Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Lugo, la esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-04-2013

Paraguay
Entre Poderes Pblicos y Poderes fcticos una dictadura con careta de la democracia

Del Rosario Ignacio Denis
Rebelin


En este momento electoral bien complejo en Paraguay para las fuerzas de izquierdas y progresista es necesario colocar en el anlisis no solos los poderes pblicos constituido llamado democracia representativa, que por cierto son los actores del golpe parlamentario al gobierno de Fernando Lugo impulsado y tutelado por los poderes fcticos que acta por encima de la democracia, influyendo en lo econmico, poltico, social y hasta cultural que es lo mas peligrosos. Un ejemplo tpico de poder fctico es la influencia ejercida por grupos de poder como pueden ser: la banca , la oligarqua latifundista y mafiosa , el lobby EE.UU , los intereses plutocrticos , as tambin como la Iglesia conservadoras , las transnacionales y por supuesto los medios de comunicacin masiva, todos estos poderes ya estn presente su protagonismo en la campaa electoral de abril 2013.

Hay un reacomodo de la estructura de poder de los viejos dira Gramsci y eso hace un nuevo desafo a lo nuevo para disear contraproyecto abarcante, es decir una refundacin subjetiva democrtica de la poltica y no una visin fetichista de la poltica de una manera coyunturalita electoral ante las correlaciones de fuerza centrales que tiene una claridad en su intereses y estrategia, dividen y vencers.

Dentro de este fenmeno coyuntural que por su puesto no es casual y tiene una esencia, hay una justificacin histrica a los movimiento sociales, partidos de izquierda, es decir fuerzas progresista, dirigentes, intelectuales honestos, estudiantes, campesinos y campesinas, indgenas, trabajadores y trabajadoras en general, no fracasar en sus intereses de clase y empezar a repensar, reflexionar y encontrar repuesta antes cualquier dilema que se pueda presentar en el pas.

Antes el pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad

Antonio Gramsci

Su artculo "contra el pesimismo", publicado en el nmero 2 de LOrdine Nuovo quincenal (15 de marzo de 1923) es realmente un artculo contra el pesimismo de la voluntad, contra el escepticismo existente en las propias filas sobre el futuro poltico y sobre el papel del partido comunista en formacin; es un artculo contra el fatalismo y el determinismo, contra la vuelta a un estado de necesidad del que el propio Gramsci particip un aos antes (27).

La teora no orienta mecnicamente la accin por eso no podemos caer en la trampa de transformar la teora en una ideologa con practica divisionista, divorciado de la realidad concreta y eso es la que no permite unificar proyecto que pueda crear crisis en la poltica, econmica y cultural dominante. La teora alumbra solo elemento de la situacin que nos permite observar la realidad presente; el conocimiento es la que orienta la accin y la conciencia de clase para la lucha de los trabajadores y trabajadoras.

Gramsci le da una dimensin acertada para comprender como los poderes hegemnicos actan en la sociedad para la dominacin, estos pueden ser poderes facticos como poderes pblicos, la primera puede ser una dominacin por la coaccin por la fuerza brutal, terrorismo del estado, golpe parlamentario, golpe de estado, asesinato, la criminalizacin de las luchas sociales. Y por otro lado la aceptacin o el consentimiento con el poder que lo oprime o la domina este ya de un nivel superior, es decir una dominacin cultural que al inicio sealamos como la ms peligrosa, por que tratan de generar incertidumbre e imaginacin a la sociedad perdiendo de vista una revolucin o cambio, es decir la construccin de una contra hegemona.

La unidad en los movimientos revolucionarios o progresistas deben ser un principio y no una convocatoria para discusin o consulta, y en estos el pueblos explotados y oprimidos es el nico que estn claros; sin embargo a muchos dirigentes es confuso, la unidad es solo una muletilla en los discurso, pasan pensando para armar grupos y argumentar ideologa fuera de la realidad y mucho menos de tener la capacidad para crear crisis poltica a la elites dominantes con proyecto unitarios para deslegitimar a los poderes facticos hegemnicos. No hay dudas que estos sern los grandes retos histricos para detener la dictadura de orden y progreso que se estn implantando nuevamente en el Paraguay, un pueblo unido jams sern vencidos, las ganas y la voluntad de una segunda y definitiva independencia jams se deben renunciar.

La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino

Simn Bolvar

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter