Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2013

Las mujeres ojibwe, sanadoras de las aguas del Misissippi

Adazahira Chvez
Desinformmonos

Un grupo de mujeres inicia el camino para sanar al segundo ro ms contaminado de los Estados Unidos, que es tambin parte de la vida cultural de su pueblo.


Para hacer conciencia sobre la severa contaminacin del Ro Mississippi, un grupo de mujeres indgenas ojibwe recorren miles de kilmetros en Estados Unidos, transportando una cubeta con aguas prstinas del nacimiento del ro hacia la desembocadura, donde est tan contaminada que a nadie se le ocurrira beberla, seala Sharon Day, una de las caminantes.

Estas mujeres no se desalentaron porque el ro ms grande de los Estados Unidos es tambin el segundo ro ms contaminado. En comunicado, el grupo Indigenous People Task Force denunci que en la desembocadura del ro, el agua prcticamente no lleva oxgeno. Ellas creen firmemente que sus acciones y las de cada persona pueden contribuir a sanar este cuerpo de agua, con el que su pueblo convive desde hace cientos de aos y que era llamado Padre de las Aguas por los pueblos originarios.

Nuestra meta es orar por el agua y crear mayor conciencia sobre la contaminacin del ro, seala en entrevista telefnica con Desinformmonos Sharon Day, una de las organizadoras de la marcha. La accin inici el 1 de marzo y recorrer ms de mil 900 millas, pasando por las zonas donde el agua va perdiendo su pureza. Quienes la contaminan son, seala Sharon, los desechos de las fbricas, de las ciudades y de los grandes campos agrcolas.

Las mujeres y el agua

El pueblo ojibwe (o Bois Forte Band of Chippewa) vive en el actual estado de Minnesota (donde nace el Ro Mississippi), en la frontera con Canad, y trata de fortalecer sus tradiciones. Ha habido restauracin de la cultura del pueblo, y aunque la economa ha mejorado, hay mucha decolonizacin que se tiene que hacer todava, seala Sharon.

Y no es casual que sean las mujeres las organizadoras de la defensa del ro. Ellas, explica Sharon, son las encargadas de cuidar y llevar el agua a las ceremonias tradicionales; los hombres hacen lo mismo pero con el fuego. Es as como en 11 aos, las mujeres ojibwe han encabezado 10 marchas en defensa de lagos, ros y manantiales.

La primera de estas actividades fue la lucha para demandar que una carretera no pasara cerca de Coldwater Spring, una ancestral fuente de agua que brota cerca de la confluencia de los ros Mississippi y Minnesota, lugar de reunin tradicional de los pueblos nativos americanos desde hace miles de aos. Pese a la construccin de la carretera, el manantial todava fluye, aunque disminuido.

A partir de eso, cuenta Sharon, una de las ancianas del recinto ceremonial pens qu ms poda hacer para defender el agua. As, Josephine Mandamin organiz para 2003 la caminata alrededor del Lago Superior, actividad que ha repetido en otros lagos. En la caminata de 2011, las mujeres llevaron agua de mar de los cuatro puntos cardinales hacia dicho Lago.

Somos el agua, el agua es nosotros, y tenemos que defenderla o se nos acabar. Es responsabilidad de las mujeres cuidar el agua, recolectarla, ofrecer ofrendas por ella, explica Sharon.

Las mujeres, que algunos das marchan acompaadas y otros, solas, iniciaron su recorrido en el Parque Estatal del Lago Itasca, en Minnesota, y llegarn hasta el Golfo de Mxico, en Luisiana, cargando una cubeta de cobre que llenaron con el agua del nacimiento del ro. Al inicio del recorrido realizaron una ceremonia tradicional ojibwe.

El da de la entrevista con Desinformmonos, el sptimo de la marcha, el grupo estaba constituido por tres mujeres y dos hombres. A veces nos acompaan ms, a veces nadie, seala Sharon. Las caminantes recorrieron 24 millas ese da, que fue soleado. Sin embargo, informa Sharon, dos das antes debieron caminar en medio de una tormenta de nieve. Estamos felices, cansadas pero felices, resume Day.

Las posibilidades

Sharon apunta que la contaminacin del ro no es una situacin nica en los Estados Unidos. Muchos ros y lagos estn igual, as que queremos cuidarlos, precisa. La lder expresa su deseo de que ms pases entiendan que los ros no son solamente cosas para explotar, sino recursos que se deben cuidar, como lo hace Evo Morales, agrega.

Day considera que s es posible sanar el ro; por eso llevan el agua pura y limpia de donde nace, para demostrar que quieren que as permanezca. Para estas mujeres, todos podemos ayudar a sanar a los ros. Podemos orar, podemos no desperdiciar el agua, ahorrar cuando lavamos, y estar conscientes de que lo que ponemos en el desage y en los suelos va hacia los ros, seala. Sharon finaliza sealando que todos podemos hacerlo mejor de lo que lo estamos haciendo ahora.

Fuente: http://desinformemonos.org/2013/03/las-mujeres-ojibwe-sanadoras-de-las-aguas-del-misissippi/print/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter