Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2013

Persuasin y propaganda
Un frente de dominacin

Mario R. Fernndez
Rebelin


Pasaron ms de dos mil aos sin que la teora de la persuasin y propaganda sufriera grandes cambios, desde la antigua Grecia hasta la Revolucin Industrial este un acontecimiento histrico importante en cuanto a que cambi muchos paradigmas en Occidente y abri el camino para la persuasin de masas de poblacin a travs del mercado. Siglos antes propaganda y persuasin fueron usadas por religiones y sus instituciones en su lucha desprestigindose unas a otras. Entre 1880 y 1920 esto tom nueva forma gracias al sufragio universal que aument de entre un 10 o 15 por ciento a un 40 y 50 por ciento la participacin poltica de la poblacin, esto despus de dcadas de luchas no solo reivindicativas sino por la defensa de la vida misma de millones de trabajadores y trabajadoras en Amrica y Europa.

La preocupacin por el impacto que el sufragio universal pudiera tener sobre la direccin del mundo y el poder naci de hombres ilustrados como Adam Smith, este que aunque partidario de un nivel de redistribucin en favor de quienes producan y de otros intelectuales igualmente se preocupaba de perder el poder absoluto que hasta entonces tenan. Industriales y comerciantes de fines del siglo 18, ellos mismos ilustrados o asesorados por hombres ilustrados de su tiempo, miraban despectivamente al resto esas muchedumbres que por primera vez alcanzaban un nivel de protagonismo. Trabajadores y trabajadoras, integrados al proceso productivo industrial y a los servicios en las ciudades, tenan una presencia real y la preocupacin de la elite dominante era precisamente que estos trabajadores y trabajadoras no tengan acceso a las reas pblicas y polticas, espacios que la elite ocupaba ellos eran los hombres de mejores cualidades como se llamaban ellos mismos.

Con el tiempo, el aparato industrial necesito especialista y estos llegaron a tener ciertos derechos (muy controlados); para finales del siglo XIX muchos trabajadores organizados en sindicatos y sociedades abiertamente enfrentaban, con bastante odio, a empresarios, aristcratas y burgueses. Y, la mayora de la gente del pueblo no crea en la institucionalidad liberal, supuestamente democrtica, que estos haban creado a partir de la Revolucin Francesa y de la Independencia de los Estados Unidos. La represin y el crimen eran altos y se daban en un contexto de mucha pobreza, sobrexplotacin y enormes problemas sociales (alcoholismo, abuso infantil, violencia contra la mujer); represin y crimen, sin embargo, comenzaron a perder su efectividad y no alcanzaban ya a engaar y controlar a la poblacin. En Estados Unidos, antes y durante la Primera Guerra Mundial, se implementa un programa de americanizacin con millones de nuevos inmigrantes a travs de la propaganda se trataba de favorecer un patriotismo y sentimiento nacionalista extremo y persuadir a la poblacin a que se identificara con un concepto de patria til a la elite dominante, conceptos por el que todo lo ajeno al pas era poco americano o anti-americano y posiblemente subversivo. Comienza de esta forma a dividirse el movimiento sindical.

Entender la dinmica de la fabricacin e imposicin de propaganda y persuasin a partir de 1907 en Estados Unidos, el resto de Amrica y Europa, es importante y sirve mucho leer los ensayos del sicologo-social australiano, Alex Carey, recopilados en el libro,Taking the Risk out of Democracy publicado en 1995. Carey, fallecido en 1988, fue el primero en analizar la propaganda corporativa. Carey fue compaero de trabajo y amigo personal del profesor Noam Chomsky, y este le dedica a su amigo el libro que ms tarde escribiera con Edward Herman Manufacturing Consent denunciando la completa subordinacin de los medios de comunicacin occidental a los intereses corporativos, esto lo hace como una forma de reconocimiento por la contribucin de Carey al estudio de la propaganda. En sus escritos Carey, acadmico de la Universidad de New South Wales, Australia, identifica el papel importantsimo que la persuasin y la propaganda juegan desde principios del siglo XX.

Alex Carey, fue un cientfico comprometido y eligi el estudio de la persuasin y la propaganda impuesta a la sociedad norteamericana porque estas se convirtieron en ciencia, con sus debidos profesionales, justamente en Estados Unidos, y en especial a partir del impulso que le diera el presidente Woodrow Wilson cuando su pas entra a la Guerra en 1917. Wilson mismo entregaba mensajes presidenciales regularmente y estos llegaban a cada hogar, lugar de trabajo y lugar de esparcimiento del pas, ayudando a producir en pocos meses una verdadera histeria anti-alemana de tal xito que luego ricos y empresarios del pas usaran similares estrategias en tiempos de paz para implementar sus propias agendas. La tarea fue organizada e implementada nada menos que por Edward Bernays, sobrino de Sigmund Freud, y fue tan exitosa que el mismo Hitler y los miembros de su partido nazi supieron apreciar el potencial que la propaganda tendra en la tarea de controlar la opinin pblica en Alemania.

Dcadas despus, en 1942, Henry Wallace (vice-presidente de Franklin D. Roosevelt y candidato a presidente por el Progressive Party en 1948) afirmaba que: El siglo XX es el siglo del hombre comn en Estados Unidos y el mundo debido a la expansin econmica sin precedentes que se vislumbra a partir de la Segunda Guerra Mundial y que ser controlada y puesta al servicio de las grandes mayoras, en vez de al servicio del poder individual y del privilegio de clase. Pero nada de lo que Wallace dijo habra de cumplirse, y esto debido al aumento de la propaganda y la manipulacin que encubren la opresin contra esos hombres y mujeres comunes aunque gocen de ms bienestar en el Primer Mundo que en el Tercero.

Es Alex Carey quien plantea que para que la propaganda sea exitosa como herramienta de control social cuatro condiciones deben darse: primero tiene que identificarse como importante y ser usada, luego tienen que crearse los conocimientos necesarios para producirla, tienen que existir los medios de difusin y finalmente hay que establecer un sistema de smbolos importantes (de lo sagrado y lo satnico) con poder real sobre las reacciones emocionales de la gente y capacidad de ser idealizados por ellos. Para Carey Estados Unidos ha tenido estas condiciones por mucho tiempo ms que otros pases en el mundo. La condicin ms notable y fundamental es la de los smbolos mismos, que Carey identifico como maniquesmo, una visin del mundo dualista, que se dio en Estados Unidos -que tuvo origen en la civilizacin persa y que fue adoptada por muchas otras religiones y se basa en la divisin absoluta entre el bien (o la luz) y el mal (o las tinieblas) como principios eternos y absolutos. Adems, la sociedad estadounidense tiene una orientacin pragmtica, una preferencia por la accin sobre la reflexin, o sea que si la creencia es verdadera hemos de descubrirlo en su prctica -sin anlisis previo. Otras sociedades entienden el bien y el mal aplicado a cualquier accin social como algo complejo, son capaces de ver una aleacin del bien y del mal que demanda una continua reflexin y un continuo cuestionamiento a la hiptesis o a la suposicin.

Esta dicotoma ha jugado un papel poderoso como medio de control social, en lo interno de la sociedad norteamericana tanto como en los asuntos de poltica externa. El bien (o dios) contra el mal (o el demonio) tienen equivalentes seculares, que Carey nombra como idealismos extravagantes. Carey los nombra e incluye el Espritu de Amrica, el Propsito de Amrica, el Significado de Amrica, el Modo de Vida Americano. Los valores que Estados Unidos representa se definen como destino obvio y a si mismos como virtuosos y piadosos. Por otro lado est la idealizacin extravagante negativa del Demonio secularizado en el comunismo, socialismo y todo lo que se le parezca en algo y que se presenta como nico en todos los lugares y en todos los tiempos como malfico, daino, engaoso y destructivo de todos los valores civilizados y humanos. Carey agrega que En la conciencia popular todo lo que venga del comunismo (u otros enemigos actuales) es una amenaza al preciado, laico-sagrado e idealizado Modo de Vida Americano y por lo tanto una amenaza a la seguridad nacional -trmino concebido en forma tan general como en la Edad Media se entenda la defensa de la fe contra las amenazas y seducciones de ideas herticas.

De la misma forma que en el siglo XX crece el poder corporativo, crece tambin la propaganda corporativa, mayormente de corporaciones estadounidenses quienes identificaron desde el principio del siglo el crecimiento de la participacin democrtica de la fuerza laboral y de sus organizaciones sindicales y polticas como una amenaza a su poder. Entonces, para mantener el control corporativo se opt por el uso de propaganda corporativa que tom dos direcciones, una hacia dentro y otra hacia afuera. La hacia afuera o hacia la poblacin general y tuvo dos objetivos principales, uno identificar el sistema de libre empresa como un valor preciado y la intervencin del gobierno y de los sindicatos como tirnica, opresiva, incluso subversiva. Los encargados de las relaciones publicas, comunicaciones corporativas y educacin econmica fueron quienes implementaron estos objetivos. La otra, dirigida hacia adentro de la corporacin, hacia sus empleados ha tenido siempre el propsito de debilitar los sindicatos, en especial las conexiones entre miembros de este y la propia organizacin, esto a travs de lo que se llama relaciones humanas y programas de participacin y comunicacin del empleado. Estas tcticas de propaganda adquirieron fuerza dentro de la empresa y en la sociedad toda de los Estados Unidos, a partir de 1913 se crearon instituciones para disear estrategias con el fin de debilitar y destruir el derecho de trabajadores y trabajadoras, y la poblacin general, instituciones por ejemplo como la Asociacin Nacional de Industriales, la Cmara de Comercio y el Consejo de Propaganda Industrial. Para los aos de la Segunda Guerra Mundial aparecieron tambin los centros de estudio, en trmino coloquial Think Tanks en referencia a las habitaciones donde los estrategas discutan planes de guerra, estos centros, agencias y fundaciones proliferaron despus de la guerra para convertirse en otros medios de propaganda aunque y en una proporcin menor aparecen tambin quienes cuestionan el dominio de los ricos y sus instituciones.

Para los aos 70 la estrategia para la persuasin y propaganda vuelve a tener un nuevo impulso cuando el sistema econmico comienza a sufrir en su estructura misma con el fin del crecimiento econmico en Europa y Norteamrica, y con la creciente crtica de la opinin pblica por la guerra de Vietnam, crtica y dudas que no se daban desde finales del siglo XIX y principios del siglo XX, y durante la depresin de los aos 30. Pero esta vez las estrategias van hacia la comunidad de base en general y determinados sectores particulares, invirtiendo muchos ms recursos econmicos que antes en persuadir al pueblo norteamericano de que los intereses de la corporacin son sus propios intereses. La propaganda va dirigida no solo a hombres y mujeres de la calle sino a los grupos que los influencian, parlamentarios, administradores civiles, editores de peridicos, reporteros y comentaristas de radio y televisin. La intervencin corporativa en el sistema educacional en Estados Unidos es importante y trata de detener el cuestionamiento de los aos 60 papel que histricamente han jugado las instituciones religiosas. Muchos acadmicos e intelectuales han sido cmplices en sus intervenciones y han contribuido miles de documentos y libros a continuar el control social.

En los 70 el esquema de propaganda estadounidense se exporta, los primeros receptores son los anglosajones el Reino Unido, Australia y Canad. En Amrica Latina se contina aplicando la propaganda de la Guerra Fra, siempre con la opcin del garrote o dictaduras militares, entonces todava confiables. En los 80 la expansin de la propaganda, y de la conspiracin contra las organizaciones laborales en Estados Unidos, comienza a tener resultados positivos para la corporacin. La afiliacin de miembros en los sindicatos comienza a descender, en la actualidad alcanza apenas a un 11 por ciento y contina su descenso. Entonces la propaganda es de todo tipo, incluso en favor del consumismo y el crdito personal, y agrega un nuevo referente: las Organizaciones no Gubernamentales (ONG) nombre acuado hace muchas dcadas y que tambin incluyen algunas ONG crticas que denuncian y que se extienden por Europa, Japn y pases de Amrica Latina, como Chile, por lo que se vive una verdadera americanizacin con altos niveles de imitacin por parte de la clase media (e incluso de las clases populares) de la cursilera y pedantera de los ricos que se ilusionan y se mienten con que van a alcanzar riqueza y felicidad.

Para los comienzo de los aos 90 llega el regalo inesperado, la cada de la Unin Sovitica, el enemigo se entrega, la excusa de la alerta continua frente al comunismo se desploma. En un ao no queda nada de la Unin Sovitica y los regmenes de Europa del Este, se trata de un suicidio histrico nico en la geopoltica mundial, uno que Alex Carey no alcanz a vivir. La sorpresa es que ese lado del mundo, el mundo comunista, quiere creer que le espera el bienestar del Primer Mundo y se niegan a ver que justamente es su existencia misma la que anima la expansin del propio Estado de Bienestar (hoy en vas de desaparicin en ese Primer Mundo) posterior a la Segunda Guerra Mundial. Adems contribuyen a la propaganda en el mundo occidental la conversin de izquierdistas de todo tipo, que como los alcohlicos que se abrazan en las iglesias evanglicas cuando se convierten en abstemios sealando al resto que de entre ellos siguen en el vicio y se niegan a arrepentirse. Estos ex izquierdistas se abrazan pblicamente al reino de las corporaciones y de los ricos, deseosos de pertenecer a lo que ellos, y ellas, decan combatir. Una conversin importante y muy bien usada en la propaganda en Europa y Amrica Latina pero no en Estados Unidos y Canad donde la realidad es muy otra, pocos cuestionan activamente y quienes lo hacen como los que participaron en las protestas del movimiento de los Ocupa y de las pequeas organizaciones de izquierda, son fuertemente asediados, reprimidos y luego olvidados como si no existieran pues la mayora de la poblacin es indiferente y no tiene conciencia de la realidad corporativa y poltica.

Esta monstruosa mquina de persuasin y propaganda es cada da ms compleja pero por eso mismo es tambin ms vulnerable y corruptible, en especial en lo que se refiere al mundo perifrico donde tiene que enfrentar desafos grandes. En Amrica Latina tal es el caso de los Zapatistas en Mxico y el de los pases del ALBA que han activado el liderazgo e influenciado con su liderazgo el movimiento popular y el cuestionamiento al poder que corporacin e imperialismo tienen sobre los pueblos. En Europa del Oeste hay conciencia poltica y conocimiento sobre el modelo de persuasin y propaganda pero la mayora de los ciudadanos espera que emerjan soluciones dentro del sistema mientras los otros, que son millones, aun no logran construir una estructura con liderazgo.

Todo esto no est libre de contradicciones y la mayor contradiccin que el modelo de persuasin y propaganda enfrenta es intrnseca. Su dualismo fundacional es simplista, es blanco y negro, pero la realidad es compleja y llena de grises. Su dualismo tiene races religiosas y se alinea con un mundo religioso. Pero las sociedades occidentales de hoy son seculares y el consumismo materialista que el modelo de propaganda favorece contribuye a su creciente secularizacin. El credo de millones ya no es religioso es consumista y material y su templo es la galera comercial all se gasta el tiempo libre. En Estados Unidos y en el mundo la propaganda tambin pierde potencia ante la creciente conciencia del dao que las corporaciones, desde las mineras hasta el agro-negocio, generan en el medio ambiente. Jorge Beinstein, profesor argentino, habla de la dinmica de la decadencia occidental y sistmica. Beinsten va ms lejos y apunta a como la destruccin en la periferia inevitablemente ha de generar autodestruccin en los pases centrales llevando a decadencia civilizatoria frente a lo que la persuasin y la propaganda sern ineficaces e intil.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter