Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2013

Boston
Un ataque en la era de las redes sociales

Martn Granovsky
Pgina 12


Ni la trabajosa negociacin en el Congreso para regular un poquititito as la venta de armas a particulares. Tampoco la discusin sobre el pago de impuestos por parte del uno por ciento ms rico y el 99 restante. Si la agenda del presidente norteamericano Barack Obama ya era compleja, las bombas en Boston sumaron una preocupacin nueva a la Casa Blanca. Un atentado terrorista? Un atentado terrorista de origen interno, como el de los ultraderechistas de Oklahoma el 19 de abril de 1995, con 168 muertos? Un atentado de origen externo, como el de las Torres Gemelas de 2001, que cost casi tres mil vidas? Mientras dirima una respuesta, la Casa Blanca se apur a informar con quines analizaba los datos el presidente: el director del FBI, Robert Mueller, y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano. Una foto de Obama llamando a Mueller difundida por la presidencia mostraba que en el Saln Oval tambin estaban el jefe de gabinete, Denis McDonought, y Lisa Mnaco, asesora presidencial para seguridad y contraterrorismo.

Las informaciones y las imgenes parecen indicar la probable decisin de Obama de no ponerles de entrada un marco global a las bombas hasta no contar con informacin certera. Nadie de la Agencia Central de Inteligencia. Nadie del Departamento de Estado. En este ltimo caso, adems, el secretario de Estado, John Kerry, fue senador por Massachusetts, el Estado al que pertenece Boston, corri en los aos 80 el maratn atacado ayer y sus familiares ms jvenes siguen participando.

La Secretara de Seguridad Nacional es un ministerio poderoso creado para mejorar las redes de proteccin y actuar ante ataques terroristas. Napolitano es una dirigente demcrata experimentada que gobern el estado de Arizona entre 2003 y 2009. Su poltica la fija el Consejo Nacional de Seguridad, el rgano de asesoramiento presidencial para coordinar las polticas en asuntos exteriores, internos y militares. Fundado por el presidente Harry Truman en 1947, el Consejo naci al comienzo de la Guerra Fra junto con la CIA y el Pentgono (Ministerio de Defensa).

Los ataques encontraron a los norteamericanos dedicados a una de sus ocupaciones anuales: llenar las planillas para la deduccin del impuesto a las ganancias, que venca ayer. Antes de los hechos de Boston, lo ms interesante que poda leerse en The New York Times era una columna del Premio Nobel de Economa Joseph Stiglitz quejndose de que los 400 individuos ms ricos pagan menos del 20 por ciento de impuesto a las ganancias, menos an que los millonarios ubicados por debajo de ellos, que pagan el 25 por ciento y lo mismo que quienes ganan por ao entre 200 y 500 mil dlares. Segn Stiglitz, en 2009, 116 de los top 400 pagaban menos del 15 por ciento. El uno por ciento ms rico gana el doble que en 1979 y el 0,1 por ciento nada menos que el triple. Stiglitz cuenta que hoy la situacin es exactamente la opuesta a la que vivieron los Estados Unidos en materia impositiva durante la Segunda Guerra Mundial y hasta fines de la dcada de 1970. Truman y sus sucesores parecen haber combinado la batalla contra la Unin Sovitica con el menor nivel de desigualdad interna de su pas. Ronald Reagan, que en 1981 presidi los Estados Unidos durante la victoria final contra Mosc, fue quien comenz a bajar los impuestos a los ms ricos con determinacin de cruzado. El Nobel afirma que antes de la asuncin de Reagan los Estados Unidos crecieron ms que despus.

Al final de su columna, Stiglitz alerta no solo contra el lavado de dinero en parasos fiscales y la injusticia del sistema impositivo. Sostiene que una sociedad no puede funcionar sin un mnimo sentido de solidaridad nacional y cohesin. Para el economista, si los norteamericanos creen que el Estado es injusto si creen que el nuestro es un Estado del uno por ciento para el uno por ciento y por el uno por ciento la confianza en nuestra democracia sin duda sufrir un deterioro.

Cmo jugarn las bombas de ayer en ese contexto es una incgnita que ir develndose en los prximos meses. Mientras, conviene apuntar que es la primera explosin con vctimas en medio del auge de las redes sociales o sea que el efecto de magnificacin es muchsimo mayor que en 2001, cuando la principal va de transmisin era la TV y que fue producida en una celebracin masiva.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-218132-2013-04-16.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter