Portada :: Otro mundo es posible :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-03-2013

La Revolucin Rusa y la liberacin sexual

Yuliana Mira
Peridico En lucha / Diari En lluita

Este artculo explica como la experiencia de la Revolucin de 1917 conecta la lucha por los derechos LGTBI con la emancipacin de la clase trabajadora


En el momento de abordar la cuestin de la homofobia es frecuente or por boca de personas que se autoproclaman defensoras de la libertad sexual, as como de buena parte de la socialdemocracia, que las razones por las que an persiste este tipo de discriminacin tienen que ver con pretendidos prejuicios religiosos o biolgicos, ignorancia o, en el mejor de los casos, el cuestionable miedo a lo diferente, que segn la antropologa del establishment es casi un instinto inherente a los seres humanos. Partiendo de este enfoque, la mejor forma de acabar con la homofobia es educar a las personas en el respeto a la diversidad y la tolerancia palabra reaccionaria, por lo menos, para que gradualmente, a medida que las generaciones se van renovando, el prejuicio quede felizmente extirpado de las mentes.

Llegados a este punto es oportuno citar una frase de La ideologa alemana, de Karl Marx: Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada poca. Marx explicaba que la forma de entender el mundo de la clase trabajadora estaba profundamente condicionada por la propia cosmovisin de la burguesa, quien para perpetuar el statu quo necesita legitimar la explotacin. As, los prejuicios no aparecen de la nada. Se forman a partir de las ideas que la burguesa proyecta sobre el proletariado, porque, en general, tiene inters en mantenerlo dividido. En particular, pretende estigmatizar a todo aquel que atente contra sus intereses de clase. La pregunta que inmediatamente surge es: cmo atentan contra sus intereses las personas homosexuales?

La burguesa necesita la institucin de la familia tradicional (padre, madre, hijos) no slo porque es la primera y ms slida difusora de sus valores, sino porque es sobre ella (concretamente, la mujer) sobre quien recaen los costes de la crianza y cuidado de la futura fuerza de trabajo, ya que es una necesidad para el capitalismo apropiarse de la plusvala extrada a la gente trabajadora, privatizar los beneficios producidos, y socializar los gastos y las prdidas. En este sentido, la gente homosexual supone un desafo abierto a la institucin familiar, dado que rompen con la lgica de hombre-trabajador, mujer-reproductora-cuidadora.

Que la lucha por la liberacin sexual no se puede escindir de la lucha, ms amplia, por la emancipacin del proletariado es algo que captaron los y las trabajadores rusas ya en 1917. Sin entrar a analizar en profundidad la magnitud que la Revolucin de Octubre tuvo sobre la historia de la lucha de clases, basta con sealar que fue el ejemplo ms claro acerca de como la clase trabajadora organizada a pesar de los obstculos de encontrarse en un pas econmicamente muy atrasado, fustigado por la guerra y con una poblacin mayoritariamente analfabeta es perfectamente capaz de hacer frente al yugo del capital y construir una sociedad nueva, al servicio de las necesidades de la mayora.

En tan slo dos meses desde que el 25 de octubre la insurreccin tomara el Palacio de Invierno y que el Congreso de los Soviets de toda Rusia declarase que tomaba el poder, las y los bolcheviques derogaron la mayora de leyes que criminalizaban a homosexuales, legalizaron el aborto y lo hicieron libre y gratuito, permitieron el divorcio y abolieron las arcaicas normas que regulaban el matrimonio. En el plano jurdico, en pocos meses se implement lo que muchas dcadas despus se conseguira, slo parcial y fragmentariamente, en la Europa occidental. Por poner un ejemplo, en Gran Bretaa la homosexualidad fue ilegal hasta 1967, y no fue hasta 1993 cuando se elimin de la lista de enfermedades mentales.

Alternativas viables

Adems del gran progreso que supuso modificar el ordenamiento jurdico, instrumento legitimador hasta entonces de la violencia de clase, las y los bolcheviques no slo se conformaron con reformas en el mbito formal. Junto a las nuevas leyes se intentaron crear alternativas viables a la familia, para as poder destruir el origen material de la opresin femenina y homosexual: se establecieron comedores, lavanderas y guarderas pblicas, de manera que las tareas domsticas fueran colectivizadas, y las mujeres independizadas.

Resulta revelador el punto de vista que sostenan los y las bolcheviques en cuanto a la homosexualidad, manifestado en un escrito del doctor Grigorii Batkis, director del Instituto Sexual moscovita, llamado La Revolucin Sexual en Rusia: La actual legislacin sexual de la Unin Sovitica es obra de la Revolucin de Octubre. Esta revolucin es importante no slo como fenmeno poltico que garantiza el gobierno poltico de la clase trabajadora, sino tambin por las revoluciones, que emanando de ella, llegan a todos los sectores de la vida []. La legislacin sovitica declara la absoluta no interferencia del Estado y la sociedad en las cuestiones sexuales, mientras nadie sufra daos fsicos ni se perjudiquen sus intereses. Respecto a la homosexualidad, sodoma y otras formas de placer sexual, que en la legislacin europea son calificadas de ofensas a la moralidad, la legislacin sovitica las considera exactamente igual a lo que se conoce como relacin natural.

A diferencia del Partido Socialdemcrata Alemn de aquella poca y de la prctica de ciertos progresistas del perodo anterior, el objetivo al que los bolcheviques aspiraban iba ms all de hacer la homosexualidad tolerable a los ojos de la sociedad: buscaron modificar la propia sociedad para que ser homosexual no fuera motivo de asco o vergenza.

Sin embargo, la mermada economa rusa impidi que el proyecto socialista se pudiera sostener. Los y las bolcheviques confiaban en que la revolucin se extendera al resto de pases desarrollados, sobre todo a Alemania, porque entendan que la supervivencia de la revolucin dependa de la internacionalizacin de la misma.

Derrota de la revolucin

La frustracin de la Revolucin Alemana, desde 1919 hasta el ascenso de Hitler en 1933, provoc el aislamiento y la derrota de la Revolucin Rusa. Arrinconada y flagelada por la guerra civil y el acoso de los ejrcitos invasores, el poder de la clase trabajadora fue eliminado. Hacia finales de los aos 20, la degeneracin del socialismo condujo al fracaso definitivo de la Revolucin de Octubre. Fue en este perodo cuando Stalin, lder de la contrarrevolucin y de la nueva clase burocrtica emergente, estableci un programa forzado de industrializacin, para que el estado sovitico pudiera competir con el capitalismo occidental. Dado que ya no se produca para satisfacer las necesidades generales de la poblacin, la clase trabajadora y el campesinado rusos tuvieron que asumir las terribles consecuencias de la industrializacin: todos los progresos sociales fueron aplastados, los derechos anulados y las condiciones laborales se volvieron inhumanas. La decadencia de la revolucin produjo una nueva forma de capitalismo: el capitalismo de Estado, donde la burocracia surgida del partido bolchevique se convirti en la nueva clase dirigente.

En tanto que la revolucin haba ido degenerando, las conquistas de las mujeres y la gente homosexual fueron erosionadas paulatinamente. El proyecto bolchevique de superar la familia tradicional no slo fue interrumpido debido a las penurias econmicas, sino que fue abiertamente descartado por la contrarrevolucin estalinista, que glorific a la familia como a una de las instituciones medulares del nuevo estado represivo.

A principios de los aos 30 tuvo lugar una autntica caza de brujas contra el colectivo LGTBI (Lsbico, Gay, Transexual, Bisexual e Intersex), y todas aquellas personas que eran detenidas por este motivo podan ser condenadas a muchos aos de prisin o directamente al exilio siberiano. Estas detenciones masivas sembraron el terror entre las personas LGTBI y, conducidas por la desesperacin, muchas se suicidaron. En marzo de 1934 se promulg una ley en el cdigo penal que tipificaba los actos homosexuales con una pena de prisin de hasta ocho aos. Asimismo, la prensa sovitica difam la homosexualidad, llegando a calificarla de manifestacin de la decadencia humana.

El hecho de que el partido de los obreros y obreras terminara mutando en la organizacin de la nueva clase dominante, slo se pudo conseguir apartando a aquellos elementos del partido que se mantenan fieles a los principios revolucionarios, ya fuera mediante la expulsin, el exilio o la muerte.

En definitiva, una de las lecciones ms valiosas que la historia de la revolucin rusa dej para la posteridad es que la emancipacin de toda la clase trabajadora es la mejor garanta para el triunfo de la revolucin sexual.

Yuliana Mira es militante de En lluita / En lucha

Fuente: http://enlucha.org/site/?q=node/18384



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter