Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2013

El pjaro cant
Victoria en Nuestra Amrica!

Carlos Molina Velsquez
Rebelin


Este 14 de abril, toda Amrica Latina ha recibido una Buena Nueva: Hay revolucin para rato. Nicols Maduro es el presidente de la Repblica Bolivariana de Venezuela y eso garantizar que continen las transformaciones en nuestro continente. La alegra incluso se siente ms lejos, compartida por los pueblos en frica, Asia, Oceana, Europa y Norteamrica. Los izquierdistas lo entendemos as, lo sabemos porque conocemos lo que pasa all abajo, donde los pobres tienen ahora la voz y el voto, donde se construye el poder popular. Y nuestra alegra habla el lenguaje de la solidaridad.

Sin embargo, dicen algunos salvadoreos que las elecciones en Venezuela no deberan importarnos. Seguramente lo dirn tambin en Honduras, en Mxico o en Per, incluso en Bolivia o en Ecuador. No debe extraarnos! Los desinformados, la derecha y los que tienen alma de lacayo no escasean en ningn lado, se reproducen, pululan y medran, aferrados a su ignorancia, a sus planes siniestros o al cheque que les tienden sus amos.

La desinformacin sobre lo bueno que pasa en el mundo es especialmente grave entre los ms jvenes. De tanto ver al Norte muchos perdieron la perspectiva y se han quedado sin horizonte. Hay un Sur al que deberamos ver ms seguido, pero parece que no basta con enchufarse al Facebook. Y en las universidades somos un poco responsables de eso. Cuntos anlisis realizamos sobre lo que viene pasando en Venezuela, desde 1998? Cunta reflexin hacemos sobre el significado de Evo, lder Aimara en la hermana Bolivia? Cunto sabemos sobre Correa y la revolucin ciudadana? Es cierto que tampoco podemos ostentar conocimiento suficiente del Big Brother norteo, pero esa no es ninguna excusa.

Con la derecha y sus lacayos el problema es una mixtura de ignorancia e ideologizacin. La esencia de la derecha salvadorea podra ilustrarse muy bien con aquellas imgenes de soldados disparando a tontas y locas durante la Ofensiva hasta el tope: una mezcla de no lo s con mucho de dispara y despus pregunta. Su posicin frente a todo lo que huela a bolivariano es sintomtico: un temor enfermizo ante la ALBA, alergia a Petrocaribe (aun cuando pases con gobiernos de derecha han recibido sus incontestables beneficios), una cacofona pattica de informaciones demenciales sobre el supuesto populismo y autoritarismo de Hugo Chvez y mejor paro de contar.

Tomando en cuenta lo anterior, debera extraarnos que generadores de opinin (periodistas, analistas, todlogos) repitan como loras desatinos como estos y otros incluso ms idiosincrsicos? A m no me extraa, para nada. Sin embargo, tampoco hay que restarle importancia. Es fundamental reconocer qu hacemos mal desde la izquierda cuando se trata de analizar, reflexionar y opinar sobre los procesos venezolano, boliviano y ecuatoriano. No podemos darnos el lujo de decir sandeces o repetir mentiras. Solo as mereceremos que nos llamen solidarios, y que nuestros gestos sean apoyo autntico y efectivo.

Carlos Molina Velsquez. Acadmico salvadoreo, columnista del peridico digital ContraPunto y colaborador de Rebelin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter