Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-04-2013

Ejemplo de vida y de lucha
Maria Joel Dias da Costa, Joelma, una leona en el corazn

Gerardo Iglesias
Rel-UITA


Levantarse desde la desolacin y la tristeza, sostener a una familia de jvenes diezmados por la prdida de su padre, asumir la responsabilidad otorgada por los trabajadores rurales y continuar a la cabeza de la lucha, enfrentar las amenazas con coraje y llaneza, erguirse en smbolo de lucha para miles de hombres y mujeres sin perder la modestia.

Este es el ejemplo de Joelma, con quien dialogamos recientemente en Brasilia.

En 2005, durante el IX Congreso de la CONTAG, se aprob dar inicio a la Campaa Internacional Contra la Violencia en el Campo que fue sugerida por la Rel-UITA.

Se entendi que la Campaa deba denunciar las diferentes formas de violencia: desde aquella que asesina a los balazos por medio de sicarios y matones dirigidos desde la sombra por los poderosos locales, hasta la violencia del trabajo extenuante que enferma, deprime, mutila el cuerpo y trunca proyectos de vida, matando poco a poco a la luz de la explotacin ms brutal.

El estado de Par fue foco de las primeras intervenciones de la Campaa. All conocimos a Joelma, entonces presidenta del Sindicato de Trabajadores Rurales de Rondn de Par, que luego se convertira en emblema de nuestra Campaa.

El aliento hediondo del poder

Joelma es viuda de Jos Dutra da Costa, Dezinho, asesinado en 2000 por orden de un consorcio de grileiros, madereros y hacendados, cuando l era presidente del citado Sindicato.

En 2005 la Rel-UITA realiz el documental En la Frontera del Miedo. Historias de Vida y Muerte. Joelma haba sustituido a su marido asesinado el frente del Sindicato. Ya estaba amenazada de muerte y deba convivir con un esquema de seguridad que inclua una guardia policial las 24 horas.

En el documental, Joelma y sus hijas relataron que el 21 de noviembre de 2000 Dezinho cay herido de muerte frente a su casa; Wellington de Jess Silva, un pistolero le dispar tres tiros a quemarropa cumpliendo el contrato acordado con Jos Dcio Barroso Nunes, hacendado, que represent a un grupo de poderosos locales.

Con sus ltimas fuerzas, Dezinho logr retener a su asesino que fue atrapado, juzgado y condenado a 29 aos de prisin cerrada. En diciembre de 2007, sin embargo, se le otorg un permiso para pasar fin de ao fuera de la prisin, a la cual nunca regres siendo declarado fugitivo.

Ninguno de los tres intermediarios entre los mandantes y el asesino fue a prisin a pesar de haber sido identificados. La Polica y la justicia locales nunca investigaron a fondo quines fueron los responsables ltimos del asesinato de Dezinho.

Historias de encuentros


-Dnde ests ahora?


-En la Federacin de Trabajadores en la Agricultura, regional sudeste, en Marab. Ah sigo la lucha, incluso ayudando en la coordinacin con el Sindicato de Rondn do Par. En la Federacin hay 17 sindicatos; ah seguimos dando batalla por la reforma agraria, en defensa de los derechos humanos y de la floresta.

-El asesinato de tu esposo sigue en la impunidad

-En 2011 se marc fecha para el juicio contra Lourival de Souza Costa, uno de los terratenientes acusados por la muerte de Dezinho. Ese juicio debi ocurrir en agosto de 2011, pero dada la trascendencia que tom el asesinato de mi marido no quisieron juzgarlo en Rondn do Par. Eso nos gener mucha aprehensin y posteriormente pedimos la transferencia del proceso del municipio para la capital, Belm.

La justicia an no ha definido una fecha para este juicio. Esperamos que se concrete ahora en 2013. Pero el mandante del crimen, Jos Dcio Barroso Nunes, sigue en la absoluta impunidad.

-T sigues realizando tu labor con un esquema de seguridad?

- S. Estoy bajo proteccin especial del gobierno brasileo para poder seguir esta lucha.

-Una de tus hijas estudi abogaca como lo anunciaba desde muy pequea?


-S. Se recibi en julio de 2011. La fiesta de graduacin fue en Gois. Ella ahora est por pasar la prueba de admisin en la Orden de Abogados de Brasil.

-Y se vincular a la lucha sindical?

-Si Dios quiere!... Vamos a tenerla de abogada en el movimiento. Luego del asesinato de su padre siempre dijo: Voy a ser abogada y a seguir los pasos de papᅔ. Incluso se parece mucho fsicamente a su padre. Ella es muy luchadora, muy defensora de los derechos de los trabajadores, con una visin muy amplia sobre la lucha de los trabajadores. Y mi otra hija, la mayor, en 2012 fue electa concejal municipal. Seguimos juntas en la lucha.

-Eres un ejemplo que intentamos seguir


-Tambin yo los aprecio mucho. La UITA ha contribuido invalorablemente con mi lucha, en la defensa de mi vida y la de mis hijas. Siempre han estado preocupados por m y han estado varias veces en Par, donde la situacin de violencia es fea de ms. As que les tengo un respeto y admiracin muy grandes

Fuente: Rel-UITA


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter