Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-04-2013

El pensamiento crtico otra vez amenazado

Manuel Humberto Restrepo Domnguez
Rebelin


Usualmente en las Universidades Colombianas el conocimiento es abordado a travs de dos enfoques de pensamiento. De una parte se ensea desde la frmula tradicional, sostenida en un enfoque lgico formal que se acompaa de verdades insustituibles, tablas de verdad y anlisis abstractos en los que priman anlisis de las consecuencias y de los hechos resultantes de los fenmenos, pero que dejan afuera las causas, los orgenes y la memoria de tales fenmenos y los conflictos y tensiones que los provocan. De otra parte est la postura de Pensamiento Crtico, basado en el anlisis de la totalidad, en la comprensin de la realidad, en la integracin de teora y prctica y en la ubicacin de los fenmenos en contexto y en concreto y no en un mundo ideal y aislado del contexto, si no adentro del tiempo, espacio y situacin en que ocurren los conflictos y las transformaciones.

El Pensamiento Crtico examina la estructura de los razonamientos y de la realidad concreta, material. Se detiene en la bsqueda de fundamentos y en las relaciones de poder que median lo que ocurre en la vida diaria de las personas. El investigador/a, toma partido por los dbiles, los vulnerados, los negados, los que histricamente han pretendido ser eliminados, convertidos en disidentes, en exiliados, en parias, en condenados al ostracismo y el silencio.

El Pensamiento Crtico apuesta en teora y praxis por visibilizar lo que ha sido negado, excluido, por superar las prcticas de dominacin, de sujecin, de explotacin. Aboga por la justicia, pone en evidencia lo que subyace, lo que est debajo en las decisiones y estrategias del poder y las polticas que tienden a controlar la vida y las libertades, revela las razones que se ocultan para imponer el inters particular en nombre del inters general. En el Pensamiento Crtico, la tica, la esttica, la poltica, se juntan configuran marcos de relaciones favorables al dialogo, a la convivencia, a la pluralidad, la diversidad, reconoce a los otros, superpone los acontecimientos a las dualidades tradicionales de amigo-enemigo, liberal-conservador, izquierda-derecha, modernidad-posmodernidad y busca en la complejidad las conclusiones.

El Pensamiento Crtico propone otras maneras de pensar y de vivir, su propsito no tiene relacin con los cnones de la destruccin que propone el poder tradicional -responsable de la guerra y de abominables tcnicas de terror- y en cambio se afianza en construir un pensamiento profundo, reflexivo, propio y en contexto y unos modos de accin solidarios y colectivos. El Pensamiento Crtico contribuye a distinguir ticamente lo que es razonable y humano y lo que est en el mbito de las distorsiones. El Pensamiento Crtico, en sntesis, se preocupa por comprender las luchas, las tensiones y las contradicciones y encontrar herramientas para transformar.

El estado de guerra que se ha tomado en Colombia las estructuras de la poltica, la educacin, la cultura y en general de la vida cotidiana, se ha esforzado por invertir de manera estratgica el sentido del Pensamiento Crtico con el objeto de invalidarlo, anularlo, eliminarlo y de manera paralela deshacerse de quienes lo invocan, evocan y anuncian. En las Universidades, que deban ser los lugares propicios por ser los escenarios del argumento y del dialogo y por supuesto en condiciones favorables para el ejercicio del librepensamiento, justamente tiende a imponerse lo contrario. En algunas universidades las directivas universitarias, cada vez ms comprometidas con los sectores polticos, que con los acadmicos y cientficos tienen la tendencia mayoritaria a no tolerar el pensamiento crtico. Lo asumen como una herramienta peligrosa que cuestiona sus modos de gobernar y administrar, que pone en evidencia las relaciones con poderes ajenos al saber y temen ser explicadas sus conexiones y tcnicas de poder. Dos casos ejemplares recientes en la historia de Colombia de gobiernos puestos en evidencia en su ejercicio de poder son revelados a travs de una rectora de la Universidad de Crdoba ejercida de manera directa por un representante del paramilitarismo y otra la complicidad de un rector de la UIS descubierto por los estudiantes entregando al paramilitarismo las bases de datos de los llamados crticos de su gobierno. En los dos casos todo se hizo en nombre del inters general y la estabilidad del gobierno universitario. Los clculos polticos de los condenados por el pensamiento tradicional son defendidos a toda costa y por fuera de todo principio porque su statu quo y privilegios es de inters superior.

Denuncia por el sinsabor de una amenaza oficial

La Maestra en derechos humanos est en la Mira. La Maestra es ofrecida por la Universidad Pedaggica y Tecnolgica de Colombia en Tunja y Bogot y ha sido conminada por el Consejo de la Facultad de Derecho, rgano oficial de direccin representado por el Decano, el Director del Centro de Investigaciones y el Director del Programa de Derecho a: reconceptualizar su modelo de pensamiento crtico, es decir es conminada a desaparecer. Se le exige cambiar su postura, su enfoque de pensamiento crtico y obedecer las rdenes, a riesgo de que se compulsen copias. Este anuncio amenazante es acompaado con una carga exuberante de improperios e irrespetos. A este tipo de poder que impone el silencio, seguramente le molestan libros colectivos del grupo profesoral editados por la maestra como; Lectura crtica de los derechos humanos -a 20 aos de la Constitucin colombiana-; Derechos humanos en Tiempos de Globalizacin y Neoparamilitarismo en Colombia y; la permanente divulgacin de textos crticos y propositivos sobre el proceso de paz, el conflicto, la defensa de lo tico y humano o en general la exposicin en columnas permanentes de opinin de teoras de los derechos por fuera de lo tradicional que niega y violenta. El profesorado de la maestra procede de distintas universidades, ONG y grupos de investigacin de reconocido prestigio. El enfoque interdisciplinario y el carcter colectivo de la maestra permite interpretar la persistencia de la guerra y sealar la voracidad de empresarios, polticos y militares obsesionados con eliminar todo aquello que les resulte disidente, contrario a sus propsitos. En agosto de 2012 la maestra realiz el Seminario Internacional: Derechos humanos, Barbarie, Paz, que congreg a expertos de Amrica Latina, Colombia y Europa y a delegados de las organizaciones sociales: Minga de Resistencia Indgena, Marcha Patritica, Congreso de los Pueblos y MANE, de cuyo encuentro -entre academia y organizaciones sociales- se produjo un llamado a fortalecer la lucha social y la participacin acadmica para alcanzar la paz como un derecho humano.

La carta enviada a la maestra por el Consejo de la Facultad de Derecho -constituido por un minoritario grupo de directivos- es amenazante, intimidatoria, depredadora y como es obvio recae en el equipo profesoral de Pensamiento Crtico compuesto por 20 profesores/as investigadores/as nacionales y extranjeros que abordan temas asociados a los derechos humanos, el conflicto social y armado y las estructuras del poder. Son igualmente 120 estudiantes y 50 egresados a los que pone en cuestin, les parece sospechoso que la gente se gradu. La carta es un ultraje al intelecto, conmina a hacer silencio, combina con perversin minucias con estrategias de sometimiento. Pero sus responsables, no representan afortunadamente a la universidad en su mejor parte, en aquella que se forja con las luchas de sus estudiantes o la disposicin constructora de conocimiento de su profesorado o el tesn de sus trabajadores. En contraposicin a estas voces amenazantes y destructivas de lo colectivo, lo crtico, lo real hay miles de voces que construyen sin odios, sin mezquindad, sin autoritarismos, sin cartas ocultas de poder. Son miles de hombres y mujeres con disposicin tica y capacidad de indignacin. La carta es desafortunada pero es real, no son equivocados mensajes, es planeada, deliberadamente construida, oscila entre lo vulgar y lo ejemplar, es una forma de pensar y actuar que se impone por partes, por cuadrantes, usa tcnicas de control y dominacin. Por eso exige respuestas solidarias de rechazo. Este tipo de amenazas alienta a impostores y autoritarios, pone en riesgo la grandeza de la universidad forjada en el debate y la pluralidad y de paso al librepensamiento, a la autonoma y a la vida misma de un puado de personas.

P.D. Gracias por las mltiples cartas de solidaridad, gracias por el apoyo, gracias por la dignidad.

mrestrepouptc.blogspot.com


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter