Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2013

Ellecciones en Cuba
Actualidad y perspectivas

Daro Machado Rodrguez
Rebelin


UNA INTRODUCCIN NECESARIA

El Estado cubano est integrado por rganos representativos de la ciudadana, los cuales son renovados peridicamente con amplia participacin popular 2 en procesos electorales en los que no es obligatorio ir a votar, cuya esencia democrtica es muchas veces desconocida por quienes sustentan una posicin dogmtica respecto del significado de democracia.

La democracia socialista participativa cubana es, como todas, imperfecta. Sus rganos representativos basados en la renovacin sistemtica mediante procesos electorales, surgieron en la segunda mitad de la dcada de 1970 como una necesidad orgnica del proceso revolucionario, una vez consolidado el poder del pueblo trabajador y cuando las bases socioeconmicas del pas se haban transformado radicalmente y haba tenido lugar un importante proceso de empoderamiento ciudadano y desarrollo cultural que llev a espacios decisivos de ejercicio del poder y de alta responsabilidad poltica y administrativa a personas humildes salidas del seno del pueblo.

Decenas de miles de ciudadanos cubanos de a pie pasaron a ocupar importantes posiciones en la actividad econmica, comercial, poltica, jurdica, cultural, administrativa, en fin en todos los mbitos de la sociedad. El proceso de empoderamiento popular fue rpido, creciente y abarcador.

Los continuados, sistemticos y universales procesos de educacin e instruccin, haban dejado atrs el lastre del analfabetismo, y el pas se convirti en una gran escuela de instruccin y formacin ciudadana. Los medios fundamentales de produccin de bienes y servicios, la tierra, las riquezas del subsuelo, la infraestructura, escuelas, hospitales, los medios de comunicacin social, todos los recursos del pas estaban al servicio del bienestar de la ciudadana.

La transformacin revolucionaria que cort de raz la explotacin capitalista y equipar en derechos y deberes a toda la ciudadana, a la vez que elev (y contina elevando) sistemticamente su nivel educacional, no poda generar una actividad poltica igual a la que exista en el pasado, sino que gener un modo nuevo de organizar el Estado, de reproducir sus rganos de poder, de hacer poltica y de realizar los procesos electorales, consecuente con su historia y con su realidad.

La sociedad cubana ha tenido que desarrollar su sistema democrtico en medio de constantes agresiones, hostigamiento, guerra psicolgica y bloqueo econmico p or parte de los Estados Unidos, secundado por pases imperialistas europeos.

El ejercicio de la democracia directa, particularmente en los primeros aos del triunfo revolucionario, los procesos de empoderamiento ciudadano, la elevacin del nivel cultural, las leyes revolucionarias, las polticas sociales, las formas de distribucin del producto social, la defensa de los recursos del pas frente a la voracidad de las transnacionales, la prctica de la solidaridad internacionalista, produjeron en Cuba el desarrollo de una nueva ciudadana y consecuentemente generaron simultneamente una nueva calidad de la actividad poltica, componente fundamental de la cual fue la dignificacin del voto ciudadano, dentro de un concepto general democrtico participativo.

Cuando tiene lugar en Cuba el proceso de institucionalizacin se produce un paso fundamental y es el de generar una nueva Constitucin.

El clima sociopoltico del pas, su estabilidad y la disposicin de la ciudadana que particip activamente, permitieron previamente llevar a cabo de modo experimental en una provincia del pas (Matanzas) una experiencia prctica para establecer mediante el voto de la ciudadana, los rganos locales de poder y estudiar su funcionamiento, antes de generalizarse ya con el respaldo de la nueva Constitucin y La ley Electoral. El carcter integral del experimento estaba dado porque no solo abarcara el proceso electoral y el funcionamiento interno de estos rganos, sino tambin las relaciones de los nuevos rganos de poder con las instituciones del territorio, las empresas, el aspecto demogrfico y territorial, etc.

Aquel experimento aport una importante informacin para las decisiones finalmente aprobadas en materia de la nueva Divisin Poltico Administrativa que adopt el pas 3 . Estos elementos: el sistema electoral, los rganos locales y la nueva divisin poltica administrativa, integraron el proceso que culmin con la aprobacin de la nueva Constitucin de la Repblica.

El anteproyecto de la nueva Constitucin fue elaborado con la participacin de las instituciones sociales y polticas del pas y elevado a la consideracin de la ciudadana que en nmero de alrededor de 6 millones de personas, debatieron sus contenidos e hicieron ms de 25 000 observaciones al texto como resultado de las cuales fueron modificados 60 artculos de los 141 que contena. Convertida en Proyecto fue sometida a referendo acudiendo a las urnas el 98% del total de ciudadanos con derecho al voto otorgando su aprobacin a la nueva Constitucin de la Repblica el 97,7% de los votantes. 4

La ley electoral vigente en Cuba es la Ley Electoral Nro. 72, aprobada el 29 de Octubre de 1992 por la Asamblea Nacional del Poder Popular, ella refrend la eleccin directa por el voto ciudadano de los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular y los delegados a las Asambleas Provinciales, los cuales segn la ley hasta entonces vigente eran elegidos por los delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular.

Luego de este breve panorama inicial, el texto que sigue se propone explicar las bases de uno de los aspectos de la poltica en Cuba: los procesos electorales . Para ello se describen los principales vicios que la actividad poltica cubana ha superado en lo fundamental, luego se pasa a explicar las bases del sistema electoral cubano y finalmente se exponen algunos de los principales desafos que consideramos tiene por delante, como parte de las transformaciones que tienen lugar hoy en la sociedad cubana.

VICIOS ELECTORALES EN LAS DEMOCRACIAS REPRESENTATIVAS Y ALGUNAS DE SUS CAUSAS

No hay democracia perfecta. Cuando se reclama por alguien una democracia pura, perfecta, a una organizacin poltica, a un gobierno, a un Estado, las intenciones solo pueden ser aviesas.

El Diccionario de Sociologa publicado bajo la edicin de Henry Pratt Fairchild por el Fondo de Cultura Econmica de Mxico reconoce que: La democracia pura no se ha dado nunca o tan solo en perodos muy breves de desintegracin social. Desde el punto de vista de la administracin y de la vida reales, toda democracia debe ser, por consiguiente, limitada. En la prctica las cuestiones que se plantean consisten en averiguar en qu sectores de la experiencia social puede establecerse y regir el principio democrtico y qu limitaciones o atenuaciones hay que imponer en ellos. 5

Sin embargo, un enfoque integral y por tanto justo de la democracia debe contemplar no solo la democracia poltica, sino tambin la democracia social y ambos planos de la democracia, en tanto sistema sociopoltico, sin indivisibles y deben ser debidamente aclarados. Sin pretender una definicin exhaustiva ni acabada, considero que es imprescindible en ambos planos tener en cuenta los elementos siguientes.

En la democracia poltica, el derecho de participacin poltica, para que sea realmente universal, vale decir, genuinamente democrtico, no puede estar sujeto a discriminacin por concepto de raza, sexo, orientacin sexual, religin, criterio y posicin poltica, jerarqua o disponibilidad de recursos econmicos. Una democracia poltica secuestrada por los poderes fcticos, se desvaloriza hasta impedir definirla como tal.

Cuando se define la democracia social, hay que tener en cuenta la satisfaccin de las necesidades sociales bsicas de toda la ciudadana. No puede haber un ejercicio pleno de la democracia poltica si no hay tambin democracia social, que asegure los derechos humanos fundamentales de la ciudadana, trabajo, educacin, atencin mdica, vivienda, transparencia informativa, etc.

El hecho electoral, es solamente un extremo de este sistema, uno de los elementos componentes de la democracia poltica, su valor real es directamente proporcional al valor mismo del sistema para el ciudadano, independientemente del nivel de conciencia que tenga cada uno de lo que ello significa.

Amrica Latina y el Caribe han experimentado algunos avances en el ejercicio de los procesos electorales. Son notables los resultados que se obtienen en pases que han desafiado a los poderes fcticos y enrumban por caminos de real democratizacin de la vida de sus pueblos, sustrayendo a la fuerza centrpeta del mercado mbitos decisivos de la vida social: la educacin, la salud pblica, la seguridad social y dignificando as el ejercicio electoral. De hecho, hay experiencias que demuestran la validez de los escenarios electorales para la lucha de los oprimidos por conquistar sus derechos, siempre que haya una perspectiva estratgica y no sea el nico mtodo de accin. En pases como Venezuela y Bolivia 6 , por ejemplo, se ha incrementado notablemente la participacin de la ciudadana en las elecciones y se ha dignificado el significado poltico del voto para millones de ciudadanos.

Sin embargo, las noticias recientes sobre los procesos electorales en la regin estn cargadas de las ms dismiles acusaciones de irregularidades, ilegalidades e incluso actividad criminal alrededor de su realizacin. Acusaciones sobre el manejo de recursos del Estado para favorecer a los candidatos oficialistas, la compra de votos, el origen ilegal de los recursos empleados en las campaas, los vnculos con el narcotrfico, el fraude. Ha habido procesos electorales ensombrecidos por la eliminacin fsica de candidatos.

Numerosos estudios sobre cultura poltica, elecciones, democracia, evidencian el reconocimiento de la corrupcin que persiste en el ejercicio electoral en la regin, su mercantilizacin, la perversin de la poltica. Mientras en unos lugares renace la democracia con nuevos contenidos y se dignifica el voto ciudadano, en otros crecen la decepcin y la desconfianza.

Expongo a continuacin algunos de estos vicios con un breve comentario, pero me detendr ms en el clientelismo por sus races, por los significados que tiene en el entramado social y por su amplia presencia en nuestras sociedades latinoamericanas y caribeas.

El ejercicio de la participacin democrtica del ciudadano se reduce al momento electoral.

Hay definiciones acadmicas que reflejan ntidamente el contenido de este subttulo: El proceso electoral dicen Jos Woldenberg y Ricardo Becerra- es la condicin y la expresin prctica de la democracia. 7

Los artculos aqu no tienen un significado menor: la condicin y la expresin prctica de la democracia . Cabe preguntarse si una democracia real no tiene otras condiciones, como por ejemplo, el bienestar y la cultura de los ciudadanos, o si no hay otras expresiones prcticas de la democracia, como por ejemplo una legislacin laboral justa y equitativa.

Se afirma que no puede haber democracia verdadera si no hay varios partidos polticos que se presenten como opcin en los procesos electorales. Sin embargo, la realidad es que hay una distancia abismal casi siempre insalvable entre las promesas electorales de los candidatos y las realizaciones que una vez en el gobierno o en el Estado se hacen realidad.

La esencia ltima de los programas diferentes es la propiedad privada que divide los intereses de la sociedad, cultiva la competencia como modo de vida, y la extiende al ejercicio de la poltica transformando esta en un mercado ms.

Los partidos polticos se han convertido en general en instrumentos de gobi erno, en mediadores entre el Estado y la sociedad civil con alta influencia en los procesos de decisiones, han perdido diferenciacin ideolgica y se han convertido en meros instrumentos de los poderes fcticos para manipular al gobierno y favorecer intereses corporativos de igual naturaleza para unos y otros.

Los partidos polticos, particularmente los mayores y ms poderosos, son, salvo excepciones, agrupaciones funcionales a determinados grupos de poder. Su finalidad es hacer propaganda y agitacin para finalmente asegurar a una elite el respaldo electoral que necesitan para actuar desde el Estado y el Gobierno en funcin de sus intereses egostas.

Los poderes fcticos, esos que nadie elige y tienen una capacidad de gestin econmica, cultural y poltica muy superior a la que pueden generar los partidos polticos, estn detrs de estos que solo son instrumentos pblicos para canalizar sus intereses.

No obstante, la visin ideal de la democracia representativa suele presentar el proceso electoral como el gran momento de la democracia, el verdadero poder que lo ejerce el ciudadano comn mediante el voto.

Luego de las elecciones, el agua retoma su nivel; vienen las explicaciones del por qu no es posible cumplir con tal cosa, con tal otra, y no pocas veces se hace algo totalmente contrario a lo que se dijo en las campaas electorales. Mientras, los ciudadanos quedan a merced de los polticos elegidos, no tienen otras vas para influir en las decisiones. La trada: mercado-poderes fcticos-poderes elegidos define el rumbo, toma las decisiones, y eventualmente criminaliza las protestas y desata la represin.

La democracia representativa, como norma, reduce la participacin ciudadana al da de las elecciones. No por gusto se suele establecer como principio la igualacin de la democracia al pluripartidismo.

El metabolismo socioeconmico en las economas capitalistas, se basa en la propiedad privada que genera intereses corporativos. El Estado, las leyes, el Gobierno constituyen el entorno jurdico-poltico en el que se desenvuelve la competencia entre propietarios por alcanzar mayores ganancias.

El proceso electoral est viciado.

Pero el propio proceso electoral no suele ser limpio, sino que suele estar cargado de golpes bajos, de mecanismos de manipulacin. Entre estos cabe destacar primero la manipulacin meditica durante las campaas. Los programas polticos cargados de demagogia apenas son el referente verbal de la manipulacin meditica para favorecer a unos u otros candidatos.

En los medios de comunicacin hay programas y periodistas al servicio de los partidos polticos, estos se encargan de escandalizar sobre la conducta de los candidatos opuestos, manipular la informacin, decir medias verdades o directamente faltar a la verdad, la proliferacin de encuestas electorales fraudulentas y sus comentarios tendenciosos, el empleo de recursos emocionales y la ausencia del anlisis real, racional, de los problemas y sus posibles soluciones, el aturdimiento de la poblacin con una profusin de asuntos menores sobredimensionados para soslayar la necesaria atencin a los problemas reales, figuran entre muchos otros recursos para maniobrar con la opinin pblica.

A ello se aade el empleo de recursos del Estado en las campaas o de recursos financieros ilegalmente adquiridos, la amenaza de despido a los empleados pblicos que se nieguen a votar por los candidatos que representan los intereses que han ocupado las jefaturas de las diferentes instituciones del gobierno.

Tales formas de manipulacin del voto ciudadano, lo desvalorizan, anulan el derecho a elegir, convierten el voto en algo ajeno al ciudadano,

La usurpacin del voto, el fraude, es otro de los trastornos que se han hecho crnicos en la democracia representativa. Se emplean los ms diversos mecanismos, desde el chantaje y el soborno de los representantes de los partidos opositores, pasando por el manejo fraudulento de las cifras resultantes en los colegios y llegando a la destruccin fsica de los votos emitidos.

Si bien la democracia representativa y los procesos electorales que reproducen los rganos del Estado y del Gobierno, siguen siendo para las mayoras un sistema aceptado, en la prctica en muchos lugares de nuestra regin la desconfianza en los partidos polticos, la falta de institucionalidad, los manejos espurios de los procesos electorales, el nepotismo, el clientelismo 8 , van haciendo de la idea de la democracia algo simblico, pero infuncional, malogrado, frustrado.

EN CUBA AYER

Antes del triunfo revolucionario de Enero de 1959, las elecciones en Cuba e staban lastradas por una serie de males que formaban parte del sistema poltico vigente. Apenas surgi la repblica neocolonial, con una constitucin lastrada por la Enmienda Platt, aparecieron en Cuba estos vicios.

La historiadora Juana Rosa Callaba Torres refirindose a las maniobras electorales de los comicios presidenciales de 1924 seala en su ensayo La alternativa oligrquico-imperialista: Machado , lo siguiente: Entre estos rejuegos electorales se incluan las promesas de otorgar cargos burocrticos ventajosos, el soborno y la compra de compromisarios... 9 Y ms adelante afirma refirindose al candidato Gerardo Machado quien ganara esas elecciones y ms tarde se convertira en dictador: Favorecido por cierto margen de voto popular, aunque sin dejar de recurrir al fraude y la tradicional compra de votos, el candidato liberal obtuvo la victoria en cinco de las seis provincias del pas, y aventaj a los conservadores en algo ms de 60 000 votos. 10

Los vicios de la democracia representativa de aquella repblica capitalista dependiente se repitieron en otros procesos posteriores. Los polticos que llegaron al Ejecutivo y a los rganos representativos en procesos electorales posteriores los practicaban con raras excepciones, a la par que se entronizaba una generalizada corrupcin en el Estado y el Gobierno.

Las causas ms profundas estaban en el sistema, que empobreca a las grandes mayoras en la misma medida en que tambin empobreca la democracia.

En Cuba se haban enquistado la demagogia, el fraude, la compra de votos, las presiones y el chantaje, la corrupcin. Las campaas electorales se desarrollaban de manera creciente acorde con los patrones del marketing poltico, en una poblacin con altos ndices de analfabetismo, desocupacin y pobreza. Cuando dentro de los propios mrgenes de la legalidad existente en el teatro electoral del capitalismo dependiente surgieron movimientos que apuntaban a erosionar y subvertir el modo econmico y poltico de vida del pas, se empleaba el recurso de la fuerza. El ejemplo emblemtico lo fue el golpe de Estado de 1952 ante la creciente popularidad del partido ortodoxo que se prefiguraba como ganador de las elecciones en ese ao y cuyo programa poltico tena como eje precisamente la eliminacin de la corrupcin gubernamental y administrativa del pas. Su lema principal era Vergenza contra dinero.

EN CUBA HOY.

El anlisis de las relaciones jurdicas polticas de cualquier sociedad humana solo es vlido si se realiza teniendo en cuenta sus caractersticas especficas, su historia, la coyuntura y el contexto en el que estas tienen lugar.

En el caso cubano, el estudio del paradigma de la construccin de su democracia, es en s mismo un proceso que tiene en cuenta los anteriores elementos e incluye el enfoque clasista del Estado y el eje central de la participacin ciudadana.

En la actualidad la sociedad cubana se encuentra en medio de un importante proceso de transformaciones basadas en un conjunto de lneas programticas discutidas con la poblacin y contenidas en el documento titulado Lineamientos de la Poltica Econmica y Social del Partido y la Revolucin. El proyecto de estos Lineamientos fue discutido ampliamente por la poblacin cubana antes de ser sometido al VI Congreso del Partido Comunista de Cuba que finalmente lo aprob con modificaciones resultantes del debate popular.

Las estadsticas de esa consulta , permiten apreciar un ngulo cuantitativo de su significacin: 163 mil reuniones, 8 millones 913 mil 838 participaciones (hubo personas que participaron en 2 en 3 convocatorias, en su organizacin, en el centro de trabajo y en el barrio), en total ms de 3 tres millones de intervenciones. La oportunidad de expresar libremente su opinin la tuvieron todos los ciudadanos.

Si importante es la masividad pues da cuenta de la amplitud democrtica de la convocatoria, igualmente lo fue su dimensin cualitativa: el 62% de los lineamientos contenidos en el anteproyecto fueron modificados y el 5% se integr en otros, y hubo 36 nuevos lineamientos propuestos en los debates por la poblacin. 11 .

Fue un notable ejercicio democrtico que tuvo tambin deficiencias, entre ellas cabe destacar el hecho de que el debate realizado no tuvo la presencia en los medios de comunicacin del pas que su trascendental importancia mereca.

La Constitucin de la Repblica de Cuba, documento como toda constitucin ms estricto en la exigencia de la observancia de sus preceptos, necesitar naturalmente de reformas, que canalicen las correspondientes adaptaciones, modificaciones, actualizaciones en dependencia de los requerimientos del desarrollo social resultante de la aplicacin de los Lineamientos, pero estas no pueden significar un retroceso hacia las bases liberales de la construccin social superadas de hecho y de jure por el desarrollo de la orientacin socialista del Estado y de la sociedad cubana.

En consecuencia el paradigma a seguir para las transformaciones que requerir en lo adelante la Constitucin de la Repblica de Cuba (negar esto sera negar la dialctica del proceso social) y eventualmente de su ley electoral debern basarse en los principios socialistas que han animado y orientado el proceso social cubano en el ltimo medio siglo y que han pautado la transformacin cultural que ha experimentado la sociedad cubana.

Las mejoras necesarias dirigidas a enriquecer la participacin popular, distribuir ms equitativamente el poder, ampliar los derechos ciudadanos, sern progresistas solo si mantienen la orientacin socialista de la construccin de la democracia. Es el mandato del pueblo expresado en el proceso que dio lugar a la modificacin de la Constitucin en el 2002. 12

PRINCIPIOS DEL SISTEMA ELECTORAL CUBANO

Al cambiar los fundamentos socioeconmicos del Estado cubano, era elemental que se producira igualmente el cambio en los mecanismos de reproduccin de los rganos de poder. Desaparecan por efecto revolucionario, las causas que conformaban el sistema electoral prerrevolucionario y el origen de sus vicios y deformaciones.

En lo adelante, el voto sera realmente libre y digno al no depender de ningn favor poltico, ni responder a intereses corporativos.

La revolucin socialista signific un cambio integral cultural y poltico de la sociedad cubana. La Constitucin socialista, la ley electoral, la reproduccin de los rganos de poder a travs de las elecciones cristalizaron como consecuencia y necesidad del propio proceso revolucionario. Desde el triunfo revolucionario de 1959 y hasta 1976, transcurrieron 17 aos en los que la organizacin poltica de la sociedad cubana estaba en proceso de formacin, en medio de un movimiento revolucionario con alta participacin popular y el ejercicio de la democracia directa. Recin en 1976 se inician las elecciones para los rganos del poder popular en Cuba, ahora sobre nuevas bases, una poltica dignificada y un voto de alto valor cvico y poltico. La Constitucin que se aprob signific en gran medida la consagracin de derechos conquistados, ms que un proyecto constitucional para sealarlos.

Existieron naturalmente instancias de gobierno en el pas a partir de 1959, pero estas no eran autoridades elegidas sino designadas, que se subordinaban al gobierno nacional. Eran los llamados comisionados. Aun sin producirse procesos electorales, haba una importante participacin popular en los asuntos territoriales y en las polticas nacionales y se estaba produciendo un proceso de ampliacin democrtica en el ejercicio de la poltica. En 1961 los gobiernos municipales fueron sustituidos por las Juntas de Coordinacin, Ejecucin e Inspeccin (las JUCEI). Fue un paso en la ampliacin de la participacin, ya que en ella estaban presentes los representantes de las organizaciones de masa y polticas del territorio y los representantes en las delegaciones territoriales de los Organismos de la Administracin Central del Estado.

Mas tarde, en 1966, con el nombre de Poder Local las JUCEI fueron sustituidas por las Administraciones Locales

De este modo se iba produciendo un proceso de ampliacin de la participacin a travs de las organizaciones e instituciones surgidas al calor del proceso revolucionario. Cuando en 1976 se instituye el voto popular para elegir a los representantes del poder del pueblo, el proceso no estuvo precedido de un reclamo popular desatendido, sino que constituy una necesidad natural para la consolidacin de la institucionalidad revolucionaria cubana.

El sistema electoral cubano se basa en un conjunto de principios que se vienen observando desde que se institucionaliz en el pas el sistema de reproduccin de los rganos del Estado.

Estos principios jurdicos polticos emanan de los fundamentos socioeconmicos prevalecientes en el pas desde que se inici el camino socialista.

Entre esos fundamentos destaca la esencia social de la propiedad sobre los medios fundamentales de produccin y servicios del pas y dems propiedades socializadas, base sobre la cual descansa el conjunto de derechos civiles que asegura la sociedad cubana a todos los ciudadanos sin distincin alguna por edad, sexo, raza, religin, criterio poltico, orientacin sexual, posicin social, etc.

Pueden sealarse en calidad de principios del sistema electoral cubano los siguientes:

  1. Un programa n ico consensuado por el pueblo.
  2. El pueblo nomina sus candidatos.
  3. El pueblo elige sus representantes.
  4. El escrutinio es p b lico.
  5. Se elige por mayor a absoluta de votos.
  6. En Cuba no hay propaganda electoral.
  7. Los delegados y diputados no tienen una remuneraci n especial.
  8. Los elegidos rinden cuenta a los electores.
  9. La revocaci n es expedita y puede producirse en cualquier momento del ma ndato.

1- En Cuba el programa socioeconmico y poltico es uno y se basa en el consenso.

Los procesos electorales en Cuba no tienen como finalidad seleccionar entre varios programas propuestos por partidos polticos representantes de intereses socioeconmicos y polticos diferentes, sino reproducir los rganos del poder popular encargados de ejecutar, y fiscalizar las lneas programticas consensuadas por la ciudadana.

Este principio se ha desarrollado y consolidado en la sociedad cubana sobre la base del carcter social socialista de la propiedad sobre los medios fundamentales de produccin y servicios del pas y su gestin en funcin del bienestar del pueblo.

El carcter social de la propiedad est en la esencia ltima del programa nico, es su fundamento, ya que determina la unidad de intereses de la ciudadana y la inviabilidad de programas diferentes.

Lo que ocurre habitualmente en los procesos electorales de la democracia representativa capitalista es que los partidos portadores de programas polticos estructurados sobre bases demaggicas, acceden a las posiciones de gobierno y luego administran el Estado considerado botn de sus intereses individualistas y corporativos.

La distancia entre la democracia representativa concebida tericamente, cuyas bases son reproducidas constantemente por los aparatos ideolgicos del Estado del mismo modo que burladas por ese mismo aparato, es claramente visible no solo en el abstencionismo que se observa en muchos pases, sino en los resultados de numerosas investigaciones.

En Cuba, el principio del programa nico para articular los esfuerzos del pas frente a los desafos para orientar su desarrollo, tiene en los congresos del Partido Comunista de Cuba los momentos de balance y proyeccin, habitualmente precedidos de amplia consultas populares, la ms reciente la que antecedi al VI Congreso celebrado el pasado ao ya explicada arriba.

El principio del programa nico de toda la nacin acta junto con los otros ejes de la democracia participativa socialista como slido escudo protector contra la demagogia, el clientelismo, la corrupcin electoral y otros males que lamentablemente abundan en el mundo. Cuando los ciudadanos cubanos acuden a las urnas no lo hacen teniendo en mente si gana uno u otro partido poltico, uno u otro grupo representante de intereses corporativos, no se vota en Cuba para ganar las elecciones, sino para reproducir los rganos de poder con ciudadanos que en la nueva legislatura elegida se encargarn a nombre del pueblo de trabajar por cumplir los objetivos consensuados de la sociedad cubana.

Naturalmente que el tejido jurdico normativo que ordena la actividad ciudadana se enriquece con nuevas leyes y modificaciones a las que estn en curso, pero el contenido popular de la democracia participativa socialista cubana no deposita solamente en los diputados de la Asamblea Nacional la iniciativa en la propuesta de nuevas leyes o modificaciones de las que estn en curso. Esta iniciativa la tienen tambin los ciudadanos y sus organizaciones sociales.

2- En Cuba postulan los ciudadanos.

Lo habitual en los procesos electorales que tienen lugar en el mundo es que los candidatos a las diferentes posiciones del Estado y el Gobierno sean postulados por los partidos polticos. Los procesos internos de postulacin de esos candidatos son dismiles y estn habitualmente condicionados por los intereses creados dentro de las maquinarias polticas de esos partidos.

Los cargos que en Cuba dependen del voto directo del ciudadano son:

Los primeros son renovados cada dos aos y medio y los otros cada cinco aos.

Entre l as funciones fundamentales de las asambleas municipales del poder popular est la de nominar a los candidatos a delegados a las asambleas provinciales y los candidatos a diputados a la Asamblea Nacional. 13

Las Asambleas M unicipales del Poder Popular se integran por los delegados de circunscripcin, quienes a su vez son ciudadanos, vecinos de la circunscripcin, propuestos por otros vecinos en asambleas de nominacin de candidatos. Aqu el ejercicio de nominacin se produce por parte de la ciudadana de modo directo. La Ley no establece la conformacin de comisiones de candidatura.

Cualquier ciudadano cubano mayor de 16 aos y en pleno goce de sus derechos civiles, puede proponer a otro ciudadano o ser propuesto en esas asambleas, sin distincin de sexo, raza, credo religioso, preferencia sexual, opinin poltica o posicin social. Cada circunscripcin debe nominar no menos de 2 y hasta 8 candidatos a delegado.

De manera que las Asambleas Municipales del Poder Popular se constituyen por vecinos elegidos por vecinos quienes una vez constituidos tienen tambin el poder de nominar a los candidatos a las asambleas provinciales y la Asamblea Nacional del poder popular a propuesta de las comisiones de candidatura.

El modo en que la ciudadana participa en la conformacin de las candidaturas es indirecto y doble. Por una parte las comisiones de candidatura y por otra la postulacin como ejercicio delegado por la Ley en las Asambleas Municipales del Poder Popular.

Las comisiones de candidatura nacional, provinciales, municipales y distritales se conforman cada cinco aos por un representante de la Central de Trabajadores de Cuba que la preside a cada nivel y est integrada por representantes de los Comits de Defensa de la Revolucin, La Federacin de Mujeres Cubanas, La Asociacin Nacional de Agricultores Pequeos, la Federacin Estudiantil Universitaria y la Federacin de Estudiantes de la Enseanza Media.

Segn la ley, hasta la mitad de los delegados a las Asambleas Provinciales y los diputados a la Asamblea Nacional del poder popular deben ser delegados de circunscripcin, es decir, vecinos elegidos por vecinos, que constituyen la primer cantera para nominar candidatos.

Las Comisiones de Candidaturas Provinciales y Nacional, preparan las proposiciones de precandi datos a Delegados y a Diputados a las Asambleas Provinciales y Nacional, respectivamente, que sern presentadas a las asambleas municipales para su nominacin. Para ello tendrn en cuenta las propuestas de las Comisiones de Candidaturas Municipales y las que ellas mismas elaboran. La ley electoral indica que estas comisiones deben consultar a cuantas instituciones, organizaciones y centros de trabajo estimen pertinentes, as como los criterios de los Delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular. 14 Los procesos de nominacin involucran habitualmente a cientos de miles de ciudadanos, que proponen y que son consultados sobre las diferentes propuestas y las comisiones velan porque se alcance la mayor representatividad posible de los diferentes sectores del pas, siempre sobre la base de las condiciones, valores y capacidades de los propuestos, con la finalidad de lograr una mayor riqueza de puntos de vista en los debates y decisiones a los diferentes niveles del poder popular.

En Cuba, la Constitucin establece que el Partido Comunista es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado 15 y tiene el encargo constitucional de organizar y orientar los esfuerzos comunes en la construccin del socialismo. Pero la ley establece que no postula el Partido Comunista ni el gobierno en curso, sino que lo hace el pueblo directamente o a travs de sus organizaciones y delegados de circunscripcin electos. Al Partido le corresponde ser garante poltico para que los procesos electorales transcurran conforme a la ley.

El hecho de depositar esta responsabilidad en las organizaciones cubanas y en los delegados de las asambleas municipales, que son vecinos elegidos por vecinos, es una forma de participacin capaz de asegurar que se exprese la voluntad ciudadana de fo rma organizada y suficientemente exhaustiva. No hay ninguna disposicin que impida en el transcurso de este proceso que cualquier ciudadano dirija sus propuestas a las comisiones de candidatura o a las organizaciones de masa. 16

El fundamento ltimo de este modo de organizar el proceso de postulacin de los candidatos radica en la igualdad de todos los ciudadanos, que son copropietarios colectivos de los medios fundamentales de produccin de bienes y servicios y dems propiedades socializadas y en la Constitucin de la Repblica que asegura que la poltica no sea empleada para aprovecharse con fines egostas y corporativos de las riquezas del pas.

3- El pueblo elige

La repblica cubana es uno de los estados del hemisferio en los que no es obligatorio ir a vot ar. El voto en Cuba es libre, universal y secreto. La suscripcin es gratuita. El ciudadano cubano una vez cumplido los 16 aos se convierte de hecho en un nuevo votante y de oficio se le inscribe en el listado de electores.

Esa particularidad que distingue tambin al proceso electoral cubano, la facilidad para inscribirse en la lista de electores, sea para las elecciones parciales o generales, llega hasta poder inscribirse en el listado de electores el propio da de la votacin, con el nico requisito de presentar su documento de identidad. En efecto, sea por la causa que fuere, el ciudadano cubano que est en pleno ejercicio de sus derechos civiles y que no aparezca en los listados de su circunscripcin puede inscribirse el propio da de la votacin y ejercer su derecho al voto. Los registros de electores se publican una semana antes como mnimo en los lugares pblicos con mayor acceso de la ciudadana, para que cada elector pueda comprobar su presencia en el registro.

4- El escrutinio es pblico.

El acto electoral en Cuba es completamente transparente. En los lugares habilitados como colegios electorales la revisin y sellado de las urnas se hace pblicamente. Durante el proceso de votacin estas urnas son custodiadas por alumnos de las escuelas de la zona.

La Ley electoral establece el carcter pblico del escrutinio por lo que el control popular sobre las elecciones se establece desde que se cuentan los votos en el colegio electoral.

Por esta razn, durante el escrutinio pueden estar presentes no solo los miembros de las comisiones electorales del territorio, los representantes de las organizaciones polticas y sociales, los candidatos y todos los ciudadanos que quieran presenciarlo, sino tambin cualquier visitante extranjero que desee participar.

Una vez abierta la urna frente a los presentes, el presidente de la mesa electoral va mostrando voto a voto el resultado y se va haciendo el conteo que queda registrado en el documento oficial correspondiente que es ledo a todos los presentes. El resultado final del escrutinio en cada colegio queda expuesto para conocimiento de toda la ciudadana.

5- Se elige por mayora absoluta de votos

En el caso de los delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular, se escoge entre varios candidatos para elegir uno . La ley electoral cubana establece una nueva vuelta electoral si ninguno de los nominados obtiene ms de la mitad de los votantes. Por ejemplo, en las elecciones de 2010 hubo 2121 circunscripciones que fueron a segunda vuelta. Si es necesaria una tercera vuelta se efecta esta o cuantas sean necesarias hasta lograr la eleccin del delegado de la circunscripcin.

Cuando se eligen delegados a las Asambleas Provinciales o a la Asamblea Nacional del Poder Popular cada elector tiene derecho a votar por uno, varios , por todos o por ninguno de los propuestos y son elegidos todos los de la lista que obtengan ms de la mitad de los votos depositados.

Si alguno de los nominados no resulta elegido, la Ley otorga al Consejo de Estado de la Repblica de Cuba las opciones siguientes:

a) D ejar vacante la plaza hasta las prximas elecciones generales;

b) Asignar a la Asamblea Municipal del Poder Popular, constituida en colegio electoral, la funcin de elegir al Delegado a la Asamblea Provincial o al Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular;

c) Convocar nuevas elecciones.

La condicin de una mayora absoluta de los votos asegura el predominio de la voluntad mayoritaria del electorado.

6- En Cuba no hay propaganda electoral

Uno de los principios cardinales del sistema electoral cubano es el respeto irrestricto a los derechos de cada ciudadano nominado a ser considerado por los electores en igualdad de condiciones.

El voto ciudadano no est sujeto a campaas propagandsticas que puedan influir el favor del electorado en una u otra direccin. Las elecciones en Cuba no estn precedidas de pasquines electorales, caravanas, spots televisivos, cuas radiales o promocin en la prensa escrita de ninguno de los candidatos. Cada uno de los nominados tiene derecho a que se divulgue una foto suya de igual tamao para todos, acompaada de un texto de iguales proporciones en los que se describen las condiciones ciudadanas y principales mritos del propuesto. Estos se colocan en los lugares pblicos para que los electores se familiaricen con ellos o a travs de los medios de comunicacin, siempre en iguales condiciones.

La ley permite que los candidatos p articipen en actos pblicos, visitas, conferencias, intercambios para que los electores conozcan mejor a los propuestos, sin las caractersticas de propaganda electoral.

Aun as, no es posible una equiparacin ab soluta de los propuestos, dado que hay casos en que los candidatos son personas muy conocidas por su activismo social y poltico, aparecen frecuentemente en los medios de comunicacin y tienen por ello naturalmente ciertas ventajas en relacin con los menos conocidos.

El ejercicio del derecho al voto por el ciudadano cubano no est en dependencia del dinero que tenga uno u otro candidato, ni de ardides publicitarios, ni de golpes bajos, sino estrictamente de la valoracin que este hace de los propuestos, con la mira puesta en su capacidad para cumplir con las funciones que le esperan de ser elegido y en inters de la sociedad en su conjunto. Es un voto totalmente ajeno al clientelismo y a intereses espurios.

7- Los delegados y diputados no tienen remuneracin especial.

Ser delegado o diputado en Cuba es una funcin estrictamente voluntaria y no significa en ningn caso una remuneracin especial. Este es un principio bsico del sistema electoral, ya que excluye todo tipo de inters material por concepto de un salario superior, que pueda condicionar comportamientos alejados de la tica ciudadana.

Casi todos los delegados y diputados no ejercen funciones profesionales durante el tiempo que dure el mandato otorgado por el voto de la ciudadana. Su actuacin como delegados y diputados no excluye que cumplan con el trabajo que habitualmente realizan y cobren la misma remuneracin que antes de ser elegidos.

Para aquellos delegados y diputados que son elegidos para dirigir las asambleas a los diferentes niveles, o los consejos populares, o las comisiones permanentes, encargados de trabajar a tiempo completo en estas funciones, la ley establece que pasan a disfrutar en ese tiempo de una licencia sin sueldo y se les asigna una dieta equivalente al salario que cobraban en su actividad normal, o sea, siguen manteniendo igual remuneracin que en sus funciones habituales, el que es maestro su salario de maestro, el albail su salario de albail, etc. Reciben adems una compensacin por gastos adicionales que tengan en el desempeo de estas funciones.

8- Los elegidos tienen que rendir cuenta a los electores

Este es otro de los principios fundamentales que si bien no tiene una relacin directa con el proceso electoral como tal, forma parte del concepto del sistema poltico cubano. Cuando se elige a las autoridades que asumirn sus funciones por el perodo que prescribe la Ley, ello significa que el elegido no se desprende del mismo electorado que lo eligi hasta que haya nuevos comicios, sino que est en la obligacin de mantener una relacin sistemtica con este a travs de diferentes momentos.

La rendicin de cuenta la practican todos los elegidos de diferentes maneras en dependencia de las funciones, territorio y caractersticas en cada caso, por ejemplo los diputados rinden cuenta ante las Asambleas Municipales del Poder Popular en el territorio por el que han sido elegidos, siendo la prctica ms directa e importante la que hacen los delegados de circunscripcin con sus electores.

En efecto, si se trata de los delegados de circunscripcin, el reglamento de su funcionamiento como tal establece que atienda un da a la semana los requerimientos de sus electores. Se hace en el mismo lugar, el mismo da y a la misma hora. Los delegados escuchan los planteos de los ciudadanos y quedan en la obligacin de tramitarlos segn corresponda, darle cumplida respuesta de su gestin e informar debidamente.

Adems de ello, dado que el delegado por ley es alguien que vive en el territorio de la propia circunscripcin mantiene un contacto permanente con los electores. Adems de lo anterior, el delegado tiene la obligacin de rendir cuenta a sus electores dos veces al ao en las reuniones de rendicin de cuenta.

En estos encuentros que se hacen con grupos ms pequeos de ciudadanos para asegurar un contacto ms directo del delegado con sus electores, este explica lo hecho hasta ese momento, informa sobre la gestin del poder popular municipal, expone cmo ha tramitado sus sugerencias e informa los resultados de su gestin, escucha los criterios de los participantes, las nuevas propuestas, sugerencias, solicitudes y crticas.

Las reuniones de rendicin de cuenta sirven tambin para escuchar las reflexiones de los electores acerca no solo de los asuntos locales, sino tambin referidos a la provincia y al pas. En ellas se revela el pluralismo poltico de la sociedad cubana. En efecto, el sistema poltico cubano no es pluripartidista, pero en Cuba, naturalmente, hay pluralismo poltico.

De este modo, la asamblea de rendicin de cuenta cumple la triple funcin de cumplir con la obligacin de explicar a los electores su gestin, ser una oportunidad especial para la comunicacin poltica y conocimiento de la opinin del electorado y la de constituir tambin un modo de control popular de la gestin del delegado por parte de los ciudadanos de la circunscripcin.

9- La revocacin de mandato

Cualquier delegado o diputado puede ser revocado en cualquier momento del mandato por las causas que establece la Ley y segn el procedimiento definido por esta. La prctica de la revocacin expresa el derecho ciudadano al control popular sobre la gestin de los elegidos y garantiza que se mantenga la calidad necesaria en sus representantes. Las estadsticas dan cuenta de esta prctica. 17

LAS ELECCIONES NO SON TODO

Como demuestran sucesivos procesos electorales con amplia participacin ciudadana y, en lo tocante a la participacin popular como forma efectiva de democracia, los resultados de la reciente consulta ciudadana para debatir y enriquecer los Lineamientos de la Poltica Econmica y Social del Partido y la Revolucin, estos principios son generalmente aceptados y observados por la ciudadana, pero las rendiciones de cuenta, la participacin y el propio proceso electoral no estn exentos de deficiencias.

Por ejemplo, las rendiciones de cuenta del delegado de circunscripcin a sus electores que tienen lugar en todo el pas el pas cada 6 meses.

Desde la creacin de los rganos locales del poder popular, el ejercicio consista bsicamente en un informe del delegado y luego escuchar los criterios de los electores, modalidad que sigue siendo hoy la misma, con la diferencia que durante los aos fundacionales de estos rganos, el pas contaba con suficientes recursos para solucionar los reclamos de los electores y el presupuesto estatal asuma una parte importante de los planteamientos de los ciudadanos.

La sociedad cubana -con diferentes mbitos de participacin de la ciudadana en el terreno laboral, en el poltico, en el cultural-, se acostumbr a reconocer en el Poder Popular un mbito para dar solucin por el Estado a las necesidades de la poblacin y mucho menos como un espacio de participacin activa ciudadana en esas soluciones y de anlisis de los asuntos de inters para el pas, contenidos que estaban y estn en sus preceptos fundacionales.

La crisis recesiva exgena que provoc la desaparicin del campo socialista oblig a resignificar estas reuniones de rendicin de cuenta, abriendo un proceso de transformacin que contina hoy y en el que debern tener un papel mayor la participacin en las soluciones locales y la prctica de anlisis de asuntos de inters sociopoltico de la ciudadana.

Las reuniones de rendicin de cuenta suelen contar con la participacin de la mayora del electorado del pas, pero esta dimensin cuantitativa est todava lejos de generar niveles de participacin del electorado en correspondencia con las actuales condiciones sociales y econmicas del pas y necesitan como contrapartida medidas organizativas que coadyuven a este propsito, como por ejemplo, poner a decisin del electorado local el empleo de los recursos disponibles por la zona o el municipio, siempre que no vayan en detrimento de otros procesos de inters local o nacional.

LOS DESAFOS

La sociedad cubana est experimentando una serie de transformaciones de carcter socioeconmico y poltico cuyos efectos a mediano y largo plazo en la subjetividad de la poblacin no se pueden describir an con el necesario rigor.

El VI congreso del Partido Comunista de Cuba que debati y aprob los Lineamientos de la Poltica Econmica y Social, critic el modelo excesivamente centralizado que conspira contra la creatividad y la iniciativa de la sociedad y reconoci la necesidad de transitar con la participacin de los trabajadores a un sistema socialista descentralizado, con la planificacin como instrumento irrenunciable de direccin, pero reconociendo las tendencias presentes en el mercado. Tambin critic la tendencia del Partido de asumir funciones que no le corresponden y que limitan y comprometen su papel en la sociedad.

Los cambios en curso apuntan a erradicar la simulacin y el oportunismo en la promocin de los cuadros. En este sentido se critic el requisito tcito de que para ocupar una determinada funcin de responsabilidad de direccin en el Gobierno o el Estado haba que ser militante del partido o de la juventud comunista. Se reconoci la realidad de que no se dispone de una reserva suficiente de ciudadanos preparados con la necesaria experiencia y madurez para ser promovidos. Con la finalidad de contribuir a estos objetivos, se aprob recomendar que se limite a un mximo de dos perodos consecutivos de 5 aos el desempeo de las funciones polticas y estatales fundamentales a todos los niveles sin excepcin.

En estas proyecciones est tambin la de promover la mayor democracia en la sociedad cubana, fomentando un clima de confianza para el intercambio de opiniones y favoreciendo que las discrepancias sean asumidas con naturalidad y respeto, con el propsito, entre otros, de superar la simulacin y el oportunismo que se esconden en la falsa unanimidad y el formalismo.

Como parte de estas transformaciones se estn dando pasos para modificar directamente el funcionamiento de los rganos del Poder Popular. Junto con la creacin de las provincias de Artemisa y Mayabeque en 2010, se inici un experimento dirigido a hacer ms eficiente la labor del Poder Popular en ambos territorios a nivel provincial y municipal mediante la separacin de las funciones de los Consejos de Administracin y las asambleas provinciales y municipales de ambas provincias.

Este experimento, an en curso, consiste en introducir cambios en la estructura, composicin y funcionamiento de los rganos de gobierno en esos territorios. Se aprobaron normas jurdicas transitorias para el funcionamiento de los consejos de la administracin en ambas provincias y tambin en el Municipio Especial Isla de la Juventud, con la finalidad de que el experimento en curso tenga amparo legal.

En este proceso experimental se han dado pasos importantes en el logro de una mejor correspondencia entre las estructuras municipales y la provincial, alcanzndose una mayor racionalidad y eficiencia. En el mes de julio de l pasado ao, la Asamblea Nacional del Poder Popular acord extender hasta diciembre de 2014 la experiencia de separacin de funciones en estas provincias.

El resultado que de ello se espera es el de viabilizar todos los procesos de tramitacin, organizar mejor el trabajo, aprovechar ms eficientemente los recursos para la labor de los rganos del poder popular. Todo ello deber redundar en un mejor funcionamiento. De dar un resultado positivo esta experiencia, se extendera a los restantes territorios del pas con las adaptaciones correspondientes a cada localidad.

Estas transformaciones si bien tienen una slida carga programtica dada bsicamente por el sustento en la amplia y democrtica consulta ciudadana, carecen todava de una visin integral terica que permita describir una imagen a proximada de sus efectos futuros en la subjetividad de la poblacin.

Si bien se ha corroborado que la finalidad es la preservacin del socialismo en Cuba y se trabaja con ese propsito, los cambios en curso, significan un desafo de implicaciones estratgicas al ampliarse junto con la ampliacin del mercado la base econmica alrededor de la cual se puede rearticular la ideologa liberal superada por el proceso revolucionario.

Los cambios en curso tendrn tambin que verse reflejados consecuentemente en la Constitucin de la Repblica y en los procesos de renovacin de los rganos del Poder Popular a los diferentes niveles a travs de las elecciones.

Por ello es importante dejar sentado que el anlisis de los desafos del sistema electoral en la sociedad cubana no puede enfocarse con los criterios de democracia representativa reconocidos para sociedades donde predomina la propiedad privada sobre los medios fundamentales de produccin y servicios, donde las elecciones estn secuestradas por los poderes fcticos, donde se practica el marketing poltico y el voto se reduce muchas veces a la calidad de mercanca. Tampoco puede enfocarse desconociendo la importancia que para la propia democracia participativa tiene el hecho de preservar la unidad nacional frente a las apetencias de las empresas transnacionales.

Los procesos democratizadores en Amrica Latina, donde quiera que hayan levantado cabeza han tenido que enfrentar al imperialismo norteamericano. Los ejemplos son numerosos, Chile, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Venezuela, muchos evidentes, otros menos, pero entre todos, el bloqueo econmico de los Estados Unidos por ms de medio siglo, las invasiones y sabotajes, el terrorismo contra Cuba, constituyen el principal y ms significativo. Exigir a Cuba una democracia pura o plantearle como paradigma de mejoramiento y construccin democrtica prcticas que corresponden a sociedades donde predomina la propiedad privada y ms con patrones ajenos por definicin a la realidad cultural cubana, no puede ser sino calificado de ingenuo o de mal intencionado para con la ciudadana del pas. Lo anterior no significa que otras experiencias de construccin democrtica no deban ser tenidas en cuenta a la hora de analizar la propia.

Los cambios en el metabolismo socioeconmico, en el funcionamiento poltico y la necesidad de promover la mayor democracia en la sociedad cubana que implican los Lineamientos en proceso de aplicacin demandarn lgicamente transformaciones en lo tocante a los procesos electorales en Cuba.

Todos podemos a prender. Del mismo modo que las elecciones no son todo, ni mucho menos, en cualquier pas, tampoco lo son en Cuba. En el funcionamiento del Poder Popular en Cuba hay an una serie de incoherencias e insuficiencias que deben ser superadas en el camino de lograr toda la democracia posible. Algunas por mal funcionamiento, otras porque se necesitan cambios estructurales, y otras por ambas causas. El perfeccionamiento del proceso electoral debe promover un contacto an mayor de las comisiones de candidatura con los ciudadanos y las organizaciones de masa, profesionales y sociales, es preciso mejorar las rendiciones de cuenta a travs de asegurar un contacto mayor de los representantes con los elegidos y otras posibles iniciativas. Estos y otros temas pueden ser objeto de anlisis por el electorado en las rendiciones de cuenta, con la finalidad de profundizar en la democracia socialista y hacer ms eficiente el funcionamiento del Poder Popular. A continuacin apunto algunas de las propuestas que pueden ser discutidas.

Ampliar la candidatura

Entre los cambios que pueden profundizar los procesos electorales est el de ampliar la candidatura para delegados de las asambleas provinciales y diputados de manera que el electorado tenga capacidad no solo de corroborar con su voto a quien considere una buena opcin, sino tambin de elegir entre varias opciones. Esta variante reforzara adems la importancia de las actuales comisiones de candidatura y de las asambleas municipales encargadas de postular a los candidatos.

Fomentar la participacin directa de la ciudadana en la realizacin de propuestas para las candidaturas

Las comisiones de candidatura que se conforman cuando hay elecciones generales en el pas, contactan habitualmente con decenas de miles de ciudadanos, siendo la prctica la de consultarlos acerca de las cualidades de los propuestos por las organizaciones de masa, pero no en igual medida sobre personas que consideren tienen las cualidades para ser analizados como posibles candidatos a las asambleas provinciales y al parlamento del pas.

La ley no prohbe que la ciudadana se dirija a las comisiones de candidatura para hacer sus propuestas, pero tampoco establece una metodologa para este ejercicio, que quiz puede consistir en un proceso de aprobacin desde las bases dentro de las organizaciones sociales y profesionales.

Promover el debate con los candidatos

En la actualidad los candidatos a ocupar cargos representativos en los diferentes niveles del Poder Popular, se dan a conocer principalmente por la va de las biografas, pero es posible promover un mayor conocimiento de ellos por parte de la ciudadana previo al ejercicio del voto a travs de encuentros que hoy se realizan y que pueden ampliarse y organizarse ms eficientemente. Estos encuentros deben ser ajenos al formalismo y mantener la calidad que tienen hoy de no dar espacio a promesas de ningn tipo y servir no solo para que el electorado conozca mejor a los candidatos, sino tambin para que los candidatos conozcan mejor las preocupaciones, inquietudes y propuestas de la ciudadana. Deben adems continuar desarrollndose despus de los procesos electorales.

Mejorar las rendiciones de cuenta

Los procesos de rendicin de cuenta no funcionan de igual manera en todos los escenarios donde tienen lugar. Ello obedece a diferentes situaciones, diferentes relaciones entre los electores y sus representantes. Por lo regular, las cifras que se recogen en todo el pas, informan regularmente de una participacin mayoritaria del electorado en los procesos de rendicin de cuenta de los delegados a los electores de su circunscripcin.

La metdica general que se sigue luego de comprobar que hay qurum para el ejercicio y de entonar las notas del himno nacional, es la de escuchar el informe del delegado sobre su actuacin en el semestre y luego comienza el dilogo con los electores, quienes hacen preguntas, exponen sus criterios sobre los problemas en la circunscripcin o realizan propuestas de temas a tramitar por el delegado.

Sin embargo, estas reuniones en muchos lugares se han formalizado, no se tratan temas generales del pas, sino solo asuntos locales, la participacin de jvenes en ellas suele ser escasa, tanto en cuanto a la asistencia como en el proceso de dilogo. Ello est asociado entre otros factores al hecho de que el elector no tiene participacin en las decisiones respecto del presupuesto de la municipalidad, zona o circunscripcin.

Mejorar las condiciones para la labor sociopoltica del delegado

Uno de los principios ms importantes del sistema poltico cubano es el que postula que los representantes elegidos por el pueblo no reciben una remuneracin especial por el ejercicio de sus funciones. Sin embargo, el delegado de base, cuando no tiene una funcin profesional en el Poder Popular mientras dure su mandato, sigue trabajando en el mismo puesto de trabajo que tena al ser elegido, por lo que tiene muy poco tiempo para realizar su labor.

Si el delegado dispusiera de todo el tiempo o al menos a medio tiempo, estara en mejores condiciones de conocer con detalle la problemtica de su circunscripcin, atender ms de cerca los problemas, dialogar ms con los electores.

El presupuesto participativo y la consulta popular

Entre las iniciativas para ampliar la participacin popular como complemento del voto y camino de doble va para el ejercicio de la democracia, estn las variantes del presupuesto participativo y la consulta popular, ambos compartiendo la misma esencia de participacin democrtica de la ciudadana. Estos mtodos pueden ser practicados a nivel local, sobre asuntos que conciernen a la cotidianidad del electorado de un territorio.

La consulta popular aportar insumos de gran valor para las decisiones de los rganos representativos del Poder Popular y pueden tener localmente fuerza plebiscitaria si cumplen los requisitos de participacin, masividad y definicin clara de la decisin a adoptar.

El presupuesto participativo requerir primero de tener esclarecida la distribucin del presupuesto y los niveles de autonoma del Poder Popular local para decidir sobre su destino.

La informacin a travs de los medios de comunicacin social

Hay un espacio pblico en la sociedad cubana que no est suficientemente cubierto por los medios de comunicacin social. Me refiero especficamente a todo el entramado de funcionamiento del poder popular. La labor del delegado, los conflictos, las experiencias, en el ejercicio de representacin y en la participacin popular, no tienen un adecuado reflejo activo en la produccin meditica.

El enriquecimiento de la informacin, el dilogo con la ciudadana, la canalizacin de la opinin pblica en la produccin meditica podran resultar altamente beneficiosos para la educacin ciudadana, la participacin social, el funcionamiento de los rganos de gobierno.

A MODO DE CIERRE

Hemos analiz ado las caractersticas de las elecciones en Cuba, su origen y su actual funcionamiento y hemos indicado tambin algunos planos en los que consideramos es posible desarrollar los procesos electorales, las funciones de los representantes elegidos y la participacin popular, sin debilitar las bases socialistas del sistema poltico-electoral cubano.

El debate sobre la actualidad y futuro de la sociedad cubana fertilizado por el amplio proceso democrtico que confluy en la aprobacin de los Lineamientos, ha promovido tambin las ms diversas ideas dentro y fuera del pas sobre los procesos electorales en Cuba, algunas cercanas a nuestra realidad, otras muy alejadas y otras contraproducentes.

El sistema electoral cubano y la ley que lo ampara han demostrado ser un cauce adecuado para canalizar la voluntad del electorado en un ambiente sano de cohesin y participacin positiva de la ciudadana, y est necesitado de mejoramiento como toda obra humana, ahora acelerado por el proceso de transformacin socioeconmica que vive la sociedad cubana.

El actual sistema electoral cubano es expresin del proceso de democratizacin de la sociedad iniciado para la revolucin de 1959. Sus principios emanan de los principios humanistas y solidarios de la ideologa revolucionaria cubana, que super el liberalismo burgus dependiente que predominaba antes en Cuba. Su desarrollo y profundizacin debe significar el fortalecimiento y ampliacin de la participacin democrtica de la ciudadana, con espacio para todos sin discriminacin y seguir siendo un valladar contra el oportunismo, la politiquera, la demagogia y el divisionismo.

La Habana, 27 de enero de 2013

1 Licenciado en Ciencias polticas, Diplomado en teora del proceso ideolgico, Doctor en Ciencias Filosficas, Profesor e Investigador Titular del Instituto Internacional de Periodismo Jos Mart, Vicepresidente de la Ctedra de Comunicacin y Sociedad. C. el. [email protected] , [email protected]

2 Actualmente Cuba est en proceso de elecciones generales para renovar los representantes de todos los municipios, provincias y el parlamento. Hasta el viernes 28 de septiembre, en las 14 537 circunscripciones electorales del pas, se haban hecho 50 900 asambleas de nominacin dse candidatos a las que asistieron alrededor de 3 millones de electores. En estas asambleas haban sido nominados hasta esa fecha 32 300 candidatos a delegados de circunscripcin. 147 mil 500 electores fungirn como autoridades electorales en las mesas de los ms de 29 mil 500 colegios electorales que funcionarn en las elecciones del venidero domingo 21 de Octubre. La participacin del electorado en las elecciones de 2010 sirve tambin para ilustrar la masividad de los procesos electorales en Cuba. En esas elecciones acudi a votar el 96% del electorado con derecho a hacerlo. Hubo un 91% de boletas vlidas (4,6% fueron depositadas en blanco y 4,3% fueron anuladas.

3 En Cuba haba 6 provincias: Pinar del Ro, La Habana, Matanzas, Las Villas Camagey y Oriente, el territorio de la Cinaga de Zapata perteneca a Las Villas y la Isla de Pinos (luego Isla de la Juventud) perteneca a La Habana. A partir de la nueva Divisin Poltica Administrativa se crearon 168 municipios agrupados en 14 provincias: Pinar del Ro, Ciudad de La Habana, La Habana, Matanzas (ahora con el territorio de la Cinaga de Zapata), Villaclara, Sancti Spritus, Cienfuegos, Ciego de vila Camagey, Las Tunas, Holgun, Granma, Santiago de Cuba y Guantnamo, mientras la Isla de la Juventud se convirti en municipio especial, con algunas atribuciones de provincia. Ms tarde en 2010 el territorio de la provincia de La Habana, se dividi en las provincias de Artemisa y Mayabeque, pasando a haber 15 provincias, mientras la capital recuper su antiguo nombre de La Habana.

4 La Constitucin de la Repblica ha sufrido varias modificaciones desde su aprobacin en referendo por la abrumadora mayora de la ciudadana. Con la finalidad de cambiar el nombre de la entonces Isla de Pinos, por el de Isla de la Juventud, fue reformado el artculo correspondiente por acuerdo de la Asamblea Nacional del Poder Popular en uso de las atribuciones que la propia Constitucin le confiere el 28 de junio de 1978.

Otro masivo debate popular, el del Llamamiento al IV Congreso del Partido, desarrollado en medio de la aguda crisis recesiva provocada por el derrumbe del socialismo en Europa del Este y la URSS, gener una serie de recomendaciones para mejorar la actividad de los organismos estatales, hacerlos ms representativos y eficientes, que dieron lugar a la aprobacin por el Parlamento cubano de una Ley de Reforma Constitucional, aprobada el 12 de julio de 1992, como resultado de la cual se modific la eleccin de los diputados al Parlamento y los delegados a las Asambleas Provinciales del Poder Popular que pas a ser por voto directo y secreto de la ciudadana. La Constitucin tambin fue modificada con el fin de garantizar y ampliar el ejercicio de numerosos derechos y libertades fundamentales y los derechos civiles y polticos de los ciudadanos y extranjeros.

Nuevamente, en 2002 otro movimiento poltico, esta vez un proceso plebiscitario popular, apoyado por la ciudadana en marchas, manifestaciones, actos, asambleas de las organizaciones sociales y de masas en el mes de junio en respuesta a las declaraciones injerencistas del presidente de los Estados Unidos, en los que se calcula participaron alrededor de 9 millones de personas, confluy en la firma pblica y voluntaria que hicieron 8 millones 198 mil 237 electores, ratificando el contenido socialista de la Constitucin de la Repblica de Cuba, urgiendo a la Asamblea Nacional del Poder Popular que reformara nuevamente la Constitucin, esta vez para dejar explcito en su texto el carcter irrevocable del socialismo y del sistema poltico y social vigente en Cuba y rechazando cualquier amenaza, coercin, injerencia o agresin de una potencia extranjera. El 26 de junio de 2002, el Parlamento cubano aprob unnimemente la correspondiente Ley de Reforma Constitucional que cumpla con ese mandato popular.

5 Diccionario de Sociologa, Fondo de Cultura Econmica, Mxico DF, p.86.

6 Los procesos de cambio social en Venezuela y Bolivia estn generando importantes experiencias en cuanto a las vas de empoderamiento popular en las organizaciones, las comunidades, los territorios, las empresas, etc., que constituyen valiosos aportes a la construccin social de los pueblos en sus procesos de emancipacin.

7 En Lxico de la poltica , Fondo de Cultura Econmica, Mxico DF, 2000, pg. 597.

8 Para ampliar sobre la relacin del clientelismo poltico y el voto puede consultarse el ensayo de mi autora titulado El clientelismo poltico: vieja rmora y nuevos desafos.

9 Ver La neocolonia. Organizacin y crisis. Desde 1899 hasta 1940, Editora Poltica, La Habana, 1998, pg. 241.

10 Ibdem, pg.243.

11 Entre los nuevos lineamientos aprobados cabe destacar los referidos a permitir que los ciudadanos cubanos puedan disponer de sus viviendas y vehculos para la venta y la revisin de aspectos de la poltica migratoria.

12 En el mes de junio de 2002 tuvo lugar en Cuba un proceso plebiscitario poco comn. Marchas multitudinarias, procesos asamblearios de las organizaciones de masa del pas, numerosos actos en toda la geografa nacional actividades que se calcula sumaron a ms de 9 millones de personas, apoyaron la voluntad de hacer irreversible el proceso de construccin del socialismo en Cuba. Un proceso plebiscitario popular sin precedentes condujo a la firma pblica y voluntaria de ocho millones 198 mil 237 electores durante los das 15, 16 y 17 de ese mismo junio, ratificando la Constitucin de la Repblica de Cuba y propusieron que quedara expresamente consignado el carcter irrevocable del socialismo y del sistema poltico y social revolucionario por ella diseado, as como que las relaciones econmicas, diplomticas y polticas con otro Estado no pueden ser negociadas bajo agresin, amenaza o coercin de una potencia extranjera. La Asamblea Nacional del Poder Popular, en sesin extraordinaria convocada al efecto, adopt por unanimidad el Acuerdo No. V-74, por el que se aprob la Ley de Reforma Constitucional el 12 de julio de 2002, como resultado del debate pblico, protagonizado por el pueblo.

13 ARTICULO 92. Los candidatos a Delegados a las Asambleas Provinciales y a Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular son nominados por las Asambleas Municipales del Poder Popular. (Ley Nro. 72, Ley electoral)

14 Ver Ley Nro. 72, Ley electoral, Art. 87.

15 Ese carcter de fuerza rectora principal se lo otorga al Partido Comunista de Cuba la constitucin, el mandato que tiene el PCC es entonces no solo un mandato histrico y poltico, sino tambin jurdico y significa en primer trmino su papel de actuar de consonancia con la propia constitucin de la que emana esa condicin de fuerza rectora principal.

16 Ver Ley 72, Ley Electoral: De las Proposiciones de Precandidatos a Delegados a las Asambleas Provinciales y a Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular

ARTICULO 85. Las proposiciones de precandidatos para Delegados a las Asambleas Provinciales y para Diputados a la Asamblea Nacional son elaboradas y presentadas para su consideracin, a las Asambleas Municipales del Poder Popular por las Comisiones de Candidaturas a que hace referencia el TITULO IV de esta Ley.

Los candidatos a Delegados a las Asambleas Provinciales y a Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular pueden ser o no candidatos a miembros o miembros de otras Asambleas. Si lo son y resultan electos, pueden desempear simultneamente esas responsabilidades.

ARTICULO 86. Las proposiciones de precandidatos a Delegados a las Asambleas Provinciales y a Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, se forman a partir de:

a) los Delegados que resultaron electos para integrar las Asambleas Municipales del Poder Popular, que sean propuestos por la Comisiones de Candidaturas Municipales;

b) los ciudadanos, en el pleno goce de sus derechos electorales, que no sean delegados de las Asambleas Municipales del Poder Popular y que sean propuestos por la Comisiones de Candidaturas Municipales y Provinciales;

c) en el caso de los precandidatos a Diputados, adems, los ciudadanos en el pleno goce de sus derechos electorales, que sean propuestos por la Comisin de Candidaturas Nacional.

ARTICULO 87. Las Comisiones de Candidaturas Provinciales y Nacional, preparan las proposiciones de precandidatos a Delegados y a Diputados a las Asambleas Provinciales y Nacional, respectivamente, teniendo en cuenta las propuestas de las Comisiones de Candidaturas Municipales y las que ellas mismas elaboran. Debern adems para ello, tanto como sea posible, consultar el parecer de cuantas instituciones, organizaciones y centros de trabajo estimen pertinentes, as como los criterios de los Delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular.

El nmero de Delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular que sean seleccionados como precandidatos a Delegados a las Asambleas Provinciales y a Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular no debe exceder de un cincuenta (50) porciento del total de los precandidatos propuestos para dichos cargos en cada municipio.

17 Ver Daro L. Machado Rodrguez, Es posible construir el socialismo en Cuba?,Editora Poltica, La Habana, 2004, pp. 249-250.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter