Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2013

Asarco, monumento a la deshumanizacin y a la barbarie

Juan Carlos Martnez Prado
Rebelin


El 6 de abril de 2013 quedar inscrito en la historia de Ciudad Jurez y El Paso como el da en que ciudadanos de ambas ciudades declararon a la compaa Asarco Monumento a la Deshumanizacin y a la Barbarie. Segn su declaratoria, los ciudadanos fronterizos asentaron que este execrable ttulo era tambin para todas aquellas empresas transnacionales que como Asarco contaminan el medio ambiente y ponen en peligro la vida y la felicidad de las personas en el mundo.

Como se esperaba, la prensa local no registr la mdula del acto y aunque varios medios juarenses cubrieron el evento, slo una televisora pasea, el canal 26, dio un minuto para referirse al contenido de la Declaratoria de la Casa de Adobe.

El posicionamiento de los habitantes transfronterizos, pertenecientes a una micro regin compuesta por las ciudades de Jurez, Mxico y El Paso, Texas, naci a raz del sorpresivo anuncio de la compaa Asarco relativo a la demolicin de dos viejas y gigantescas chimeneas industriales, en su tiempo las ms altas del mundo, que la empresa mantuvo funcionado durante casi cincuenta aos a menos de 300 metros de territorio mexicano. La preocupacin de los activistas creci al saber que Asarco destruira sus chimeneas, como finalmente lo hizo el sbado 13 de abril, sin presentar de manera transparente un estudio de impacto ambiental que validara la demolicin y sin prestar atencin a las voces ciudadanas que se oponan a la misma.

Agrupados en el Colectivo en contra de la Demolicin de las Chimeneas de Asarco y en El Paso AWARE, juarenses y paseos, respectivamente, aprovecharon el anuncio de la compaa, propiedad de la familia Larrea, duea del Grupo Mxico, para exhibir los daos al medio ambiente y a la salud humana que esa empresa produjo en la regin fronteriza durante los ltimos cien aos y hasta antes de cerrar sus operaciones en 1999.

Amparados en estudios de las universidades de Missouri, Texas y Colorado, los activistas sealaron a Asarco como responsable de las altas concentraciones de plomo, zinc y arsnico en el suelo y agua de esta frontera.

Adems, ambos colectivos sacaron a relucir un estudio de la Procuradura Federal de Proteccin del Medio ambiente, instancia allegada a la Secretara del Medio Ambiente y Recursos Naturales de Mxico, que prefigur en 2003 un cuadro de salud pblica crtico entre habitantes de las colonias Felipe ngeles, Ladrillera y Anapra. Segn el estudio, moradores de esa colonia, sobre todo nios, presentaron plomo en la sangre por arriba de los niveles permitidos.

Ubicadas en el poniente de la ciudad, las tres colonias a las que se refiere el muestreo son de extraccin obrera. Su aparicin en el mapa fronterizo creci con el boom de la industria maquiladora en los aos setenta y su ubicacin en esa zona, una de las ms deprimidas de Ciudad Jurez, se debe a la exclusin territorial de la mano de obra barata en la frontera. Los asentamientos Felipe ngeles, Ladrillera y Anapra aumentaron exponencialmente su poblacin en las ltimas dcadas al lado de Asarco, una empresa que en aos de su mxima capacidad extractiva produjo hasta 120 mil toneladas anuales de cobre y 300 mil de cido Sulfrico.

Propiedad de los mismos dueos de la trgicamente celebre mina Pasta de Conchos, ubicada en el estado norteo de Coahuila, en la que 63 mineros murieron sepultados, el 19 de febrero de 2006, Asarco cerr sus instalaciones en El Paso, Texas en 1999, pero dej erguidas sus chimeneas, despus de verse envuelta en una serie de escndalos y demandas de carcter ambiental, interpuestas en su contra no slo por antiguos trabajadores suyos sino por el propio Estado de Texas.

Al declarar a Asarco como Monumento a la Deshumanizacin y a la Barbarie, los activistas de ambos lados de la frontera pusieron el dedo en la llaga y abrieron la discusin sobre temas que al parecer poco interesaban a los fronterizos, pero que en estos das saltaron a su mesa.

Uno de ellos fue el acto de omisin en que pudo haber incurrido la Agencia para la Proteccin del Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA), por sus siglas en Ingles, y la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales de Mxico, (SEMARNAT), al autorizar a Asarco la demolicin de sus chimeneas como si se tratara de un asunto de rutina y sin exigirle los estudios correspondientes.

Otro tema que se puso sobre el tapete fue el riesgo de ruptura de diversos acuerdos firmados entre Mxico y Estados Unidos, referidos al cuidado ambiental de la frontera por ambos pases.

Concretamente, los ambientalistas se refirieron a la falta de cumplimiento al Programa Frontera 2012 firmado entre la EPA y SEMARNAT que en sus lneas centrales compromete a ambas instancias a desarrollar una poltica binacional de limpieza y restauracin que resulte en el uso productivo de sitios abandonados y contaminados con materiales o residuos peligrosos a lo largo de la frontera

En los das previos a la demolicin de las chimeneas, la preocupacin ciudadana recibi por parte de la EPA y la SEMARNAT puras respuestas vacuas. Ana Mara Contreras Vigil, directora general de Calidad del Aire de SEMARNAT dijo a una comisin del Colectivo juarense con quien se entrevist, el 11 de abril, que la dependencia a su cargo no poda responsabilizarse sobre daos al suelo y al agua despus del estallamiento de las dos torres de Asarco, pero asegur que tal derrumbamiento no contaminara el aire de la frontera.

El sbado 13 de abril, la declaracin de la funcionaria cay al vaco junto a las chimeneas. Ese da una espesa nube de polvo de casi 60 metros de altura se levant sobre las colonias aledaas a Asarco y lo que los diarios locales promocionaron un da antes como un espectculo digno de trasmitirse en tiempo real trmino convirtindose en una escena pavorosa. Cientos de curiosos que llegaron hasta el lugar para presenciar la demolicin salieron en estampida para evitar ser atrapados por la nube contaminante.

Segn el Diario de Jurez, el peridico de mayor circulacin de esta ciudad y uno de los peridicos, que segn sus propios anuncios, mont un equipo especializado para trasmitir, va internet, los pormenores de la demolicin, la densidad de la nube levantada despus del derrumbe de las chimeneas, impidi la visibilidad en la Universidad de Texas, en el centro del El Paso y en el cruce Internacional Santa Fe. Los dos ltimos puntos geogrficos a los que aludi el rotativo se encuentran ubicados a ms de 10 millas de la minera clausurada.

Sobre la nube de polvo levantada por la desaparicin de las chimeneas quedaron flotando varias interrogantes que slo el tiempo despejar. Una de ellas es la que an se hacen vecinos aledaos a Asarco sobre si la demolicin precipitada de las dos chimeneas ser capaz de borrar las evidencias de muerte y ruina que para miles de juarenses y paseos signific la existencia de esa empresa en la zona.

Los habitantes de esta frontera se preguntan, adems, si la comunidad no tena el derecho de exigir otro destino para las torres de Asarco, cuyo desolador paisaje les perteneci durante casi medio siglo. Las chimeneas de Asarco constituyeron por dcadas el santo y sea de un foco que contamin la frontera. Acaso la memoria colectiva no tena derecho de preservar la estructura de las dos chimeneas como smbolo y conciencia de lo que no debe suceder ni repetirse en cualquier comunidad del mundo. Por ello, es de vital inters simblico la Declaratoria de la Casa de Adobe, cuyo nombre se debe al lugar donde se dio a conocer este documento, entre los lmites de Mxico y Estados Unidos. All los activistas al levantar su voz de indignacin, construyeron con piedras una tumba y una cruz, como smbolo de dolor que signific Asarco para sus trabajadores y para los habitantes de esta franja fronteriza.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter