Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-04-2013

Por qu los belicosos alardes de Obama son contraproducentes
Oportunidades perdidas en Corea del Norte

Peter Lee
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


La influencia de China en la poltica nuclear de Corea del Norte es mnima. La Repblica Democrtica Popular de Corea (RDPC) sabe que la Repblica Popular de China (RPCh) valora a Corea del Norte como tampn y como rentable provincia interior para mano de obra y materias primas baratas que no est dispuesta en absoluto a ceder a Corea del Sur. Por tanto, la RPCh no va a poner a la RDPC contra la pared a causa de sus armas nucleares.

EEUU y la RDPC entienden bien ambos que, a falta de una implosin del rgimen consentida por la RPCh, Corea del Norte no va nunca a deshacerse de su arsenal de armas nucleares, teniendo en cuenta los ejemplos negativos de Iraq (sin armas nucleares) y, bajo la administracin Obama, de Libia (totalmente desnuclearizada de acuerdo con las exigencias de EEUU pero sometida, en cualquier caso, a un cambio de rgimen propiciado por EEUU).

Sin embargo, ms all de los autnticos riesgos de seguridad de una Corea del Norte nuclear y del terico compromiso estadounidense con la no proliferacin nuclear (la base algo dbil del Premio Nobel de la Paz otorgado al Presidente Obama), hay razones geoestratgicas urgentes y apremiantes por las que a EEUU le resulta prcticamente imposible aceptar a Corea del Norte como potencia nuclear.

Con una RDPC nuclear, hay crecientes llamamientos dentro de Corea del Sur y Japn para que se establezcan elementos disuasorios independientes y, con ellos, polticas de seguridad independientes que echaran por tierra las proclamas estadounidenses de servir como potencia indispensable para evitar la carrera armamentstica en el Pacfico Occidental y cuestionaran la validez estratgica del pivote asitico tan querido de la administracin Obama. Por tanto, cada vez que Corea pone en marcha otra provocacin nuclear, EEUU est obligado a responder con un montn de alaridos y alardes de alto perfil.

La RPDC est desesperada por salir de su aislamiento y explotacin como satrapa china e iniciar contactos con EEUU, como hizo Birmania. EEUU es muy consciente de eso, como revel WikiLeaks. A pesar de toda la verborrea estadounidense sobre las armas nucleares de Corea del Norte, utiliza continuos canales extraoficiales, apodados diplomacia Track II, a travs de la misin de la RPDC ante las Naciones Unidas y recibe a sus misiones de alto nivel. Sin embargo, la pesadilla de Corea del Norte es una justificacin demasiado til para no abandonar el pivote asitico; tambin para que Japn y Corea del Sur que han enganchado su vagn a la estrella de Pyongyang- mantengan un veto de facto ante cualquier posible acercamiento estadounidense.

Con EEUU dispuesto a apuntalar a Japn y Corea del Sur como elementos claves del contenido de su constelacin para contener a China, la nica forma en la que la RPDC puede establecer su importancia regional es a travs de la arriesgada poltica de las amenazas nucleares, amenazas con las que no tiene intencin de seguir adelante.

En cuanto a lo que la RPDC espera lograr tocndole las narices al To Sam en el terreno nuclear, creo que hay funcionando unos cuantos clculos racionales. En primer lugar, Corea del Norte est feliz de demostrarle a EEUU que China no puede moderar su conducta; por tanto, si la administracin Obama quiere abordar el problema de Corea del Norte, tiene que negociar directamente con Pyongyang.

En segundo lugar, probablemente la RDPC acoge con satisfaccin la agitacin nuclear en Corea del Sur y Japn conseguida por su alarde nuclear, ya que la crisis genera un cierto grado de urgencia en la administracin Obama para contactar con Pyongyang y evitar que le dejen de lado como la nica y el ms distante- de las seis potencias nucleares (China, Rusia, EEUU y la RDPC, actualmente, y Japn y Corea del Sur, potencialmente) en Asia Oriental.

En tercer lugar, la RDPC cuyas capacidades tcnicas en las reas de misiles y tecnologa nuclear, aunque ridiculizadas a menudo, no deben descartarse del todo- puede explotar las tensiones para justificar una carrera a fin de: a) incrementar su arsenal de material fisible para armas nucleares; b) probar a pequea escala sus ojivas de guerra para convertirlas en misiles y c) trabajar en los misiles de largo alcance antes de que EEUU se decida finalmente a negociar con Pyongyang para que ponga freno a sus programas de armas de destruccin masiva.

La forma terica de salir de este dilema para EEUU es ofrecer a la RPCh alguna concesin importante (hoy, una concesin importante significa probablemente rebajar a relacin con los japoneses y retirar el apoyo a las pretensiones japonesas respecto a las islas Senkaku y al aumento de la proyeccin de su poder en Asia Oriental) a cambio de que Pekn le cierre el grifo a la RDPC y facilite algn tipo de transicin del rgimen. Pero eso no va a suceder, teniendo en cuenta la aversin del Presidente Obama por la RPCh, su encaprichamiento con el pivote y el rechazo estadounidense a traicionar a Japn y Corea del Sur.

As pues, EEUU est haciendo limonada sin limones utilizando la arriesgada poltica nuclear de la RDPC para impulsar la narrativa del pivote de la indispensabilidad estadounidense en Asia Oriental con la defensa de misiles, los vuelos de los B2, las maniobras militares, etc., que no resuelven el problema de Corea del Norte pero hacen un trabajo esplndido exacerbando la hostilidad china. Por esta razn es por la que creo que EEUU est desperdiciando una oportunidad (si bien ciertamente remota).

Peter Lee edita China Matters. Su rompedora historia sobre el programa nuclear de Corea del Norte, Big Bang Theory in North Korea,se ha publicado en el nmero del mes de marzo de CounterPunch magazine. Puede contactarse con l en: [email protected]

Fuente: http://www.counterpunch.org/2013/04/05/missed-opportunities-in-north-korea/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter