Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2013

En defensa de Amira Hass

Lawrence Davidson
Counterpunch

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Amira Hass es periodista del diario israel Haaretz. Informa sobre los asuntos palestinos en los territorios ocupados y, con los aos, ha llegado a comprender la difcil situacin de los palestinos desde su propio punto de vista. El 3 de abril 2013 Hass escribi un artculo de opinin para el peridico titulado " La sintaxis interna del lanzamiento de piedras palestino en el que escribi:

Tendra sentido que las escuelas palestinas introdujeran clases bsicas de resistencia: cmo construir mltiples aldeas "torre y empalizada..." cmo comportarse cuando las tropas del ejrcito entran en vuestras casas... cmo usar una cmara de video para documentar la violencia de los representantes del rgimen... cmo identificar a los soldados que lo han arrojado esposado en el suelo de un jeep, con el fin de presentar una queja.

Hass ha estado escribiendo de esta manera desde 1991. Ella y Gideon Levy, otro reportero de Haartez, se encuentran entre el nmero muy reducido de periodistas israeles que dicen la verdad acerca de la ocupacin israel. Y hasta donde yo s son los nicos a quienes se traduce regularmente al ingls.

En este artculo de opinin en particular, Amira Hass pasa a contextualizar la mayor prctica de resistencia de la juventud palestina, el lanzamiento de piedras.

Lanzar piedras es el derecho y el deber de toda persona sometida a la dominacin extranjera. Lanzar piedras es una accin, as como una metfora de la resistencia. La persecucin de los que arrojan piedras, incluyendo a nios de 8 aos, es una parte inseparable -aunque no siempre se aclara- de la labor del gobernante extranjero, sin dejar de recurrir a los disparos, la tortura, el robo de tierras, las restricciones a la circulacin y la distribucin desigual de las fuentes de agua.

La violencia de los soldados de 19 aos, sus comandantes de 45 aos y los burcratas, juristas y abogados est dictada por la realidad. Su trabajo consiste en proteger los frutos de la violencia que instala la ocupacin extranjera, el robo de los recursos, beneficios, poder y privilegios.

Por ltimo, Hass se pregunta por qu esta instruccin de la resistencia est ausente y responde que se debe a que la Autoridad Nacional Palestina ha decidido "adaptarse a la situacin actual". Esto ponea la Autoridad Nacional Palestina en una posicin de temor tanto frente ala resistencia verdaderamente eficaz como frente a los ocupantes israeles.

La reaccin al reclamo

El relato de la verdad contado por Hass precipit una oleada de protestas entre los nacionalistas y expansionistas israeles. Mensajes cargados de odio entraron a raudales tanto para Amira Hass como para su peridico, y tambin la exigencia de los derechistas y grupos de colonos de que se procese a la periodista por "incitacin a la violencia". Una mujer israel, madre de un nio gravemente herido en un incidente de apedreamiento, acus a la periodista de alentar a los palestinos a utilizar violencia mortfera en su lucha. "No hay una persona en la tierra que pueda lograr la libertad y la emancipacin por medio de un instrumento de muerte", dijo. Por desgracia esta afirmacin es histricamente falsa. Sin embargo es cierta en el caso contrario. Es muy raro que un grupo gane su libertad y emancipacin si no es con el uso de "instrumentos de muerte." De hecho la resistencia armada que busca la autodeterminacin contra "la dominacin colonial y la ocupacin extranjera y contra los regmenes racistas" se reconoce legtima en virtud del Primer Adicional del Protocolo de la Convencin de Ginebra. El hecho de que Israel, como es lgico, optase por no formar parte del Protocolo, es irrelevante.

Tal vez la objecin ms interesante a la posicin de Amira Hass se produjo el 4 de abril 2013 por parte de Cellu Rozenberg, historiador y "especialista en seguridad nacional". Se public en Haaretz , bajo el ttulo "La Casa de vidrio de Amira Hass". En esta impugnacin, Rozenberg a veces tergiversa a Hass, como cuando asevera que "afirmar de que arrojar piedras es el derecho de todo ser humano... es un despropsito y un error, sobre todo en trminos ticos. "Lo que en realidad dijo Hass fue "tirar piedras es el derecho bsico y el deber de toda persona sometida a la dominacin extranjera".

Pero dejemos a un lado este error y concentrmonos en una afirmacin ms importante. Rozenberg argumenta:

- Lanzar piedras es un acto potencialmente letal y es inaceptable cuando se utiliza contra la poblacin civil.

- Rozenberg dice que Hass reconoce la legitimidad de esta forma mortal de resistencia tanto en los territorios ocupados como dentro del propio Israel, ya que afirma que los palestinos se enfrentan a una "violencia institucionalizada" (en sus diferentes formas) en ambos terrenos. Segn Rozenberg "este es un peligroso cruce de la frontera, ya que implica un repudio de la empresa sionista".

-Rozenberg afirma que el argumento de Hass equivale a afirmar que "el sionismo y la creacin del Estado de Israel son un crimen contra los palestinos. Esto alinea a Amira Hass con la posicin de Hams.

En todas estas afirmaciones, Rozenberg tergiversa el objetivo de Hass. Rozenberg no se da por enterado de que Hass pide a los palestinos que hagan una distincin entre ocupantes armados ydesarmados. Hass seala en su artculo de opinin que existen limitaciones y "reglas" que hay que aprender en la prctica de la resistencia, "incluyendo los fracasos y las limitaciones en la utilizacin de armas". Esto, sin duda, la pone en un lugar diferente al de Hams. Sin embargo, Rosenberg revela una cuestin fundamental cuando se trata de la lucha palestina: Es Israel legtimo o es "un crimen"?

Pas frente aideologa de Estado

Si Israel es una empresa criminal, entonces no tiene ms derecho a existir que cualquier otra organizacin delictiva. Sin embargo hay que sealar que Rozenberg, siendo un buen sionista, equipara dos cosas diferentes: el pas de Israel y la filosofa del Estado sionista y el mecanismo que funciona en ese pas. Debemos verlos como la misma cosa? Si resulta que se pueden separar, entonces, podemos aplicar la carga de la criminalidada uno de ellos y no al otro?

Los sionistas insisten tenazmente en que el pas de Israel naci de la visin sionista y por lo tanto es inseparable de la ideologa. Pero esta no es la manera en que se procesa la historia. Sudfrica naci de una visin racista europea y durante mucho tiempo se identific como una manifestacin de apartheid. Sin embargo result una situacin transitoria y desde 1994 el pas de Sudfrica se transform en un modelo muy diferente.El pas de Rusia se fund como la expresin de una ideologa en el siglo XV, se transform en un estado diferente en 1917 y luego, ms recientemente, en 1991. Si la historia de los Estados-naciones demuestra algo, es que las ideologas estatales son mucho menos permanentes que los pases con los que inicialmente se identificaba.

As, quetenemos que decir sobre el pas de Israel? Un buen argumento es que el pas, que ahora es un miembro reconocido de la matriz moderna de las naciones, tienederecho a existir. Sin embargo, al mismo tiempo, se puede afirmar que sus aparatos estatales racistas actuales que practican la limpieza tnica y la discriminacin institucionalizada, as como la ideologa sionista que justifica tales prcticas, son cada vez ms inaceptables en el mundo moderno y por lo tanto no puede reclamar ningn derecho inherente a existir.

La visin del pas de Israel con una forma diferente de gobierno, una que propugne los derechos igualitarios de todos sus ciudadanos, es muy sensata. Es un objetivo que se persigue en muchos aspectos (por ejemplo, el movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones) y que, con el andar del tiempo, tiene una oportunidad razonable de xito. Y, como este escritor entiende claramente, el criterio de una forma aceptable de gobierno debe de ser la de los derechos universales. No hace ninguna diferencia de cul es el grupo marginado, los no judos en Israel, los sunitas y chitas en Irn, los sunitas en Arabia Saudita, loschiitas en Bahrein, los tamiles en Sri Lanka, los musulmanes en Myanmar, los nativos americanos en los EE.UU., etc. (la lista es larga y deprimente). Hay que presionar a todos los gobiernos para que se reformen en el sentido de la igualdad democrtica.

Uno podra descartar este idealismo por considerarse ingenuo, pero el caso de Sudfrica sugiere lo contrario. Y uno se pregunta, cules son las alternativas de los activistas que sostienen este punto de vista? Vamos a retroceder en la aceptacin pasiva de criminalidad del mundo? Vamos a enterrar nuestras cabezas en la arena del localismo y la quietud? Vamos a unirnos a los explotadores y opresores y cosechar los beneficios materiales de esa actitud? Hay muchas opciones. Por qu no seguir el ejemplo de Amira Hass y elegir que podemos hacer un mundo mejor?

Lawrence Davidson es profesor de historia en la Universidad de West Chester, en West Chester PA.

Fuente: http://www.counterpunch.org/2013/04/15/in-defense-of-amira-hass/

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter