Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2013

La crisis compleja: una elaboracin

Oscar Ugarteche
ALAI AMLATINA


En agosto de 2007 se inici en Estados Unidos la crisis llamada de las hipotecas de mala calidad que reventara finalmente en septiembre de 2008, con la quiebra de Lehman Brothers y el crack de las bolsas de valores. La naturaleza de la crisis ha estado en cuestin y hay distintos puntos de vista sobre su complejidad. La triple crisis es una entrada, donde las crisis energtica, alimentaria y econmica van de la mano. Otro enfoque es la crisis de larga duracin como propone Arturo Bonilla. Otra es una crisis financiera que ya pas (2007-2009) y entonces estamos a las puertas de otra crisis en Europa. Esta es una lectura muy anglosajona y metabolizada por la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico -OCDE-. Otras lecturas de ms largo alcance permiten avizorar que se trata de un cambio de tiempos. En este sentido la postura de una crisis civilizatoria propuesta por Anbal Quijano y Boaventura dos Santos est ms cerca a la realidad observada que las anteriores ms orientadas a que se trata de una crisis econmica.

La falta de crecimiento en las economas maduras, imbuidas en sobreendeudamiento y alto desempleo, abre la interrogante sobre el capitalismo maduro. Es ese el fin utpico de lo que estamos haciendo todos en el mundo en desarrollo? Las consecuencias sobre el planeta de aquello van a parar en la destruccin de la vida. El informe de la European Environmental Agency de noviembre del 2012 advierte que el aumento de la temperatura del globo ser de alrededor de 3.6 a 4 grados Celsius entre el 2010 y el 2100. Reconoce al mismo tiempo que esto viene tras el aumento de 1.3 grados Celsius desde la revolucin industrial hasta la primera dcada del siglo XXI. Las consecuencias se pueden apreciar en la tormenta que inund y congel a Manhattan en octubre del 2012 as como en el aumento de los desastres atmosfricos sufridos alrededor del mundo en la ltima dcada.

La interrogante es qu estamos haciendo como humanidad con nuestro planeta? Estamos destruyndolo para lograr, como utopa, que cuando toda la poblacin est empleada y cmoda, la economa no tenga la capacidad de sostenerla ni econmica ni materialmente. La inviabilidad de la lgica del progreso como transformacin de la naturaleza por el hombre se ha hecho patente, como indica Francisco Aguayo en su texto, mas adelante. Ms que transformado, el ser humano ha destruido la naturaleza.

El refugio para las crisis siempre fue la creencia, pero esta vez tenemos una crisis religiosa, en especial en los continentes americano y europeo. Jan de Vos(1) se refiere a la crisis en la iglesia catlica como una crisis cismtica y abre la interrogante sobre la capacidad de regeneracin que tiene para recuperarse del cisma en el que est inmersa. La iglesia, dice Vos, est cada da ms alejada de su feligresa. Hay los que proponen el regreso a la iglesia primigenia de los primeros tres siglos. Los problemas en torno a esto los plantea Vega Centeno lcidamente al sugerir que en Amrica Latina lo que se comienza a observar es una pluralidad de creencias.

La marcha econmica desde hace tres dcadas va orientada a las exportaciones a travs del salario bajo. El objeto de la poltica claramente es la concentracin del ingreso y lo ha logrado. Nunca en la historia ha estado el ingreso mundial ms concentrado y nunca en la historia ha habido tanta distancia entre los pases pobres y los ricos. En el mundo colonial haba un cierto equilibrio de riqueza. El fin de colonizar era trasladar riquezas de un lado al otro del mundo. En el mundo neocolonial, el objeto es empobrecer un lado del mundo que crece para enriquecer al otro que no crece. El mundo y sus riquezas se subordinan a lo que requieren las grandes potencias. Excepto que esta vez entraron a la lista de grandes potencias otros pases que estn transformando la estructura global de poder.

El dogma del Mercado

Doscientos aos despus que terminara la verdad revelada, en la Edad de la Razn, la humanidad se enfrenta nuevamente a una nueva verdad revelada: el Mercado. Si Dios antes era el portador de la verdad y el conocimiento era un obstculo fcilmente salvable para garantizar que dicha verdad se mantuviera, hoy da es el Mercado el portador de la verdad. El Mercado es omnipresente y perfecto: todo lo sabe y todo lo puede, habla y escucha, en todo el orbe. El conocimiento, en cambio, no impide que dicha verdad contine extendindose como un dogma. Esa es la funcin de las teoras neoliberales en lo econmico y neo conservadores en lo poltico que conforman la post modernidad que domina el modo de entender a inicios del siglo XXI. En este campo, la filosofa poltica va por delante de la experiencia y propone un ordenamiento social inexistente a partir de las relaciones individuales nicamente. No hay intereses de clase, ni nacionales. Solo individuales que deben de ser atendidos de inmediato. La inmediatez es un elemento de esta post modernidad individualista llevada al extremo: la del agente econmico aislado y urgido.

Foucault en Sujeto y Poder advierte que el sujeto humano est inmerso en relaciones de produccin y de significacin y por lo tanto est inmerso en relaciones de poder muy complejas. La interrogante que se plantea es Qu legitima el poder? Cmo se construye el significante del poder? Una vez con una teora del poder ya se puede aproximar al anlisis de la realidad. La bsqueda de Foucault no es la de Weber. No busca la parte institucional del poder sino el cmo opera en las conciencias. Busca el proceso de sometimiento, cmo se define la norma y lo que est fuera de la norma. Sin ir muy lejos, cmo invade el sentido comn y lo transforma. Lo transforma con las ideas que quiere utilizar para someter, dentro de un contexto histrico muy definido: econmico y poltico.

El fascismo y el estalinismo son dos formas patolgicas de poder dentro de contextos muy precisos. El poder puede por lo tanto transformarse para someter del modo que encuentra ms posible. Toda la discusin es sobre el espacio que se abre para el poder y de qu manera invade y somete al sujeto humano. A pesar de su locura interna, ambas formas usaron las ideas y los procedimientos de nuestra racionalidad poltica. De esa misma manera, hoy da el Mercado ha sometido la razn y la poltica con el soporte poltico neoconservador, ms prximo al fascismo que al estalinismo, pero lejos de los espacios democrticos en construccin a partir del siglo XVIII. Todo lo que se aleja de esta interaccin es anatema, se aleja del dogma y debe de ser excomulgado: por ejemplo Venezuela, Ecuador, Bolivia, la mala izquierda en palabras de un poltico neoconservador mexicano que antes fuera del Partido Comunista Mexicano.(2)

Al mismo tiempo, los colapsos bancarios rescatados por el Estado porque el Mercado no tena la capacidad, pusieron de relieve el doble discurso. Muy grandes para quebrar fue como se denomin a lo que antes llambamos monopolios y coordinacin fiscal se bautiz a lo que antes se llamaba intereses grupales. El asalto del Estado por el complejo financiero bancario desnaturaliz el discurso del Mercado en Estados Unidos. Salvo el poder todo es ilusin, deca Mao, y dicen ahora los banqueros en Estados Unidos que han llegado para quedarse al departamento del Tesoro, donde rotan de tiempo en tiempo en una puerta giratoria criminal, insuflada de intereses en conflicto. Simon Johnson y James Kwak esto lo ponen en blanco y negro en su 13 Bankers. El Mercado s, pero con el Estado bajo control por las dudas para trasladar el ahorro que ellos necesitan. Pero solo para los monopolios del capital financiero bancario. El resto del sector financiero que se enfrente a las leyes del Mercado. De este modo, 1500 bancos han quebrado entre 2008 y diciembre del 2012, pero los monopolios financieros han crecido: JP Morgan se compr a Chase, Citibank se compr el Bank of America que se haba comprado a Merril Lynch, etc. Por ejemplo, Robert Rubin, ltimo secretario del Tesoro en la etapa de la desregulacin iniciada en 1980, que benefici a Citibank con una ley en 1998, recibi de Citibank 126 millones de dlares en los aos desde que dej el cargo. Esto, en la ley de Estados Unidos, no es ni corrupcin ni delito. La consecuencia para ellos del asalto al poder, por ejemplo, es que la crisis iniciada en el 2007, que contrajo el PIB de Estados Unidos, tuvo al mismo tiempo 1% de crecimiento del sector financiero de Estados Unidos en el 2009.

La gobernanza global antes centrada alrededor del FMI, el Banco Mundial y el multilateralismo pblico, organizado por los Estados Unidos tras la segunda guerra, ha perdido fuerza. La crisis desde el 2008 ha mostrado que los Estados no sirven para gran cosa salvo trasladar recursos al Mercado financiero, y que solo el G20 es la solucin. El G20 rene a los Pases ricos altamente endeudados (HIRC por sus siglas en ingls) comenzando por Estados Unidos, Gran Bretaa, algunos europeos y Japn, con los acreedores ms grandes del mundo desde China hasta Arabia Saudita. De esta forma los responsables de la crisis econmica y financiera liderada por el Mercado, son los que hoy intentan imponer las nuevas reglas del juego financieras y econmicas internacionales en el G20 a travs del B20 y del T20, siendo el B20 un grupo de empresas, y el T20 un grupo de think tanks que le ponen la agenda al G20. El texto de Jorge Gaggero pone en evidencia la manera cmo arbitrariamente los pastores del Mercado reparten su palabra suprimiendo forzadamente lo que los apostatas estn intentando decir dentro del espacio del T20.

Es preferible un FMI reformado y democratizado, que d cuentas a los nuevos poderes, con una nueva teora econmica que una gobernanza privada que no tiene manera de dar cuenta sino a sus socios? O, la regionalizacin puede asistir? La regionalizacin tiene la ventaja de acercar a las instituciones a sus Estados clientes y de responderles directamente a las necesidades de stos. La idea europea de regionalizacin contiene tambin un aspecto de agregacin de poder de negociacin, en el marco de la guerra fra. En Amrica Latina, tiene el sabor de agregacin de poder frente a Estados Unidos, que como vemos an ahora, sigue interviniendo en la vida interna de los pases para favorecer sus intereses, como si la guerra fra perviviera. Los gobiernos que desisten del discurso dogmtico en Amrica Latina han buscado la integracin y han sido resistidos por los que estn con el discurso dogmtico. El discurso tuvo a uno de sus mejores expresiones en Hugo Chvez. Este enfrentamiento ideolgico econmico tiene su correlato poltico, sin embargo, en los ejes polticos del hemisferio: Washington y Brasilia.

Poblacin, empleo y productividad

La esperanza de vida ha crecido en el mundo en las dos ltimas dcadas de forma visible. Quizs con la excepcin de los pases de la ex Unin Sovitica que vieron una reduccin significativa de su esperanza de vida en 1990, se aprecia que hay ms personas trabajando por ms aos de vida til. En simultneo la revolucin feminista incorpor a las mujeres al mercado de trabajo. Carlos Welti muestra cmo en Asia y Amrica Latina ms que en Europa y Estados Unidos esto ha tenido grandes consecuencias en trminos de desempleo juvenil y baja del nivel salarial. Tambin ha tenido un impacto en trminos ambientales porque hay que darle de comer a ms gente, y por lo tanto se utiliza ms fertilizantes contaminantes y hay ms basura tecnolgica, con las consecuencias que esto provoca en los flujos de agua.

La inversa de la crisis financiera de Estados Unidos y Europa es que parece haberse convertido en una bendicin para Amrica Latina que recibe flujos crecientes de capital de corto plazo. Lo que est impactando es el diferencial de tasa de inters, con efectos sobre tipos de cambio y reservas internacionales. Qu perspectivas abre este panorama para Amrica Latina y cmo se puede evitar? Sumergidos tanto dogmticos como apostatas en la crisis que tiene como efecto que las tasas de inters en Estados Unidos, Gran Bretaa, Europa y Japn sean negativas en trminos reales, es decir netas de inflacin, ambos grupos de pases estn inundados de capitales de corto plazo y reflejan por lo tanto auges en los precios de sus bolsas de valores, sus tipos de cambio y sus mercados de bienes races. Las excepciones pueden ser Argentina seguida de Venezuela y quizs Ecuador.

A mayor crisis, menor capacidad de prstamos dentro de Estados Unidos, Gran Bretaa, Europa y Japn y ms necesidad de recurrir a mercados nuevos dinmicos. Al mismo tiempo, mientras ms bajas las tasas de inters ms se inyectan capitales a instrumentos de renta variable y ms altos los ndices de las bolsas de valores inclusive en las economas crticas. De esta manera se explica que los ndices de Bolsa de Nueva York estn por encima de donde estuvieron en el 2007, al inicio de la crisis, a pesar de que su PIB casi no crece desde el 2009 y la perspectiva recesiva es fuerte. Eso es lo que se llama burbuja en trminos financieros, no tiene detrs sustento real, es puro efecto monetario producto otra vez de las polticas de la FED (Reserva Federal), como lo fue en 2004 al 2007. Europa sigue el mismo curso, acompaado de Gran Bretaa y de Japn en lo que en trminos cambiarios es percibido como una guerra de divisas.

El problema de la crisis yace en que la productividad de las economas lderes crece a una tasa baja, el consumo a una tasa alta y el crdito para el consumo a una tasa an ms alta. Esto se estir al punto que las importaciones derivadas del alto consumo se hicieron inmanejables. Al perderse empleos este esquema entra en reversa, se contrae el consumo, se contrae el crdito de consumo y en algn momento se inicia la recuperacin de la productividad. Sin embargo las polticas que se vienen aplicando tienen que ver con reducir empleo pero no con mejorar productividad que se busca mejore por tipos de cambio competitividad.

La combinacin de bajas salariales, como madre de la economa, aunado al crecimiento de consumo va crdito tiene efectos sobre la calidad de vida de la poblacin. El empleo se ha vuelto ms precario y los derechos sociales se han ido perdiendo a favor de concentrar el ingreso, objetivo central de la poltica. Cuando esa poblacin protesta por la prdida de empleo es percibida como una amenaza terrorista. Sin duda a eso apunta la transformacin de las leyes contra la protesta social en leyes antiterroristas. Desde Chile hasta Estados Unidos la protesta social est catalogada como terrorista, el trato del detenido/da, por lo tanto, es el de no-ciudadano. La persona no tiene derechos cuando es detenida por terrorismo, siendo sta en realidad una protesta salarial o de empleo o de calidad de vida. El trato a los protestantes en Madrid, Nueva York y otras capitales en la ya disuelta campaa de Occupy Wall Street fue en esa direccin. El trato en Europa sigue siendo de ese modo. Escribi recientemente Saskia Sassen(3) que la democracia como la hemos conocido est debilitada en particular en Estados Unidos.

Lo que enfrentamos es una degradacin profunda del estado liberal. Las matanzas por drones(4) y el encarcelamiento ilegal estn a un extremo de aquel espectro de degradacin, y la subida del poder, destruccin econmica y arbitrariedad del sector financiero estn al otro extremo.

Susan George acaba de publicar El Informe Lugano II donde argumenta que el sector financiero ha acordado que lo relevante no es la democracia sino la rentabilidad y que se debe hacer todo para garantizar la misma. Esta es bsicamente la idea de Sassen y es la idea detrs del dogma econmico. Baste recordar que se introdujo el dogma en el mundo en Chile de la mano de Pinochet en 1974 con el inolvidable soporte del do Milton Friedman/Henry Kissinger y el auspicio financiero de la ITT.

Hacia la militarizacin del control social

La manera de la aplicacin de la poltica de la FED llamada Quick Easing, en el Per la maquinita, consiste en inyectar liquidez comprando bonos del tesoro a los bancos de inversin que los tienen. Esto lo hacen todos los bancos centrales de los HIRC. Esa liquidez es luego usada por los bancos de inversin para invertir tanto en sus propias bolsas como en el exterior. Como los commodities se han titulizado, vale decir, tienen ttulos valor con mercado propio, entonces los inversionistas compran cobre, ttulos valor que da derecho a cierta cantidad de cobre fsico. La manipulacin de estos ttulos valor empuja los precios de las materias primas por encima de su nivel real de precios determinada por oferta y demanda fsica. Desde el ao 2008 es clarsimo cmo los precios de las materias primas estn determinados bsicamente en el mercado de ttulos valor. El efecto es un crecimiento muy fuerte en las economas lideradas por las exportaciones primarias de frica y Amrica Latina. Con altas tasa de crecimiento, los pases dogmticos no estn dispuestos a escuchar a los apstatas, que tambin crecen mucho, en la necesidad de crecer de otro modo, o de integrarse de otro modo al mundo, privilegiando el mercado de bienes industriales. Los pases dogmticos estn cerrando filas a travs de tratados y acuerdos con Estados Unidos para asegurar que el dogma sea siempre respetado. El ms reciente es el Tratado Trans-Pacfico -TPP- que aparentemente le da a las corporaciones ms derechos, de manera anloga al Acuerdo Multilateral de Inversiones-AMI- que fuera suspendido en 1999 en Seattle tras las protestas sociales.

En trminos de teora econmica lo que se aprecia es que el dogma orientado a la concentracin del ingreso viene ganando posiciones en Europa tambin. El FMI parece haber perdido peso all frente a la Comisin Europea, que sirve de portavoz de esta mirada. El problema de la concentracin del ingreso aunado al del sobre consumo y a la sobre acumulacin siguen en el centro de la crisis. No se han resuelto. Por el momento, la crisis global est dividida en dos, una parte est en los HIRC, donde es evidente el deterioro continuo, y la otra donde los capitales de corto plazo fluyen y donde se siente el impacto de las alzas de los precios de las materias primas por las razones explicadas. Sin duda, la crisis se va a generalizar cuando los precios bajen por efecto de ajustes de tasas de inters o se reactiven los HIRC. Esto ltimo es menos probable en un futuro previsible. En ningn caso una reactivacin basada en la tecnologa, a su vez movida por energa fsil, es la solucin porque precipitar un desenlace indeseable. La interrogante es si existe otro modo de entender la economa que sea viable y si diseos como el Buen Vivir pueden tener proyeccin global.

El control social militarizado parece ser el nuevo rasgo de la crisis tanto en los HIRC como en el resto del mundo. El funcionamiento del complejo financiero bancario de manera extendida por todo el mundo est en proceso de generalizarse, articulndose de esta manera tanto la gran prensa como los intereses de esa gran banca que al fin son 30 instituciones y estn representadas en el G20 y la guan. No hay ninguna evidencia que nada est impidiendo que lo financiero siga funcionando de la misma manera que antes de la crisis. La incapacidad de pasar leyes regulatorias en Estados Unidos y la salida de Barney Franck del Senado indican el peso que tienen. La presencia de allegados del Complejo Financiero Bancario en el Securities and Exchange Commission de Estados Unidos y el Tesoro de dicho pas, as como la de banqueros de inversin en casi todos los gobiernos de Europa, habla del asalto al poder tambin all. El contrapoder con la capacidad de cuestionar el dogma y el orden establecido detrs de l crecen en pases de Amrica Latina pero peligra. Las amenazas sobre Argentina, Venezuela, etc., van en esta direccin.

Notas:
(1) Jan de Vos, Un Papa aferrado a la metafsica neoplatnica, La Jornada, Mxico, Domingo 3 de marzo, 2013, p. 22.

(2) Tomado de la introduccin de Ugarteche y Martnez, La gran mutacin, Serie Breviarios, IIEC-UNAM, 2013, en prensa.

(3) SaskiaSassen,Drones over there. Total surveillance over here, http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2013/02/2013210114231346318.html

(4) Un drone es un equipo areo de guerra manejado a larga distancia por control remoto. http://dronewarsuk.wordpress.com/aboutdrone/

- Oscar Ugarteche, economista peruano, es presidente de ALAI . Es investigador titular del Instituto de Investigaciones Econmicas de la UNAM, Mxico. Miembro del SNI/Conacyt. Coordinador del Observatorio Econmico de Amrica Latina (OBELA) www.obela.org.

* Este texto es parte de la Revista Amrica Latina en movimiento No. 483, que en esta edicin trata sobre "La crisis compleja" (http://www.alainet.org/publica/483.phtml)

http://alainet.org/active/62606


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter