Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Usos y abusos de Hait
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-04-2013

Hait
Un pas maquila que no tiene qu comer

Otramrica

Los amigos de Hait y el gobierno haitiano cambian la produccin de alimentos por la instalacin de maquilas con salarios de hambre


Hace 30 aos, los asesores haitianos y estadounidenses del dictador Jean-Claude Duvalier compartan la misma visin del futuro de Hait: el pas debera ser el Taiwn de El Caribe. Es decir: un gigantesco complejo de maquilas que garantizara salarios de miseria en las industrias de textil, electrnica y de fabricacin de implementos de bisbol de Estados Unidos. La reconstruccin del pas va por el mismo camino.

Tres dcadas despus de esta visin, el gobierno de Michel Martelly, la Comisin Interina para la Reconstruccin de Hait (CIRH), el Departamento de Estado de Estados Unidos, el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), otras instituciones financieras internacionales, George Soros y otros actores implicados en la reconstruccin de Hait planean lograr que 200 o quizs 500 mil obreras y obreros haitianos trabajen con salarios de hambre en las zonas francas y en los parques industriales (eufemismo para nombrar las maquilas donde se ensamblan piezas importadas libres de impuestos, que a su vez sern re-exportadas sin pagar impuestos).

Hay un problema

Hay un problema en mi pas: trabajo en una fbrica hace 25 aos y todava no tengo casa propia, le confi Evelyne Pierre-Paul a Ayiti Kale Je (AKJ). Evelyn tiene 50 aos y tres hijos. Antes del terremoto de enero de 2010 viva en un cuarto de alquiler. Veintids meses despus del sesmo, ella y su familia continan hacinados en una tienda en uno de los srdidos campos de refugiados de Puerto Prncipe. Su salario es de 225 gourdes (4,69 $US) por da. Esa suma no alcanza para cubrir ni siquiera la mitad de los gastos bsicos de una familia. Por eso, no todos los hijos de Evelyne Pierre-Paul pueden ir a la escuela. El da de pago, despus de cubrir las deudas no me queda casi nada, explica Evelyn, que cose vestidos para One World Apparel, una fbrica gigantesca donde las obreras y obreros cortan y cosen vestidos para K-Mart, Wal-Mart y algunas compaas que venden uniformes.

Segn Ayiti Kale Je (AKJ), en 2011, haba en las maquilas haitianas cerca de 29 mil trabajadores, de los cuales el 65% son mujeres, que cortaban y cosan vestidos para Banana Republic, Gap, Gildan Activewear, Levis y otras marcas. La agencia haitiana seala que su salario es ms bajo que en los tiempos de la dictadura de Beb Doc.

El estudio Time for a High-Road Approach to EPZ Development in Haiti, de Yasmine Shamsie, seala que el modelo de las zonas francas donde funcionan las maquilas ha incrementado la concentracin de la riqueza y de las desigualdades entre las regiones en Hait, ha contribuido a aumentar el precio de la alimentacin y la vivienda, y ha impulsado el crecimiento de cordones de miseria alrededor de las fbricas porque los salarios excesivamente bajos impiden que las obreras y obreros puedan pagar una vivienda digna y segura.

El Parque Industrial Caracol

En octubre de 2012 el gobierno haitiano y algunas autoridades de los pases amigos de Hait vieron su sueo hacerse realidad durante la inauguracin del Parque Industrial Caracol (PIC) que, segn ellos, crear 20 mil tal vez 65 mil- empleos. El PIC fue presentado como la joya de la corona de la reconstruccin despus de la catstrofe de enero del 2010.

El presidente Michel Martelly aprovech la ocasin para repetir una vez ms que Hait es un pas abierto a los negocios. Multimillonarios, actores y gobernantes extranjeros aplaudieron al presidente. Los folletos de promocin de Caracol prometan que el parque hara de Hait un pas competitivo a nivel mundial, sin comprometer los estndares laborales y ambientales.

El PIC es un proyecto de los gobiernos de Hait, Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La agencia haitiana de informacin Ayiti Kale Je (AKJ) revela que, un ao despus de iniciar operaciones, 1.388 personas trabajan en el Parque Industrial Caracol, entre estos 26 personas de otros pases y 24 agentes de seguridad. La maquila coreana que emplea el mayor nmero de personas es S&H Global, una filial de SAE-A Trading. Esta maquila ensambla ropa para marcas estadounidenses como JC Penny, WalMart y otras.

Segn el New York Times, antes de que se firmara el acuerdo para que la fbrica coreana se estableciera en Caracol, la AFLCIO, la mayor federacin de sindicatos de los Estados Unidos, inst a los funcionarios estadounidenses e internacionales a reconsiderar abrir las puertas de Caracol a SAE-A Trading y, les envi informacin detallada sobre la represin antisindical atroz que Sae-A llev a cabo en Guatemala, que incluy "actos de violencia e intimidacin". En la informacin, Homero Fuentes, quien supervisa las fbricas para los minoristas estadounidenses, clasifica a Sae-A como "uno de los violadores ms importantes de las normas laborales.".

La advertencia de AFLCIO fue desoda. Como en la mayora de maquilas, en Caracol, S&H Global ha contratado sobre todo a mujeres jvenes. A pesar de que el salario mnimo en Hait es de 300 gourdes por da, la maquila coreana paga 200 gourdes (4,75 $ US). AKJ pudo establecer que una obrera puede gastar 61 gourdes en transporte y 82 en alimentacin. Slo le restaran 57 gourdes o 1,36 $ US para los gastos de su familia.

Una de las obreras entrevistadas por AKJ declaro: Nos tratan como a bestias. Nos gritan. Los alimentos que nos venden estn mal preparados, solo nos dan agua caliente, trabajamos sin cubreboca, el polvo nos entra en la nariz. Los supervisores no nos respetan, no nos consideran como a seres humanos, nos golpean con los vestidos que estamos cosiendo. A pesar de que SAE-A asegura respetar el cdigo de trabajo de Hait, se neg a recibir a un grupo de reporteros de AKJ en su fbrica en Caracol.

Compitiendo con China

El economista haitiano y profesor de lUniversit dtat de Hati Frdrick Grald Chry explica que el salario pagado en las fbricas de ensamblaje, con la complicidad del gobierno haitiano, no contribuye al crecimiento de la economa. El salario mnimo se debe fijar en trminos de la canasta bsica y de los precios de los productos locales. No podemos empujar a un obrero a comprar maz importado de Estados Unidos, advierte Chry.

La exministra de Asuntos Sociales, Jospha Raymond Gauthier, reconoci en una entrevista que los salarios son bajos, pero se apresur a repetir la misma justificacin que enarbolan los dueos de las ensambladoras. Alguien que trabaja (en una maquila) no va a volverse rico de la noche a la maana. Pero el que no trabaja, no tiene ninguna esperanza.

Los que trabajan en las maquilas haitianas tampoco pueden hacerse muchas esperanzas. Todas las compaas que se instalarn en el PIC se beneficiarn de incentivos fiscales, y las maquilas de ropa tienen privilegios suplementarios en virtud de la ley HELP (Haiti Economic Lift Program, por sus siglas en ingls), aprobada despus del terremoto por el Congreso de Estados Unidos. La ley triplica las cuotas de exoneracin de aduana para las exportaciones de ropa fabricada en Hait a los Estados Unidos hasta el ao 2020. Como contrapartida, Hait se comprometi a garantizar que los salarios permanecern a un nivel suficientemente bajo. De hecho, el informe Private Sector Development in Haiti: Opportunities for Investment, Job Creation and Growth The World, preparado por el Banco Mundial y el BID para el Forum Econmico Mundial de Davos en 2011, seala que para ese ao el costo de la mano de obra en Hait era perfectamente competitivo con el de China.

Desplazamiento a cambio de salarios de hambre

Para construir el Parque Industrial Caracol, el gobierno haitiano y sus socios (BID y el Departamento de Estado de Estados Unidos) desplazaron a 366 familias que explotaban 250 hectreas de tierras frtiles. La produccin de estas parcelas aseguraba la sobrevivencia de cerca de 2.500 personas y el trabajo de 750 agricultores. Desde noviembre de 2011, el espacio que ocupaban los agricultores fue asfaltado con el fin de construir hangares en donde supuestamente funcionarn las maquilas.

Las autoridades haitianas han declarado que han indemnizado a los agricultores y que han encontrado un espacio para reubicarlos cerca de Glaudine. Pero, despus de dos aos, los agricultores se muestran escpticos. Recuerdan que en la zona de Ouanaminthe, donde se construy el Parque Industrial CODEVI, en 2003, todava hay agricultores expulsados que no han recibido la tierra que les prometieron.

Antes Caracol era el granero del departamento del Noreste. Pero en este momento escasean los productos agrcolas, vivimos en la miseria, seal a AKJ el agricultor expulsado Breus Wilcien. Vilsaint Joseph, una de las autoridades de la comunidad, recuerda: Antes, cuando se recoga la cosecha, los camiones salan cargados de maz y frijoles hacia Puerto Prncipe.

Aunque cualquier persona con tres dedos de frente, el gobierno de Martelly y los onerosos estudios de las agencias de cooperacin y las Naciones Unidas identifican la produccin de alimentos y la seguridad alimentaria como una de las prioridades del pas, la reconstruccin financiada y apoyada por actores extranjeros contina dando prioridad a la visin de Hait como pas-maquila en detrimento del apoyo a los pequeos agricultores.

En una entrevista realizada por el New York Times en 2012, Jos Agustn Aguerre, director del BID en Hait (entidad que financia el parque industrial Caracol), reconoci que crear una industria de maquila de ropa es una opcin que todo el mundo intenta evitar. El muy bien pagado funcionario Aguerre consider esta opcin como un ltimo recurso. Pero asegur que la maquila es una buena oportunidad para Hait, aunque los salarios son bajos. Y para finalizar declar: S, maana las compaas podran irse porque encuentran mejores lugares. Pero todo el mundo piensa que esta apuesta vala la pena (para Hait). Aguerre se refera a todo el mundo en el BID.

Fuente: http://otramerica.com/radar/haiti-pais-maquila-tiene-comer/2884



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter