Portada :: Venezuela :: La muerte de Hugo Chvez
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-03-2013

Chvezˮ y los nombres de la historia

Maciek Wisniewski
Rebelin


Tras la noticia del fallecimiento de Hugo Chvez, la periodista espaola Maite Rico, tuite: Chvez muere el da del 60 aniversario de la muerte de Stalinˮi; el tweet fue reproducido entre otros por la bloguera cubana Yoan Snchez, apareciendo al lado de su comentarioˮ sobre el deceso de Chvez.ii

La periodista de El Pas, no fue la primera, ni la nica en notarlo, pero ms que una observacin inocente, su mensajito era un pequeo reflejo de toda la estrategia de des-informacin y demonizacin de Chveziii implementada por la mayora de los medios, con la participacin destacada del mencionado peridico global en espaolˮ y de la Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP) que cobija a Yoan Snchez. Los enemigos de Chvez de inmediato resaltaron la mencionada coincidencia histrica, ya que raras veces vean otras comparaciones, igualndolo por aos sin ningn rigor ni tregua con Stalin, Hitler o Mussolini (y utilizando sin reparos toda otra clase de falsedades).

Mucha tinta se ha derramado sobre el populismo de Chvez y de cmo logr cautivar los mentes de sus seguidoresˮ; poca sobre la psicologa de los anti-chavistas que lo hicieron un bogeyman y vean en l la encarnacin de todos los males. Lo pintaban de autoritario, dictador, dspota, tirano. El lincheamiento meditico consista tambin en que todo lo que apareca sobre l era negativo, sus fallas exageradas, los logros ignorados, su posicin y la de sus seguidores la chusma borracha de petrleoˮ malinterpretada y menospreciada. Para los ricos y poderosos Chvez era un zambo ignoranteˮ, y a la vez un demonioˮ, medio negro, medio indio; difamndolo personificaban en realidad su miedo de los millones de pobres que estaban detrs de l, le daban una forma y lo convertan en un blanco de sus ataques.

La prensa opositora nunca pudo decidirse si Chvez era fascistaˮ o comunistaˮ; lo fustigaba igual por sus rasgos de Fhrerˮ y tendencias estalinistasˮ. Los medios internacionales retomaban esta contradictoria campaa ponindole a la vez una camisa roja y otra parda, llegando a menudo como el anti-chavismo venezolano a los niveles demenciales del odio. Esto ocurra incluso en los pases como Polonia dnde se supone que somos ms sensibles al significado de las historias detrs de los nombres de Stalin e Hitler.

Estas comparaciones destruan el lenguaje del debate pblico, relativizaban las ms grandes atrocidades de la humanidad, oscurecan la naturaleza de los conflictos en Venezuela y afectaban a la poltica: s Chvez era igual que ellos, el mundo con mayor facilidad toleraba los excesos antidemocrticos de la oposicin e incluso alentaba el golpismo, justificadoˮ por el fin de contrarrestar el totalitarismo chavistaˮ.

Segn la llamada ley de Godwinˮ que se refiere a los debates en internet, a medida de que la discusin se alarga, aumenta la probabilidad de que aparezca una comparacin a Hitler o a los nazis; quin la use primero, pierde el debate.iv Dicho enunciado que pretende evitar el uso de comparaciones inapropiadas y que debera aplicar a cualquier debate podra incluir tambin a Stalin; esa sera, ya ms all de internet, la conclusin tras observar la discusinˮ en torno a Chvez.

Mientras ms se alargaba (fueron 14 aos) los argumentosˮ de los anti-chavistas se concentraban ms en las comparaciones generadas por fobias. Tambin ahora la mayora de las necrologas y editoriales ni hablar de los comentarios en redes sociales y tuits carecen de apego a la realidad (Chvez deja un pas sumergido en crisis, con la economa en escombrosˮ) y menosprecian a sus seguidores (masas narcotizadas por su culto y desorientadasˮ). Va una prueba de esta prosa comparativaˮ: No hay que dejarse impresionar demasiado por las muchedumbres llorosas que velan los restos de Hugo Chvez; son las mismas que se estremecan de dolor y desamparo por la muerte de Pern, de Franco, de Stalin, de Trujillo...ˮ.v

Chvez tambin usaba un lenguaje tosco, pero como apunta Horacio Gonzlez, el socilogo y ensayista argentino, de manera mucho ms graciosa y estricta logr combinar las historias del pasado con la contemporaneidad, desafiando a los dueos del poder mundial; tambin le gustaba jugar con los grandes nombres de la historiaˮ, dndole p.ej. una nueva vida a Bolvar.vi

Jacques Rancire, el filsofo francs, en uno de sus ensayos Los nombres de la historiavii preocupado por las palabrasˮ del pasado, apunta que una palabra como Napolenˮ nombra fenmenos ms all de la vida o carrera de un individuo. Detrs de ella estn las vidas de los millones sin nombreˮ que hicieron posible su carrera, crecieron con ella o que fueron aniquilados en su desarrollo; es un deber poltico devolverles su legtimo lugar en la historia (resuena aqu el enfoque benjaminiano).

Chvezˮ tambin por sus propios virtudesviii se volvi un gran nombre de la historiaˮ; los millones de los sin nombreˮ que hicieron posible su carrera, que pelearon por su gobierno y lo defendieron recobrando su dignidad, saben el verdadero orden y la adecuada compaa de otros nombres con quienes entra en la historia.

l ya les devolvi su legtimo lugar; ahora ellos le darn una nueva vida.


* Maciek Wisniewski es Periodista polaco

i @maiterico, 5/3/2013

ii Yoan Snchez, El final de Chvez, http://blogs.elpais.com/cuba-libre/2013/03/el-final-de-chvez.html, 6/3/2013

iii La sintetiz perfectamente Eduardo Galeano: La demonizacin de Chvez, Aporrea, 11/1/2013

iv es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_Godwin

v Mario Vargas Llosa, La muerte del caudillo, El Pas, 10/3/2013

vi Horacio Gonzlez, La pedagoga viviente, Pgina/12, 6/3/2013

vii Jacques Rancire, The Names of History , University of Minnesota Press, Minneapolis 1994  

viii Sobre Chvez se puede decir lo mismo que Bertrand Russell haba dicho sobre el revolucionario norteamericano Thomas Paine, Tena sus fallas como otra gente, pero era por sus virtudes que lo odiaban y calumniabanˮ - Mark Weisbrot, Chavez: hated for his virtues, Al Jazeera, 6/3/2013

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter