Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2013

Proceso constituyente del 99%

Lio Bechara
Peridico En lucha / Diari En lluita


Se presenta un escenario de cuestionamiento de lo social, lo privado y lo comn, la monarqua, el modelo de Estado y la forma de participacin poltica. Existe un amplio debate en torno a la necesidad de un proceso destituyente-constituyente.

Existe un amplio debate en torno a la necesidad de un proceso destituyente-constituyente. Este proceso estara caracterizado por la negacin y transformacin de instituciones del estado obsoletas por otras que representen la imagen de las fuerzas sociales. Estas fuerzas no tienen cabida en el marco constitucional previo.

Ver como en 15 das se modifica, a espaldas de la sociedad, una constitucin que era intocable o ver como todo el aparato estatal es capaz de posicionarse a favor de los bancos y no de las personas caso de la PAH o del banco malo son algunos sntomas.

Esta constitucin del 78 fue escrita dentro de las constituciones llamadas sociales, que pretendan un estado del bienestar que mediara en las problemticas laborales y sociales. Donde se garantizara la justicia social, una mayor igualdad y se garantizasen ciertas protecciones socio-laborales.

Despus de la cada de la URSS y el proceso de globalizacin capitalista posterior hay una ofensiva neoliberal y conservadora neocon que est tratando de desmantelar el estado del bienestar. Y la clase dirigente, principalmente del sector financiero, ha roto los consensos del 78.

Ninguno de los agentes que emergieron como garantes del consenso y del pacto social responden ahora a las demandas sociales, ni son capaces de frenar estos ataques. Estn obsoletos. Ni el Parlamento, ni el sistema de partidos, ni la distribucin territorial del poder, ni la integracin en la UE, ni las burocracias de los sindicatos responden al imaginario poltico emergente. No estn legitimados. Estamos ante lo que algunos ya han nombrado como una crisis de rgimen. La cuestin que hay que preguntarse es si no hay varios procesos destituyentes-constituyentes en marcha.

Por un lado, este proceso neocon por el cual se promulgan leyes pseudo constitucionales antisociales. Este proceso, que viene marcado desde arriba, desde la troika y del gobierno del PP, y pretende legislar de tal manera que las finanzas y la especulacin sean el centro de la vida poltica. En este caso, no se cuestiona el status quo, perdura un modelo representativo donde la gente trabajadora se dedica a producir y consumir, mientras que los capitalistas y polticos controlan y gestionan lo social.

Y por el otro, un proceso desde abajo, desde las fuerzas progresistas emergentes. Por el cual se pretende abrir un espacio deliberativo, donde la soberana resida en la voluntad popular, y los consensos se consigan a partir de las demandas de los movimientos sociales. El 15M, el 25S, la PAH, las mareas son ejemplos que encarnan este modelo constituyente. El rechazo de la representacin con el no nos representan demuestra la radicalidad del corazn mismo de estos movimientos.

En esta dimensin se presenta un escenario de cuestionamiento de lo social, lo privado y lo comn, la monarqua, el modelo de Estado y la forma de participacin poltica. El nico instrumento que desequilibra la balanza en favor de uno de stos es la lucha. Estos dos procesos son como placas tectnicas que chocan. Una pugna social que genera terremotos dentro de cada persona y a la vez sociales.

La forma histrica de salida a estos traspis es a travs de huelgas y empoderamiento de los trabajadores y trabajadoras, organizndonos en nuestros barrios, centros de trabajo o facultades, con redes de solidaridad y apoyo mutuo. Organizando la resistencia y desobedeciendo las leyes injustas.

Porque en un proceso destituyente-constituyente tenemos que enfrentarnos simultneamente al derrumbe de un castillo de naipes y a la construccin de nuestro propio techo. Est claro que quienes ahora viven de este marco jurdico no van a impulsar un proceso transformador. No lo necesitan.

Por eso si queremos un marco jurdico y unas estructuras polticas que respondan a las necesidades de las personas paradas y de las desahuciadas, y la clase trabajadora en general, es necesario luchar para destituir la constitucin capitalista actual e iniciar un proceso constituyente desde abajo.

Lio Bechara (@dignitatrebel) es militante de En lluita / En lucha

Fuente: http://enlucha.org/site/?q=node/18393



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter