Portada :: Venezuela :: La muerte de Hugo Chvez
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2013

Ridiculizar al Chavismo

Rafael Rico Ros
Rebelin


Quin puede creer que se pueda inocular un cncer? Momificar a un presidente es endiosarlo y fanatizar una ideologa, es de culturas primitivas. Se ha mentido sobre la salud de Hugo Chvez", "El gobierno de Maduro trata de engaar al pueblo para mantenerse. "Secretismo",fetichismo, fanatismo, necrofilia,"Paranoia".

stas son algunas de las ideas que los medios de comunicacin comerciales difunden continuamente sobre Venezuela. Centran el debate del Chavismo en hechos anecdticos sin profundizar en lo que realmente est en juego en el pas petrolero: Una feroz lucha de clases entre una mayora histricamente excluida y un sector de la poblacin acomodada, rica y blanca que sometieron al pas en lo econmico, poltico y social llevndolo a dramticos ndice de pobreza cercanos al 60%. Hoy en da, la pobreza ha bajado a un 24%.

Como es lgico, los pobres y los millones de personas que dejaron de serlo, estn dispuestos a defender el Chavismo despus de la muerte de Hugo Chvez. Debaten y analizan distintas reas para la construccin de una sociedad ms justa mientras muchos intelectuales, influenciados por las matrices mediticas, se enredan en discusiones intrascendentes que no cuestionan ni afectan al sistema establecido.

Los medios de comunicacin comerciales intentan invisibilizar la construccin de esta nueva sociedad tratando de dar una visin distorsionada del pas: No tienen ms que descontextualizar algunas frases del gobierno para moldear una imagen esperpntica y ridcula del Chavismo. Aprovechan que un gobierno popular no tiene exquisitos asesores de imagen que les indiquen lo que es mediticamente oportuno. Si se est construyendo un proyecto para las mayoras no se necesita recurrir al engao y a la seduccin como si vendieran cosmticos.

En los ltimos das hemos observado que la estrategia comunicacional de estos medios comerciales ha sido construir las burlas al gobierno venezolano sobre al menos tres ejes principales: Embalsamar a Chvez, la acusacin de inocular el cncer y las mentiras sobre el estado de salud de Hugo Chvez.

Embalsamar a Chvez

Es fundamental contextualizar un hecho para poder analizarlo, una tarea que parece han olvidado algunos periodistas bien pagados en todo lo que se refiere a Venezuela. El da que Maduro anuncia la posibilidad de embalsamar a Chvez, haba impresionantes colas kilomtricas de ms de 10 horas para visitar los restos mortales del Presidente. Familias enteras, personas mayores, nios y nias de todas las edades, personas enfermas, cientos de miles que pasaron la noche esperando a ver a su Presidente. Ese da, bajo un sol tropical, deshidrataciones, desmayos y fuertes emociones, un grupo importante de la cola derrib una valla de proteccin al grito de Queremos ver a nuestro Presidente!. Este hecho motiv la decisin, quizs precipitada e improvisada, de embalsamar a Chvez para tratar de conservar sus restos ms tiempo y dar el derecho a esa multitud de expresar su sentimiento de gratitud y dolor por la prdida de lo que para ellos ha sido un smbolo de lucha y liberacin.

Desde los grandes medios de comunicacin se comenz a ridiculizar esta idea y presentarla como un proyecto faranico, de culto desmesurado al Caudillo idolatrado. La realidad indiscutible es que no haba tiempo suficiente para que estos millones de personas que queran despedir a Hugo Chvez pudieran verlo. Nos guste o no, y rompiendo los habituales prejuicios eurocntricos, por qu un gobierno democrtico no va a atender el reclamo que demanda un importante sector de su poblacin? Los espaoles han dedicado ms atencin al destino del cuerpo de Chvez que al del dictador Franco, que sigue en un mausoleo, pero ese s faranico, sin que ninguna demanda popular lo haya solicitado.

La inoculacin del cncer

La posible inoculacin del Cncer que presentaba Hugo Chvez, no es una acusacin conspirativa que mantiene ocupado a todo el Chavismo. Slo algunos han considerado esta posibilidad y no es un debate de primera lnea en los foros polticos del pas. Maduro apunta esta posibilidad recordando la lamentable historia de magnicidios sucedidos en Amrica Latina. Y, sin consultar a esos bien pagados y maquillados asesores, como hombre de pueblo, lanz esta reflexin en un momento de dolor y resignacin. Posteriormente, Maduro ha insistido en que slo se trata de una posibilidad, que no hay pruebas y que simplemente lo van a estudiar. Sin embargo, estas aclaraciones ya no son recogidas en grandes portadas por los medios comerciales.

Acaso no es lcito, e incluso obligatorio y responsable, que quieran estudiar si existe esa posibilidad? o es que deberan ocultar que se va a hacer una investigacin? Los mismos que denunciaron el secretismo del gobierno con la informacin del estado de salud de Hugo Chvez, son los que ahora se escandalizan y afirman que deberan de ser ms discretos y llevar la investigacin en secreto, por qu esa investigacin s tiene que ser en secreto?

El gobierno minti sobre la salud de Chvez?

En los tres meses despus de la cuarta operacin a Hugo Chvez, se emitieron ms de treinta comunicados oficiales del gobierno venezolano. En estas comunicaciones se indicaba claramente que peligraba la salud del Presidente y que haba que prepararse para lo peor. Si preguntabas a cualquier ciudadano venezolano, chavista o no, era consciente del grave riesgo de la operacin a la que se haba sometido. Nunca se dijo que el peligro estuviera superado aunque, como es lgico, haba llamadas a la esperanza, como sucede con la enfermedad de cualquier ser querido.

Sin embargo, los medios comerciales, desde el principio, lo presentaron como un pronstico fatal, no porque informaran mejor, sino por el sensacionalismo de la noticia. Por un lado, se centraron en acentuar las declaraciones del gobierno que apuntaban a una esperanza en la mejora y atenuaron todas las que manifestaban preocupacin. De esta forma difundieron el mensaje prefabricado de un "engao" del gobierno para mantener el poder.

Se puede debatir si hubo o no un buen tratamiento de la informacin oficial pero si preguntas en la calle a cualquier chavista, su respuesta es clara: No me sent engaado. Y es que nunca hubo una mentira. Si revisamos cada uno de los ms de treinta comunicados emitidos, no hay ninguna falta a la verdad.


Pedro Antonio de Alarcn en el prlogo de El sombrero de tres picos dice: Hace, pues, mucho tiempo, que concebimos el propsito de restablecer la verdad de las cosas, devolviendo a la peregrina historia de que se trata, su primitivo carcter. Sin embargo, restablecer la verdad y volver a la peregrina historia, hoy en da, se trata de una tarea imposible cuando nos enfrentamos a una monstruosa plataforma meditica que resulta ser un impresionante filtro con intereses econmicos y financieros.

La estrategia de los medios de comunicacin comerciales, en un momento de crisis global, con la amenaza mundial de recesin, crisis energtica, en un pas con la mayor reserva de petrleo del mundo, donde una opcin poltica va a impedir el saqueo indiscriminado de estos recursos, est muy clara: "ridiculiza y ridiculiza para que esos subversivos no sean tomados en serio". Lo hicieron con Hugo Chvez y lo van a seguir haciendo con cualquier gobierno que se mantenga fiel a sus ideas.

Sin embargo, no hay nada ms digno y respetable que el sentimiento de esperanza de millones de personas que son capaces de adivinar los miserables objetivos de la propaganda que protege los intereses de los poderosos. Y no hay nada ms aterrador para estos poderosos que un pueblo sea consciente de su explotacin, luche para liberarse y que pueda convertirse en un ejemplo para otros pueblos.

@rafaelricorios


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter