perjudica enormemente a la democracia espaola que necesita (para alcanzar el nivel de democracia que Espaa merece) tener unos medios con unos estndares de rigor y objetividad que hoy no existen en su cobertura de la realidad venezolana. Se me dir, con razn, que tal comportamiento no es nico de El Pas. Y ello es cierto. La cobertura de aqulla realidad por parte de los mayores medios de informacin espaoles es extremadamente manipuladora y propagandstica en su misin. Es uno de los casos ms claros del carcter profundamente conservador de los medios de informacin espaoles, lo que los transforma ms en medios de persuasin que de informacin.

Pero El Pas es el diario de mayor difusin en Espaa y, an cuando su lnea editorial es claramente liberal (y neoliberal en las reas econmicas), tiene un prestigio merecido en muchas otras reas por su seriedad y rigor. Por el bien de Espaa y su democracia, todava pobre en su calidad, El Pas debera interrumpir su labor militante y limitarse a informar. Y puesto que intenta inspirarse en The New York Times (que es menos desequilibrado en su cobertura de Venezuela que el El Pas) le sugerira que sea mucho ms diverso, publicando artculos favorables a Chvez al lado de los ms negativos (que son la gran mayora). A raz de la muerte real de Chvez, The New York Times public un excelente artculo del ex presidente Lula, de Brasil, a tal figura venezolana, alabndole Por qu El Pas no lo hizo tambin?


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter