Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-03-2013

Tres tristes tigres

Lzaro Farias


El ex representante federal, el cubano americano David Rivera, est tan perdido que ahora lo andan buscando por los centros de espiritistas de la ciudad. Riverita, como cariosamente lo llamaban sus antiguos amigos y aliados, perdi las elecciones en noviembre pasado y desde ese mismo momento, se ha convertido en una fantasma que no aparece por ningn lugar. Sus compinches de ayer hacen sus reuniones polticas y ni siquiera lo llaman para que vaya, aunque sea de invitado de tercera clase. El hombre, que no pasaba un da sin tratar de hacerle dao al pueblo cubano, se ha convertido en un apestado poltico y social. No es el caso de Lincoln Daz Balart, quien sigue siendo asiduo a todo tipo de jolgorio que inventan los ultraderechistas cubano americanos de Miami. Daz Balart, que por razones misteriosas dej el capitolio, a cada rato sale en los noticieros dando sus ridculas opiniones o aparece en algn programa radial desbarrando veneno contra Cuba y su pueblo. Pero Riverita no. Riverita parece estar huyndole a todos los problemas legales que le estn explotando constantemente y los cuales, ms temprano que tarde, van a llevarle sus huesos a una prisin federal. Adems de todos los otros escndalos en los que se ha visto envuelto en los ltimos tiempos, desde hace unos meses ha estado hundindose en aguas muy, muy calientes. Resulta que el malandro de Rivera le organiz y le pag una campaa electoral a un desconocido para que se enfrentara a su rival, Joe Garca, en las primarias por el partido demcrata.

 

Decenas de miles de dlares, provenientes de las arcas del ex representante, sirvieron para pagar la propaganda poltica del rival de Garca. Rivera buscaba la derrota de Garca en el partido demcrata para que este no fuera el candidato que se le enfrentara en las elecciones generales. El tiro le sali por la culata, ya que no solamente su candidato perdi contra Garca y este termin derrotndolo en las elecciones del pasado noviembre, sino que tambin sus nexos con el candidato inventado salieron a la luz pblica y las autoridades federales empezaron a investigar y a llevar el caso a las cortes. El desconocido termin enfrentndose a la justicia, y ya se declar culpable de recibir fondos ilegales para su campaa. Pero no se qued ah. El hombre est cooperando con las autoridades para buscar un rebaja en su sentencia. Para esta fecha, me imagino que ya tiene que haber revelado la fuente que le suministr miles y miles de dlares en billetes de a cien. Todo hace pensar que no hay momento fijo para que David Rivera, el hombre de las leyes absurdas, estpidas y criminales en contra de Cuba, sea llamado a las oficinas del FBI para hacer el cuento de la buena pipa.

Con Rivera, van tres los legisladores anticubanos que salen del ruedo; Mel Martnez y Lincoln Daz Balart primero, y ahora David Rivera. Lo de este ltimo se saben las razones y fue porque perdi las elecciones, pero los otros dos personajes se retiraron y no volvieron a postularse. Por qu razn? Aunque se han corrido varias versiones y se han hecho muchas especulaciones, en algunas de ellas que los cogieron movidos en la fotografa, son muy pocos lo que conocen la verdad del por qu dos legisladores jvenes, en un pas en que estos se retiran cuando ya no pueden caminar, se hayan retirado de puestos que les garantizaban un gran poder poltico, enormes influencias, estatus social y adems, una muy buena cantidad de dinero por concepto de salario.

Aunque en trminos populares desconocemos quin vino primero, si el huevo o la gallina, en el caso del origen de la poltica agresiva de los Estados Unidos contra Cuba, s se sabe que no se debe a la importancia que puedan haber tenido estos personajes en el desarrollo de esa actitud de este pas contra la isla. En este caso, s se sabe quin vino primero.

Lo bueno de todo esto es que el pueblo cubano se libr de tres enemigos acrrimos, lo malo es que lo sustituyen lobos de la misma camada.

Otro que tambin est en candela, aparte de Riverita, es el Senador cubanoamericano Bob Menndez. Pero ese es otro caso.

Estos tres tristes tigres, que en los ltimos tiempos han salido de la escena poltica norteamericana, pasarn a la historia como verdaderos imitadores de los voluntarios de la Cuba colonial, aquellos que hicieron todo lo posible para que Cuba no se liberara de Espaa. Estos, al igual que aquellos, han hecho todo lo posible para que Cuba no sea lo que es ahora, un pas independiente y soberano.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter