Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2013

La CIDH al norte de la izquierda en Amrica Latina

Jos Fortique
Rebelin


La mayora de los pases del mundo se adscriben a tratados internacionales sin pasar por la aprobacin ciudadana, el desconocimiento sobre los compromisos adquiridos llega a ser tan extremos, que slo un puado de profesionales lleva el tema en las agendas nacionales. Cmo puede un tema tan sensible ser ajeno al colectivo que rige? Los estados como sujetos de derecho internacional juegan un papel importante en el manejo del orden mundial, queda en evidencia hoy que el papel de las transnacionales y las ONGs como sujetos de la globalizacin, ocupan buena parte del lugar que en teora clsica competen a las burocracias estatales.

El tema de los derechos humanos tiene una extensa literatura, con un debate permanente sobre la viabilidad de una orden global, que combata la impunidad en los casos de delitos de lesa humanidad. La lectura de los derechos humanos es importante seccionarla desde una perspectiva histrica y pragmtica, en vista del intento de Universalizacin, que obedece como recordaba Leopoldo Zea, a uno de los sueos ms anhelados de la cultura occidental. Despus de la segunda guerra mundial, la arquitectura del sistema internacional se construy como escenario de contencin a la amenaza sovitica, Roosevelt pens rpidamente en precisar de una instancia ms efectiva de control que el enfoque realista que caracteriz el perodo de guerra.

A finales de los 70, Carter apunt con fuerza el tema de los derechos humanos, la falta de democracia y la condena al expansionismo de la URSS, con una tctica de reconocimiento de algunos movimientos de liberacin nacional no estratgicos, mientras se garantizaban por la fuerza la hegemona sobre el Golfo Prsico y los recursos energticos. El desarrollo del capitalismo fue posible en parte con la transformacin de la servidumbre a travs la libertad de contratos, es por eso que el Estado moderno arrastra consigo la tradicin contractualista, expresada en las constituciones, garantizando en primer orden el principio de libertad asociado a la libre circulacin del capital.

La CIDH fue una extensin del orden de post-guerra, ideando un sistema interamericano de proteccin de los derechos humanos, donde la mayora de los pases del hemisferio se agruparon a excepcin de Estados Unidos, Cuba y Canad, creando la paradoja de ser EEUU sede y financista de la institucin, no slo de la OEA sino de la propia Corte que rige en la materia sin suscribirse a estos mecanismo. En el marco del TIAR, los Estados Unidos se encarg por la va de la presencia militar, el manejo de los asuntos domsticos de Amrica Latina, la implantacin de dictaduras implic torturas, asesinatos polticos y otros crmenes catalogados como delitos de lesa humanidad, algunos procesados por el CIDH con fallo positivo para los sobrevivientes.

Los problemas de incompatibilidad de algunos Estados con la CIDH inici con los procesos constituyentes, en el caso venezolano la constitucin aclar la supra-constitucionalidad de los acuerdos en materia de derechos humanos, pero ser reserv resolver la competencia soberana de sus organismo de administracin de justicia. La polmica, que condujo a la salida de Venezuela de la CIDH, est asociada a fallos de la Corte Interamericana, que desconocen la decisiones del TSJ, en casos reciente Ecuador ha abierto el debate sobre el papel de Comisin Interamericana que posee un conjunto de relatoras sobre derechos humanos, que han cargado contra la mayora de los gobiernos de izquierda de la regin.

ONGs y estructuras como SIP han mostrado el doble rasero de los derechos humanos, el funcionamiento parcializado de la CIDH que se moviliza contra los factores progresistas. El debate ha abierto dos posturas: reformar el sistema interamericano o abandonarlo definitivamente. La crtica del ao 2012 de Boaventura de Souza abri una tercera posicin, en una dura crtica contra la posicin de los gobiernos de izquierda por apresurarse a decapitar el orden intra-estatal, que en su balance ha permitido algunos logros considerables a la ciudadana, vulnerable en los regmenes dictatoriales. Es necesario orientar el debate a una dimensin ms estructural, sobre el manejo de instituciones efectivas en el marco de la integracin regional, aunque los derechos humanos son un tema con un alto potencial de injerencia en las soberanas, la reflexin no puede obviar que en la regin se han vivido dos nuevos golpes de estado en la ltima dcada (Honduras, Paraguay). La crisis de la ciudadana en Mxico y Colombia, por el efecto de la violencia armada, hace concluir la necesidad de viabilizar un sistema no tutelado por los EEUU, pero con alcance regional que permita garantizar un espacio fuera de los Estados, a los ciudadanos en la defensa real de sus derechos humanos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter