Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-04-2013

El triunfo electoral de Maduro
Estadsticas, autocrtica y golpe de Estado (8 asesinatos)

Manuel Sutherland
Rebelin


La organizacin socialista, la crtica y la militancia contra la burguesa y la boliburguesa, parece ser la nica alternativa para sortear un ajuste econmico antiobrero (escalonado) y evitar que las miserias del capitalismo criollo impulsen triunfalmente la candidatura ultraliberal y antisocialista de Capriles para el 2018

Manuel Sutherland

La muerte del Presidente Chvez ha significado un duro golpe para el movimiento progresista latinoamericano. En plenas exequias la ley exiga llamar a elecciones presidenciales ipso facto. En treinta (30) das haba que realizar otra eleccin presidencial, cuya campaa durara slo diez das y que definira el rumbo del pas por seis aos. Montados en la popularidad del Presidente Chvez y en el alud sentimental que su fenecimiento arrastr, el chavismo personificado en Nicols Maduro, juraba que iba hacia un triunfo categrico. El 90% de las encuestadoras le otorgaban al candidato bolivariano entre 12 y 20 puntos de ventaja. Sin embargo, la noche del 14 de abril Nicols apenas pudo ganar con 272.865 votos de ventaja (con casi 15 millones de votos escrutados). Acto seguido, el candidato de la ultraderecha desconoce el resultado, insina fraude y hace llamamientos directos a la desobediencia civil, al paro patronal y al combate callejero. Por qu sucedi esto? Por que an no hay seales slidas de autocrtica? Cmo es el golpe de Estado se desarrolla a sottovoce?

Problemas econmicos graves y la designacin de Nicols Maduro

El 7 de octubre de 2012, Chvez haba ganado las elecciones presidenciales por tercera vez seguida, pero su salud estaba muy deteriorada por un extrao cncer que se presentaba invencible. En enero de 2013 los problemas econmicos propios de una economa capitalista cuyo eje es la renta petrolera, se potenciaron con el acaparamiento de mercancas y las presiones especulativas sobre el tipo de cambio oficial (cuatro veces ms barato que el dlar de mercado negro). Ante tal situacin, el 8 de Febrero el gobierno devala la moneda en 47% y anuncia que vendrn nuevos ajustes econmicos. El intitulado por la oposicin paquetazo, se configur como punta de lanza de la propaganda antichavista, acusando al gobierno de neoliberal y antipopular. La medida cay muy mal y suscit las ms profundas amarguras. Dentro de la mar de incertidumbres, el 5 de Marzo se anuncia el fallecimiento del Presidente Chvez.

La muerte de Chvez trajo mares procelosos de seguidores incondicionales que protagonizaron las exequias ms grandes en la historia de Latinoamrica. Sobre esa ola conmovedora se eleva Nicols Maduro. Nicols fue conductor de autobs y posteriormente un sindicalista destacado de su ramo. Acompa desde muy temprano el proyecto bolivariano de Chvez y luego estuvo en varios puestos de relevancia en el gobierno, hasta que fue investido como Ministro para las Relaciones Exteriores, cartera que dirigi por ms de seis aos. Muchos dicen que en la disputa por la sucesin de un Chvez mortalmente enfermo, la presin internacional fue decisiva para que Maduro fuese el elegido por el mismsimo Chvez, en su ltimo discurso.

Las elecciones ms apresuradas y el proselitismo superficial

Para 2013 el chavismo tena la misin de mantener los votos que obtuvo hace seis meses y continuar su proyecto de reformas, asistencia social y distribucin popular de la renta petrolera entre los ms pobres.

El chavismo slo tuvo 12 das para realizar una fugaz campaa que ameritaba todo el diseo de eslganes, propagandas, afiches y las tpicas visitas a barrios populares, donde el beso a la abuelita y el cargar de nios en brazos, no pueden faltar. Con tan escaso tiempo, la campaa de Maduro se centr en un exageradsimo culto a la personalidad del Presidente Chvez. La estrategia publicitaria se centr en votar por Maduro para honrar la del Presidente. Las consignas: Chvez te lo juro, mi voto es para Maduro, Chvez te cumplir, por Maduro votar, ocuparon la centralidad de la campaa. En vez de prometer soluciones radicales a gravsimos problemas de la sociedad venezolana y ofrecer respuestas concretas en asuntos prcticos (la economa), Maduro parti de la premisa que Chvez lo haba hecho todo bien, y que slo haba que continuar el trabajo.

Mientras el candidato de la ultraderecha se llen de mentiras prometiendo estrafalarios aumentos de salario (50%), aumento del pago en las pensiones etc.; Maduro se centr en cumplirle a Chvez una promesa supraterrenal llena de un misticismo y de una religiosidad que la izquierda tach de medieval. Cuando a Maduro se le pregunt sobre el terrible problema de la inseguridad, las medidas duras y concretas contra el hampa no se escucharon. Si Venezuela tiene la segunda tasa ms alta de homicidios en el mundo (luego de Honduras) [i] , y el ao pasado (2012) tuvo 16.072 homicidios [ii] , es evidente que estamos en una guerra, y que se necesita hablar de un combate radical que requiere medidas contundentes. Es asombroso que el mismo Maduro haya admitido [iii] que en seis regiones del pas, se hayan cometido la bicoca de 10 mil homicidios y no prometa medidas de mano fuerte contra el lumpen armado que se desenvuelve con total impunidad.

En el tema econmico fue ms de lo mismo. Todo se bas en prometer algunas acciones abstractas en contra de especuladores, acaparadores y comerciantes inescrupulosos. La promesa de ms controles y regulaciones ya no alegra a nadie. Las promesas en esta materia fueron demasiado etreas e incluso pueriles ante problemas tan graves como: Tener la tasa de inflacin ms alta del mundo (exceptuando a Siria y a Sudn [iv] ), importar la mayora de lo que se consume (se importa leche lquida, pollos, caf), escasa produccin (menos del 10% de las empresas se dedican a actividades productivas), alto incremento del endeudamiento pblico y un largo etc.

Ante el asunto de la inflacin, por ejemplo, Maduro insisti en decir algo que es muy cierto: el record de ms alta inflacin anualizada en Venezuela, se dio bajo el gobierno de Caldera en 1996 (115 %), la nuestra es mucho ms bajita que en la cuarta. Sin embargo, si compara el 25% de inflacin anualizada a marzo de 2013, con la inflacin de febrero de 1973 (3,22% [v] ), nos damos cuenta que la inflacin actual, es ocho veces superior a la de 1973. Ms impopular es la insistencia en polticas devaluacionistas y en polticas de transferencias de divisas preferenciales a la burguesa local por las vas de CADIVI y el SICAD.

La tendencia al aumento del voto opositorla ultraderecha gana terreno

Con esa campaa nos pareca difcil una victoria holgada sobre la ultraderecha. Si seguimos la tendencia de los votos de la oposicin nucleada en la Mesa de la Unidad Democrtica (MUD), podemos notar las altas tasas de crecimiento que detentan.

Entre 2006 y 2012 los votos del chavismo crecieron en 882.052 votantes, es decir, 12 por ciento [vi] . Muy por debajo de lo que esperaba la dirigencia chavista. En ese perodo, los opositores crecieron en 2.298.838 votantes, es decir, 54 por ciento [vii] . Muy por encima de lo esperado. Entre 2012 y 2013 la oposicin creci bastante (en apenas 6 meses creci lo que el chavismo creci en seis aos -2006-2012-) y el chavismo por primera vez disminuy. En la tabla 1 se muestra la evolucin de las votaciones en elecciones presidenciales, de los dos principales bandos en contienda. Para el perodo 2018, se pronostica a base de una tendencia que refleja el promedio simple de las anteriores elecciones. Claro est, los sucesos polticos radicales, echan por tierra las tendencias observadas en el pasado. Sin embargo, lo que se quiere mostrar, es como la oposicin tiene enormes posibilidades de regresar al poder poltico, ms an si conserva el poder econmico. 

Tabla 1:

 

Imgenes integradas 1

La estrechez de los resultados y lo endeble de la victoria sobre la ultraderecha

Los chavistas juraban que ganaban con un amplio margen y la oposicin no tena en sus planes un aumento de su votacin que acompaase un descenso en el voto del chavismo. Lo cierto es que el resultado fue una sorpresa para ambos.

La direccin chavista considera que el pueblo no tiene conciencia de lo bueno que es el gobierno y por ello se abstuvo. Otros chavistas opinan que el pueblo se fue a la playa en vez de votar. Otros, afirman que el triunfalismo empuj a las masas beneficiadas por los programas sociales del gobierno, a enchinchorrarse en su apartamento. Sin embargo, ninguno habla de las causas estructurales (los problemas econmicos y en segundo plano la inseguridad) de la prdida de un contingente grande de votos, que en apenas seis meses pareciera que cambi de bando. Teniendo en cuenta la gravedad de los problemas econmicos, el chavismo sac una enorme cantidad de votos, sustentados en su trabajo ideolgico, meditico y popular-asistencial. Sin embargo, esa frmula se est agotando, y los cambios estructurales que el chavismo ha prometido, an no llegan.

 

El anlisis de los resultados y la migracin del voto a la ultraderecha

"Desde el marxismo, consideramos que la senda conciliatoria arruina al chavismo y que la radicalidad puede devolver la confianza mayoritaria de las masas y puede facilitar la resolucin de los problemas antes citados."

Manuel Sutherland: Escrito el 8 de Octubre de 2012

Vamos a analizar algunos nmeros de la eleccin, sin ser ste un examen exhaustivo de los resultados. Slo nos vamos a ocupar de algunos aspectos medulares que pueden indicar, una posible migracin de votos bolivarianos hacia la ultraderecha, ms por cansancio, que por apoyar a la figura misma que impone la MUD. A continuacin, colocaremos un cuadro estadstico que correlaciona las elecciones presidenciales de 2012 con las de 2013. En la tabla 2 se observan algunos indicadores interesantes. Vemos que la prdida de votos de Nicols Maduro con respecto a Chvez en las presidenciales de 2012 fue de 615.626 votos. Decimos que hubo una probable migracin del voto, porque el 99% de las personas que votaron en 2012, volvieron a votar en el 2013, slo que ms de 600 mil dejaron de hacerlo por el chavismo y unos 700 mil lo hicieron por la oposicin.

A primera vista, parece bastante improbable que Capriles (MUD) quien obtuvo un crecimiento electoral de 54% para 2012, haya podido crecer por mrito propio, en un 11% en apenas seis meses. Lo ms probable, es que una buena parte de los que votaban por el chavismo, hayan saltado la talanquera y votado una opcin distinta.

Es interesante el caso del Estado Zulia, en el cual el chavismo disminuy su votacin en 93.661 votos, 12 % menos de lo que obtuvieron en octubre de 2012. Siguiendo en la tabla 2, vemos la diferencia porcentual a nivel nacional y en algunos estados seleccionados, de lo no explicado por la hipottica migracin del voto. Es decir, colocamos los porcentajes de crecimiento puro (descontando los votos que perdi Maduro y que suponemos fueron trasladados a Capriles). Como se denota en la tabla 2, la diferencia porcentual es sumamente baja y como lo indica una bajsima desviacin estndar, todos los datos estn muy cercanos al promedio aritmtico.

Tabla 2:

Imgenes integradas 2

Resumen estadstico bsico, de algunos tpicos generales de la eleccin 2013

 

En la tabla 3 se muestran datos ms detallados de la votacin total y se hace una comparativa con la votacin de 2012. En los Estados seleccionados al azar, se denota lo que Maduro decreci y lo que Capriles creci en dichos Estados. En seguida se muestran los indicadores correspondientes en los que se observa que (en promedio) el 70% del incremento en la votacin de Capriles, se explica por lo que pareciera ser una migracin del voto bolivariano. El 30% restante parecen ser votos adicionales que obtuvo Capriles, destacando los Estados Lara y Carabobo, donde obtuvo casi el doble de los votos que presumiblemente emigraron del chavismo. En Zulia, Aragua y Anzotegui obtuvo crecimientos por encima de su crecimiento a nivel nacional. Algo que tambin llama la atencin, es la disminucin fuerte del voto chavista en Tchira, a decir de las cifras, el descenso en la votacin en ese Estado, duplica al descenso promedio nacional. Tristemente, el Tchira es una zona plagada de narcoparamilitarismo colombiano, que poco a poco ha instaurado un rgimen delincuencial sustentado en el contrabando de gasolina y alimentos, desde Venezuela hacia Colombia. La gravedad de este asunto, no se corresponde en lo absoluto con las medidas tomadas a tal respecto.

Tabla 3:

Comparativa de resultados electorales (2012 vs. 2013) a nivel nacional y por Estados

Imgenes integradas 3

 

Polarizacin del voto por clases sociales

Es imposible afirmar con certeza el asunto de la migracin de los votos. Solo es una hiptesis que a la luz de ciertos datos, ofrece ciertas perspectivas explicativas. Una de las bazas de esa explicacin, consiste en la disciplina del voto antichavista y su dura segmentacin clasista. En la tabla 4, se muestran resultados escogidos para mostrar los sitios en donde una preferencia se impuso con holgura a otra.

Tabla 4:

Diversas mesas electorales muy polarizadas

Imgenes integradas 4

 

La conciencia de clase de la burguesa es slida, en cuanto a la expresin de su voto. Muy pocos (menos del 4%) se atreven a desviarse de su orientacin clasista y con disciplina votan por un candidato burgus de pura cepa. En los sitios ms populares, los ms radicalizados llegan al 70%, salvo contadas excepciones que rozan el 80%.

El supuesto fraude y las alocadas acusaciones de una mente estril

El chavismo ha ganado 16 de 18 elecciones en 14 aos. Aunque ellos digan 17, los nmeros muestran que en las elecciones a la Asamblea Nacional del ao 2010, el chavismo sac menos votos que la suma de la MUD y el PPT. Gracias a un rediseo de los circuitos electorales y a la eliminacin de mtodos que garantizan la proporcionalidad del voto, el chavismo pudo tener muchos ms diputados, obteniendo menos votos que la suma de los votos que alcanz el PPT y la oprobiosa MUD.

La MUD viene de derrota en derrota. Por ello, muchos de sus seguidores llevan aos gritando fraude y deslegitimando al Centro Nacional Electoral (CNE) que es dirigido por una mujer cuya ligazn con el chavismo es clara. Partiendo de ese particular, argumentaron muchas veces que haban satlites cubanos (!) que transformaban los votos de antichavistas a chavistas y un sinfn de penosos delirios. La campaa del fraude anunciado tiene el doble rol de desprestigiar al gobierno y de justificar las esperadas derrotas. Ello ha empujado a que el CNE sea el rgano electoral que ms pruebas, auditoras y controles promueva. Adems de eso, cientos de observadores internacionales y ONG tan burguesas como el Centro Carter, vienen a menudo a decir que el sistema de eleccin venezolano es el ms transparente del mundo.

La MUD no cree en la estadstica, como ciencia social, e impone como condicin, que se audite el 54% de las urnas de votacin, una muestra exagerada, acientfica y estlida. A pesar de ser absurdo, el CNE audita el 54% de las cajas en los centros electorales. Con todo eso, Capriles no se atrevi a decir: fraude, sino que l se saba ganador y que exiga que se contaran manualmente TODOS los votos, cambiando de facto un sistema de votacin electrnico, por un sistema manual cuyo clmax es el fraude a fuerza de forjar actas, quemar votos y con bolgrafos agregar nmeros a la izquierda. Esta chifladura fue siempre denegada por el chavismo y el CNE.

El llamado a la desobediencia civil, el bufo intento de insurreccin y ms desatinos

La misma noche en que Capriles no reconoce su derrota electoral (no entendiendo su enorme victoria poltica), se abalanza a llamar al pueblo a la calle a protestar, a tocar cacerolas y a ejercer presin (el lunes 15 de abril) en las sedes regionales del CNE, para juntar fuerzas y llevar una marcha a la sede central del CNE de Caracas y exigir por la fuerza el reconteo manual de los votos. Segn l, tiene en su poder ms de 3200 irregularidades acaecidas en la fiesta electoral. Sin dar detalles de las mismas, se aventura a repetir que l tiene otro resultado en su comando. Las denuncias de Capriles rondan los reclamos por motorizados chavistas que intimidaban a votantes en cola, voto de personas enfermas en camilla, personas armadas que asustaban a caprilistas etc. Ninguna denuncia es consustancial a un acto fraudulento que permita torcer cientos de miles de voluntades. No presenta ni una prueba, pero hace continuos llamados a tomar la calle con firmeza y energa.

Los seguidores de Capriles ms enloquecidos, agitan en frenes exttico ollas, sartenes y paletas de madera. Las brigadas juveniles andan en carros y motos costosas, azuzando, imprecando y maldiciendo al chavismo. A todo gaote tiran toda clase de invectivas a personas indefensas que trabajan en establecimientos bolivarianos. Aunque el nmero de protestas es muy acotado y sus protagonistas escasos, han logrado cometer crmenes muy graves.

La estrategia chavista del desgaste y las sombras del paro cvico que lleva al golpe

Mucho ms organizados y con directrices acotadas, las bandas de lumpen armado que hacen trabajo poltico de masas en las zonas ms depauperadas, se han lanzado a la calle con la intencin de generar graves hechos de violencia que hagan de la situacin, la antesala a una crisis poltica que obligue al reconteo de votos y a paralizar al pas, desconociendo de facto la proclamacin de Maduro efectuada el lunes 15 de abril y evitando su juramentacin como Presidente el 19 de abril.

La bsqueda de desestabilizar ha tenido una respuesta oficial, deteniendo a ms de 161 personas implicadas en hechos vandlicos menores. Sin embargo, es ms que probable que sigan libres los cobardes asesinos que salen a la calle a disparar tras las sombras, a presuntos chavistas, y a quemar (con la gente adentro) ambulatorios, casitas del partido PSUV, ventas de comida etc. A golpe de madrugadas y gallos estas agrupaciones han asaltado y quemado una gran cantidad de establecimientos bolivarianos. El chavismo, haciendo proverbial su mano blanda, ha llamado a la paz, al amor () y a la hermandad con feroces enemigos de clase que merecen los castigos ms severos, por sus crueles felonas.

Los ocho (8) homicidios, 70 heridos y la guerra civil en subterfugios

En sus manos quedar la sangre que ha corrido estos das (...)

No somos vulnerables a la guerra psicolgica

Capriles Radonski

Con enorme indignacin hemos visto el accionar criminal de bandas armadas fascistoides. No es poca cosa que tales bandas hayan ya asesinado a ocho (8) personas en apenas 3 das [viii] , amn de haber herido a otras 70. Se est haciendo comn en las noches, los asedios violentos a espacios estatales del chavismo. Llueven las llamadas desesperadas rogando ayuda obrera revolucionaria, ante el azote alevoso de grupos criminales.

Las acciones de violencia vienen aparejadas de un ensaamiento muy propio del fascismo tropical, es decir, del narco-paramilitarismo colombiano, importado por grupos polticos derechistas y empresarios facinerosos. Es de recordar que en los ltimos 10 aos, el sicariato y los paramilitares han asesinado a ms de 350 lderes campesinos en Venezuela y a decenas de sindicalistas obreros, gozando de la mayor de las impunidades. Sin hablar de centenares de atentados e intimidacin con armas de fuego, que han sido frustrados milagrosamente, debido a que desagradecidamente el movimiento obrero no tiene una organizacin poltico-militar, que ejerza la violencia revolucionaria contra estas bandas delictivas. A mi mente llega el caso de William Junior, quien era dirigente sindical perteneciente a la Unin Bolivariana de Trabajadores (UBT). La descripcin de Gonzalo Gmez es esclarecedora:

Llegaron unos 40 matones que se bajaron de varios carros y rpidamente se le fueron encima al dirigente esgrimiendo sus armas. Luego de golpearlo repetidamente, le descargaron siete tiros, causndole la muerte, e hirieron tambin a un trabajador, sin que los dems pudiesen hacer nada para evitarlo. Realmente actuaron como una banda paramilitar apabullante [ix]

Hechos tan grotescos como el triple homicidio de los dirigentes de la UNT en Aragua, Richard Gallardo, Luis Hernndez y Carlos Requena, fueron perpetrados con total descaro en un restaurante cntrico. De la parapoltica y los mltiples homicidios contra obreros organizados, escrib un breve artculo en el que se explican los detalles que ac no hay espacio para contar. [x] Tras ese marco referencial, entendemos que la brutalidad de las acciones criminales de las bandas armadas que apoyan a Capriles, no es aislada.

El 15 de abril de 2013, huestes pro-Capriles fueron a amedrentar a una pequea concentracin de apoyo popular a Maduro. Entraron gritando improperios y acto seguido dispararon. A Jos Lus Ponce lo sacaron a golpes del Edificio de la Limonera, lo atropellaron con un auto que conducan esas hordas y luego le dispararon varias veces cuando agonizaba en el suelo [xi] . No contentos con eso, el 17 de abril (tambin en la Limonera) asesinaron a tiros a Rosiris Reyes, de 44 aos de edad quien fue atacada por el lumpen virulento que apoya a Capriles, en el Estado Miranda (donde Capriles es Gobernador electo con apenas 45 mil votos de ventaja, igual que su jefe de campaa -Henri Falcn-, electo con algo ms de 52 mil votos de ventaja).

Un golpe de Estado atpico y tricfalo

Este coup d'etat es realmente dismil; se realiza sin militares a la carga, sin base social dispuesta a ser carne de can, sin nimos de marchas y con escasos burgueses dispuestos a perder ms dinero en un paro patronal sin perspectivas de triunfo. Este golpe se fundamenta en tres aristas mediticamente impdicas. La primera es la base opositora que toca cacerolas y hace bulla en sus casas. Los hijos de l@s caceroler@s de buena posicin social, salen encapuchados a quemar cauchos, cerrar algunas calles y destruir algunas cositas de la zona donde vive la gente con mayores ingresos econmicos (una porcin pequea del pas). La segunda es la estrategia de la lite poltica desconociendo el resultado, alegando fraude y exigiendo un imposible reconteo manual de voto a voto. Apoyados por los aparatos de propaganda ms reaccionarios del planeta, venden la idea de crisis irreversible, caos social y estallido popular. Dicha tesis choca con un ambiente cansado de correveidile, chismorreo y paralizacin productiva por razones polticas. La tercera va es la lumpen-para-violencia. Ese camino implica una serie de actos criminales que engrosen la cifra de muertos, heridos y destrozos mayores. Estos hechos, son realizados por profesionales del delito, que en acciones para-sicariales, asesinan con estruendo, a la base chavista desarmada. Esto se hace para alentar la idea de inestabilidad social y justificar una salida negociada que beneficie al antichavismo.

Deber absoluto y prioritario de todo marxista, que an cuando no sea ni de lejos chavista, es combatir con TODAS LAS FUERZAS los arrebatos golpistas de las bandas criminales que bajo el manto de Capriles se arropan. Es fundamental derrotar con la mayor de las energas, el proyecto de destruccin catica del pas, que pueda permitir envalentonar a la ultraderecha y potenciar salidas genocidas. As como el partido Bolchevique en 1917 sali a combatir militarmente al ejrcito de Kornilov, que pretenda instaurar una dictadura sangrienta y derrocar al gobierno de kerensky, siendo ellos crticos implacables de ese gobierno, as el marxismo revolucionario debe salir a combatir al fascismo.

Estas acciones canallescas de la ultraderecha, dan a entender que su eventual regreso al gobierno, traera consigo una poltica de asesinatos colectivos al ms puro estilo de la noche de los cuchillos largos de la Alemania nazi. Teniendo el poder poltico (aparte del econmico que actualmente detentan), comenzaran sin duda una serie crmenes contra el proletariado radicalizado, que nos llevara a aos de terror y muerte. Es menester combatir a sangre y fuego a la intentona fascista..

La inexistente vanguardia marxista y el adis a una oportunidad para hacer la Revolucin Socialista de Verdad

En cuanto la vanguardia revolucionaria en Venezuela, brilla por su ausencia. Los que saban militar desde el marxismo, han sido absorbidos por la burocracia estatal progresista y sus discursos se orientan a conservar las polticas reformistas tal como estn. Sus gruesos sueldos los atornillan a miserables posiciones de poder que temen perder si profundizan en la autocrtica, en la organizacin militante o si luchan por las reivindicaciones obreras que siguen hoy ms vigentes que nunca.

Los autodenominados marxistas que quieren militar no saben cmo hacerlo, divagan y se dispersan en aventuras: hippies, autonomistas, anrquicas, individualistas, ciego-activistas, de trabajo social comunitario (ahorrndole dinero al Estado burgus), de caridad cristiana y un largo etc. donde la militancia no existe y ni siquiera se plantea ni por asomo, la lucha por construir paso a paso el aparato poltico-militar que barra con el protofascismo y el reformismo populachero.

A los ms dinmicos en la participacin poltica (desde twitter, conciertos, rumbas y facebook), la ideologa pequeoburguesa que dimana de la televisin, y de las instancias burocrticas de la actualidad, les ha metido ideas cretinas que nada tienen que ver con la construccin marxista revolucionaria: conuco, comunas, trueque, acriticismo, consumo de marihuana para relajar sus majaderas vidas, legalizar las drogas, anticonsumismo, comer los desechos que tiran los supermercados [xii] (para vivir una vida de mendigos sin dinero: freeganos) [xiii] , viviendas hippies comunitaristas, creer que la revolucin se hace desde el Estado Burgus, etc. Todo ello los sumerge en el conformismo, la inaccin y una profunda pereza-confusin-indecisin que los hace mayoritariamente intiles para cualquier tipo de militancia, por ms inocua que sta sea. Se avecinan derrotas obreras trascendentales, mientras nadie trabaje en la construccin de ese aparato poltico-militar revolucionario.

Manuel Sutherland (Ccs. 18-04-2013)

[email protected] @marxiando

Centro de Investigacin y Formacin Obrera CIFO-ALEM



[i] Noticia: EFE: Venezuela tiene la segunda tasa de homicidios ms alta del mundo. Fecha de publicacin:  Lunes, 04 Marzo 2013. Artculo del portal Web: Canal de Noticia, disponible en:

http://canaldenoticia.net.ve/index.php/noticias-venezuela/item/10709-efe-venezuela-tiene-la-segunda-tasa-de-homicidios-mas-alta-del-mundo

[ii] Ibdem.

[iii] Rueda, Jorge, Venezuela: 10.000 homicidios en seis regiones. Fecha de publicacin: 1/03/13. Artculo del Portal Web: Infobae. Disponible en http://america.infobae.com/notas/67313-Venezuela-10000-homicidios-en-seis-regiones

[iv] La Comparativa de las tasas de inflacin en el mundo, se puede conseguir en el Portal digital. Tradingeconomics. El dato est disponible en; http://www.tradingeconomics.com/venezuela/inflation-cpi

[v] Ibdem.

[vi] Bracci, Luigino, En 2018 nos superarn por 854.860 votos si no corregimos y avanzamos. Fecha de publicacin: 9 de octubre de 2012. Artculo disponible en: http://lubrio.blogspot.com/2012/10/en-2018-nos-superaran-por-854860-votos.html

[vii] Ibdem.

[viii] Noticia de TeleSUR- Aporrea.org: Ya son 8 nuestros muertos: Falleci otra revolucionaria que fuera agredida por los fascistas. Fecha de Publicacin: 17/04/2013. Artculo disponible en http://www.aporrea.org/actualidad/n227121.html

[ix] Gnzalo Gomez, Una accin contra el sicariato: van 26 activistas sindicales y populares asesinados en Guayana. Escrito para ANMCLA, disponible en http://www.controlobrero.org/content/view/214/1/

[x] Sutherland, Manuel. Venezuela: Paramilitares, Parapoltica, sicariato, casinos, formas de exterminio y lumpenizacin. Fecha de publicacin: 22-7-2009. Artculo disponible en http://old.kaosenlared.net/noticia/venezuela-paramilitares-parapolitica-sicariato-casinos-formas-extermin

[xi] Briceo, Sergio. El asesinato de Jos Luis Ponce no quedar impune. Fecha de publicacin: 17/04/2013. Artculo publicado en http://www.aporrea.org/ddhh/a163777.html

[xii] Noticia: QU RICO SER POBRE! Vivir sin dinero. Fecha de Publicacin: jueves, 27 de septiembre de 2012.  http://escritores-canalizadores.blogspot.com/2012/09/que-rico-ser-pobre-vivir-sin-dinero.html

[xiii] Noticia: La locura (o no) de vivir sin dinero o con casi nada. 2 casos prcticos. Fecha de Publicacin: 4 marzo, 2013. http://movimientoliquido.wordpress.com/2013/03/04/la-locura-o-no-de-vivir-sin-dinero-o-con-casi-nada-2-casos-practicos/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter