Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2013

Entrevista a Javier Couso, activista y hermano del reportero asesinado en Bagdad por las tropas estadounidenses
10 aos del asesinato de Jos Couso: el mundo de los tres-cuatro de las Azores y la respuesta popular hoy

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


Leyendo las ltimas declaraciones del expresidente ultraderechista Aznar pareciera que la gente del pueblo que protesta contra la corrupcin son provocadores que buscan el desorden social; aquel da en que l y su gobierno junto al de Inglaterra y EEUU tomaron la decisin de invadir Iraq contra el dictamen de la ONU y arremetiendo contra el Derecho Internacional y los Derechos Humanos, hizo que la mayor parte de la poblacin en el estado espaol saliese a la calle en defensa de la paz y contra la guerra, aun as segn su consideracin ultraderechista, el conjunto del pueblo era tambin culpable de desorden social, aunque l pasaba por encima de la obligacin de consulta en el parlamento que dictaba su constitucin. Alimentando la matanza de la poblacin irak, la destruccin del pas y el robo de su riqueza, el paso de estos aos no ha hecho que caiga sobre l ningn castigo a qu es debido? Una de las consecuencias de la invasin de Iraq fue el asesinato del periodista Jos Couso; los periodistas independientes fueron muy castigados por los invasores. Aznar, y todo su gobierno, al que alguien calific de amoral, acaba de decir que las movilizaciones de hoy contra la corrupcin se sitan en el desorden social en el que todo valga, y seguidamente ha atacado an ms al pueblo en protesta tan justa: Es inaceptable que los polticos no puedan ejercer su tarea de representacin y direccin con libertad y sin presiones. El mismo que incumpla la legislacin internacional y declar una guerra basndose en mentiras, ocasionando ms de un milln de muertos, el mismo que se saltaba su constitucin, dicta ahora la norma de prohibir derechos como el de manifestacin? Javier Couso, reportero y hermano de Jos Couso, es un gran conocedor de la trayectoria de Aznar y de la guerra de Irak; hablamos con l.

Javier, cmo se puede calificar la puesta en marcha de la guerra de Irak? quines son los responsables y cul es el proceso hasta hoy que han seguido?

Javier Couso: Sin ninguna duda se puede calificar como un crimen a gran escala, el primero del siglo XXI, destinado al proyecto de reordenamiento de Oriente Medio soado por los neocoms aos antes y explicitado en el Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense (PNAC). Los responsables directos no fueron un tro, como la mayora de los medios se empea en repetir, sino un cuarteto donde haca de anfitrin el miembro de la Comisin Europea, Durao Barroso en una escenificacin de la orden de agresin a Irak dada por Bush, Aznar y su perrito faldero Aznar. El resultado ha sido la practica destruccin de un pas de 27 millones de habitantes, la muerte de ms de un milln de iraqus y la desestabilizacin de la zona, que hoy contina por medio de las nuevas operaciones de cambio de rgimen, como hemos visto en Libia y estamos viendo en Siria.

Ha habido desde entonces alguna posibilidad de que sean juzgados y se resarza la moral, la tica, los Derechos Humanos?


J.C.: Se intent, pero las jurisdicciones nacionales han ido acotando la jurisdiccin universal y el Tribunal Penal Internacional ha resultado ser una corte dedicada a juzgar a los perdedores, que curiosamente siempre son enemigos de las naciones occidentales que orbitan alrededor de EEUU. No hay proceso judicial abierto contra este cuarteto, pero s causas individuales, que al menos, impiden la visita a ciertos pases de alguno de estos criminales de guerra.

Cuando escuchamos o leemos las declaraciones de Aznar contra el pueblo que se manifiesta contra la corrupcin como se manifest contra la guerra que el declar estamos ante el mismo personaje? por qu no ha desaparecido de la escena poltica con el grado de responsabilidad que tiene en el genocidio y destruccin de Iraq?

J.C.: Aznar representa a una cara del poder, los llamados neocoms o neoliberales, que no solo tienen representacin a nivel poltico sino que arrastra seguidores a nivel mundial. En este pas l lidera un sector del Partido Popular y est protegido por grupos de presin ultraliberales como el que regenta Murdoch. Por desgracia es un personaje poltico de primer nivel y lo seguir siendo.

Cmo era tu hermano en relacin con Aznar? qu grado de responsabilidad tiene en el asesinato de tu hermano?

J.C.: Mi hermano trabaj bastantes veces en el seguimiento informativo a Moncloa cuando Aznar era presidente, incluso cubri algn viaje del presidente al exterior. Pero no haba ninguna relacin personal, era solo la relacin entre un reportero grfico y un personaje a grabar. Dejando a parte la responsabilidad global por la invasin en el caso especfico de Jos, Aznar es un claro encubridor del asesinato de un ciudadano espaol, pues nunca puso los medios, ni diplomticos ni legales, para tutelar a un compatriota asesinado en extraas circunstancias. Se comport como un correveidile de sus amos estadounidenses repitiendo las mentiras justificativas e impidiendo que la Fiscala ayudase al Juez Instructor.

Nos puedes recordar y analizar los cables que descubri WikiLeaks?

J.C.: Los cables descubrieron las miserias, la traicin y el servilismo de una Vicepresidenta del Gobierno, Mara Teresa Fernndez de la Vega; un Ministro de Justicia, Lpez Aguilar; un Ministro de Exteriores, Moratinos; un Secretario de Estado, Bernardino Len; un Fiscal General del Estado, Conde Pumpido; un Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza y varios magistrados, que en vez de realizar su funcin tuteladora acorde a la soberana nacional y al respeto a las leyes nacionales y a los tratados internacionales firmados, se pusieron al servicio de una potencia extranjera para impedir que un juzgado pudiera investigar lo que le pas a un periodista espaol. Es un escndalo, pues nos muestra que todos estos seores del rgimen de bipartido (PPSOE), en asuntos de Estado, se comportan como un protectorado o un colonia estadounidense.

Con la informacin de que se dispone y la Historia se puede perseguir todava a los responsables de tanto asesinato?

J.C.: S, a da de hoy y gracias al tesn de abogados, familiares, amigos y compaeros, a las dos sentencias del Tribunal Supremo y a la instruccin que realiza el Magistado Santiago Pedraz, el caso sigue abierto encontrndose procesados el Sargento Gibson, el Capitn Wolford y el Teniente Coronel Philipp De Camps e imputados el Coronel David Perkins y el General Bufort Blount. An as, siguen las interferencias, pues Interpol se niega por primera vez en la historia a tramitar las ordenes de bsqueda y captura internacional que ha ordenado Pedraz, ordenes que en 2005 tramit sin problemas. Otra vez la larga mano del Imperio.

10 aos pidiendo justicia, como tu llevas, convocando manifestaciones, concentraciones, mitines, manteniendo viva la figura de tu hermano y la de todas las vctimas, han abierto alguna perspectiva? qu se ha ganado en este tiempo?

J.C.: El caso sigue abierto y al ser un caso de lesa humanidad no podr ser prescrito. Es el nico caso abierto contra militares estadounidenses por un crmen de guerra. Se ha conseguido reactivar su archivo por tres veces. Se ha realizado una inspeccin ocular en Bagdad. Se les ha procesado y puesto en bsqueda y captura internacional y pueden tener seguro que seguiremos con las investigaciones. A pesar de haber asesinado a Jos (y a dos de sus compaeros) l no ha muerto del todo, pues hoy es un smbolo por la libertad de informacin y contra los crmenes de guerra. Su recuerdo y la investigacin judicial les perseguir de por vida. Esa es una gran victoria.

El gobernante de la burbuja inmobiliaria es el mismo que declar la guerra contra el pueblo irak, y es el mismo que dice que el derecho que se ejerce de manifestacin es el desorden social y que eso es inaceptable qu mundo pretende para las clases trabajadoras del estado espaol?

J.C.: Est claro que busca un mundo imperial al servicio del poder financiero y de las grandes empresas, dirigido por los Estados Unidos de Amrica.

Cmo puede resarcirse la memoria de Jos Couso y el pueblo espaol de semejante perspectiva en las actuales circunstancias polticas, econmicas y sociales?

J.C.: La nica manera ser tener algn da autoridades que defiendan la Justicia como una nacin soberana.

Quieres aadir algo ms?

J.C.: Al igual que hoy muchas naciones de Amrica Latina marcan el camino de una nueva independencia en el marco de la soberana y la justicia social, nos toca en la vieja y podrida EEUUropa neoliberal poner todas nuestras energas en la creacin de un frente diverso, plural y amplio que apoyado en la calle ponga en el escenario poltico un proyecto emancipador.

Muchas gracias por tus palabras y recibe toda nuestra solidaridad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter