Portada :: Venezuela :: La muerte de Hugo Chvez
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-04-2013

El Leninismo de Chvez

Chris Gilbert
Rebelin


En los muchos homenajes a Hugo Chvez de las ltimas semanas, hay un elemento importante que sufre un casi total abandono. Por falta de un trmino mejor podramos llamarlo "leninismo". Con esto, por supuesto, no me refiero a la doctrina cansada, formulista (y bsicamente anti-leninista) que por lo general lleva ese nombre. Es precisamente la hegemona de la doctrina subrogada, adems de la dificultad de la real, lo que impulsa el abandono y tambin est detrs de los intentos (en su mayora conscientes) para separar a Chvez de lo que pasa por leninismo.

Piense en ello: "La revolucin contra El Capital "! As es como Gramsci entendi la obra de Lenin; esa era su manera taquigrfica de indicar cmo Lenin y compaa se quitaron el consenso evolucionista, progresista de su momento, que inclua la Segunda Internacional (de ah la referencia a El Capital ) y la intelligentsia burguesa [1]. Esta fue la doctrina del "fin de la historia" de la poca. Avanzando un siglo, tal vez podamos decir que la cosa ms importante que Chvez y el pueblo venezolano hicieron a partir de la dcada del 90 fue deshacerse de una manera revolucionaria, leninista si se quiere del consenso del "fin de la historia" de nuestro momento, que haba infectado tanto a la izquierda como a la derecha.

Los paralelos con Fidel Castro y el Movimiento 26 de Julio tambin son evidentes. Entre mediados y finales de los 50 la mayora de los incendios revolucionarios parecan estar extinguidos en la regin del Caribe. Con Jacobo rbenz derrocado y la guerrilla liberal en Colombia muy acorralada, los funcionarios estadounidenses se sentan seguros de que tenan el control de la regin, su "patio trasero", situacin a la que se aada mucha confusin y derrotismo en las filas de la izquierda. Luego, pareciendo surgir de la nada, el rpido avance del Movimiento 26 de Julio que culmin con el derrocamiento de Batista y la toma de La Habana en 1959 dio un ments a la confianza del imperialismo, mas tambin desminti la versin sovitica del fin de la historia: la tendencia hacia la coexistencia pacfica con los EE.UU.

Desafiando no slo a Fukuyama, sino tambin las enseanzas zapatistas en el ambiente en ese momento, Chvez al igual que Lenin y Fidel encabez un movimiento que tom el poder del Estado, y como ellos tuvo que cargar con un milln de problemas por haberlo hecho. Georg Lukcs, en el mejor homenaje a Lenin que yo conozco, se refiere al comentario de ste sobre la frase de Napolen "On s'engage et puis... on voit": los bolcheviques libraron una batalla seria en octubre de 1917, y luego hicieron compromisos en "detalles tales como la paz de Brest o la Nueva Poltica Econmica"[2]. Con esta referencia, Lukcs quiere identificar y caracterizar los cientos de pactos, compromisos y concesiones que Lenin se vio obligado a realizar debido a la toma del poder bolchevique, es decir , precisamente por haber hecho la revolucin en lo que nunca pueden ser circunstancias perfectas. Esta especie de pacto se diferencia de los pactos oportunistas que se hacen con el objetivo aunque supuestamente en nombre de la pureza o la prudencia de no hacer la revolucin .

Tanto antes como despus de la toma del poder, Hugo Chvez hizo muchos, muchos pactos y acuerdos con figuras como Lukashenko, Ahmadinejad, Santos, Miquilena, y (lo que comnmente se cree), incluso Gustavo Cisneros. La lista contina e incluye a los poderes y a las personas ms variadas. Puesto que la gama va desde el anti-imperialista consecuente Mahmoud Ahmadinejad al empresario neoliberal Gustavo Cisneros y al socialdemcrata manso Luis Miquilena, la pregunta inevitable surge en torno a la tctica y la estrategia. Cul es la lnea estratgica que se ejecuta a travs de esta gama ms variada de alianzas? Una pregunta similar se presenta acerca de los muchos proyectos que han nacido y desaparecido como flores nocturnas: los cinco motores, las tres R, Batallones del PSUV, Al Presidente Terico... y la lista sigue.

Gran parte de esto parecera ser un mero vaivn, y no puede haber ninguna duda de que en su trayectoria sorprendente, Chvez cometi errores graves errores que un da podran resultar ser fatales para el proceso en Venezuela, ya que desafortunadamente no hay ningn proceso revolucionario irreversible. Tal vez la mejor explicacin de esta compleja trayectoria aparece cuando nos fijamos en el proceso de formacin poltica de Chvez. Como joven oficial del ejrcito, Chvez tena vnculos con el Partido Revolucionario de Venezuela (en el que su hermano militaba) y otros movimientos de izquierda. En la crcel despus de 1992, e incluso antes, Chvez ley muchos textos marxistas, incluidos los ms difciles. Algunos de estos libros vinieron de una coleccin que compr a un ex maestro de escuela suyo, un comunista.

Luego, al salir de la crcel, Chvez entr en la vida poltica y, en cierta medida puso su marxismo detrs de l. Para usar una metfora espacial, podemos decir que comenz explorando el territorio por s mismo o incluso a tientas en la oscuridad. No debemos olvidar que en 1998 segua hablando de la Tercera Va de Anthony Giddens, el ahora olvidado intelectual del momento(!). Lo ms importante es que a medida que los aos pasaron y en respuesta a los ataques del imperialismo y algunas derrotas, Chvez se fue reconectando con el marxismo a travs de su prctica y a travs de las actividades del movimiento de masas.

Uno de estos momentos es cuando, ante la pluralidad de movimientos en el Foro Social Mundial de 2005 en Porto Alegre, Chvez reflexion sobre lo que podra unificarlos a todos en su diversidad y declar que era el "socialismo". Otro es cuando, despus de tratar de construir el socialismo desde arriba con la reforma constitucional de 2007, dio un paso atrs y se puso a pensar en construirlo al nivel de la calle, en el trabajo con las comunas, recuperando la idea marxista de la auto-emancipacin de la clase obrera.

Volviendo a Lenin, podemos observar que l tambin dio pasos hacia atrs y tuvo su momento de poner el marxismo (o ms bien el "marxismo") detrs de l. El texto Repetir Lenin de Slavoj Zizek representa excelentemente la crisis en la que Lenin entr justo antes y durante la Primera Guerra Mundial, una catstrofe que efectivamente inclua la desaparicin de su movimiento [3]. Lenin entonces reencontr o reley el marxismo a travs del estudio de Hegel y del proceso revolucionario que se abri en Rusia en febrero de 1917, que lo tom por sorpresa. Este nuevo Lenin es el Lenin en su momento ms gil, ms "dialctico"; ahora vienen hechos como los de la estacin de Finlandia, as como textos como El Estado y la revolucin y las Tesis de abril que siguen asombrando.

Hacia la mitad de su vida, cuando C.L.R. James haca frente a la domesticacin de la izquierda en la posguerra, trat de descubrir el secreto de este Lenin, el ms autntico Lenin. Con la ayuda de Raya Dunayevskaya, James se dirigi directamente al texto en ruso de los Cuadernos filosficos de Lenin. All le conmovi profundamente una nota marginal de Lenin sobre la doctrina hegeliana del Ser: "Salto, salto, salto!" Lenin escribi en letras grandes al lado de los prrafos de Hegel, en un intento de resumir como nace lo nuevo [4]. Es esta capacidad de saltar, de superar el orden actual de las cosas llmese el consenso neoliberal, el fin de la historia, economicismo, o incluso coexistencia pacfica la que es el legado ms importante de Lenin, y el que mejor caracteriza a Hugo Chvez.

El marxismo, como cualquier otra teora, es susceptible a los procesos de fetichismo que dentro del capitalismo tienden a conducir a una visin cerrada de la historia. Su corriente principal suele pactar en silencio con el fatalismo que informa a la produccin intelectual bajo el capitalismo. Esto se puede ver en la forma en que el terico marxista posiblemente ms brillante de la segunda mitad del siglo 20, Louis Althusser, tenda a permitir que sus descubrimientos sobre estructura y combinacin en el capitalismo se deslizaran hacia la sumisin a estas mismas estructuras. El "Leninismo", entonces, sera el nombre para ese momento de ruptura con el capital y con sus teoras, e incluso con las teoras crticas del capitalismo en la medida en que stas hacen las paces con el fatalismo.

Este es el leninismo de Chvez. Se trata de un firme no a todo fatalismo, un compromiso de lucha e incluso una voluntad de salirle al paso a lo que aparentan ser situaciones sin salida, con el objetivo de avanzar hacia una sociedad ms justa y mejor. El marxismo, por supuesto, no es una doctrina utpica de las que proponen que exista una sociedad perfecta y luego especula (en vano) sobre cmo llegar all. Pero s es utpico en el sentido de que muestra que una modernidad radicalmente diferente no slo es posible sino en algn grado latente en el desarrollo de la actual, capitalista. No slo eso: el marxismo afirma que los seres humanos no son criaturas de colmena, sino que pueden trabajar hacia la realizacin de esa modernidad alternativa.

En su impresionante discurso Golpe de timn de hace cinco meses, que constituye el ltimo testamento poltico sustantivo de Chvez, se reconoce que habiendo hecho la revolucin poltica, los cambios econmicos pertinentes para la construccin del socialismo todava no se han realizado. Luego aade: "Esto lo digo yo no para que nos sintamos acogotados, amilanados; todo lo contrario, es para coger ms fuerzas ante la complejidad del desafo". Creo que en estas palabras y en realidad a travs de todo el extraordinario discurso se percibe una actitud muy similar a la resistencia tenaz de Lenin a conciliar con "lo que hay". Podramos decir que esta resistencia, en combinacin con una disposicin perenne a luchar inventivamente, es el mejor legado de Lenin y los leninistas como Chvez si no fuera tambin una especie de anti-legado en la medida en que se niega a dejar que uno viva cmodamente o complacientemente con l.

Notas

Este artculo le debe mucho a conversaciones con mi amigo Gabriel Gil, quien ha insistido en el leninismo de Chvez y me ha ayudado a entender varios elementos del desarrollo y la prctica de Chvez como revolucionario.

[1] Antonio Gramsci, "La revolucin contra 'El Capital'" en Antonio Gramsci: Antologa (Siglo XXI, 1970): 34-7.

[2] Georg Lukcs, Lenin (La coherencia de su pensamiento) (1924).

[3] Slavoj Zizek, Repetir Lenin (Lacan.com, 1997).

[4] C.L.R. James, Notes on Dialectics (Allison & Busby, 1980).

Chris Gilbert es profesor de Estudios Polticos en la Universidad Bolivariana de Venezuela.

Este artculo, traducido del ingls por V.C.C., apareci originalmente en MRZine ( http://mrzine.monthlyreview.org/2013/gilbert180313.html ).


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter