Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-04-2013

Tumbas de entrecasa en El Salvador

Edgardo Ayala
IPS


Asesinatos de mujeres cometidos en las ltimas semanas, salpicados de prepotencia y brutalidad, siguen marcando a El Salvador como uno de los pases con mayor incidencia de feminicidios.

Los crmenes son empujados por la impunidad, el machismo y la debilidad de un Estado que no alcanza a dimensionar el fenmeno, sostienen colectivos de defensa de los derechos de la mujer consultados por IPS.

"Hay una visin que promueve a las mujeres como propiedad de otro, que se nos puede corregir, con lo cual hay una legitimacin de la violencia contra nosotras", dijo a IPS la abogada Silvia Jurez, de la Organizacin de Mujeres Salvadoreas por la Paz (Ormusa) (http://ormusa.org/).

Entre los casos de las ltimas semanas se destaca el asesinato de Yuridia Herrera Lanez, de 24 aos, perpetrado el 28 de marzo en Tonacatepeque, en el norte de San Salvador. Su pareja, Luis Gonzlez, est procesada bajo acusacin de acribillarla de varios disparos cuando ella se neg a continuar la relacin sentimental que mantenan.

Ocho das antes, en la oriental ciudad de San Miguel, muri Mara Carmen Centeno, de 32 aos, asesinada a machetazos por su pareja, un hombre no identificado que se encuentra prfugo.

Suyapa del Carmen Villatoro, de 37 aos, una salvadorea- estadounidense que haba venido al pas a vacacionar, se debate entre la vida y la muerte tras ser atacada a tiros, el 1 de este mes, por sicarios pagados presuntamente por su esposo, Jos Elas Canesa.

Este hombre, detenido y a disposicin de la justicia, habra ordenado el asesinato como castigo a una presunta infidelidad, segn las investigaciones de la polica, y ofreci 36.000 dlares a los autores del ataque en el que muri Ana Cristina Ramos, de 67 aos, amiga de Villatoro.

Pero uno de los casos que caus ms escndalo fue el de Lida Mara Huezo, de 41 aos, asesinada a quemarropa el 24 de marzo en su domicilio de San Salvador. Aunque todas las evidencias presentadas apuntaban a su esposo, Manuel Gutirrez, gerente de una de las mayores distribuidoras de automviles del pas, un juez decret su libertad amparado en un vaco tcnico de la fiscala.

Reportes periodsticos indican que Gutirrez fue liberado por la injerencia de la familia Poma, una de las ms acaudaladas del pas y propietaria de la empresa en la que trabaja el acusado.

"La impunidad que ha prevalecido en este y otros casos lleva el mensaje de que aqu se mata a una mujer y no pasa nada, o que alguien con dinero e influencias puede salirse fcilmente con la suya", seal Ima Guirola, portavoz del Instituto de Estudios de la Mujer (Cemujer).

La organizacin no gubernamental de origen suizo Small Arms Survey ubica a El Salvador en el tope de la lista de pases con mayor proporcin de estos asesinatos por cuestin de gnero, 12 por cada 100.000 habitantes, segn su ltimo informe Feminicidio: un problema global http://www.smallarmssurvey.org/fileadmin/docs/H- Research_Notes/SAS-Research-Note-14.pdf).

El estudio publicado en 2012, pero que recoge cifras de 2004 a 2009, no da cuenta de la merma de alrededor casi la mitad de la cantidad total de asesinatos perpetrados en El Salvador, lograda a partir de la tregua que pactaron en marzo de 2012 las dos principales pandillas y las autoridades.

Jurez coincidi con Guirola en que la impunidad incide en que el pas siga a la cabeza de estas trgicas estadsticas mundiales. Al parecer, nada se ha logrado desde enero de 2012, cuando entr en vigor la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (http://www.asamblea.gob.sv/eparlamento/indice-legislativo/buscador- de-documentos-legislativos/ley-especial-integral-para-una-vida-libre- de-violncia-para-las-mujeres).

La norma impone penas de hasta 50 aos de prisin a quienes cometen feminicidio, 20 ms que los que corresponden a la pena por homicidio.

Pero segn cifras de Ormusa, solo siete de los 270 casos presentados en los tribunales desde entonces se tipificaron como feminicidios y, de esos, solo en tres se lograron condenas.

El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Oscar Luna, dijo a medios de comunicacin locales que en muchos de esos casos hay un contexto previo de violencia intrafamiliar, que requiere de una poltica preventiva del Estado.

Guirola tambin seal que el Estado debera de implementar un sistema de alerta temprana, en el que los casos de violencia domstica sean considerados como potenciales feminicidios. La activista de Cemujer cuestion que las autoridades no vean esos llamados de atencin cuando se denuncian maltratos y amenazas contra las mujeres.

Muchos policas, jueces y otros agentes del sistema desconocen la nueva legislacin y muestran una resistencia a abordar esos casos como feminicidios, aadi.

De hecho, varios funcionarios ejercen violencia machista. El ms notorio fue el diputado Rodrigo Samayoa, de la derechista Gran Alianza Nacional por la Unidad (GANA), que el 3 de junio de 2012 propin una golpiza a su esposa, Mireya Guevara.

Al menos seis policas fueron acusados ltimamente de crmenes contra esposas, novias o parejas.

El agente Oliverio Enrique Rosales asesin a su esposa, Xenia Roxana Mrtir en la casa que compartan en la occidental ciudad de Ahuachapn. Despus de acribillarla a balazos, el polica se suicid.

La inoperancia de instituciones como la Fiscala General de la Repblica, la Polica Nacional Civil o la Procuradura General de la Repblica, hace que las investigaciones no prosperen, aadi Guirola.

"Esa fragilidad institucional hace que muchos crmenes no sean investigados adecuadamente, y todo lo vinculen con la violencia de pandillas u otros casos que no grafican realmente al problema", puntualiz.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=102662



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter